(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Recopilacion en metro del Bachiller Diego Sanchez de Badajoz"

Google 



This is a digital copy of a book that was prcscrvod for gcncrations on library shclvcs bcforc it was carcfully scannod by Google as parí of a projcct 

to make the world's books discoverablc onlinc. 

It has survived long enough for the copyright to expire and the book to enter the public domain. A public domain book is one that was never subject 

to copyright or whose legal copyright term has expired. Whether a book is in the public domain may vary country to country. Public domain books 

are our gateways to the past, representing a wealth of history, culture and knowledge that's often difficult to discover. 

Marks, notations and other maiginalia present in the original volume will appear in this file - a reminder of this book's long journcy from the 

publisher to a library and finally to you. 

Usage guidelines 

Google is proud to partner with libraries to digitize public domain materials and make them widely accessible. Public domain books belong to the 
public and we are merely their custodians. Nevertheless, this work is expensive, so in order to keep providing this resource, we have taken steps to 
prcvcnt abuse by commercial parties, including placing lechnical restrictions on automated querying. 
We also ask that you: 

+ Make non-commercial use of the files We designed Google Book Search for use by individuáis, and we request that you use these files for 
personal, non-commercial purposes. 

+ Refrainfivm automated querying Do nol send automated queries of any sort to Google's system: If you are conducting research on machine 
translation, optical character recognition or other áreas where access to a laige amount of text is helpful, picase contact us. We encouragc the 
use of public domain materials for these purposes and may be able to help. 

+ Maintain attributionTht GoogXt "watermark" you see on each file is essential for informingpcoplcabout this projcct and hclping them find 
additional materials through Google Book Search. Please do not remove it. 

+ Keep it legal Whatever your use, remember that you are lesponsible for ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just 
because we believe a book is in the public domain for users in the United States, that the work is also in the public domain for users in other 
countries. Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we can'l offer guidance on whether any specific use of 
any specific book is allowed. Please do not assume that a book's appearance in Google Book Search means it can be used in any manner 
anywhere in the world. Copyright infringement liabili^ can be quite severe. 

About Google Book Search 

Google's mission is to organizc the world's information and to make it univcrsally accessible and uscful. Google Book Search hclps rcadcrs 
discover the world's books while hclping authors and publishers rcach ncw audicnccs. You can search through the full icxi of this book on the web 

at |http: //books. google .com/l 



Google 



Acerca de este libro 

Esta es una copia digital de un libro que, durante generaciones, se ha conservado en las estanterías de una biblioteca, hasta que Google ha decidido 

cscancarlo como parte de un proyecto que pretende que sea posible descubrir en línea libros de todo el mundo. 

Ha sobrevivido tantos años como para que los derechos de autor hayan expirado y el libro pase a ser de dominio público. El que un libro sea de 

dominio público significa que nunca ha estado protegido por derechos de autor, o bien que el período legal de estos derechos ya ha expirado. Es 

posible que una misma obra sea de dominio público en unos países y, sin embaigo, no lo sea en otros. Los libros de dominio público son nuestras 

puertas hacia el pasado, suponen un patrimonio histórico, cultural y de conocimientos que, a menudo, resulta difícil de descubrir. 

Todas las anotaciones, marcas y otras señales en los márgenes que estén presentes en el volumen original aparecerán también en este archivo como 

tesümonio del laigo viaje que el libro ha recorrido desde el editor hasta la biblioteca y, finalmente, hasta usted. 

Normas de uso 

Google se enorgullece de poder colaborar con distintas bibliotecas para digitalizar los materiales de dominio público a fin de hacerlos accesibles 
a todo el mundo. Los libros de dominio público son patrimonio de todos, nosotros somos sus humildes guardianes. No obstante, se trata de un 
trabajo caro. Por este motivo, y para poder ofrecer este recurso, hemos tomado medidas para evitar que se produzca un abuso por parte de terceros 
con fines comerciales, y hemos incluido restricciones técnicas sobre las solicitudes automatizadas. 
Asimismo, le pedimos que: 

+ Haga un uso exclusivamente no comercial de estos archivos Hemos diseñado la Búsqueda de libros de Google para el uso de particulares: 
como tal, le pedimos que utilice estos archivos con fines personales, y no comerciales. 

+ No envíe solicitudes automatizadas Por favor, no envíe solicitudes automatizadas de ningún tipo al sistema de Google. Si está llevando a 
cabo una investigación sobre traducción automática, reconocimiento óptico de caracteres u otros campos para los que resulte útil disfrutar 
de acceso a una gran cantidad de texto, por favor, envíenos un mensaje. Fomentamos el uso de materiales de dominio público con estos 
propósitos y seguro que podremos ayudarle. 

+ Conserve la atribución La filigrana de Google que verá en todos los archivos es fundamental para informar a los usuarios sobre este proyecto 
y ayudarles a encontrar materiales adicionales en la Búsqueda de libros de Google. Por favor, no la elimine. 

+ Manténgase siempre dentro de la legalidad Sea cual sea el uso que haga de estos materiales, recuerde que es responsable de asegurarse de 
que todo lo que hace es legal. No dé por sentado que, por el hecho de que una obra se considere de dominio público para los usuarios de 
los Estados Unidos, lo será también para los usuarios de otros países. La l^islación sobre derechos de autor varía de un país a otro, y no 
podemos facilitar información sobre si está permitido un uso específico de algún libro. Por favor, no suponga que la aparición de un libro en 
nuestro programa significa que se puede utilizar de igual manera en todo el mundo. La responsabilidad ante la infracción de los derechos de 
autor puede ser muy grave. 

Acerca de la Búsqueda de libros de Google 



El objetivo de Google consiste en organizar información procedente de todo el mundo y hacerla accesible y útil de forma universal. El programa de 
Búsqueda de libros de Google ayuda a los lectores a descubrir los libros de todo el mundo a la vez que ayuda a autores y editores a llegar a nuevas 
audiencias. Podrá realizar búsquedas en el texto completo de este libro en la web, en la página |http : / /books . google . com| 



I 



^porh ^^-3^11 Olí 



HARVARD COLLEGE 
LIBRARY 



FROM THB BBQUBST Ot 

pHN AMORY LOWELL 

OASS OF i8i) 




RECOPILACIÓN 

EN METROr 

DIEGO SÁNCHEZ DK BADAJOZ, 

REIMPRESA DEL EJEMPLAR ÜNICO 

D. V. BARRANTES, 

imJariJue Je náma-o di Ui Rula jtaAmitt Etf*itta 
jdiU Hiutr^. 

TOMO t. 



C^JlStnycriiimo,! 




P O I i» n > i » 






HARVARD 

universityI 

LIBRARY 



MADRID, 


1882. — Imprenta de Aribau 
(sucesores de Rivadeneyra), 


Y COMPAf}f A 


IMPRESORES DE CÁMARA DE S. 


M. 




Duque de Osuna, 3. 






« 





AL EXCELENTÍSIMO SESoR 

D. RICARDO HEREDIA, 



PARA bien filé de las letras, mi esti- 
mado amigo, que en la primavera de 
1873 adquiriese V. la famosa biblio- 
i.tv<i que D. Vicente Salva formó en Va- 
lencia y Londres, cuyo Catálogo, ordenado 
por su hijo D. Pedro, é impreso el año ante- 
cedente por Ferrer de Orga, en dos bellísi- 
mos volúmenes, es hoy instrumento indispen- 
sable de todo bibliógrafo; y no se felicitá- 
ronlas letras, únicamente porque aquel cau- 
dal viniese i enriquecer el copiosísimo que 
usted tenía, yá empeñarle en la grata empresa 
de reunir una de las mis ricais bibliotecas es- 
pañolas, sino también porque destruyó V. de 



VI Dedicatoria. 

golpe un género nuevo de amortización, ni 
siquiera imaginado, del cual podría escribirse 
largo y poco edificante capítulo. 

Entre las mayores rarezas que Salva guar- 
daba en sus estantes, se perecian los eruditos 
por echar los oJQS al ejemplar 'único de cierto 
dramático extremeño casi desconocido, rival de 
Torres Naharro y coetáneo suyo, aunque to- 
davía más interesante para la historia teatral 
de España por haberse representado aquí sus 
obras en la catedral de Badajoz , y en fechas 
más remotas, quizá, que las de Naharro en 
Italia; pues cuantas artes y maneras habían 
imaginado, sé estrellaban contra la dura epidér-. 
mis de aquel librero bibliógrafo, que sólo daba 
del libro algún dato insignificante, y eso en 
brevísimas cartas, si no mienten mis informes. 

La publicación de su Catálogo en 1872 tor- 
nó calentura la hidrópica ansiedad de los anti- 
cuarios, pues á la pág. 501 del tomo i se ha- 
llaban tales señas, perfiles y ponderaciones 
del rarísimo libro, que aquello fué como el 
hallazgo de un nuevo placer entre los mineros 
de Potosí ó California. No ya lo calificaba 
del (( más precioso é interesante» de su riquísi- 
ma secion dramática/sino que hacía larga lis- 
ta de todo su contenido, placiéndose y dilatán- 
dose un tanto, como solía, en aquellas farsas 



Dedicatoria. vii 

más desgarradas y licenciosas, aunque olvidó 
por cierto la de Xamar, que á todas éstas ex- 
cede. Respecto á la rareza, con testigos como 
Gayángos, Wolf, de Viena, y los principales 
bibliotecarios de París y Londres, juzgaba su 
ejemplar el solo conocido de la Recopilación de 
Sancbez de Badajoz. 

Gracias ahora á la bizarría de V., padre 
mercenario de aquel cautivo, huélgome en li- 
mar sus hierros y volverle á la vida pública, 
aunque no sin temor de que me salga ingrato, 
como diré más adelante, cuando en el segun- 
do y último tomo analice las veintiocho farsas 
y autos que han de contener, y de la persona 
del poeta cuente lo poco que averiguando es- 
toy. Sigo en la reimpresión el mismo sistema 
que en la de Naharro mi ¡lustre compañero 
Cañete, para que , saliendo iguales ambas edi- 
ciones , pueda fallarse acertadamente el pleito 
que con más fuerza de sangre que estético 
sentido puso Juan de Figueroa al poeta de la 
Torre de Miguel Sexmero ; pleito que yo no 
defenderé en su dia con tanto ahinco en la c&p; 
fera literaria como en la histórica y arqueoló- 
gica, ínterin llega ese dia, la justicia pide que 
tstzmpc el nombre de V. en la primera pá- 
gina con esta breve relación tan honorífica 
para V., que aventajándose al duque de Feria, 

b 



viií Dedicatoria. 

saca otra vez el Cerbero del infierno sin ayu- 
da de Hércules. 

Como los ríos en veloz corrida 
Se llevan á la mar^ 

vuelva, pues, á V. la Recopilación de Diego 
Sánchez, junta con el testimonio de la amis- 
tad y agradecimiento de su afmo. 

S. S„ Q. B. S. M., 
V. B. 




PRELIMINARES 



DE 



LA EDICIÓN GÓTICA 





EL PRÍNCIPE. 



OR cuanto por parte de vos, Juan de 
Figueroa^ vecino del lugar de Tala- 
vera, jurisdicion de la ciudad de Ba- 
dajoz, nos ha sido fecha relación que el 
Bachiller Diego Sánchez, vuestro tio,ya di- 
funto, dexó hecho un libro de ciertas obras, 
intitulado : Recopilación de farsas y sermones^ 
con un Confisionario; y nos suplicastes y pedis- 
tes por merced que, teniendo respeto al traba- 
jo que el dicho vuestro tio tuvo en componer 
la dicha obra, os diésemos Ucencia y mandá- 
semos que vos ó la persona ó personas que 
vuestro poder para ello hobieren, y no otras 
algunas, puedan imprimir y vender las dichas 
obras en estos reinos y señoríos de Castilla, y 
traerlas á vender de fuera deUos por el tiempo 
que fuéremos servidos, 6 como la nuestra mer- 
ced fuere ; y porque habiéndose visto por 
nuestro mandado el dicho libro, pareció que de 



xii' Licencia. 

imprimirse no se seguíri» inconveniente, por 
la presente os damos licencia y facultad, y man- 
damos que vos ó la persona ó personas que 
vuestro poder para ello hobieren, y no otras 
algunas, puedan imprimir y vender, impriman 
y vendan las dichas obras en los dichos reinos 
y señoríos de Castilla ; ni traerlas á vender de 
fuera dellos por tiempo de diez años primeros 
siguientes, que se cuenten desde el dia de la 
fecha desta mi cédula en adelante; so pena que 
cualquier persona ó personas que sin tener 
vuestro poder para ello la imprimieren ó hicie- 
ren imprimir y lo vendieren ó hicieren vender, 
pierdan toda la impresión que hicieren ó ven- 
dieren, y los moldes y aparejos con que lo hi- 
cieren, y más, incurran cada uno én pena de 
treinta mil maravedís por cada vez que lo con- 
trario hiciere ; la cual dicha pena se reparta en 
esta manera: la tercia parte para la persona 
que lo acusare; y la otra tercia parte para el 
juez que lo sentenciare, y la otra tercia parte 
para nuestra Cámara y Fisco. Y mandamos 
que cada pliego de molde de el dicho libro se 
venda al precio que fuere tasado por los del 
Consejo de Su Majestad. Y mandamos á ellos 
y á los presidentes y oidores de sus audiencias, 
alcaldes, alguaciles de la su casa corte y chan- 
cillerías, y á todos los Corregidores, Asistente, 



Licencia, xiii 

Gobernadores, Alcaldes, Alguaciles, Merinos, 
Prebostes y otras justicias y jueces cualesquier 
destos reinos y señoríos, que guarden y cum- 
plan y hagan guardar y cumplir esta mi cédu- 
la, y contra lo en ella contenido os no vayan 
ni pasen, ni consientan ir ni pasar en tiempo 
alguno ni por alguna manera, so pena de la 
nuestra- merced y de diez mil maravedís para 
la nuestra Cámara, a cada uno que lo contra- 
rio hiciere. 

Fecha en Toro, á veinte y tres de Abril de 
mil y quinientos y cincuenta y dos años. 

Yo el Príncipe. 

Por mandado de su alteza, 

Francisco de Ledesma. 




\ 



' K ,: ' 



. ' n 






> «w • a » 



■• • «*■ ««i 



l«d rf . • At4 



FAC-SIMIL DE LA PORTADA. 



POESÍAS. 





AL ILUSTRÍSIMO SESOR 

D. GÓMEZ SUAREZ DE FIGÜEROA. 

CONDE DE FERIA, ETC. 

KA de las condiciones que en b Natu- 
raleza divina se halla, lUmo. Señor, es 
no tener fin, que trae consigo imper- 
fección ó destruycion de ella: y aun te- 
ner principio desminuye. Por tanto. Dio» es 
perfectísimo de todas maneras, pues siempre 
filé y será. De aquí es que todas las cosas que 
viven procuran engendrar semejantes, asi co- 
mo un árbol engendra árbol, y un ammal 
otro animal; porque no pudiendo en sí perma- 
necer y vivir sin fin, hacen aquello que pueden 
porfiando vivir en su semejante. Y ansí es que 
el padre en alguna manera vive en el hijo y 
en el nieto y en todos los descendientes ; y esto 
enderézala naturaleza para alcanzar en cuan- 
to puede ó imitar aquel estado y condición di- 
vina. Autor es Aristóteles, en el segundo libro 

*^ pjrla mesma razón parece que los hombres 



XVI Didicatoria. 

que no tienen hijos se aplican á escrebír ó ha- 
cer otras obras de sus manos en que viva siem- 
pre su nombre, y a la verdad , aunque los en- 
gendrasen no debrian cesar de obras del enten- 
dimiento, pues en criar hijos, aun la hormiga 
nos hace ventaja. Y esto fué lo que movió al 
Salustio a escrebir la Conjuración de Catilina y 
guerra de Tugurtha^ que es libro de harto pro- 
vecho, como V. S. lUma. bien sabe. 

Considerando yo todo esto, y viendo que 
mi tio Diego Sánchez, que es en gloria ^ ha- 
bía escrito con gran trabajo muchas obras no 
de poco provecho, ni dignas de estarse á \o 
escuro, porque con mucha verdad y sin inju- 
ria de Naharro, las tienen todos por las mejo- 
res que hasta hoy se han sacado á luz ( digo de 
todas las que son escritas en aquel estilo có- 
mico), pues ' es notorio que el sujeto y manera 
de que tratan es muy escelente, conviene á sa- 
ber: cosas sacadas de las entraíías de la Sagra^ 
da Escritura, según que vuestra Señoría IIus- 
trístma verá en la minuta dellas, y por un esti- 
lo tan claro y palpable, que parece que todos 
los oyentes están diciendo lo mesmo, que para 
lo saber por via de doctrina era necesario tra- 
bajo y maestro ; y no va seco ni 'de tal manera 
groso que canse las orejas con vanas represen- 
taciones \ antes tiene donaires con discreción y 



Dedicatoria. xvii 

descuidos con cuidado, porque era un hombre, 
demás de ser letrado, de gran ingenio y de muy 
asentado juicio. 

Oíle decir un día que quería enviar á vues- 
tra S. lUma. una montería que habia compues* 
to razonable, de donde yo colegí que tenía vo» 
luntad de servidor y capellán de V. S. lUus* 
trísima; y que si viviera publicara estas poesías 
que habia compuesto con la lumbre de su muy 
celebrado nombre; por lo cual yo he determi- 
nado de sacar el Cerbero del inñerno con el 
ayuda de Hércules; y no quitando á nadie lo 
suyo, imprimir las obras que he podido descu* 
brir de mi tio, dedicándolas al nombre de vues- 
tra Illustrisima Señoría, porque así como todos 
se huelgan de oir tal nombre, se huelguen de 
ver lo que va sujeto y amparado con el escudo 
de V. S. Illma. Bien veo que esto es llevar 
agua á la mar, pues la claridad de su linaje no 
tiene necesidad de testigos tan vanos, habiéndo- 
nos vuelto la edad dorada, con razón dorada y 
dichosa mucho , en la cual un seiíor como 
vuestra Señoría Illustrisima, ha tenido por bien 
condescender a saber tanto en letras como en 
armas, y que se acompañe tanto de libros 
cuanto de vasallos, y gobierne tan bien los 
unos como los otros; y de tal manera que el un 
cuidado no estorbe al otro, antes tan á su tiem- 



XVIII Dedicatoria. 

po que parezca valer nada uno sin otro. Ya no 
osaré alabar á £paniinonclas, capitán thebano^ 
porque si él fué tan lleno de doctrina que diga 
Justino ser admirable y duro de creer de dónde 
haya venido tan señalada ciencia de guerra á 
un hombre nacido entre letras, no fué criado 
en regalos, ni en tiempo que los vicios valían 
más que las virtudes, y tenía competidores 
iguales, como Agesilao en Lacedemonía, y 
Feríeles en Atenas, que lo forzaban á mucho 
más. Mas con vuestra señoría yllustríssíma 
^' quién competirá, naciendo para esperanza 
de tan gran señorio, en tiempo que las le- 
tras estaban trocadas por los vicios, de tal ma* 
ñera que se dude quién haya recibido más, 
ellas de favor^ ó vuestra señoría yllustríssíma 
de doctrina; 

Tanto me ocurre que decir, que fuera me- 
nester hacer un libro entero de tan justas ala- 
banzas, que ninguna lengua que en ellas se 
mostrase elocuente podría ser tachada de lison- 
ja, pues la materia es tan alta que sobrepuja á 
cuantas lenguas tienen facundia, y también mi 
voluntad está tan sujeta que no merece paga 
tan amargosa. 

Servidor y Capellán de V. S. Illustríssima. 



montería espiritual 

que los hombres deben en sí hacer; en que la 
razón cgtm a la voluntad; con una glosa para 
mayor declaración. 




MONTE va la nzon 
Con pujante autoridad 
Por cazar la voluntad , 
y ponerla en su prisión. 
Un montero muy dispierto 
Lleva para la cazar. 
Muy diestro en el montear; 
£1 juicio claro y cierto. 

Dos perros de gran noticia 
Van delante por ventores. 
Muy certeros rastreadores, 
Qae son prudencia y justicia. 

Un sabueso y un lebrel. 
Con quien sigue y con que alcanza ; 
Estos son fe y esperanza , 
Que hacen caza muy Fiel. 



Montería 

Un alano lleva fuerte 
De presa y gran majestad ; 
La perfecta caridad, 
Que puede más que la muerte. 
A tal montería 
La caza que huye 
Su vida destruye. 

Entran por el monte humano ; 
La razón con grande astucia 
Al montero pone agucia ; 
Toman el rastro en la mano. 

Con sutil orden y tiento 
£1 montero va callando 
Por conoscer rastreando 
Como hurtarán el viento. 

La prudencia, buen ventor, 
Voltea con gran sentido. 
Con clara vista y oído 
Va sacando por olor.' 

Ya corre con grandes saltos 
Por los valles y los cerros ; 
Ya gañen todos los perros; 
Ya dan ladridos muy altos. 

De venir habéis á la mano 

£1 mal villano; 

De venir habéis á la mano. 

Ya justicia está azorada ; 
Con grandes voces pregona : 
¡Han! ¡han! ¡han! ¿Veis la leona 
En una breña emboscada? 



espiritual. 

Ta, ta, ta, diz el montero; 
Asconded arco y virote 
La caza no se alborote ; 
Cerquémosla de primero; 

Que es leona zahareña; 
Si se embravece y porfia, 
Destruirá la montería 
Sin salir de aquesta breña. 

¡O qué breña tan extraña, 
Llena de zarzas y espinos 
De los motivos malinos. 
Que las voluntades daña! ' 

El montero ya reparte 
Los perros cnderredor, / 

Haciendo muestras de amor/ 
Para la cazar por arte. 

Es tan fuerte voluntad » 
Que ningún poder la doma. 
Si por arte no se toma. 

La razón calla y consiente ; 
Con juicio muy sagaz 
Finge con la caza paz ; 
Compone toda su gente. 

Con muy gran sagacidad 
Lebrel, sabueso y ventores 
Haciendo muestras de amores 
Cercan á la voluntad. 

El alano se apareja; 
Razón rodea y resecha; 
De amor le suelta una flecha ; 



/ 



Montería 

¡Ah! I perros! ¡á oreja! ¡á oreja! 

La flecha llegó primero. 
¿Veis la leona llagada 
De saeta enherbolada 
De la sangre del cordero? 

Grandes vuelcos y bramidos 
Comienza con el dolor. 
¡Ea, monteros! arredor. 
Hasta que tornen gemidos. 

¡Ea, vos, fe y esperanza! 
jEa, prudencia y justicia! 
¡Muera, muera la malicia! 
£1 montero echó una lanza. 

¡Muera, muera la cautiva! 
¡Muera! ¡muera! 
¡Libertad! ¡vívame entera! 
¡La cautiva, muera muera! 

Razón suena su corneta, 
Juicio da grandes voces. 
Perros, ladridos feroces; 
¡Viva la vida perfecta! 

La breña de los errores 
Haz resistencia cruel 
Al sabueso y al lebrel, 
Y á entrambos los ventores. 

Con el bravo resistir 
No se pueden dar á mano. 
Hasta que llegó el alano 
A que no podéis huir. 

Luego le hizo la presa 



espiritual. 

En el pecho y corazón ; 
A manos de la razón 
La trae como á princesa. 
Exe, cxe, cxe, exc, 
Y os doy fe que no la dexe. 

Ásenla pieza por pieza ; 
Orejas, fe y esperanza; 
Justicia , brazos alcanza , 
Y prudencia la cabeza, 

¡Vaya^ vaya. 
Porque más no se retrayaf 
¡Ecce, ecce! 
Que el alano la enflaquescc. 

¡Ta, ta, ta. 
Que ya no se nos irá! 

La leona 
Ha hecho de su persona. 

Caridad 
Llévala en su libertad. 

¡Qué herida! 
Quien bien ama nunca olvida , 
Aunque le cueste la vida. 



GLOSA SOBRE LA MONTERÍA 

YA DICHA. 



La razón ó entendimiento. 
Que de brutos nos alanza. 



Montería 

Si tiene en si sentímiento, 
Ve que es su fundamento 
La divina semejanza. 

Pues con la recordación 
De esta su gran dignidad. 
Si sujeta lá pasión » 
A monte va la razón 
Con pujante autoridad, 

Al monte de las alturas. 
Que sobre todos se encumbra , 
Al padre de las naturas. 
Que á sus humanas criaturas 
Con su claridad alumbra. 

Con esta sublimidad 
La razón contra afición 
Trabaja con libertad, 
Por cazar la voluntad 
T ponerla en su prisión. 

Mas porque el entendimiento 
No tiene tan presta lumbre 
Que acierte siempre en momento 
Sin discurso ni argumento 
Al hito de certidumbre. 

Púsole Dios tal concierto 
Para seguir sin errar 
Camino claro y abierto. 
Un montero muy experto 
Lleva para la cazar. 

Es éste sabio montero 
Que sigue con toda maña 



espiritual. 

Por muy derecho sendero. 
Su juicio verdadero. 
Que ni se ciega ni engaña. 
La obra no puede errar; 
Cesa todo desconcierto 
Cuando acierta en el juzgar; 
Muy diestro en el montear 
Su juicio claro y cierto. 

Y para la certidumbre 
De los fines humanales, 
Al juicio con su lumbre 
Descubren el rastro y cumbre 
Dos virtudes generales ; 

Con las cuales se desquicia 
La puerta de los errores 
En que la carne se avicia : 
Dos perros de gran noticia 
Van delante por ventores. 

Son la justicia y prudencia. 
Que por ellas la razón 
Hace proceso y sentencia. 
Que no hay mal sin penitencia. 
Ni bondad sin galardón. 

Al mal descubren temores , 
Del bien nos ponen codicia ; 
Adiestran los cazadores 
Muy certeros rastreadores y 
Que son prudencia y justicia. 

Mas puesto que generales 
No tienen la fuerza igual 



8 Montería 

Estas virtudes morales 
Para subir los mortales 
A la que es vida inmortal. 

Hay otro mayor cuartel. 
Que á nuestra razón avanza 
A ir sobre sí con él ; 
Un sabueso y un lebrel. 
Con que sigue y con que alcanza. 

Sabueso de rastro y muestra 
Es la fe que nos alumbra; 
Esta nos guia y adiestra ; 

Y es luego esperanza nuestra 
£1 lebrel que nos encumbra. 

La una nos avalanza ; 
La otra regla el nivel , 
Ansí guian nuestra danza ; 
Estas son fe y esperanza y 
Que hacen caza muy fiel» 

Mas porque éstas muy aína 
Nuestra pasión las revesa, 
La gran caridad divina, 
Que jamas se desatina, 
Es el alano de presa. 

Para después que despierte 
La razón á voluntad 

Y desque en lo cierto acierte. 
Un alano lleva fuerte 

De presa y gran majestad. 

Es fuerza tan extremada 
La de este amoroso alano, 



í 



espiritual. 

¡ue, después que esta apresada» 
la muerte tiene en nada 

Y á cualquier peligro humano. 
Ninguna contrariedad 

La mueve ni la pervierte ; 
Siempre obra con lealtad 
La perfecta caridad^ 
Que puede más que la muerte. 

Los deseos sensuales 
En el cuerpo humano son 
Montes, setos y zarzales , 
Arboles perjudiciales 
Qae impiden nuestra razón. 

Pero si les da de mano 

Y sus deleites renucia 
Viendo su fin tan pro^no, 
Entra por el monte humano 
La raxon con grande astucia ; 

Y vista por luz divina. 
Que el alto Dios le infundió. 
La conversación maligna 
Que á voluntad desatina 
Del fin para que nació. 

Cuando el remedio denucia 
Con juicio claro y sano 

Y el fin de su fin anucia, 
Jl montero pone aguda y 
Toman el rastro en la mano. 

La que primero se emplea 
En descubrir bien y mal, 



10 Montería 

La que nuestro fin rastrea 
Para que razón lo vea. 
Es prudencia general. 

De los males el temor 
Por lo que ha visto y leido, 

Y de bienes el favor, 

La prudencia^ buen ventor. 
Rastrea con gran sentido. 
Por su rastro diligente 
Hace á razón discurrir 
Historias de gente .en gente , 

Y por pasado y presente 
Que entienda en lo porvenir; 

Mostrando que ha sucedido 
Siempre á los buenos valor, 

Y los malos se han perdido ; 
Con clara vista y oid$ 

Va sacando por olor. 

Por el ser, concierto y cuenta 
Del mundo y su calidad. 
Hace á la razón que sienta 
En quien lo hizo, y contenta 
Poder, saber y bondad. 

Huele nuestros fines altos, 
Ve los presentes destierros. 
Siente nuestros vasos faltos ; 
Ya corre con grandes saltos 
Por los valles y los cerros. 

Los cerros son las alturas 
De nuestra morada eterna, 



espiritual. \ i 

Y los valles las bajuras. 

Donde voluntad á escuras 

En sucia lama se in£erna. • 
Virtudes por tales yerros 

Ladran nuestros hechos faltos, 

Aullan nuestros destierros; 

Ta gañen todos ¡os perros; 

Ta dan ladridos muy altos. 
Cuando descubre justicia 

Lo que voluntad traidora 

Merece por su malicia 

Por el vicio en que se avicia , 

Bien -se dice que se azora. 
Cuando la haz condenada 

Por el mal en que se encona 

Publicando ser errada. 

Ya justicia está azorada 

A grandes voces pregona. 
Por la suma libertad 

Que contiene el albedrío 

De la humana voluntad , 

£s leona en la verdad , 

£n valor y en poderío; 
Mas si abate su corona 

A los vicios sujetada, 

Cabe bien en su persona, 
¡Ham! ¡bam! ¡bam! ¿Veis la leona 
En una breña emboscada? 
Si la razón luego hiere 
Con la flecha de justicia 



1 2 Montería 

é 

Sin lo más que se requiere , 
No es mucho que desespere 
£1 que entiende su malicia. 

Las más virtudes de vero. 
Porque nadie se rebote. 
Han de poner su redero. 
/ 7a ! ¡ ta ! ¡ ta ! dice el montero ^ 
Ascended arco y virote. 

Con justicia se rodee 
Prudencia, fe y esperanza, 
Porque con ellas se ve 
Que el que sobre sí provee 
Perdón y favor alcanza. ' 

Hecho castigo y escote 
De sus yerros por entero. 
Justicia templa su azote. 
La caza no se alborote y 
Cerauémosla de primero, 

A su Dios y hacedor 
La prudencia la sujete. 
La fe le encienda el amor. 
Nuestra esperanza el valor 
Del ñn que se le promete. 

Porque si justicia enseKa 
A voluntad que desvia 
Sólo rigor que desdeña, 
Es leona zahareña 
Si se embravece y porfía» 

Supuesto de se perder. 
Dice con sus obras malas, 



espiritual. 1 3 

Sin respeto de volver : 
«£1 cuervo no puede ser 
»Más negro que son sus alas.» 

Cuando por tal fantasía 
Obstinación la despeña 
De virtudes y su guía. 
Destruirá la montería 
^in salir de aquesta breña, 
I Tantas yerbas malas nacen , 

^ Tantas flores y centellas 

£n que los sentidos pacen, 
¡ue no es mucho que embaracen 

quien se detiene en ellas. 

Donde el apetito apaña 
Sus cebecillos continos 
Con que á voluntad engaña, 
¡Oh que breña tan extraña 
Llena de zar xas y espinos! 

Espinos y zarzas son 
Los deleites que rebotan 
£1 juicio de razón , 
Y en sucia delectación 
La voluntad nos ensotan. 

¡Oh cobardes femeninos 
Los hombres que no se ensañan 
De ver los torpes caminos 
De los respetqs malignos 
Que á las voluntades dañan! 

Ladren, pues, para vencer 
Con razón á voluntad, 



14 Montería 

La fe, lo que ha de creer. 
Justicia, qué ha de temer, 
Prudencia, su libertad. 

El esperanza la ensarte 
En el divino favor. 
Poniendo tal baluarte : 
El montero ya reparte 
Sus perros ender redor» 

Destos ladridos cercada 
La voluntad , no es posible 
Sino conocer va errada. 
De la conciencia instigada 
Con un dolor muy terrible. 

Muestre razón el dulzor 
Entonces de la otra parte , 
Que sucede al buen dolor, 
Haciendo muestras de amor 
Para la cazar por arte. 

Como al cazar del hurón. 
El que caza espera y calla. 
Así reposa razón 
Cuando ya su confusión 
La voluntad en sí halla. 

Cuando ya sospecha ó siente 
El daño de su solaz 
Y halla el inconveniente. 
La razón calla y consiente / 
Con juicio muy sagaz. 

Tienen una paz fingida 
La razón y voluntad. 



i 



espiritual. 1 5 

Porque viviendo una vida 
Hacen su obra partida 
Lo más en diformidad. 

A voluntad pertinaz 
Disimulando al presente 
Nuestra razón eñcaz. 
Finge con la caza paz , 
Ordena toda su gente. 

Sus escuadras ordenadas 
Contra voluntad izquierda 
Son las virtudes nombradas , 
Porque á ellas rodeadas 
Imposible es que se pierda. 

Descúbrenle la verdad , 
Segúranle los temores , 
Prometen felicidad , 
Con muy gran sagacidad 
Lebrel^ sabueso y ventores. 

Negocian fe y esperanza 
Que la justicia prometa 
La gran bienaventuranza. 
Que con prudencia se alcanza 
Viviendo vida perfecta. 

Así que con sus primores, 
Virtudes y su bondad 
Animan los pecadores; 
Haciendo muestras de amores 
Cercan á la voluntad. 

Cuando los bienes entiende 
Que Dios le hace y ha hecho 



. j- __ 



1 6 - Momería 

Y los más que del pretende , 
Ya en amor su fe se enciende 
En el secreto del pecho. 

De su ingratitud añeja 
Ya se duele y se despecha , 
Ya de enmendar se aconseja, 
Ta el alano se apareja , 
Razón rodea y res echa. 

Llámanse flechas de amor 
Los motivos que hay de amar. 
¡Oh flecha de gran vigor. 
Ver que mi Dios y Señor 
Murió por me remediar! 

Tal alma hecha y rehecha 

Y desecha en culpa vieja. 
Razón la cerca y estrecha; 
De amor le suelta una flecha; 

¡ Ah perros ! ¡ á oreja I ¡ á oreja ! 

Desque la fe y esperanza 
Que por los oidos entra 
Nuestros errores alanza, 
A la bienaventuranza 
Voluntad se reconcentra. 

Enredada en tal redero. 
De sí mesma despechada. 
Visto el que es bien verdadero. 
La flecha clavo el terrero, 
¿Veis la leona llagada? 

Llágase de ver su ser 
Que al hacerla Dios le dio ; 






espiritual. 

Llágase que al rehacer 
Ya después de se perder 
Por le dar vida murió. 

Llágase de verse nada, 
Siendo tal algo primero; 
Llágase ser reformada 
De saeta enherbolada 
De la sangre del cordero. 

Pero, condición caediza 
De nuestra carne humanal 
Y costumbre, que desliza. 
El fuego carnal atiza ; 
Rifan el bien con el mal. 
Armanse grandes ruidos 
En favor y disiavor; 
Afligen se los sentidos ; 
Grandes vuelcos y bramidos 
Comienza con el dolor. 

Entonces gafien á priesa 
Las virtudes si se miran, 
El mal de la vida aviesa. 
Ladran del bien la promesa 
Con que vicios se retiran. 

Justicia gañe temor 
En los secretos oídos; 
Esperanza; gnm favor; 
¡Ea^ monteros y ar redor. 
Hasta que tomen gemidos! 
Gemidos de contrición 
Con que el corazón se estrecha. 



1/ 






1 8 Montería 

Y se sujeta á razón. 
Que Dios á tal corazón 
Nunca jamas lo desecha. 

Y pues aquesta mudanza 
Se hace con la noticia 
Que por virtudes se alcanza, 
¡Ea^ vos, fe y esperanza! 
¡Ea, prudencia y justicia / ^ 

i Oh qué herida tan fuerte 
De lanza penetrativa , 
La memoria de la muerte 
Para que el mortal despierte 
Á procurar como viva! 

Levanta sed y codicia 
De la bienaventuranza. 
Con que el vicio desperdicia, 
/ Muera, muera la malicia ! 
El montero echó una lanxa. 

Por corneta se figura * 
Lo que la razón emprende. 
Porque tiene tal hechura , 
Aunque al principio estrechura 
Cuanto más va más extiende. 

Para que no se entremeta 
Sensitiva con sus coces 
Y sus mentiras prometa, 
Razón suena su corneta , 
Juicio da grandes voces. 

Las virtudes nos escuadran 
De nuestros ásperos yerros, 



í 



~.^ 



espiritual. j^ 

Y por razones que caadran 
Contra nuestros vicios ladran 
Como muy feroces perros. 

Porque te animes y goces 
En huir tu falsa secta, 
Dan á tus hechos atroces 
Perros, ladridos feroces ¡ 
¡Viva la vida perfecta! 

Por dolorosos aullidos 
Endechan á los viciosos, 

Y con altos apellidos 
Alaban los convertidos 
De malos en virtuosos. 

Pero con falsos dulzores. 
Vendiéndoles hiél por miel 
A los ciegos pecadores. 
La breña de los errores 
Haz resistencia cruel. 

Con ciegos yerros desquicia 
De la fe y del esperanza , 

Y á la prudencia y justicia 
Con obstinada malicia 
Las aborrece y alanza. 

£1 mundo con su tropel 
De los mundanos dulzores 
Hace resistencia él , 
Al sabueso y al lebrel , 
T á entrambos los ventores. 

Dispara carnal deseo # 
Contra el espiritual. 



20 . Montería 

Baterías tan arreo. 
Que lo lleva de voleo 
Con su grosura carnal. 

Aunque se quiere eximir 
Nuestro corazón humano. 
Deseando bien vivir. 
Con el bravo resistir 
No se puede dar á mano. 

Hay un alano mayor 
Con sus fuertes presas dos, 
¡ Oh presas de gran vigor! 
Una del humano amor. 
Otra del amor de Dios. 

£1 que se nombra cristiano, 
Aunque acierte en el sentir, 
Sin duda trabaja en vano. 
Hasta que llega el alano 
A que no podéis huir^ 

Luego comienza á presar. 
Según la razón adiestra 
Con corazón para amar, 
y en el pecho para obrar 
Con que el corazón se muestra. 

Todos siniestros invesa. 
Reprueba toda opinión. 
De sus deleites le pesa ; 
Luego le hace la presa 
En el pecho f corazón. 

Voluntad ansí prendida 
Del caritativo alano 



espiritual. 2 1 

Luego le regla la vida. 

No hay estorbo que la impida 

Del servicio soberano. 

De cualquier alteración 
Ella sosiega y asesa , 

Y con amorosa unión 
A manos de la razón 
La trae como á princesa. 

Luego la razón provee 
De justicia y de prudencia, 
Luego de fe, con que cree, 

Y esperanza, con que vee 
£1 premio de su obediencia. 

Porque más no se estremeza 
A querer hacer mudanza 
Del amor que bien empieza , 
Ásenla pieza por pieza ^ 
OrejaSyft y esperanza. 

Con estas dos le platica 
A las orejas de dentro. 
Con que al alma certifica 
£1 bien de su herencia rica, 
Si no yerra de su centro. 

Porque en los bienes templanza 

Y en los males fortaleza 
Prosiguen su bqen andanza. 
Justicia brazos alcanza 

Y prudencia la cabeza. 




MATRACA DE JUGADORES, 

compuesta de priesa^ con protestación que será 
enmendada antes qiC ellos. 




H muy magnífica gente 
Perdónenme mi osadía, 
Que presenta este presente; 
Es poco y de buena mente. 
Aunque de fruta tardía. 
Pero para bien hacer 

Y á lojs males ser cobarde. 
En ningún tiempo, á mi ver. 
Pierde sazón el saber 

Y él nunca se llama tarde. 
£1 celo de caridad 

Que Jesucristo revela 
Nos da tal conformidad , 
Que en cualquier adversidad 
Un miembro de otro se duela- 

Pues { por qué no nos dolrcmos 
D'un estrago tan cruel 



Matraca de jugadores. 2j 

Contra la fe que tenemos ? 
¿Y por qué no escribiremos 
Los males que vemos del ? 

Por esto quiero plañir 
Bor cuantos hoy en el fuego 
Veo. arder y consumir, 
Sin quererse resistir 
De la gran plaga del juego. 

Bien puede llamarse plaga 
Al corazón ponzoñosa 
La que los bienes alaga, 
y toda la vida estraga 
De virtuosa en viciosa. 

La que penetra y se pega , 

Y doquier que prevalece 
Ansí los sentidos ciega. 
Que toda salud se niega 
Si por uso se envejece. 

El juego de naipe y dados, 
Escriben cuantos entienden. 
Que aunque sean bien jugados, 
' No se juegan sin pecados. 
Pues las leyes los defienden. 

\ Oh qué daño general ! 
¡Burlar que llaman pesado' 
Donde no puede ser al 
Son salir alguien con mal, 

Y ninguno sin pecado ! 
Pues ejercicio tan ciego 

Adonde siempre se halla 



24 Matraca 

Invidia y desasosiego, 

I Por qué lo llamamos juego 

Y no muy cruda batalla, 

« Donde peor que cosarios, 
A solas ó con testigos , ' 
Hacen tiros adversarios. 
No en la guerra á sus contrarios, 
Son en juego á sus amigos? 

I Adonde pudo hallarse 
Un siniestro más sin riendas, 
Los que deben ayudarse 
Trabajar por despojarse 
Uno á otro sus haciendas? 

£1 vulgo, juego lo llama , 
Siendo tan ñera contienda 
Que toda amistad derrama. 
Daña la honra y la fama, 

Y la vida y la hacienda. 
¡Donde al amigo y hermano, 

Y al que debo reverencia, 

Y al mesmo Dios soberano, 
Toda caridad profano, 

Y alzo toda obediencia ! 
¡Donde procuro y deseo, 

Por medios malos ó buenos. 
Despojar á 'cuantos veo. 
Haciendo míos arreo 
Todos los bienes ajenos! 

¡ Donde al tiempo del perder, 
Que es lo que se siente más, 



de jugadores. 25 

Pierdo el alma y el plafrer, 

Y á mi casa y mi mujer ; 
Quedo hecho un Satanás! 

£1 que contra Dios blasfema , 
De Satanás i qué difiere } 
£1 que su hacienda quema , 
£1 que bebe con postema 
La suerte que el naipe quiere ; 

£1 que contra la virtud , 

Y por obra tan indigna , 
Contra su alma y salud 
Pone tal solicitud 

Cuanta el diablo encamina ; 

£1 negar de las verdades , 
Jurar, mentir á montones, 
Renunciar las amistades. 
Olvidar las gravedades, 
Perder las reputaciones; 

£ngañar por todas vías 
Por atrás y por delante 
Con ardides y porfías. 
Haciendo mil monerías 
De sus miembros y semblante; 

Monear y bujiarse 
Con manos , ojos y lengua , 
Con placer falso alegrarse , 
Por hacer al otro echarse 
O enmustiarse porque tenga ; 

Si me diesen á juzgar 
No sé cuál sentenciaría 



i. 



26 Matraca 

Más digno de abominar, 

En mujeres ramear, 

Ó en hombres tahurería. 

Porque aquellas abusiones , 
Añagazas y maneras, 
S^ñas, gestos y faciones, 
No son hechos de varones. 
Son peor que de rameras. 

Porque ellas, puesto que engañan 
Por sus ardides y afeites 
Con que los bienes apañan , 
Súfrese ya lo que dañan 
Por precio de sus deleites; 

Mas el que pierde á jugar, 
Perdiendo gana tormento. 
Da lo que no quiere dar, 

Y ansí se dexa robar 
Fingiendo contentamiento. 

Y el que gana, que no engaña, ' 
Dando pérdida y enojo. 

Más que la ramera daña, 

Y el que lo gana por .maña 
£s claro hurto y despojo. 

Pues si cuanto así se gana 
Es robado y mal habido,. 
I Qué conciencia queda sana 
De cuanta gente profana 
En el juego ha residido? 

Y lo que pierde también 
De que no forma conciencia. 



de jugadores, 27 

Ni piensa que peca a]guién , 
Tirallo de los que tien 
A su cargo y providehcia. 

No blasfemo el alegría 
De conversación humana, 
Jugando poca contía 
Donde de gana feria 
Quien pierde como quien gana. 

Es cosa de tolerar 
£1 juego que es entre buenos. 
Cuando al ñn ha de alegrar 
El perder como el ganar, 
O á lo menos poco menos. 

Mas quien pierde cantidad , 
Aunque le sobre nobleza. 
Si quiere decir verdad. 
Ha de sentir mohindad, 
Que esto es de naturaleza. 

y aunque se cubra y aliente 
Á disimular con risa. 
No hay calor que lo caliente , 
Que en ñn su llaga se siente 
Que contra sí mesmo sisa. 

Allí la risa y contento 
De los otros que han ganado 
Le da secreto tormento, 
A su costa pone aliento 
£1 que sale despojado. 

y al que sucede ganar, 
^Cómo se dirá nobleza 



28 Mairaca 

Alegrane con causar 
( A los que debe alegrar ) 
Daño, pérdida y tristeza? 

Porque el lustre más notable 
Es hacerse el generoso, 
A los extraños amable, 

Y en el juego detestable 
A los suyos es odioso. 

Porque jugando sin tiento, 
£1 que pierde, del que gana 
Siempre sale descontento, 

Y sin otro fundamento 
£1 amistad le profana. 

Un juego, para perder 
Ó ganar hasta un real 
A quien le sobra el comer 

Y le ^Ita qué hacer. 
No me parece tan mal. 

Pero al pobre lacerado 
Que lo gana trabajando, 

Y al rico que pon su estado 
En bajanzas de empeñado, 
¿Es bueno vivir jugando? 

Itos que por jugar contino 
Dejan en pascuas y ñestas 
La misa y culto divino, 
I Es aqueste buen camino ? 
I Son buenas ganancias éstas ? 

Juzgúelo cualquier de vos. 
Que esto no es menos ni más 



de jugadores. 29 



Son escoger entre dos ; 
Las fiestas que son de Dios 
Hacerlas á Satanás. 

Todas ks tachas y vicios 
De que la prudencia huye 
Con honestos ejercicios » 
Satanás por sus resquicios 
En el juego los incluye. 

Porque la más alabada 
Caridad en los cercanos 
Es allí más profanada ; 
Cierto^ el juego es ley hallada 
Contra la ley de cristianes. 

Lucifer, que nos acecha 
Por hacerse nuestro rey. 
En el juego por deshecha 
Haz caridad contrahecha. 
Escarnio de nuestra ley. 

Que como la caridad ^ 
En que nuestra ley se funda 
Nos pone conformidad. 
El juego pone amistad 
Que siempre en odio redunda. 

Es amistad que destierra 
El entrañable sosiego. 
Es una concordia perra. 
Que en verdad es cruda guerra» 
Y en juego se llama juego. 

y si cuando se inventó 
Pareció recreación 



30 Matraca 

(Con tal santiguar entró), 
Ya admitida descubrió 
Su cruel encantación. 

Sin duda naipes y dados 
Son libros luciíérinos, 
Más leidos y estudiados 
De los que están encantados, 
Que los preceptos divinos. 

Blasfemia de maldición, 
Que pone en los pensamientos 
Más cuidado y atención , 
Más .respeto y devoción 
Que á los santos mandamientos. 

Yo no puedo imaginar 
Son que quiso Lucifer 
Estos libros inventar 
Para hacerse adorar, 
Como engañó la mujer. 

Que aquélla, siendo criada 
Inocente sin pecado, 
Y Adán por ayuda dada 
Con ella prevaricada 
Lo hizo prevaricado. 
• Ansí desque vio en papel 
Leyes con que el hombre huya 
De su ponzoña cruel. 
En el mismo pintó él 
Naipes con que lo destruya. 

Y aun tentara el obstinado 
En la masa que allí mora 






de jugadores. 3 1 



Con que el naipe está pegado, 
Ser como Cristo adorado, 
Que en forma de pan se adora. 

Prosiguiendo su elación 
Con obstinación contina. 
Hizo al naipe su invención, 
Deseando adoración 
En contra de la divina. 

No se pase aquesto en risa , 
Huélalo cualquier de vos 
Entre su carne y camisa, 
Que sin duda el naipe sisa 
£1 adoración de Dios. 

iQ\xé diré, sino adorar 
£1 profundo embebimiento. 
Aquel mirar, y esperar 
Cuando el naipe ha de asomar. 
Como al santo sacramento? 

Y aquel a£cion entera. 
Aquel fervor y viveza 
Con que la suerte se espera, 
I Qué di£ere en la manera 
Del que adora y del que reza ? 

I Y cuándo sale la suerte , 
Las gracias y reverencia ? 
I Y al contrario naipe fuerte 
Tragallo como á la muerte , 
Con tan sujeta obedencia? 

¿Cómo se llaman cristianos 
Los que á los evangelistas 



32 Matraca 

Siguen por caminos llanos « 
Los que á los naipes profanos 
Puédense llamar naipistas. 

Y como las escrituras 
Revelan el bien eterno. 
Los naipes con sus pinturas» 
Con sus leyes y figuras, 
Imágenes del infierno. 

Á éstos quieren y adoran, 

Y sirven por los cabellos. 
Ayunan , rezan y oran , 

Y en sus corazones moran 
Contemplando siempre en ellos. 

Por aquestos se desvelan, 

Y dilatan sus comidas 
Si le dice se consuelan, 

Y si no, no se rebelan 
Hasta fenecer las vidas. 

Y des que en tal fe se ciegan 
Son sus desconciertos tantos. 
Que á lo que naipes le niegan 
Dellos mesmos no reniegan , 
Son de Dios y de sus santos. 

¡Oh qué ceguera maldita! 
I Oh qué malicia sin suelo 
De torpedad infinita ! 
De lo que el naipe te quita, 
I Qué culpa te tiene el cielo ? 

Tahúr, en esto veras 
Que niegas tu cristianismo 



de jugadores. 33 

Y por los naipes te das 
Entregado á Satanás, 

Que negaste en el bautismo. 

Son sus debujos profanos 
Rey, y caballero, y sota. 
Los tres estados mundanos 
Chicos, grandes y medianos , 
Con que las mesas azota. 

Xos oros , bastos y espadas , 

Y copas, cuatro metales. 
Son las insignias notadas 
Que trae Lucifer pintadas 
Por banderas infernales. 

Oros para codiciar. 
Espadas para reñir. 
Copas para embriagar, 
Bastos para caminar 
Al hospital á pedir. 

Pues ¿qué mal puede ser más, 
Ni que más brutas cegueras. 
Que batallar sin compás 
Só el capitán Satanás, 
Sujetos á sus banderas? 

Bien está claro á la vista 
De aquestas cuatro pinturas, 
Que de Satanás son lista 
Con que las almas conquista , 
Como muestra en sus ñguras. 

Satanás que las inventa 
Conforme á su condición. 



34 Matraca 

Las de bu ja y las asienta , 
Porque al tiempo de la cuenta 
Nadie tenga excusación. 



OROS. 

lios oros dan á entender 
£1 gran fuego de avaricia 
Que al jugador hace arder, 
Porfiando en el perder 
Por el ganar que codicia. 

Los oros hacen siñuelo, 
O mas cierto, son butreras 
Que hacen torcer el vuelo 
Desde el cielo hasta el suelo 
Por infinitas maneras. 

Es en los tiempos de agora 
Ydolo entre los crbtianos 
£1 oro que nos desdora. 
Pues de cristianos se adora 
Muy peor que de paganos ; 

Porque si yerra el pagano 
Es con ignorancia ciega; 
Mas i qué diré del cristiano 
Que sabe á Dios soberano 
y por el oro lo niega? 

Por el oro se figura 
Cualquier doloso contrato, 



de jugadores. 35 

Cualquier manera de usura, 
Y en fin la malicia pura 
fin todo trato y barato. 
Por el oro el engaííar. 
Por el oro es el reñir. 
Por el oro es el hurtar, 
Todo se encierra en jugar. 
Como nacer en morir. 



ESPADAS. 

Vengamos á las espadas, 
¡ue como cruces se escriben 

significar cruzadas 
Las vidas crucificadas 
De los que por naipes viven. 

Y nunca veo acabarse 
£1 juego de los raheces 
Que juegan á despojarse 
Sin reñir ó acuchillarse, 

Y aun se matan á las veces. 

Muy conformes compañías 
Muchas veces las ataja 
£1 juego y tahurerías ; 
Los naipes y sus porfías 
Muy bien se llaman baraja. 

Y el que pierde sin reñir 
A poder de remorder, 



36 , Matraca 

Apartado con gruñir 
A su casa va á afligir 
A su familia y mujer. 

Alguien habrá contecido 
. Jugar la noche pasada, 
Y amanecer dolorido. 
Con su caudal perdido 
y mujer descalabrada. 

Luego las espadas son 
Señas que el diablo puso ; 
Que no sigue la razón 
Sino ruido y pasión 
Quien el juego trae por uso. 



COPAS. 

Las copas con sus cimeras 
Pronostican al que gana 
Banquetes y beoderas. 
Con que se torna de veras 
Su ganancia nescia y vana. 

Ansí que nadie medró 
Con el uso del jugar, 
Pues el que perdió, perdió, 
Y el que ganó lo gastó 
En comer y baratar. 

También denota la copa 
El beodo entendimiento, 



de jugadores. 37 



Que como en fuego de estopa 
Tahúr con tahúr se topa 
Con bruto enajenamiento. 

Que escando jugando ansi 
Pierde tanto la memoria 
De los suyos y de sí, 
Que no da un maravedí 
Por otro cielo ni gloria. 

Ansí que copa figura. 
Siendo ministra del vino. 
Ser borrachera muy pura 
£1 juego, pues no hay cordura 
Que temple su desatino. 

Copas aflojan la rienda 
A toda glotonería , 
Copas gastan la hacienda, 
Copas no toman enmienda 
Hasta la postrimería. 



BASTOS. 

Los bastos son los bordones 
Que denotan la laceria 
De soldados á. montones. 
Que á mendigar con baldones 
Van contando de la feria. 

£1 basto, crunfo primero, 
Es sobre todos mayor 



38 Matraca 

ñ, denotar por entero 
Que el bordón es paradero 
Del cosario jugador. 

Son, digan los que han notado 
Los juegos y sus partidos 
De los que siempre han jugado, 
Contando los que han ganado. 
Si habrá cuenta en los perdidos. 

¡Oh basto, que bastardeas 
Las virtudes y primores. 
Poniendo manchas tan feas 
Con que escurecer deseas 
Las vidas de los mejores ! 

Baste, basto, baste, baste; 
Baste , coge ya las riendas ; 
Baste cuanto bastardaste; 
Baste, que desabastaste 
Muy abastadas haciendas. 

Baste , que no sólo gastas 
. £1 tiempo, vida y hacienda , 
Mas las ánimas contrastas. 
Pues que la paz nos embastas 
De muy bastarda contienda. 

Pues ¡oh vos á quien obliga 
La nobleza á echar el basto. 
Despegad aquesta liga. 
Renunciad esta fatiga. 
Excusad aqueste gasto! 

Notad para vuestra enmienda 
Los que amáis á la virtud, - 



I 



de jugadores, 39 

Que no gasta esta contienda, 
Sólo el tiempo y la hacienda, 
Son alma y honra y salud. 

Que pues os puso por muestra 
En los altos nuestro Dios, 
También es la culpa vuestra 
De cuanta gente siniestra 
Se pierde mirando á vos, 

¡Oh qué gentil merecer 
De haceros Dios mejores. 
En lugar de agradecer, 
Dar ocasión á perder 
A los cuitados menores ! 

¡ Oh ñeros naipes y dados 
Que hacéis entre cristianos 
Menguar haciendas y estados , 
Que ganaron los pasados 

Con las lanzas en las manos ! 
i Oh vergüenza y confusión ! 

f Oh poquedad y vileza ! 

Que los juegos de varón 

Juegos de virtudes son 

Que conservan la nobleza. 
Cese del juego mi pluma. 

Pues que los reveses del 

Crecen tanto más que espuma , 

Que para escribir en suma 

Es poco todo el papel. 
Baste que toda persona 

Que sus aventuras usa 



40 Matraca de jugadores. 

Cuando su seso se abona^ 
Contra el juego se apasiona 
Sin hallarle alguna excusa. 

Pues el que su vida ordena 
Para seguir la razón. 
Si quier excusar la pena. 
Sepa romper la cadena 
Al tiempo de la pasión. 

Y presuponga de vero 
Que es el juego su enemigo, 
Que viene por venturero 
No sólo contra el dinero, 
Pero á combatir consigo. 

Y puédese remediar 
Quien tien la costumbre rota. 
Trocando el tahurear 

£n juegos de ejercitar 
De la bola y la pelota. 

Que éstos son para afinarse 
Las fuerzas de juventud, 
Y en la cantidad templarse. 
Con que puedan conservarse 
Alma, hacienda y salud. 




ROMANCE DE NUESTRA SEÑORA. 




ENDITO sea aquel dia 
Que en el vientre de Santana 
Fue la Virgen soberana 
Concebida ! 

¡Bendita antes que nacida, 

Para bien de nuestro mal. 

Sin pecado original 

Sola eUa! 

¡Bendita sea tal estrella, 

Guía de los. navegantes ! 

Ciego estaba el mundo d'ántes 

Que naciese. 

¡ Bendito sea el interese 

Que por vos. Virgen, nos vino 

De aquel alto, uno y trino 

Enamorada ! 

j Bendita sea la embajada 

Que la santa Trinidad 

Envió á vuestra humildad. 

Su aposento ! 

6 



42 Romance 

\ Bendito el consentimiento 

Que distes, Virgen, al padre 

Para ser vos sola madre 

De su hijo ! 

Bendito sea el regocijo 

Que el cielo y la tierra haz 

De ver en el mundo paz 

Soberana ! 

¡ Bendita natura humana 

Que en vos Dios la hizo digna 

De ser humana y divina 

Una persona! 

¡Bendita quien se apregona 

Que sois una sola vos 

Virgen y madre de Dios 

Verdadera ! 

¡Bendita, que sin partera- 

Paristes en el portal 

Aquel verbo divinal 

Encarnado! 

¡ Bendito portal honi:ado. 

Pobre y lleno de conorte, 

Donde la divina corre- 

Regocija ! 

¡ Bendita vos, madre y hija 

Del hijo de vuestro padre, 

De nosotros hija y madre 

Muy graciosa ! 

Bendita vos, más hermosa 

Que el sol, ni luna ni estrellas ! 



de Nuestra Señora. 43 

¡Vos, la bella de Jas bellas. 

Sin segunda ! 

¡Bendita por quien abunda 

£1 mundo de gracia nueva! 

Vos trocaates nuestra £va 

Vuelta en ave. 

¡Bendito el vientre, do cabe 

El que no cupo en el mundo! 

No tiene par ni segando 

Tal misterio. 

¡Bendita, qu'cl cautiverio 

De toda la humanidad 

Trocastes en libertad 

Muy doblada ! 

¡Bendita zarza inflamada 

Sin quemarse su verdura. 

De Dios hija y madre pura, 

Pura Virgen! 

¡Bendita, á quien se dirigen 

Nuestras voces y clamores. 

Defensa de pecadores. 

Muy segura ! 

¡ Bendita, sacra escritura. 

Libro do la ley leemos. 

Medio de nuestros extremos. 

Oh María! 

¡Bendita vo8« ^egría 

De ios santos en el cielo, 

Y en la tierra sois consuelo 

De los buenos! 



44 Romance de Nuestra Señora. 

\ Bendita vos , cuyos senos 
Tal leche dieron á Dios> 
Que por ella á vos y á nos 
Dio su sangre! 

¡Bendita, que á nuestra hambre 
Dais aquel manjar divhio, 
Y en nuestro mar sois camino 
Muy seguro ! 

; Bendita vos, torre y muro 
Del gran profeta real ; 
Vos, libro, templo y portal 
De Salomón! 
¡Bendita vara de Arón, 
Que á nuestra sed muy esquiva 
Dais agua de piedra viva 
Del costado ! 

i Bendita, que nos heis dado 
Al dador de toda vida ! 
s Vos sois el arca escogida 
De amistad. 

¡ Bendita , cuya humildad 
Humilló á Dios hasta el suelo, 
Vos, arco y puerta del cielo 
Por do entremos! 
¡ Bendita vos , nao y remos , 
Que nos lleven á la gloria! 
Siempre os cante mi memoria 
En alegría : 
¡Bendito sea aquel ihí 



ROMANCE DE LA PASIÓN. 




Y me! que soy enclavado 
I^En este cruel madero, 
y en esta cruz peno y muero 
Con paciencia, 
i Ay me ! que dan mi sentencia 
Mis crueles enemigos, 
Y mis prójimos y amigos 
Se alejaron. 

¡Ay me! mi cuerpo plagaron 
De los pies á la cabeza; 
Tiénenme pieza por pieza 
Desmembrado. 
¡Ay me! que soy coronado 
Con espinas muy extrañas. 
Que traspasan mis entrañas 
Sin piedad. 

¡Ay me! ¡con cuan gran crueldad 
Me azotan á la coluna, 



46 Romance 

Sin dejarme cosa alguna 
Sin herida ! 

¡Ay me! que veo vertida 
Mi sangre, que tiñe el suelo. 
Sin conorte y sin consuelo 

Y afligido. 

i Ay me! que soy escarnido. 
Escupido y remesado, 
. Y á mi rostro han afrentado 
Bofetadas. 

¡Ay me! que siento pegadas 
Mis llagas con el vestido, 

Y al tirar seré afligido 
Muy de nuevo, 

¡Ay me! ¡que á mis hombros llevo 

La cru;;, donde he de morir ! 

No la puedo yo sufrir 

De flaqueza. 

¡Ay me! ¡con cuánta crueza 

Me la hacen ir llevando. 

Cayendo y arrodillando 

Con desmayo ! 

¡Ay me! que de flaco cayo^ 

Con dolores que me afligen 

De oir á xfÁ «>adre virgen, 

^ue me llora. ^ 

¡ Ay me ! que se me empeora 

Mi dolor muy lastimero, 

En ver qu'ella vee que muero 

Con tal pena. 



f 



de la Pasión. 47 



;Ay me! mujer Madalena, 

Buen ladrón y pecadores ^ 

Que mis penas y dolores 

Os dan gloría. 

¡Ay me! que vuestra memoria 

Me pone sed muy cruel, 

Y daisme vinagre y hiél 

A gustar. 

¡Ay me! que quiero espirar 

Cercado de mil pasiones. 

Colgado entre dos ladrones. 

¡Heli^ beli! 

¡Ay! ¡lama sabatani! 

Escurézcase la luz, 

Pues que muero en esta cruz 

Con tal guerra. 

¡Ay me! ¡retiembre la tierra! 

¡Ábranse las sepulturas! 

¡ Muestren todas las criaturas 

Tristes señas! 

¡Ay me! ¡quiébrense las f>eñas! 

¡Con tan ásperas pasiones. 

Ábranse los corazones 

Humanales ! 

\ky me ! lloren los mortales 

Con dolor tan evidente ; 

£1 cielo y tierra lamente 

Por ejemplo. 

\hy me! y el velo del templo 

Se rompa por la mitad ; 



Romance de la Pasión. 

Muéstrese la caridad 

Descubierta. 

¡Ay me! el mundo 

Viendo con cuánta aflicción 

Dice abierto el corazón 

Traspasado : 

¡Ay me.' que soy enclavada. 



r 




Estando el autor enfermo de sarna , U envió un 
su amigo muchos principios de romances anti^ 
guos^ rogándole se los juntase en copla. El 
cual los aplicó á la sarna en la manera si'- 

guíente, . 




ADRE santo, paire santo. 
Señor, humillóme á tt,„ 
¡Ay! ¡ay! ¡ay! triste de mí 
^ Congojoso; 

De cruel sarna leproso 

Quiero contar mi lacena, 

Será decir de la feria 

Cómo ha ido. 

Dolor del tiempo perdido. 

Memoria del bien pasado, 

F.S un mal disimulado 

Al entrar. 

Que viniendo á nos dañar 

Con las uñas le ayudamos ; 

En los ríos que rascamos 



50 Coplas 

Nos arroya. 

Los griegos entran en Troya , 

Todos entran desarmados , 

Y en los cuerpos desastrados 
La pasión 

De la sarna y comezón, 

Dando pena y alegría , 

Más crece de cada dia 

£1 desconsuelo. 

Muy nublado estaba el cielo. 

Llover quiere el Criador: 

Va el placer, queda el dolor, 

Vuelto en sarna ; 

Por todo el cuerpo se encarna ; 

Quita el sueño y el sosiego ; 

Come y arde como fuego, 

Venenosa. 

Triste estaba y muy penosa 

Aquella reina troyana: 

De la noche á la mañana 

No sosiega. 

Cuanto más hombre refriega 

La perra más se encrudece , 

Y en su furia perftiancce 
Con reveses. 
Castellanos y leoneses 
Tienen grandes divisiones , 
Deviesos y lamparones 

Y asperillas, 

Rubín , usagre y postillas 



V de la sarna. 51 

Des que se van engranando 
El rascar se va empeorando, 

Y más doliendo ; 

Mis bienes se van perdiendo; 
Mis males se van bailando; 
Ya las uñas van rascando 
Sin sabor. 
Es muy amargo dulzor, 

Y aunque da pena y congoja , 
La comezón no se afloja 

Ni se pierde. 

Rio verde f rio verde ^ 

Más negro vas que la tinta; 

El cuerpo todo se pinta 

De mancillas. 

De veninos y postillas; 

Las uSas todo contrastan, 

Que los sentidos no bastan 

Poner guardas. 

^or aquellas peñas pardas 

Romeros van caminando; 

Van exprimiendo y rascando 

Mansamente ; 

Y adonde corteza siente 
No puede disimular, 
Siií la mover ó arrancar 
Por deporte. 

Ala mia gran pena forte 
Dolor os a afiita rea^ 
Luego la llaga garca 



52 , Copias 

Sangre y agua ; 
Arde bien , como una fragua , 
Queda el hombre sin sentido; 
Confuso y arrepentido 
De tal pleya. 
Mira Ñero di Tarpe^a ' 
A Roma cómo se ardia. 
Porfiando todavía 
£n el rascar 
No se puede mitigar 
Ni poner tasa ni rienda ; 
No hay escarmiento ni enmienda 
Ni basta ley. , 

En mancilla vivo, rej. 
Con la cual murió mi madre; 
No hay buena razón que cuadre 
Al sarnoso. 

Él se ofendo y es quejoso. 
Él da la pena y la pasa ; 
Nunca acierta á poner tasa 
A sus mancillas. 
Yo me estando en Tor desillas 
Por mi placer y folgar, . . 
Es beber y gomitar 
Por sabor, 

Y aunque se doble el dolor 
Con rascarse todo junto, 
¡ No deja perderse punto 
Del estilo. 
Media noche era por hilo. 



de la sarna, 53 

Los gallos quieren cantar; 
Ptro no duerme el rascar 
Muy de veras ; 
En el vientre y sentaderas 
Jamas falta comezón , 

Y es donde menos pasión 
Corresponde. 
Paseándose anda el conde 
Por una sala de largo,,. 
£n las manos es amargo 
El refregar ; 

Y más después de sudar 
Con los dedos engertados, ' 
Hasta quedar desollados 
Con dolor. 

/ Ob muy alto Dios de amor y 

Por quien yo vivo penando! 

Porque siento ir rastreando 

Aradores. 

Al rascar dan mil sabores, 

Y aunque las uñas combaten , 
No hayáis miedo que los maten 
Más que en Roma. 

Hé/o, helo por do asoma 

Ese buen Dar din de Arden a; 

Donde lo rascan desdeiía 

7 va á lo sano; 
Rastrea toda la mano; 
Siendo tan chico animal, 
Contra el hombre racional 



54 Coplas de la sarna. 

Mueve guerras. 

Por los Jipes y altas sierras 

Con^nietr pasa Borhon,,. 

Y avivan la comezón 
De tal modo, 

^uc turban el cuerpo todo, 

Pelean con tal acierto, 

Que dejan al hombre muerto 

Y ellos vivos. 

jOh gusanillos esquivos 

De crueza desmedida, 

Que nos encetais en vida 

Con tormento! 

Decid, decid, pensamiento , 

¿ Dónde mis suspiros van? 

A llorar este mi afán 

Largo y ancho. 

Rey don Sancho, rey don Sancho, 

No digas que no te aviso, 

Que se gana el paraíso 

Con paciencia. 

Porque sarna y su dolencia 

Nos hace tan cruda guerra, 

Que es purgatorio en la tierra 

De gran llanto. 

Padre santo, padre santo y 

Señor, humillóme, etc. 




UN INVITATORIO PARA CANTAR 
LOS MUCHACHOS EL DÍA DEL CORPUS CHRISTI. 




ues que á Dios aquí tenemos, 

Venite y adoremos. 

Venite todas naciones 
Con bailes y con canciones , 
Con devotos corazones 
k nuestro Dios jubilemos ; 
Venite, adoremos» 
Qüoniam es gran señor. 
Rey eterno, emperador, 
Que para nos dar fevor 
Ha juntado los extremos; 
Venite y adoremos, 
Qüoniam suya es la mar, 
El mundo quiso criar; 
Para perdón alcanzar 
Con lágrimas nos lavemos ; 



56 Cantares 

Venite^ adoremos, 
Hodie si habéis oido, 
Nadie sea endurecido, 
Bues ^1 señor se ha venido 
Donde lo comuniquemos ; 
Venite, adoremos, 
Quadraginta años por cierto 
Dio manjar en el desierto, 

Y agora se da encubierto, 
y en la hostia lo comemos ; 
Venitey adoremos, 

Gloria a Dios uno y trino, 

Y al padre y hijo divino, 

Y al espíritu contino 
Para siempre le cantemos j 
Ventte^ adoremos. 



OTRO CANTAR PARA LOS MUCHACHOS 
CANTAR Y BAILAR 
EL MISMO DIA, AL TONO DEL CHAPIRON 



Dios del cielo en pan se muestra, 
¡Oh que divino manjar! 
Dios del cielo con amores 
Que tiene al mundo criado. 



para el dia del Corpus. 57 

Por salvar los pecadores 
De una virgen encamado 
Hombre se nos quiso dar. 
Dios del c'th, etc. 
Circunciso y bautizado 
Para mostrar obediencia, 

Y en la cruz crucificado. 
Con humildad y paciencia 
Para nos justificar. 

Dios del cielo, etc. 

Sacó los padres primeros 

De la cárcel del infierno ; 

Hízoles particioneros 

Del bien de su reino eterno, 

Que esperaban de ganar. 

Dios del cielo, etc. 

Con poder de gran espanto 

A los cielos se subió, 

Y luego el £spirtu santo 
A los suyos ^nvió, 

Que los vino á consolar. 
Dios del cielo, etc» 
Loemos todos oficios 
X nuestro Dios con memoria. 
Pues por pequeños servicios 
Nos comunica la gloria 
Para nos santificar. 
Dios del cielo y etc. 



% 



INTROITO DE PESCADORES 

DE TIERRA DE BADAJOZ. 



Pail, ¡Dios! qué de herme pastor 
Yo me hallo arrepentido, 
Porque ya sabéis que he sido 
Muy nombrado pescador. 
Es oficio de primor. 
Que á los pobres pescadores 
Para ser predicadores 
Escogió núes o Señor. 
En fin, yo fui majadero 
En ovejero me her. 
¡Dios! que he de tornar á ser 
Pescador 6 colmenero. 
Porque Cristo verdadero 
Desque hué resucitado 
Comió panal y pescado. 



Introito de pescadores, 59 

Y de antes comió cJ cordero. 
Digo porqu'era mortal 
Cuando el cordero comió, 

Y después penó y murió, 

Y resucitó inmortal. 
Nunca más comió animal 
Manso, ni bravo, ni fuerte. 
Después que venció la muerte , 
Son el pece y el panal 

Y también miro otra cosa : 
Que comió con miel el pece, 

Y el cordero me parece 
Con la lechuga amargosa. 

No es mucha que es buena grosa 
Que el mundo, ya redimido. 
No hay pescado desabrido. 
Ni d'ántes carne sabrosa. 
En fin , yo quiero dejar* 
Esta vida pastoriega. 
Que ando á rabo de borrega , 
Trabajando sin medrar, 

Y volverme á mi pescar 
Para vivir descansado. 

Que á lo que el hombre es vezado 
Es muy malo de olvidar. 
Podréis creer sin mentira 
Que acordando me embarazo 
De los charcos del Carazo, 

Y Boca de Guadaxira, 

Y ¡a Colada y su ira 



6o Introito 

Del Fresno de cuervos bella, 

Y Charca blanca tras ella, 

Y las Peñas quien lo tira. 

Y el Bacinete de vero. 
Los Altrines k la iguala , 
Tras ellos Doña Pascuala, 

Y Laguna de Conquera, 

Y la Charca del Fercera, 

Y el Lexioso sin yedras, 
Luego el lance de las Piedras, 

Y abaxito, el Henchidura, 
Martin de las moz^s, ¡hola! 
i Y el Hoyo de los Tejares? 
Todo es aire, juro á mares. 
Son barbos de Casa sola. 
Hurta el hombre con la gola 
Que se venden muy apriesa ; 
Silos y Charca traviesa 

Y el Alisar apescola. 

Y el Embarcadero honrado 
De Talavera hermoso, 

Y el Pinto y el Cascajoso, 
Majadal, y Mal hincado. 
Luego abajo ¿-helo olvidado? 
¡Ha! ¡ha! la Galap agüera. 
La Lambia está muy bajera 

Y el de los Puercos nombrado. 
Peguero es charco que ahonda, 
Tien hoyos muy pernotabrcs ; 
Luego hay otros razonabres. 



f 



de pescadores. • 6i 

Que es Ruygomez y la Honda; 

Y digo, que si se monda 
Fado del águila bien , 

Y Valde espino también. 

No hay pece qué se me esconda. 
Charca branca de Pesquero^ 
Los Metidos del Rosal y 
Mata quinteros no hay tal. 
Aunque tien mucho verccro. 
Pues olvidar no me quiero 
Del Fado del espadaña^ 
Charca hermosa; es tamaña 
Fraile y Albacin somero. 
La boca del Albuhera y 
Vado quemado ansimcsmo, 

Y la Tabreta delfresnOy 
Juan Antonillo en renclera. 
El Barranco es como quiera ; 
El Embarcadero es mío, 

Y el de la Puerta del rio 
Para her pesca somera. 

En Don Miguel he lanzado, 

Y en Don Antón norabuena , 

Y Arenales de Telena, 

Y Alvaláy charco nombrado. 
D'allí abajo no he pasado. 
Ni matado cosa viva 

Del Caraxo para riba. 

Porque aquestos me han bastado. 

Yo tengo bien conocidos 



62 Introito 

Pescados y pescadillas. 
Barbos 9 hornos y samillas, 

Y machos arrepentidos. 
Pues sapos son garridos, 
Combas, becerros, pisones, 
Jaramagos y escardones, 

Y bordallos muy queridos. 
Bogas, savaleta, anguilas, 
Lampreas pocas, pequeñas. 
Porque el rio no es de peñas ; 
También hay pocas pardillas. 
Si torno á mis redecillas 

Y xudras nasas esqueros. 
Cargaré treinta recueros 
De pescado á maravillas. 
De Casasola este pcce, 
Veislo aquí, tengo en la mano ; 
Vayase al arcediano, 

Que bien creo que lo merece ; 
En vida y ciencia florece, 

Y tien su casa pintada. 
Callente y bien conservada , 
Pues de leña se abastece. 
¿Veis, veis de Mata quinteros 
Una anguila lucia y rasa? 

A\ chantre, que dentro casa 
Se le cuelan los dineros. 
¿Y este pece de f^er ceros ? 
Es su dueño, juro á Fez, 
Arcediano d^ Jerez , 



de pescadores, 63 



Que canta por compañeros. 
Pecc luengo y corcovado 
£s la comba. ¡ Hela , hela ! 
Al cuerpo del maese escuela 
£s manjar muy apropiado. 
I Aquesta boga he tomado ? 
Es para el señor prior, 
Porque sé que es pescador, 
Y es bogas el más pescado. 
Todos estotros señores 
Paguen si quieren comellos , 
Que no podrán bastecellos 
CuatrocientX)s pescadores. 
¡Halar! amores, amores ; 
Perdonen si no he sabido, 
Que habro sobre bebido, 
y no curo de primores. 




INTROITO DE LOS SIETE PECADOS. 



Pí?' H qué praccf tan valiente ! 
jlP i 6"^ gasajo y qué alegría ! 
^ Dios y la Virgen María , 
Que nos harte y nos contente 
Hoy, mañana y cada dia, 
Gran pracer es cl tragar ; 
Beber qqiero unas dos gotas; 
I Este es i/n pracer ahotas ; 
iQuíin quier correr 6 saltar 
O á beber ponen lias botas? 
Ella puesta, que aproveche, 
Que en todo soy ventajado ; 
A beber siempre he ganado, 
Y apostando á comer leche 
Ningún zaga! me ha levado. 



Introito de los siete pecados. 65 

Sé jugar nones y pares, 

Y allarríma, y al ojudo. 
Mojen, cayado y tejuelo, 

Y anabota las cuchares , 

Y al andache, y piguejuelo. 
En las bodas sé luchar 

Mil traspiés y zancadillas, 

Y en el prado combadillas, 

Y por la cuesta rodar, 

Y her diez mil maravillas. 
Taño y bailo las gambetas . 
Con Juanilla y con Costanza ; 
Sé guiar bien una danza; 
Tengo mil gracias secretas 
Que nadie me las alcanza. 

i Cuidáis que no soy ligero ? 
Pues reniego de los moros 
Si me veis garrochar toros , 
Que digáis que soy torero 
Más polido que el rey d'oros, 
Siete toros muy valientes 
De pies y cuernos livianos 
Fatigan á los humanos, 

Y destruyen machas gentes 
Sin saberse dar á manos. 

Es cualquier dellos tan fuerte, 
Si \cs de jais encarnar. 
Que donde quiera que acierte 
£1 alma pon en la muerte; 
Por eso os quiero avisar. 



66 Introito 

£1 primero muy hinchado 
Los grandes pone en laceria. 
I Sabéis quién es ? la soberbia 
Que á muchos ha derribado 
De lo alto á gran miseria. 
Para éste en la verdad 
Esta garrocha grosera 
Lo hará tener ahuera, 
Que se llama la humildad , 
De los buenos compañera. 
La soberbia ¡ huera ! ¡ huera ! 
£1 otro toro segundo, 
Muy agudo, es avaricia. 
Que á todo el mundo desquicia. 
Hasta dar en el profundo 
Tras esta negra codicia. 
Mas á éste mi nobreza 
Le tiene muy poco miedo ; 
Echóle con gran denuedo 
Mi garrocha de largueza. 
Repartiendo loque puedo. 
¡Tente allá, toro; está quedo! 
El tercio toro rascón. 
Que se dice la lujuria. 
Alias patas ¡ huria ! ¡ hurla ! 
O doilo á la maldición, . 
Que en los gruesos tien más furia. 
¿Quereisle atajar la trocha? 
Quitalde el vino y el pan : 
Castidad, juro á San Juan ,. 



í 



de los siete pecados. 67 

£sta es la propia garrocha ; 
Dar á las carnes afán. 
Tené, don puto cicran. 
£1 cuarto toro sin peso. 
Que es la ira destemprada. 
Nunca emplea su cornada 
Son en los de poco seso. 
Que á cuerdos no hace nada. 
Cuando acude tal dolencia 
De la sangre al corazón, 
Arrojallc con razón 
La garrocha de paciencia, 
Viviendo hombre sin pasión. 
Tened , don puto cabrón. 
£1 quinto toro goloso. 
Gula y sus enfermedades. 
No me tocan sus maldades, 
Que no vivo tan mimoso 
Como los frailes y abades. 
La garrocha, como lanza 
Que le quiebre los hocicos. 
Allá, allá, tras esos ricos, 
Que harto tien de tempranza 
Quien no come son zaticos. 
Guarda, guarda de mis picos. 
El sexto toro maganto, 
Que es la envidia malhadada, 
Fraca, triste, trasijada, 
De su brama no me espanto, 
Porque tengo el mundo en nada. 



68 Introito 

l Veis la garrocha sangrienta 
De muy huerte calidad ? 
Esta es la gran caridad , 
Con que envidia se ahuyenta, 
Y se alcanza libertad. 
{Ah! que le den la mitadi 
£1 seteno toro es cojo, 
Manco y doliente, pesado; 
Vaya para malhadado. 
Triste, perezoso y flojo. 
Cobarde, desesperado. 
Esta garrocha ligera 
Me haz diligente, fuerte , 
La memoria de la muerte : 
¡Huera todos, huera, huera. 
Que ésta me hace que acierte! 
¡Ah don triste! he de vencerte. 
Ya vos he dicho las trochas, 
Si aquestos toros vinieren. 
Pues que destruir vos quieren 
Tené apunto las garrochas 
Para cuando acometieren. 
Guardáisvos y Dios vos guarde; 
Muy bien podréis escapar 
Que no pueden escornar 
Son al que quier ser cobarde 
Ó dejarse descuidar. 
No vos estéis hechos maños, 
Bia, bia, agarrochar. 
Que andan por vos escornar 



de los siete pecados, 69 

Estos torachos tamaños. 

No los dejéis encarnar. 

Que el que huer buen garrochón. 

Que los toros ahuyenta. 

Saca, si miráis la cuenta. 

Del coso gran galardón, 

Y escapa de toda afrenta. 
Dios está en el cadahalso. 
Que á cada cual galardona 
Según obró su persona ; 
Nadie le echa dado falso. 
Que su vida lo apregona. 
Ora, en fin, en hora buena 
Guarda el toro, no os encante , 

Y jiadie llore ni cante 
Son por la gloria ó la pena 
Que han de venir adelante. 

Y por más que el toro tiente. 
Si bien escapar sabéis. 
Entonces me alabaréis 

En alta gloria excelente 
Que en fin de morir habéis. 





INTR'OITO DE HERRADORES. 




h! ¡quién pudiera tener 
Unos zapatos de hierro 
Para bailar como un perro, 
Cien años hasta caer! 

Gran provecho es á mi ver 

El oficio del herrar, 

Que á las bestias haz durar 

Cuanto basta su poder. 

Que aunque sea muy famosa 

Una bestia en ligereza. 

De gran maña y fortaleza , 

De talle y color hermosa, 

Y en fin no le falte cosa. 

Teniéndola desherrada 

No aprovecha casi nada, 

Que lo que puede no osa. 

Un feroz caballo arranca 



Introito de herradores, 7 1 

Con su potencia ligera , 

Y un hito, jara, ó que quiera. 
En un momento lo manca ; 
Luego afroxa ó luego estanca ; 
Val mil doblas cuando sale, 

Y en cuatro trancos, no vale 
Un ochavo ni una branca. 
Cuanto le dotó natura 

Nos quedará casi en vano,^ . 
Si no diera ingenio humano 
El freno y la herradura. 
¡ Oh y qué divina figura , 
Que por el ser de razón , 
Sirven cuantas cosas son 
A la humana criatura! 
Pues piense agora quien quiera 
Que una bestia desherrada 
O sin freno vale nada. 
Aunque fuerte y muy. ligera; 
Que desta mesma manera 
El hombre de gran valor. 
Si no tien temor y amor. 
Es peor que bestia fiera. 
Temor de Dios nos enfrena 
De correr tras las locuras, 

Y su amor da herraduras . 
Contra el trabajo y la pena. 
Este Dios que nos t^rdena 
Con su temor y su amor 

Es frencro y herrador. 



72 Introito 

Que haz nuestra vida buena. 
Desde el principio enfrenó 
Aquel fiero Lucifer; 
Porque quiso trascender. 
Las quejadas le quebró; 
Cabresto y freno le echó, 

Y dióle tal sofrenada, 
Que bajó en peor que nada. 
Porque sobre sí subió. 

Y á nuestros Eva y Adán , 
Porque también respingaron , 
Con muerte los enfrenaron 

Y en sudor comer su pan. 

• • • (O 

Que quiebran muelas y dientes 
Ver que los sobresalientes 
A los infiernos se van. 
Duró el freno del temor 
Más de sesenta mil meses. 
Por tirar nuestros reveses 
Con su justicia y rigor; 
Mas al fin el gran Señor, 
Tomada nuestra natura, 
Muriendo por su criatura , 
Dio herraduras de amor. 
j Oh qué herrador divino ! 



( I ) Falta un verso en el original , que debía de ser por el es- 
tilo de éste : 

» ¡ Oh, cuánto de duro afán ! 



de herradores, jj 

Humildóse hasta el abismo, 
Qae quiso darse á sí mismo 
En forma de pan y vino. 
Harto será de mezquino, 
£1 herrado á tanta- costa, 
Que corriere mala posta 
Deste fragoso camino. 
¡ Gala ! ¡gala ! y los primores 
Grita, grita, grita, grita. 
Es esta fiesta, bendita 
La gala de herradores; 
Que el Señor de los señores 
Con hierro de amor nos hierra 
Para sufrir en la tierra 
Los trabajos y dolores. 




ta 



COPLAS A SAN JUAN BAUTISTA 




st^quen los oradores, 
Enmudezcan los poetas, 
Huroíllerse los favore» 
'AI primor de los primores 
Del ángel de los profetas. 

No dispute nadie, no, 
Sin porfía ni conquista ; 
Digan todos. ¡oh! joh! ¡oh! 
Que nadie »e levantó 
Mayor que San Juan Bautista. 

I Quién habrá que no se asombre 
¡Oh Juan! de pensar en vos, 
A quien Dios donó tal nombre ? 
íQué podrá cantar el hombre 
AI hombre que alaba á Dios ? 

No hay lengua que no se embote. 
Comenzando del origen , 
Sólo de pensar tal dote; 



Coplas á San Juan BauÉista. . 75 

i Hijo del gran sacerdote 
Y ahijado de la Virgen! 

Antes que en el mundo fuese. 
Fué de gracia muy jocundo; 
Renasció antes que naciese; 
Antes que el mundo le viese, 
Vido al Redentor del mundo. 

I Pues dónde jamas se oyó 
M uestra de tan gran amor, 
Que el mesmo que lo crió 
£1 y su madre corrió 
A le dar gracia y favor ? 

Favor, en ser anunciado 
Como su madre y él mismo; 
Gracia, en ser santificado ; 
Amor, que el que nos lo ha dado 
Recibió del el bautismo. 

Con la Trinidad privó. 
¿ Y queréis saber qué tanto? 
Que al Eterno Padre oyó, 
Al Hijo palpó y lavó, 
Vido al Espíritu Santo. 

Fué voz para prevenir 
Aquel gran Verbo divino; 
Fue pregón para muñir. 
Explorador para abrir 
La ceguedad del camino. 

Más que profeta nombrado. 
Fué ángel en el aacer,' 
£n la vida apostolado. 



76 Coplas 

De virginidad dotado. 
Mártir en el padescer. 

Dióle Dios por preminencia 
Pre rogativas tan altas» 
Para que diese experiencia 
Del bautismo y penitencia. 
Remedio de nuestras faltas^ 

Todos hagan alegrías 
Cuantos hoj pnebkn d suela 
A San Juan, pues el Mesías 
Dice que desde sus dias 
Podemos forzar el cielo. 



COPLAS X UNA MONJA 
YA ANTIGUA EN LA RELIGIÓN, NOMBRADA 

SANTISPÍRITUS. 



Invocada por favor, 
Santispíritus, la gracia 
Demando á nuestro Señor, 
Aquel fuego de su amor 
Con que el ánima se espacia; 
Y diré con atención 
Las ventajas singulares, 
Algunas, que muchas son, 
|ue tiene la religión 

las miserias seglares. 



a una monja. 77 

La primera que se cuenta 
Es limpieza original. 
De los ángeles parienta , 
Bendita, libre, y exenta 
De la torpeza carnal. 

Quien tal joya conservó 
Debe dar gracias al Padre, 
Pues Él, que nos redimió. 
Virginidad escogió 
Para sí y para su madre; 

Tesoro muy glorioso 
De serafines bien quisto, 
£stado tan venturoso. 
Que tiene por cierto esposo 
A ese mismo Jesucristo, 

Cuya cópula divina 
Es la suma caridad , 
Tesoro de inmensa mina , 
Con que el ánima se empina 
A gozar la eternidad. 

Este gozo es muy exento 
Del otro bruto carnal 
Que se acaba en descontento, 
Y éste dura en crecimiento 
Hasta la vida eternal. 

Allí, pasada la calma. 
Sin manchar su limpia estola ; 
Ha de recibir el alma 
Aquella triunfante palma 
Con su muy rica aureola. 



yS Coplas 

I Oh margarita preciosa 
Ornada de tales donas. 
La virginidad hermosa. 
Que en el cielo victoriosa 
Gozará de dos coronas ! 

La una, grande, esencial. 
Que es gozar á Dios sin Falta, 
Y la otra accidental. 
De su limpieza señal, 
Que como en oro se esmalta. 

Quien perdió virginidad 
Con ambos sus ojos llore 
Procurando castidad; 
Que donde hay carnalidad 
Imposible es que Dios more. 

Sin castidad nada basta. 
Que ésta es la primera cosa 
Que la religión contrasta; 
La que no es virgen ni casta 
Sepa que no es religiosa. 

Este es el voto primero 
Donde en su carne se ofrece 
A aquel Divino Cordero, 
Que se ofreció en el madero. 
Con lo cual su amor merece. 

Pues porque la fe se guarde 
£n aqueste casamiento, * 
La razón con fuerte alarde 
Haga á la carne cobarde 
De cualquier consentimiento. 



a una monja, -q 

VOTO SEGUNDO, 

% 
Pobreza de corazón 

Es luego el voto segundo 

J)ue quiere la religión; 

Por las que riquezas son 

Despreciar^ las de este mundo. 
Y digo riqueza ser 

La que ansí harta y contenta, 

Que su contento y placer 

Jamas puede fénescer, 

Ni teme jamas tormenta. 
Sola la gracia divina 

Es riqueza sin escoria , 

Que por doquier que camina 

Da bocados sin espina , 

Que engordan para la gloria. 
Gócense las religiosas 

A quien tal gracia se aplica, 

Que pobres, pero abundosas 
De virtudes, valerosas. 
Hacen su pobreza rica. 

Que esta gloria que florece 
Del mundo á sus amadores, 
Si alegha, luego entristece ,'^v 
Y cuanto en riquezas crece. 
Tanto y más crece en dolores. 

jOh pobreza venturosa. 
Que ninguna falta teme, 



ío Coplas 

Cuja comida sabrosa 

No tiene salsa amargosa, 

Ni hay fuego que se la queme ! 

Quien á tal pobreza viene 
No le basta, es á saber, 
Que renuncia cuanto tiene $ 
Mas también dejar conviene 
La voluntad- de tener. 

Y ansí las limpias esposas. 
Con un amor virtuoso. 
Podrán decir animosas / 
Que dejan todas las cosas 
Por seguir sólo el Esposo. 

Con aquestos votos dos, 
£1 primero y el segundo. 
Benditas vírgenes, vos 
Tenéis ofrecido á Dios 
Vuestra carne y todo el mundo. 

Ansí que vuestra pureza 
¡Oh consagradas mujeres! 
Deja con gran fortaleza 
£1 mundo con su riqueza , 
La carne con sus placeres. 

Restaba la voluntad. 
Joya de gran preminencia , 
Criada en gran libertad; 
Ésta también en verdad 
Renunciáis por la obediencia. 

¡ Oh voto nunca estimado. 
Digno de muy gran favor. 



á una monja. 8i 



j¡¿ue su querer renunciado. 
Sujetándolo al perlado. 
Quiere lo que su mayor! 

Tiene la paga tan dina 
Esta humana sujeción , 
Que la voluntad divina 
Con la humana determina 
Conformarse en galardón. 

Porque ansí como tü quieres 
Lo que Dios quiere en el suelo. 
Des ^ue tu guerra vencieres 
Querrá Dios lo que quisieres 
En la morada del cielo. 

Por esto, sabia señora, 
Santispíritus, ancilla^ 
Perseverad en buen hora 
Guardada pulchra et decora^ 
Ut ocührnm puf illa. 

Y por esto que escribí, 
Y mis largas intenciones. 
Le suplico desde aquí 
Tenga memoria de mí 
£n sus santas oraciones. 



nN DE Las poesías. 



II 



FARSAS Y AUTOS. 




FARSA TEOLOGAL 

en que principalmente se tratan algunas razones 
de la Encarnación y ' Natividad de Nuestro 
Señor Jesucristo: son interlocutores un Pastor 
que pregunta y un Teólogo que responde^ y 
una Negra, y un Soldado, ;? un Maestro 
DE sacar muelas, y un Cura. Comienza 
á hablar el Pastor. 

Past. Gente honrada Dios mantenga , 

Que también mantien ruines ; 

Yo nunca vengo á maitines. 

Ni aun hallo con quién me venga. 

Yo y mi mujer Mari Menga 

Reñimos cada semana; 

Ella célame de Juana, 

Que jamas para la lengua. 

Una boba tortolita 

Que no vale un alhiler 

Es la otra buena mujer. 

Buena 9 si no que es bonita. 
, Rióse ¡mala vesita! 

La otra tarde á mi puerta, 

Veisla luego rostrituerta 



86 Farsa 



Mi mujer. ¡Boba maldita! 
Empieza luego á reñir 
En sentándome á cenar, 
Yo, en fin, comer y callar, 
Ella groñir y grofiir; 
Ella á llorar, yo á reir; 
No quiso comer bocado; 
Dije ya medio enojado : 
« I Ay si me hacéis erguir ! » 
Vien, y ponse de rodillas, 

Y empieza á arrojar de veros 
Contra los casamenteros, 
Fragas, que no sé decillas. 

El hombre no quier cosquillas 
Sin razón ni con razón: 
Tomo un cabo de azadón 

Y bromóle las costillas. 
Déjela en el suelo tesa; 
Voy y quiébrole los pratos. 
Eché la carne á los gatos , 
Arrojo por y la mesa; 

Ora veremos si asesa. 
¡Pardiez! la sangre escupiendo. 
Arrastrando y aun ríñendo, 
Se metió tras el artesa. 
jY la grita qué allí da! 
Carchena como de boda ; 
Hinchóme la casa toda 
De toda la vecindá. 
Ellos luego a:Ta, ta, ta. 



teologal. 87 

1» Compadre, no más, no más)i». 
¡Oh, doyvos á Saunas! 
¿Dónde venistes acá? 
Ellos^ sm k conocer. 
Más necios que sendos palos, 
Sácanla con mil regalos, 
Tócanla y danle á comer. 
Tornóseme á embravecer ; 
Dígoos qu'es muy gran rapaz 
Quien asi va á meter paz 
Entre marido y mujer. 
En fin, maldito el castigo 
Que tomó de aquella hecha ; 
Anda como bruja hecha 
De facion del enemigo. 
Por cuantas cosas le digo 
Jamas hallo gracia en ella, 
Hame hecho aborrecella 
Andando á malas conmigo. 
Desde las uvas de antaño 
Nos anduvimos en éstas. 
Mas todo le cae á cuestas. 
Que siempre has de su daño. 
Monta, que- yo no me amaño 
Aher alia enterriada. 
Cornuda y descalabrada 
Cada. rato que me ensaño. 
Quando nos imos á echar 
Es para mear de risa ; 
Trae muy prieta la camisa, 



88 Earsa 



y no la quier desnudaF. 
Yo adrede déjela estar; 
Resuello como dormido, 
Ella escúchame al oído 

Y empiézame de atentar. 
Yo, como no bullo nada, 

Que estoy quedo como un canto, 
Armabos entre sí llanto. 
Toda la noche tirada. 
En £n , que anda trasijada , 
Tan seca como una astilla. 
Por ésta, qu'es maravilla 
Como ya no está finada. 
Ora ya branda se enseña, 
¿Y sabéis por qué manera? 
Pardiego, que lo dijera. 
Sino que a el hombre vergüeña. 
En fin, estaba risueña 
Una noche tras el huego. 
Escamando con sosiego 
Peces en una barreña; 

Y estaba allí el nuestro gato, 
Qu'es atrevido goloso, 
Regruñendo codicioso 

Por tomalle algo del prato. 
Yo, por callentarme un rato, 
Estaba acá espernacado ; 
Ella vióme recolgado. 
No sé qué por yuso el hato.^ 

Y empieza á morder la toca 



teologal. 89 



Quellotrando y sonriendo; 
Yo estábale acá diciendo : 
«lAun ha de llevar la coca.» 
Arrojó un carbón la loca 
Por bajo, }rdijo : «cobija.» 
£1 maldito gato aguija , 

Y asióme todo en la boca, 

Y groñir y adentellar; 

Con ]as uñas se embravece; 
Él pensaba que era pece 
Que había visto arrojar. 
Yo, por lo desapresar, 
Entremeto la camisa; 
Ella risa, y risa, y risa. 
Que se quier desternillar. 
No pudiéndome valer. 
Doy voces «¡Triste de mí! 
»Ayuda, mujer, aquí.» 
£n fin, vino á socorrer; 
Sacárnoslo de poder, 
Pero bonito, aosadas. 
De rasguños y dentadas» 
Que no me quedó de ver. 
Mi mujer, que ansí me vid o. 
Tómale muy gran pasión : 
«¡Nora mala eché el carbón, 
]» Ó cuitada sin marido ! » 
Yo, llagado y dolorido, 
No podia sosegar ; 
Ella empiézame á curar, 



12 



90 Farsa 



jOh qué dolor desmedido! 

Cada vez que me curaba. 

Yo juro por San Hernando, 

De miedo estaba tembrando 

Y aun casi que me zurraba; 

Algunas veces soltaba 

Por detras algup maldito; 

Mi mujer la risa y grito 

Decia 4C pujar la haba. > 

Quitáronseme las ganas 

De toda bellaquería. 

Más lloraba cada dia 

Á las noches y mañanas. 

Al cabo de seis semanas , 

Viéndome estar de tal brío, 

Dixe en fin : «:Yo desconfío 

]»Si tú, mujer, no me sanas.» 

Barruntó, juria la mar. 

Que porque andaba en zapera. 

Quiso Dios desa manera 

Herme por allí pagar. 

No se quiso en fin vengar 

Mi mujer son con mancilla ; 

No creáis que hombre en Castilla 

Me supiera así sanar. 

£n fin, ella me ha curado, 

Pardiez, muy garridamente ; 

Doy al diablo el ungüente 

Que en todo el pruebo ha dejado. 

Con esto me ha cautivado, 



teologal. 9 1 

Aunque pienso que lo ha hccko 
Por parte de su derecho, 
Pero en fin hame sanado. 
Todavía pie quedó 
Reliquia para algún dia ; 
Mas si culpa ella tenía , 
A fe que bien lo pagó. 
Esto es lo que ella ganó, 

Y esto gana cada ratp 

La mujer que da maltrato 
Al marido que cobró. 
Ellas le hacen buscar 
Por somo desas callejas 
Mozas ó bobas ó viejas. 
Que en fin no le han de faltar. 
La que se tien de casar 
Con quien ha de estar casada , 
Ni sañuda ni pagada . * 
No cumpre de lo enojar. 
Que la que es brava ó celosa , 
Con su trato desmedido 
Ella hace mal marido 
Andando tan criminosa ; 
Aunque fuese más hermosa. 
Si nunca muestra placer. 
Es de trocar á mi ver 
Con cualquier burra tinosa. 

Y aun también tengo recelo 
Juri al fin de la praneta, 
Qqc no es casta muy perfeta 



92 Farsa 



LsL que contino anda en celo. 
En el suelo y en el cielo. 
Todas las horas y ratos, 
Maullando como gatos 
Que piden para mi abuelo. 
A la fe piden pardiego. 
En fin, fin, ellas me encienden; 
Decildes vos que se enmienden 
Las que se enojan del juego, 
Que yo á la verdad me allego. 
Que entre reir y reir 
Bueno es la verdad decir. 
Que éste es oficio de crego. 

Y por esto soy venido, 

Y vernán otros también ; 
En tanto que alguno vien, 
Aquí me estaré tendido. 

i Quién es aquel percutido 
Que viene cucuruzado 
Como capón señalado? 
Aun nunca yo tal he vido. 

J^uí entra el Tíoloco, diciendo 

Ullullet catasta ima : 
Tripudiet soli rotundum, 
Buliat mare profundum 
Aer et ignitum clima : 
Pangant mistorum opima, 
Exulte nt orbes coelorum. 



teologal. ^3 

Tu ci vitas angelorum 

Divinum melc» sablima. 

Ecce terris conversatus 

Tcrrae, ccelorum creator 

Ecce factus homo factor, 

Sumus dator ecce datus. 

¡O pastor inestimatus ! 

Tuis te invitum armentis, 

Quidas corporis et mentís 

Quem suscipiens sit beatus. 
Past. ¿Habéis visto et abadon ? 

Jurare yo á San Herrando 

Que viene alguien conjurando, 

O pide por Sant Antón. 

Dos la fe, escarabajon. 

Si me hacéis empezar 

Que os haga quizá sudar, 

Ó declarar el sermón. 
Teol. . Clementer salvavit nos 

Per bonitatem divinam 

Insta urans nostram ruinam. 
Past. Mucho más ruin sois vos. 

¡ He ! ¡ mira ! ¿ creéis en Dios f 

Si queréis, habla á la crala, 

Ó anda mucho noramala. 
Teol. íQuid vis? 
Past. ¿Vismas? para vos. 

Teol. Hermano, cesa te ahora 
\ De decir cosas que emiendes, 

' Que el hablar donde no entiendes 



-,' 



94 Farsa 

■ 

Tu palabra te desdora. 

Past. ¡Cuerpo he de sancta ñora ! 
¿Vos nunca echastes de ver 
Que es caroii|o de saber 
Pescudar lo que hombre ignora ? 

Teol. £n eso tienes razón 

Si no te alargases más; 
Pregunta lo que querrás, 

Y sabrás la absolución. 
Past. Ora, pues, haya perdón ; 

Que mos aclaréis querría 
Toda vuestra algarabía, 
Vascuenzo ó divinacion; 

Teol. Necedad no tiene enmienda; 
Deshonras, boca malina. 
La noble lengua latina. 

Past. jMirá qué negra hacienda ! 
Si sabéis mucha leyenda. 
Habla para qukn habláis; 

Y esotras pullas que echáis. 
Allá para quien entienda. 

Teol. Ora sosiégate, amigo, 

Que tienes razón en ñn ; 
Yo, si hablaba latin. 
Iba diciendo comigo : 
ce La cárcel del enemigo 
]>Hoy aulle con pesar ; 
i>La tierra debe bailar, 
»Los mares hervir consigo. 
j>Lo bajo y lo soberano. 



teologal. 95 

9 Los angélicos asientos, 

^Los cielos, los elementos, 

]» Muestren gozo muy afano ; 

bY todo el pueblo cristiano 

»Hoy haga gran regocijo, 

I» Que nos da Dios á su Hijo 

3>De una virgen hecho humano.» 
Past. Ora ¡ ya ! nunca tal vi. 

¡ Escucha, escucha, escucha ! 

I Que Dios su hijo mos da ? 

A la k, dáselo á sí. ' " 
Teol. ¡ Necio ! i nunca oiste, di , 

Nobis da tus y núbis natus? 
Past. ¿- Ya tomáis por garabatos ? 

Allá, allá, no para mí. 

¡Cuerpo de San Quillotrel! 

El Hijo de Dios i no es Dios ? 

i Pues cómo ,se nos da á nos, 

Sí nosotros somos del ? 

Habla, habla por nivel, 

Y decí con gran honor 

Que se nos da por señor 

Para que vamos tras él. 
Teol. En eso no dices mal ; 

Pero por nuestro provecho. 

Se nos da Dios hombre hecho. 

Vestido nuestro sayal ; 
Hecho mortal de inmortal. 
Forma de siervo vistió. 
Past. ¡ Él! ¿ Pues por qué consintió 



g6 Farsa 

En herse tan comuna) ? 
Teol. £1 botado de amargura 

De nuestros progenitores , 
Que pasó a los sucesores 
Con heredada ventura, 
Hizo culpa de natura 
Tan inmensa contra Dios, 
Que para pagar por nos 
No bastaba criatura. 
Hubo, pues, necesidad. 
Porque el mundo no muriese, 
Que el Hijo de Dios viniese 
A tomar humanidad. 
Con la cual su Majestad 
Sin faltar de su justicia , 
Pagase nuestra malicia 
Para darnos libertad. 
Así que su encarnación 
V su santo nacimiento, 
Su vida y su abatimiento, 
Hasta su muerte y pasión , 
Toda aquesta procesión 
No le fuera menester, 
- Sino por satisfacer 
Por nuestra baja nación. 
Past. ¡ Preguia al mundo con Adán, 
Con su vida y su mujer ! 
¡ Por nonada de comer 
Poner á nos en afán! 
¡ Por el cuerpo de San Juan, 



teologal. 97 

Tal bocado no comiera 

Aunque de hambre muriera ! 
! Ellos i no alcanzaban pan ? 

f Teol. No de hambre se movieron , 

Antes pensaron los dos 

De ser hechos como Dios , 

Como á Lucifer oyeron. 
Past. ^'Cómo al diablo creyeron 

Más que á Dios? ¡mirad qué cosa! 

Por hurur ser Dios y diosa. 

Lo que Dios le dio perdieron. 

También fué desa manera ^ 

Con la su burra Pelayo ; 

Afeitóla estotro mayo 

Y púsola muy lampera ; 
Ella vuelve la trasera 

Y arrojóle de pernadas. 
Que si le acertara, aosadas 
La cholla le percudiera. 
£1 con aqueste despecho 
Apañóvos un garrote, 

Y asestóle aquel cogote 
Que la derrengó de hecho. 

Teol. Tuvo razón y derecho. 
Past. Dejóla desmamorrada; 

Hasta agora anda bilmada. 

Y todo el cuerpo contrecho. 
Teol. Así quedamos por cierto 

Contrechos y derrengados. 
Flacos, dolientes, bilmados 



gS Farsa 

Por naestro gran desconcierto. 

Past. / Ora, pues, mirad si acierto; 
Como burras afeitadas 
Echaron á Dios pernadas 
Con la verdura del huerto. 

Teol. Dices bien por vida mia. 

Past, ^ Pues quiero vos pescudar 
Para me desquillotrar 
Otra mejor bobería. 
Pues que Dios tanto quería 
Al hombre y á la mujer, 
I Por qué los dejó caer. 
Pues que tenellos podia f 
Ó pues que supo primero 
Lo que había de ser dellos , 
I No juera mejor no hacellos 
Para tal despeñadero, 
Que les fué como un redero 
Con que les vino el trabajo? 
En fin, les fué un espantajo. 
Que los trajo á pagadero. 
¡Ahí pues por bien que riáis. 
Chapada pregunta es ésta ; 
Entruja bien la respuesta 
Primero que la digáis. 

Tbol. ¡Oh demonios, que estudiáis 
En poner en que tropiecen 
Nuestras culpas ! Ío merecen 
Los lazos que nos armáis. 
Hijo, en lo que roe preguntas. 



teologal. 99 

De buen ingenio te siento; 

Mas cumple que estés atento. 

Que esto tiene mil repuntas. 

Con tres conclusiones juntas 
^Quc te pondré por ayuda. 

Te quitará Dios la duda 

Que delgadamente apuntas. 

£s la primera puntada 

Que l'amor es cosa fuerte, 

Tan fuerte como la muerte. 

Que aun por él te den en nada. 

Cualquier voluntad, tocada 

Del amor santo perféto. 

Hasta su final e£:to 

No fenece su jornada. 
Past. Per sabello de cimiento 

Aclarad cuál es, señor. 

El efecto y fin de amor. 
Teol. Es unión ó ayuntamiento. ^ 

Past. Sí, que hasta estar de asiento 

Juntas las cosas que se aman. 

Continamente se llaman. 
Teol. ¿Sienteslo? 
Past. Muy bien lo siento. 

Teol. Pues el amor comenzado 
De Dios en la creación. 
Fué justicia haber razón 
Para ser perfecionado. 

Pues si no hubiera pecado 

Para que Dios encarnara. 



joo Farsa 

; Ves cómo no se juntara 
£1 amante con lo amado ? 
Secreto fue soberano 
Permitir que el hombre errase. 
Para que Dios se juntase 
Con nuestro género humano. 
No Hama Gregorio en vano 
Aquella culpa dichosa 
Donde sucedió tal cosa , 
Que sanase por tal mano. 

Past. Sucedió, pues, que volviesen 
Nuestros padres para tras. 
Porque subiesen á más^ 
Donde más perfectos fuesen. 

Teol, y porque se sometiesen 
De su libre voluntad 
A la suma Majestad, 
Después que sb conociesen. 
I Parécete que lo fundo? 

Past. ¡ Ha juri á Dios verdadero 1 

Teol. Esto cuanto á lo primero; 
Escucha pues lo segundo. 
Dios es perfección del mundo; 
Nada le puede faltar 
De cuanto puede alcanzar 
£1 ingenio más profundo. 

Past. En eso no debatamos. 

Que de Dios todos Ip vemos, 
Que es lacra cuanto sabemos 
Para con lo que ignoramos. 



teologal. 

Teol. Pues si justicia hallamos 
Ser una virtud muy alta, 
Visto está que en Dios no falta. 
Pasf. Eso todos confesamos. 
Teol. Pues para ser justiciero. 
Dando á buenos galardón 
Y á los malos punición , 
. Que fuesen fué lo primero. 
Para mostrar por entero 
Los dos ramos de justicia. 
Castigando la malicia 
A quien hiriese el postrero. 
Por esto fue permitida 
La falta de Lucifer; 
Por esto erró la mujer, 
P<* flaqueza consentida ; 
Por esto queda encendida 
La flama del gran infierno. 
Porque quiere Dios eterno 
Su justicia ser temida. 
Convino d'esta manera 
Hacernos el sumo Dios 
Por manifestar á nos 
Su potencia verdadera. 
Si forzados nos hiciera, 
Buenos sin haber maldad, 
¿Quién viera la libertad? 
O el bien ¿quién le conociera ? 
Past. Ora, en fin, en fin, en fin, 

'i Que se hubo de ordir la guerra 



lOI 



102 Farsa 

Porque ni ciclo ni tierra 
Careció de algún ruin? 

Teol. Escucha, escucha , malsin, 

¡Qué mezclar de necedades! 

Pas. a fe, digo las verdades. 

Que aquesto no va en latin. 
I Queréis que os lo haga ver 
Sin textos ni decretales ? 
I Ruindad no son los maks? 
Diréis que bien puede ser. 
Pues malo fue Lucifer, 
Luego ruin fué en el cielo. 
Pues ruines en el suelo 
£1 hombre con la mujer. 

Teol. Nota la llave postrera. 

Que para que todo el hecho 
Nos resultase en provecho, 
Templóse de esta manera: 
Mostró su justicia vera 
En el primer castigar, 
Y después al remediar 
£1 afición tan entera, . 
Para que con tales muestras 
De justicia y afición 
Nos moviese la razón 
Aquestas ánimas nuestras. 
Para que quedasen diestras 
Con el amor y temor 
Para seguir lo mejor. 
Huyendo cosas siniestras. 



teologal. . 103 

I ' Past. Ya entiendo vuestros latines; 

Dios quiere henchir los senos. 

Llamando por bien los buenos, 
< Por justicia á los ruines. 

/ Teol. Quiere Dios, no desatines, 

Que lo temamos y amemos , 

Porque aquestos son los remos 

Para nuestros propios fines. 

No sé si me has entendido. 
Past. Muy bien para san Herrando. 

He estado bobo mirando 

Espantado y esmarrido. * 

Paréceme que he comido 

Mil mollejas de ansarones. 

Cuando tan fuertes razones 

Nunca las habia oido. 

Pero dime por tu vida, 

i No nos sanara mejor 

Luego allí Nuestro Señor 

Curando fresca la herida f 
Teol. La cosa que es presto habida 

Fácilmente es despreciada, 

Y la cosa dilatada 

Suele ser en más tenida. 

Pienso por esta razón. 

Porque el mundo fuese grato 

No quiso hacer barato 

Ni luego la redención. 

Hasta que la contrición 

Nos sacase ya de extraños 



I04 Farsa 

Cinco mil y tantos años 
Para la .reparación. 
Past. Quisiera taiñbien saber. 

Cuerpo santo de San Juan, 
I Por qué dio perdón á Adam 

Y no lo dio á Lucifer? 
¿*No fuera mejor hacer 
Perdonanza general. 
Tratándolos por igual,' 
Para sedarla querer? 

Teol. No esto, hermano, satisfecho 
De verte en tantas honduras ; 
Parece ya que procuras 
Cuenta á Dips de lo que ha hecho. 
Baste tener en tu pecho 
Que el sumo Dios es quien es, 
De quien no saldrá revés 
De lo que es justo y derecho. 
Que aquesta especulación 
De necias curiosidades 
Traen doB-mil. necedades, 

Y á veces efluperdicion. 
Past. Pues no hay cosa sin razón. 
Teol. Sí, mas en estas bajuras 

Vemos las ccsaj$ á oscuras. 
Sin entender cómo son. 
Entre nosotros acá 
¿No juzgamos muchos buenos 
Que reciben mucho menos 
Que muchos malos? 



teologal. 105 

Past. Pues ¡ah! 

Y aqueso ¿ por qué será? 
Teol. Solo Dios que Jo bastece 

Ve lo que cualquier merece, 
O con qué merecerá. 
Aun las yerbas comunales 
Que los animales pacen 
No sabemos cómo nacen 
Siendo efectos naturales; 

Y con ser medio brutales 
Que apenas nos entendemos, 
£n disputa nos ponemos 

De los hechos divinales. 

Más dudas hallo que estrellas, 

Si valiese el preguntallas. 
Past. Pues Ditís permite dudallas, 

¿Por qué no haz entendellas? 
Teol. Por enseñarnos con ellas 

Que está nuestra perfecion 

£n su divina visión. 

Donde esperamos de vellas. 

Que en estos cuerpos viviendo, 

Apenas bien lo sentimos 

Si velamos ó dormimos. 
Past. Eso yo muy bien lo entiendo. 

Mil veces hablo durmiendo, 

Y pienso que no lo sueño; 

Después acuerdo risueño 

De lo que estaba haciendo. 
» EOL. Pues si ni menos ni más 



io6 Farsa 

Ríes y hablas soñando 
Como ora que estás hablando. 
Veamos, ¿qué me dirás? 
Agora ¿cómo aquí estás? 
I Dónde puedes tener cierto 
Si duermes ó estás despierto? 

Past. No lo sé por Sanüás. 

Teol. Pues luego, lo que te extiendes 
En pensar cosas tan altas 
Será mejor en tus faltas. 
Pues á tí mismo no entiendes; 
Mas por la duda que emprendes 
Dirte he, por qué perdonó 
Al hombre, y al ángel no; 
Pero con tal que te enmiendes. 
Dióse á los hombres perdón. 
No á los ángeles errados. 
Por ser diversos pencados 
Fuera de comparación. 
Tuvo el hombre excusación 
Porque le fue hecho engaño; 
Pero al demonio en su daño 
Nadie le dio la ocasión. 
También la carne añadida, 
Que pone al hombre flaqueza, 
Su mujer y su simpleza 
Lo llevaron de caida ; 
Mas la natura subida 
Del ángel espiritual, 
Exenta de todo mal. 



V 



teologal, 1 07 



Por sí mesma fue perdida. 
Por esto lo he dicho atrás : 
La clemencia soberana 
Salvó la natura humana 
Guardando justo compás^ 
y para siempre jamás 
£1 demonio endurecido 
Ha de ser siempre afligido. 

Past. Mi fe no cura de más. 

¿'Luego también el que yerra 
Que jamás no se convierte 
Hasta la maldita muerte 
Nunca le faltará guerra? 

Teol. Cierto es que á donde quiera 
Jamás dejará el penar 
Quien jamás dejó e) pecar. 

Past. Eso bien lo ve quien quiera. 
Fué pardiez bien ordenado. 
¿Y también nuestro señor 
Querrá que el que fuer mayor 
Que aburra más el pecado; 
Y el que peca no avisado. 
Como ora yo y otros tales. 
Aunque con culpas mortales 
Más aina es perdonado? 
Porque» según me decias, 
£1 hombre, por su flaquera. 
Por su engaño y su bobera. 
Penó por algunos dias ; 
Mas* en pecar con porfías 



io8 Farsa 

£1 diabro tan sabido 

Fué para siempre perdido. 

Teol. No pensé que lo sendas. 

P AST. i No atentábades en eso, 

Porque os toca la materia ? 

Teol. Deja ya tu filatería; 

Volvamos á mi proceso. 
Con ingenio no muy grueso . 
Bien siento que has entendido 
Que convino ser nacido. 

Past. Espera, dalle he otro güeso. 
Decidme : ya que nació 
Pudiéndomos bien guarir 
Con que quiera, sin morir. 
Veamos, ¿por qué murió? 

Teol. Por su querer padeció. 

Past. Pues no curéis más arenga ; 
Si lo quiso, él me mantenga, 
Que eso he bien menester yo. 

Teol. Hermano, muy bien pudiera , 
Pues tiene todo el poder. 
Salvarnos sin padecer. 
Por otro modo cualquiera ; . 
Empero si no muriera. 
Puesto que nos libertara. 
Muy menos gentes salvara 
En cualquier otra manera. 

Pasi". Ora no puedo entendello. 
Luego ahí para salvarnos, 
i Más hizo que libertarnos? 



r 



teologal. 1 09 

Teol. Más, si miras bien en ello. 

Oye si quieres sabello : 

Sin al sumo bien amar 

Nadie Jo puede gozar. 
Past. Sí, que- el amor echa el sel i o. 
Teol. Pues la divina bondad , 

Por encendernos hervor 

En su divinal amor. 

Hizo tal severidad. 

Mostró tan gran caridad 

Con que la nuestra convierte, 

Amando hasta la muerte. 

Préndenos con libertad. 
Past. Ora , lo que yo cntrefijo 

De aquestas astrologías, 

Que buscó Dios todas vías. 
Teol. Hasta muerte de su hijo, 

Y que con justicia quijo, 
O con el su amor tamaño. 
Llevar todo su rebaño 

Al monte del regocijo. 
Buen amor y buena estrena. 
Pues con su muerte nos caza. 
Past. A su costa ñora maza 
Mos libró de la cadena. 
¡Par diobre, que fué gran pena. 
Siendo cosa tan divina, 
Querer padecer ansina 

Y para ganancia ajena! 
Teol. Y nosotros, ya lo ves. 



1 1 o Farsa 

Le ofendemos cada dia. 
Past. Pardiez, gran descortesía 

O no pese á San Ginés. 

La cabeza por los pies, 

Amallos hasta morir, 

y ellos morir por oír. 
Teol. Ans^ va todo al revés. 
Past. Mi Dios tan bueno y rebueno, 

Dime aluego, i no bastara 

Que viviera y que encarnara 

Y que naciera en el heno, 
Son por meternos en el seno 
Morir por nuestros pecados 

Y dárnosle mil desgrados 
Bien como á señor ajeno? 

Teol. ¡Oh hermano! ¡Santa María! 

¿*£n noche tan de alegrar 

Te agucias ora á llorar? 

Parece ques demasía. 

Calla, calla, que no es dia. 
Past. He, he. 
Teol. Calla. 

Past. Que no quiero. 

Que del lloro verdadero 

Siempre me queda alegría. 

Aquí viene una Negra , cantando y tañendo con su 
tichely al son del 



teologal. 

VILLANCICO. 

Neg. Esa nose rarcgria 

Que re naserá Seso crito 
£ra visen e María 
Una pobre portaleso 
Esa ra visen ya vieso 
Na serer hisito Jesu 
Ras ansere rescrbia, 
Esa nose raregria. 

Teol. ¡Oh qué cosa de reir 
Para toda la semana! 
Vén acá, vén acá, hermana; 
¿Quién te lo vezó á decir? 
Si quisieres proseguir ; 
Di, di, por amor de Dios. 



1 1 1 



Neg. 


Ay magre, lesila vos. 




Lesabare que quer yr. 


Teol. 


jOh sacro verbo divino! 




¡Oh misterios e témales! 




Que aun á los negros bozales 




Manifiestas tu camino. 


Neg. 


Lesa braso tan bonino, 




Lesa si quere lesar, 




Que quere señor señar. 


Teol. 


¿Dónde vas? 


Neg. 


Bale por vino. 




Cesa so paries que grita. 


Teol. 


Canta, y darte- he de las nueces 


Past. 


Daca, cantemos á veces. 



112 Farsa 

Neg. Mirara tam bonita. 
Past. Canta ya, negra maldita. 
Neg. Varara ras enemigos. 

Aunque das bona fe ygos 

No canta ni migasita. 
Past. Pues dejad ora el pichel, 

Doña negra de azabache. 

(Quiero helle, un moharrache 

Para espantalla con él.) 

Átame aquí este pichel, 

Echa dentro la candela. 

¿'Vesla muerta? ¡hela! ¡hela! 
Neg. Sesus y ribrame del. 

{Hizo un espantajo del pichel atado al cayado, y echa- 
da una vela dentro y á la boca atado un papel negro con 
ojos y boca por donde sale la luz de la vela,) 

Past. ¡He! mira, si estáis ahí 
A coger escarabajo. 
Muchachos; el espantajo 
Tened vosotros aquí. 
Algún negro, juri á mí, 
Ó quizas algún muchacho 
Mos hará reir un cacho, 
Bullendo á ratos ansí. 

{Jqut entra el Soldado y señor de la Negra , muy fe- 
roz; y ella tras él llorando, Hase de salir fuera del 
tablado la Negra, cuando él riñe con ella,) 

SoLD. ¡ Oh despecho del arnés , 

Porque no sé con quién hablo ! 



r 



teologal. 1 1 3 

Esta negra es del diablo, 

Anda, perra, di : ^* quién es ? 
Teol. Válete. 
Past. Valdrán los pies 

Con tiempo moxcar ahuera. 
SoLD. Escantote la mollera 

Al derecho y al revés. 

Muéstrame quién es» ladrona. 
Neg. Ya ñora aya/ señor. 
SoLD. i Quién era ? 
Neg. Paries... pator. 

SoLD. i Pastor? ¡ Oh tonta lebrona ! 

Reniego de la hazcona 

Si no estoy por te hundir. 

¿Villanos han de bullir 

Con cosas de mi persona ? 

Siendo de sangre real 

Y habiendo hecho hazañas. 

Que en Italia y las Españas 

Jamás se me halla igual, 

¿Quién nunca pensara tal. 

Que de burla ni de veras 

Conmigo partieran peras 

El grande ni el comunal ? 

¿Qué es de mi esfuerzo pujante. 

Despecho de los venablos? 
' Tiemblan de mí los diablos 

Desde Poniente á Levante, 

¡Y hallo ya quien me espante! 

Presto me harán sonajas, 

'5 



1 1 ^ Farsa 

Si no hago mil migajas 

A cuantos halle delante. 

Yo con mi espada nombrada, 

Venga sí quisier el resto. 

— ¡Oh Dios! ¿que es esto? ¿qué es esto? 

¡Voto á diez, que fué celada! 

¡Oh! que no os he hecho nada. 

No señor, no me matéis. 

Toma : i mi capa queréis ? 

Toma el broquel y el espada. 

¡Oh! que no hice por qué. 

¿No esperaréis la respuesta? 

No se suelte la ballesta, 

Tené la frecha , tené. 

¡Triste de mí! ¿qué haré? 

I Por qué me queréis matar ? 

Dejarme ya confesar : 

«Á tí , solo Dios, pequé. 

Confiésome lo primero 

(No soltéis, habed mancilla) 

De lo que hurté en Sevilla 

Cuando allí fui mekochero; 

Y la lana, y el carnero 
(Tené, triste de mi madre), 

Y cuando negué á mi padre , 

Y el trueco del tabernero. 
Perdono ya el bofetón 

Que me dio Martin Portillo; 
Perdono... (tené el cuadrillo) 
A mi mujer la traición. 



teologal. 1 1 5 

También hurté un camisón, 
Y una toca de mujer; 
Esta bolsa corté ayer; 
Hoy jugué de ella un doblón. 

Oh mi mujer y hijitos ! 

Cómo os dejo gran pobreza! 

Oh señor! ¡ qué gran crueza ! 
Que se me van los espritos. 
Tened... tantita.. tantitos... 
¿Hay quien me socorra aquí? 
La muerte, ¡triste de mí! 
La muerte... ¡tened, malditos! 

Aquí cayó á ¡a par el espantajo^ y el Soldadlt amor- 
tecido junto á él: y viene el Pastor y dice: 

Past. ¿Si se fué ya el fanfarrón? 

i Dios me valga ! ¿ y es aquél ? 
Tendido par del pichel. 
Hi de puta ¡ y qué traición ! 
Si que es hombre bobarron , 
Que no le entiendo el concierto. 
Herse como gato muerto 
Para cazar el ratón. ^ 

O hi de puta, malsin, 
Si osare llegar allá. 
£1 di'abro me lo da; 
Ora que pies tengo en ñn. 
Escucha; ¿habla latin? 
He de ver qué cosa es ésta. 
jHo? ¿hala? ¿ho? 



ii6 Farsa 

SoLD. La ballesta... 

Past. ¡Ballesta! ¡ hi de ruin ! 

No me habéis vos de 'cazar ; 

Cuido que no presta nada. 

Ya que le tengo el espada, 

£1 broquel he de alcanzar. 

Ya me puedo atrevenzar, 

A ver si haz la deshecha. 

¡Oh! ¿'dormís? 
SoLD. Tened la flecha. 

Past. ¡Oz! mas débelo soñar. 

Ora, sí, lo acordaré... 

ó hurtalle he esto mejor. 

No quiero. ¿Señor? ¿Señor? 
SoLD. ¡Ó mi hermano! ¿qué haré? 

¿Está ahí? ¿está ahí? 
Past. ¿* Qué ? ¿" qué ? 

Solo. Cúbreseme el corazón. 

¿' Está ahí aquella visión ? 
Past. No está nada en buena fe. 

Ora vos, señor, ¿*qué habéis? 

¿ De qué estáis tan espantado ? 
SoLD. ¡ Oh mi hermano, y qué he pasado ! 

Hermano, no me dejéis. 
Past. No hayáis miedo, ¿'qué teméis? 
Solo. ¡Oh negro más que azabache! 
Past. Juri al cielo, el moharache, 

¿* No es éste ? ¿ Vos no lo veis? 

Juri al mundo, yo me encanto. 

Que es gracia para reir. 



teologal. 1 1 7 

SoLD. ¡Oh que pensé de morir! 

Cierto, moriré de* espanto. 

Ansí Dios te haga santo, 

Que tú me llames al cura. 
Past. ¡Oh medrosa criatura! 
SoLD. Corre, no me fine en tanto. 
Past. Ora, ya lo vó á llamar. 

íOra vistes. Dios me guarde? 

Doy al diablo el cobarde. 

¿Quién lo vido renegar? 

Cuando yo lo vide entrar 

Tan terrible y tan derecho 

Pensaba, pardiez, que á hecho 

Mos habia de matar. 

Ida el Pastor á llamar al Cura , queda el Soldado 
diciendo con el espantajo : 

SoLD. Este fué mi espanta^ero; 

Fué divina permisión, 

Que la loca presunción 

Ansí tiene el paradero. 

Mi fe, desde agora quiero 

Enmendar mi desatino, 

Y tomar otro camino 
De cristiano verdadero. 
Si vinier el confesor. 

Por quitar inconvenientes. 
Fingiré que de los dientes 
He tenido gran dolor; 

Y aunque encubra mi tehior, 
Lloraré mi vida ciega. 



ii8 



Farsa 

Que nuestro Señor no niega 
A los contritos favor. 



{Viene el Pastor con el Cura y trae una silla en 
que se siente^ 

Cura. Pax hic. 

Past. Veis aquí el aba. 

Si queréis quedar bendito. 

No dejéis ni pecadito; , 

En fin toda la verdá. 
Cura. Hermano, apártate allá. 
Past. ¡ Hala, puta de mi suegra ! 

Señor, ¿es vuestra una negra? 
SoLD. Mi negra en mi casa está. 
Past. Señor, reñimos yo y ella ; 

Perdonad por cortesía. 
SoLD. ¡Ó santa Virgen María! 

Hermano, perdónete ella. 
Past. Pues quisiera el hombre vella 

Para ser todos amigos. 

Aquí delante testigos 

Si quisiéredes traella. 
SoLD. Yo tomo aqueste camino. 

En fin , jior amor de tí. 
Past. ¡Oh si viérades aquí 

El esfuerzo del mezquino I 

El más cobarde hacino, 

Aquí lo hallé tendido 

Deste espantajo que vido. 
Cura. ¡Divino Dios! ' 



teologal. 1 19 

Past. ¡Dios divino! 

Cura. Tu díceslo por burlarte. 

¿Que se espantó del pichel ? 
Past. i Vos no huyérades del? 
Cura. Ni otro por la mayor parte. 
Past. Estaba puesto de esta arte , 

Y él entró muy fiero bravo 

Y espantóse del al cabo, 
Que de eso huí yo á llamarte. 

Cura. Gentil esfuerzo mostraba. 
Past. Pardiez, señor, al entrar 

Él me hizo á mí moscar, 

Mas tales mantas echaba. 
Cura. Estos de lengua muy brava 

Tanto el corazón les mengua 

Cuanto les sobra la lengua. 
Past. Son fieros de tras aldaba. 
Cura. ' Ora yo estoy espantado 

De esta costumbre infernal , 

gde tiene ya cada cual , 

El soldado y no soldado. 

Piensa el malaventurado 

Que á poder de renegar 

De Dios, que lo ha de esforzar. 

Se ha de hacer esforzado. 

Y aun con tales opiniones 
De corazones raheces 
Permite Dios á las veces 
Semejantes confusiones ; 
Por sus fieros y blasones 



120 Farsa 

Y reniegos inhumanos 
Merecen faltar las manos 
Al tiempo dejas pasiones. 
Mas no creo que él temiese 
Esta nonadfi que vio. 

Past. Pardiobre, se amorteció. 
Cura. ¿ Dcste ? ¿ deste ? 
Past. Dése, dése. 

Cura. No pienso que él tal dijese. 
Past. Si él no lo quisier decir. 

Yo cuando me hubiere de ir 

Le haré que os lo confiese. 

{Entra el Soldado con su Negra y y él habla á todos 
y la Negra á solo el Pastor,) 

SoLD. Dios guarde. 

Neg. Ramaratés 

Rama rugo ra piché. 
Past. Ora yo te lo daré; 

Toma y perdona si quiés. 
Neg. Bén que tú la pagarés. 
SoLD. Anda ya. 

Cura. Abrázalo, hermana. 

Past. ¡Abrazar! ¿tú eres cristiana? 
SoLD. Ni ella ni cuya es. 
Cura. Hablar en eso conviene. 

i Súfrese tal barbarismo? 
SoLD. Soy un moro con bautismo, 

Y ella no sé si lo tiene. 
Cura. ¿* Pues cómo Dios os sostiene ? 



teologaL 121 

Past. Sentadvos, no lo espantéis; 

Quizás lío lo tomareis 

Contrito como ora viene. 
SoLD. ¡Oh Virgen nuestra Sefiora! 

Que á todos rescibe Dios, 

^'Por qué me desecháis vos? 
Past. Da el Señor á quien bien llora. 
Cura. No hablo yo del ahora. 

Sino de tan gran errada. 

¡No estar ésta bautizada! 

¡ Entre cristianos y mora! 

¿Tu vístete rociar 

Del lavatorio divino? 
Neg. Nunca me raba con vino, 

Mas con agua , sí rabar. 
Cura. Conviene verificar 

Esta cosa de cimiento. 

Porque aqueste sacramento 

Dos veces no se ha de dar. 

Orden y confirmación 

Y bautismo, ansí se estiman ; 
Como tal señal impriman. 
No sufren reiteración. 
Como los otros que son 
Penitencia y casamiento, 

Y el divino sacramento, 

Y la postrimera unción. 
Cualquier de éstos se conceda 
Todas veces que se pida. 

No habiendo cosa que impida 

16 



j 22 Farsa 

Por do tomar no se pueda; 
Porque su ornado no veda 
Doblarse aquestos postrero». 
Carácter, si, los primeros 
En que para siempre queda. 

SoLD. ¡Oh sacramentos perfetos! 
¡Medicinas divinales! 

Past. ¿Por qué son siete cabales? 

Cura. $onlo por muchos respetos. 
Siete fueron los defetos 
Que nos hubieron quedado 
De aquel primero pecado 
Que nos hizo ser ineptos. 
Es la lepra original; 
Contra ésta es el bautismo ; 
La penitencia ansí mismo 
Contra la culpa mortal; 
Unción contra el venial ; 
Comunión quita malicia. 
Matrimonio la codicia , 
Orden la falta bestial. 
La confirmación nos da 
Esfuerzo contra flaqueza. 

Past. ¿'Cuál llamáis^ bestial? 

Cura. Simpleza 

Ó ignorancia. 

Past. Es la verdá. 

Luego el que ha de ser aba, 
Pues que ha de ser ordenado, 
i Habrá de ser muy letrado? 



teologal. 123 

SoLD. En eso va como va. 

Cura. Sus labios guardan la ciencia, 

Y para nos gobernar 
Dellos hemos de buscar 
La ley de toda prudencia. 

Past. ¡Pardiez! terrible dolencia 

Percude frailes y abades, 

Pues hacen también ruindades, 

Habrando con reverencia. 
Cura. No seas tan desmedido, 

Que los flacos serán ésos. 
Past. Pardiobre, mejor los gruesos, 

Que no los que se han rendido. 
Cura. Será algún méncs sabido. 
Past. Los sabidos más y más ; 

Dan , mas no toman compás ; 

Buena boca y mal oido. 
Cura. F.n eso ¿ qué quiés decir ? 
Past. Pregan talde si le pican; 

Digo que bien mos predican, 

Mas no se quieren oir. 
Cura. Tú no sabes distinguir 

Entre nescios y avisados ; 

No hay quien no haga pecados. 

Mas pocos saben salir. 
Past. ¿Sabéis?.... llámanse discretos 

Por saber mejor pecar. 
Cura. No, son por saber lavar 

Las culpas de sus defetos, 

Y aun hartos casi perfectos, 



1 24 Farsa 

Que su secreta justicia 
Júzgala vuestra malicia 
Conforme á vuestros respetos. 
En los necios maliciosos 
Siento yo mayor peligro. 
Porque salen de este siglo 
En todo defectuosos ; 
Pec^n y son resabiosos 
De los caminos ajenos> 
Juzgan á malos y buenos 

Y mueren en fin viciosos. 
Past. Ora que bien os entiendo. 
Cura. Dios te entiende á tí mejor. 
Past. Ora acabaymos, señor, 

Lo que estábades diciendo. 
Cura. Pues simpleza te encomiendo 
Que tengas en el juzgar, 

Y agudeza en el obrar 
En tus faltas entendiendo. 

Past. De los santos sacramentos, 
I Por qué son siete decias ? 

Cura. Son como los siete dias 

Que al mundo hizo cimientos; 
Como de sus criamientos 
Sosegó al seteno día. 
Ansí el alma se recría 
Con estos siete alimentos. 

Y las edades mundanas 
Son en número seteno, 

Y del espíritu bueno 



teologal. 125 



Las dádivas soberanas; 
Siete virtudes humanas, 
Siete obras , siete pecados, 
Y en siete dias contados 
Se consumen las semanas, 
y siete columnas fueron _ 
Que la sapienza labró 
Cuando casa edificó. 
Do siete lumbres ardieron. 
Muchos otros sietes fueron 
Figuras y monumentos 
De los siete sacramentos 
Que Ja vida nos volvieron. 

Past. Aun han 3e llegar á mil 

Aquestos siete que ordenas; 
No lleva tantas setenas 
£n un año el alguacil. 

SoLD. El comparar es gentil. 

Cura. Destos es la puerta y puente, 
£1 bautismo, sacra fuente. 
Guía, firmeza y veril. 
Por esto cumple saber 
De ésta si está bautizada, 
Pues sin esto, todo es nada 
Cuanto puede suceder. 

SoLD. No se pueden entender 
Sus palabras tan oscuras. 

Cura. Veamos por conjeturas 
Qué podremos recoger. 
Dime agora ^'cuántos años 



126 



Farsa 



Te viste lavar, hermana? 

Neg. Rabame cara semana. 

Cando rababa ros paños. 

Cu HA. ^ ¡Oh qué donaires extraños! 

Past. ¿Tu crees en fin en Dios? 

Neg. Créela meyor que no vos. 

Cura. Remedio teman tus daños. 
Vén acá: ¿sabes el credo? 

SoLD. Ni aun lo sabe su señor. 

Cura. ' ¡ Oh qué descuido mayor ! 

Past.^ No le metáis tanto miedo. 

Cura. Calla, mozo; está tú quedo. 
No cures de me enseñar. 

Past. Señor, cúmpreos dotrinar 
Como á niño, con el dedo. 

Cura. jOh qué descuido materno! 

I Oh faltas de nescios padres!^ 
¡Oh cruda piedad de ínadres ! 
¡Oh qué camino de infierno! 
Nora buena al niño tierno 
Se debe dar la dotrina 
De toda la ley divina. 
Como escrita en un- cuaderno. 

Past. Mia fe, pullas y cantares 
Antes que el Ave María. 

Cura. Vézanlos con cortesía 

A ser'mundanos juglares ; 
Con esto se van á pares 
Padres é hijos al fuego, 
Adestrando ciego á ciego. 



teologal. 127 



Past. 


Hasta los profundos mares. 


Cura. 


Vete por tu vida, amigo. 




Con esta moza en concordia; 




'Usa de misericordia; 




Víízala á rezar contigo. 


Past. 


ífiué? 


Cura. 


El patei^noster te digo, 




La salve, ave y el credo. 




Mientras yo mostrando quedo 




A su amo acá coroigo. 


Past. 


Ora, pues, di por probar : 




Pater noster. 


Neg. 


Patronostro. 


Past. 


¡Doy al d'iablo el tu rostro! 




Mirad qué negro atinar. 




No la he de poder .vezar. 




Juri al cielo, en este mes. 


Cura, 


Ora , ya vete siquies, 




Muéstrala de tu vagar. 


Past. 


Por no ser enterriado 




Quiero her lo que mandardes; 




Mas cuando lo confesardes 


• 


Preguntalde al esforzado 




Que de qué cayó espantado. 


SoLD. 


¿Quién? 


Past. 


A k fe, quien diz quién. 


SoLD. 


Pues que eres hombre de bien. 




No seas tan deslenguado. 


Cura. 


Ora vete, si quies ir. 


Past. 


Ora, en fin, queda con Dios. 



1 28 Farsa 

Mas preguntádselo vos. 

Que es pardiez para reir. 
SoLD. Señor, quiero os lo decir: 
. Él me halló aquí caido 

De una muela amortecido. 

Que he pensado de morir. 

Jamás sosegar me pudo; 

Con la rabia y desconsuelo 

Me revolque en este suelo. 
Cura. Es gran dolor, no lo dudo. 
SoLD. ¡ Oh que es un dolor muy crudo ! 

Aun me hinca las espuelas. 
Cura. Señor, yo sé un sacamuelas. 

En este arte bien agudo. 

Si queréis, llamarlo he; 

Que ésta es la cura mejor, 

Tirar el diente y dolor. 
SoLD. Señor, tenerlo he en mercé. 
Cura. Pues luego lo traeré. 

Vase el Cura á traer el Sacamuelas y y quería el 
Soldado diciendo : 

SoLD. ¡Oh triste mi desconcierto 
Si he de ser aún descubierto 
Del temor que aquí mostré! 
No me duel muela ni diente, 
Pero la deshonra vuela; 
Quiero perder una muela. 
Que es menor inconveniente. 
Aunque en sacarla me afrente; 



teologal. 1 29 

No vi mal que mal no traiga, 
Ni mentira que no caiga 
A cuestas de quien la miente. 
¿Cuál será? quiérolo ver. 
Cualquiera me hace mengua; 
Yo me dañé con mi lengua, 
Que ansí suele acontecer. 
Por este negro valer 
Se pone el alma y la vida. 
La postrera está comida 4 
Pero mucho ha de doler. 

(Jqui viene el cura con el sac amuelas.) 

Maes. «Bonos dias, mosi'or; 

Antes par ma fe d'un ora 

Prasiendo á nuestra Señora * 

Te quedarás sin dolor. 

Sierto no hay mcstre mayor 

De mola, dente, ni encías, 

No, juro á Dio, en nuestros dias, 

En TEspaña nin redor. 

Si for quisa negison , 

Tonuas ó descarnamento. 

Porto muy bon estromento 

E poluos también muy bon; 

Toto dolor y pasión. 

Par Dio padre, quitaré. 
Sol. Seííor, todo pagaré. 

Maes, Non voll presio, compañón. 
Sol. jOh triste de mí cuitado! 






1 30 Farsa 

Juro á diez que ya me pesa. 
Maes. Non tema vostra nobresa 

En este sille sentado. 

Mostrá. ¡Pardió! ben dentado. 
Sol. Paso, señor. 

Maes. No ayas miedo; 

Mostra tü collé tu dedo. 
Sol. ¡ Oh que estoy atormentado! 

¡ Ta, ta, ta ! paso, señor. 
Maes. Presto te la boto fuera. 

^Cal es? 
Sol. Aquesta cabera. 

Maes. Solmente es descarnador. 
Sol. Descarna mucho arredor. 

Maes. Non trobes ningún reselo, 

Que te juro a Dio del sielo... 

Limpia tu fas del sudor. 
Sol, ¡Oh triste de mí mezquino! 

¡Oh triste quien ya me viese! 
Maes. Boto á diez, que se mortese; 

Porta una vasa de vino. 

Prestes, porta ca, patrino. 
Cura. Veisla aquí. 
Sol. No he de poder. 

Maes. Yo la vollo en fin beber 

Porque tenga meyor tino. 

Troba bux la tasa allá. 
Cura. No es menester escorrida, 
Maes. Mostra..^ sella teño asida. 

Par ma fe, non te dolrá. 



teologal. 1 3 1 

Ten forte. 
Sol. ¡Ta, ta> ta, ta! 

Maes. Ten forte, no trove enojo. 
Sol. ¡Oh que me ha saltado el ojo! 

Maes. Voto á diez, cátala acá. 
Sol. j Oh mezquina de mi vida ! 

Noramala, que no es ésa. 
Maes. Ben podrá ser, con la priesa... 

Verdad... ésta no es comida. 
Sol. Acá queda la podrida. 

Maes. Monstra... yo bota per maña, 

Mal molo, mala compaña; 

Non dolrá jasta movida. 
Sol. No, no, no. 

Maes. Ténmele vos. 

Ten forte, resia persona. 
Sol. ¡Ay, ay, ay! 

Maes. También es bona- 

¿Es ésta.^ 
Sol. ¡Dios, Dios, Dios! 

Maes. Pos ya soportas las dos. 

Juro á diez, más que te pes, 

La tercera sofrires, 

Anque seyas más feros. 
Sol. ¡Oh que me ha muerto del todo ! 

Dejad , dejadme con él. 
Maes. Pardió, no fa conta del 

Troba pónete del lodo 

Soltales, quel yaz beodo. 
Sol. ¡ Pesia tal con el borracho I 



1 3 i Farsa 

Maes. Castellan, coller empacho. 

Non gorge tan per tu modo. 
Cura. Esta cosa ya está hecha ; 

Por demás es el roido; 

Sed, señor, bien comedido. 
Maes. Pardió, muy poco provecha. 

Porta ensendida una mecha. 

Yo quemaré par ma vita; 

Ya non dolrrá ni tantita. 
Sol. ¡ Pesia tai con tal deshecha ! 

¡ Oh pena descomunal ! 

¡ Oh fin de principio loco ! 

i Cómo lleva poco á poco 

Mal principio á mal final 1 
Maes. Non fabres, que te fas mal; 

Mañana farás la paga; 

Quedas con bona pro faga; 

Ponelle un grano de sal. 
Sol. i Qué os parece, señor cura } 

Cura. Pues que estamos solos dos, 

¿Sabéis qué siento de vos.? 

Que es vuestro mal de locura. 
Sol. ¡ Desastrada criatura ! 

Bien sé que la culpa es mia. 

Que quien vive en fantasía 

Siempre muere en desventura. 
Cura, Ya supe yo del pastor 

Vuestro espanto del pichel. 
Sol. i Oh que por cubrir aquél 

Fingí tener el dolor! 



teologal. 1 33 

¡Oh! ¡señor! ¡s^ñor! ¡señor! 

Que el dolor disimulado, 

De vero se me ha doblado ; 

Mal tras mal y tras peor. 
Cura. Esta es divina justicia. 
Sol. ¡Oh Dios sabe y cómo vuelas! 

Perdí la fama y las muelas 

£n pago de mi malicia. 
Cura. Quien ser sobre sí codicia 

Su propio estado destruye, 

Porque bondad siempre huye 

De lo que maldad avicia. 
Sol. Señor, ya lo he conoscido, 

Que por fingir más alteza 

He caido en más bajeza 

Que pudiera haber caido. 

Yo tengo mi merescido. 

Ya el pastor vien por allí. 

No sepa, señor, de mí 

Desto que me ha acontecido. 
Cura. De mí no lo ha de saber. 
Past. No la avezará el diabro. 

No me entiende cuanto habro, 

Ni yo la puedo entender. 
Cura. éQué sabe? 
Past. Menos que ayer. 

Cura. ¡ Oh Santa Virgen María ! 

Quédese para otro dia. 

Que yo la haré aprender. 

Porque agora no consiento 



134 Farsa 

Que en esto más platiquemos. 
Antes nos regocijemos 
Hablando del nascimiento. 

Past. Ora gran contentamiento 
Sentirían, juri a mí. 
Los pastores luego allí 
Con taii gran alumbramiento. 
Pardiez, si allí me hallara 
A la revuelta con ellos, 
Hasta dentro á los cabellos 
Me luciera y deshetrara, 
Refregárame esta cara 
Bien como aquestas galanas 
Repicárame las lanas. 
Pues no os digo que bailara. 
Maldita la zapateta, 
£1 saltar y traspuntar 
Que dejara de probar 
Como el día de Juaneta. 
Levántate, hermana prieta. 
Tañed vos esta vigüela... 
Hi de puta la mozuela, 
Sant Antón se te arremeta. 
Dala mano, no hayas miedo. 

Neg. Si que no quere casar. 

Past. Tampoco te han de tragar. 
Ora pues, toma tíí el dedo. 
Ora escuchad, estad quedo; 
En ñn, si el señor quisier, 
¿Tu querrás ser mi mujer r 



teologal. 135 



Sol. 


Yo seré dcUo muy ledo. 


Neg. 


Franrico estar mi mariro. 




Ya etar casa... no etar mueto. 


Cura. 


En eso no me entremeto. 




títm fdtest vívente viro. 


Past. 


Ora según yo la miro. 




Salrian nuestros hijillos 




De entrambos medio pardillos. 


Sol. 


Aun fuera precioso tiro. 


Past. 


Para reir sendos cachos , 




1 Queréis her una limosna ? 




Manteemos esta chozna. 


Neg. 


¡ Mantear ! puto, borrachos. 


Past. 


Ayudad como hombres machos. 




ó sino daime licencia. 


Sol. 


Ponle tu la diligencia. 


Past. 


Agarrad aquí, muchachos. 



Neg. ¡Malalena mantear! . 

Ora ves como respinga. 
Past. Suéltame, negra mandinga, 

Suelta... son herte pingar. 
Neg. No ra teñe re sotar. 

Vcamo cómo mantea. 
Past. Suelta ya, puta guinea. 

Deja si quieres dejar. 
Cura. Ora ya suéltalo, hermana. 

.Todo sales desgreñado. 
Neg. Así vueve trequilado 

Ra bobo que bien po lana. 
Past. Pardiez que en esta semana 



136 



Cura. 
Past.. 



Farsa teologal. 

No se me asienta la greña ; 
Doy al diabro k dueña - 
Corajosa como vana. 
Ora, abrázalo, espantajo. 
Pues que se pasó en donaire. 
Ora en fin que todo es aire. 
Abrazar escarabajo ; 
Ora, por fin del gasajo, 
Si queréis todos cantemos, 
Y cantando- mos iremos 
Por aquí, por este atajo. 




FARSA DE LA NATIVIDAD, 

en la cual principalmente se disputa cuál fué mayor 
gozo á ia Virgen Nuestra Senara y en la inefable 
Concepción o en la gran Natividad de su glorioso Hi- 
jo, nuestro Salvador Jesucristo, con otras incidentex 
Cuestiones, ansí morales como teologales. Son inter- 
locutores un Clérigo, que sustenta la parte de la 
Encamación, y un Fraile, que habla por la Nati- 
vidad, y un Villano que se nombra Juan, jr una 
figura de doncella honesta, que se llámala Ciencia. 

, Entra primero el Clérigo y viene Juan como por 
su criado, y asiéntase el Clérigo en su silla, y el 
Juan comienza á decir : i 

Juan. Mi fe, estéis 

Todos cuantos bien quereys 
Todas las pascuas que vierdes, 
Y tantos años gocéis 
Como cabellos tuvierdes. 
Mira, amigo, 
Si vos reholgais comigo, 
Echa la cuenta patajo ; 
Aquestos cabellos digo, 
No penséis que los de abajo. 

i3 



138 Farsa 

Aguija. 

Aposta que estaba ya 

Contando aquella mujer, 

Y espenzaba desde allá : 
«Toma que negro pracer.i 
Pues 9 hermanas. 

No tengáis tan buenas ganas; 
No son tantos años ellos ; 
No habéis de contar las lanas, 
Que no dije son cabellos. 
Ya os entiendo 
Qué estáis allá remordiendo : 
¿Quél diabro aquí me trajo ? 
Pues i que estábades haciendo 
Con las manos allá bajo? 
Yo soy Juan , 

Y todos l6s que aqoí están 
Presumen de muy galanes, 

Y en fin al cabo serán 

Más necios que sendos Juanes. 
¡ Qué reir ! 

Querrán al hombre decir 
Que de bobo no lo acierta, 

Y ellos, bobos, por me oyr 
Veréislos la boca abierta. 
De avisados. 

Presumen, de muy hinchados, 

Y después son como cestos. 
¿Va que hago, ojos cerrados. 
Lo que no hacéis abiertos? 



de la Natividad. 139 

;No os creéis ? 

Pues agora lo veréis ; 

Mira, no toméis enojos. 

[Echase un puño de salvado sobre los ojos,) 

Ea, á ver si lo hacéis 

Sin que no cerréis los ojos. 

¡Buena es ésta ! 

Perdiérades el apuesta. 

¡Y presumen de señores ! 

Pues sabed que en esta fiesta 

Están mil (fosas peores 

De aprender. 

El que bueno se dijer, 
^ Que sorrabe dos Vocines. 

¿Quién es bueno? Ora, á ver... 

No sal nadie á responder , 

Luego todos sois roines. 

Nora mal 9 

Tiénenme á mí por asnal , 

i Y presumen de letrudos ! 

Pues con aqueste sayal 

Me atrevo á hacellos cornudos. 
. ¡ Qué conseja ! 

Saben mucho del Igreja, 

Del obispo y de peroña, 

Y no sabrán á una oveja 

Conocelle bien la roña 

Ni el moquillo; 

Ni aon sabréis cazar un grillo 



140 Farsa 

Para moler y holgar; 
Pues prendé, quiero decillo 
Como lo sé yo cazar. 
Voy pasito 

Donde vos canta e] maldito, 
Ansina, de esta manera , 
Por detras poco á poquito, 

Y atápole la grillera. 
El cuytado 
Revuelve desatinado; 
Yo doy gritos de placer; 
£1 portillo es atapado. 

No hay aquí más que hacer. 
Si es matrero 

Que se mete muy lampero, 
¿'Preguntaisme qué le haga? 
Hincho de agua el agujero» 

Y sal, anque se deshaga. 
Que cordojo 

Sino sal, luego me enojo. 
Mas no mucho. £n ñn, en ñn. 
Yo lo mojo y lo remojo, 

Y lo dejo por roin. 
¡ Ah, bobillos ! 

I Quién sabe tanto de grillos? 
Yo sé las artes líbrales, 

Y los dos mil caramillos , 

Y los pecados brcbales. 
Sé de artesa, 

Se preguntar sobre mesa: 



de la Natividad. 141 

^ ¿Qué cosa, decid sin pena , 

9 Es que sola ropa entesa, 

2»No tiene hueso ni vena ? t> 

¡ Ah letrados ! 

¿En esto estáis atochados? 

Porque no burléis del hombre. 

Sabréis que hay avisados 

Debajo de necio nombre. 

Es escasa 

Ala esta, es la que os asa, 

Y vos hace estar en muda. 
¿No veis que es el pan de masa 
Que so la ropa se liúda? 

£a, callar, 

Yo'vos vengo á preavisar 

Y á metervos en sentido, 
Que á lo que hemos de habrá r 
Ninguno se esté dormido. 

No vos cuento 

El tenor del argumento ; 

Mas si tenéis atención 

Si digo verdad ó miento , 

Que haberéis consolación 

En sentir 

Lo que aquí se ha de decir. 

Serán cosas 

Devotas y provechosas, 

Y porque no vos durmáis. 
Algunas cosas graciosas 
Diremos con que riáis. 



142 



Farsa 



[Aquí entre el Fraile diciendo :) 

Fraile. Buenos días. 

Juan. A fe, buenas noches frías. 

Clér. jOh Santa Virgen María ! 

Tú i hermano? no callarías ; 

Déjalo seguir su vía. 
Juan. Buena cuenta. 

^'Han de consentir que mienta? 

Preguntalde sin reproche : 

I Por qué buenos dias mienta , 

Pues que es agora de noche ? 

^'Hais mirado 

Qué ceño se le ha colgado ? 

I Débenvos aquí cebada ? 

I Hais quizás encornudado ? 

¿Pensáis en la namorada? 
Fraile. Yo no miento. * 
Clér. ¿Por qué dijistes á tiento. 

Siendo noche, buenos dias? - 
Fraile. Es noche del nascimiento. 

Que nasció nuestro Mesías. 
Clér. é Qué es nascido ? 
Fraile. Una mujer lo ha parído. 
Clér. ¡Es posible! ¡una mujer ! 

¡ Calla ya, loco perdido! 

¡ Qué buen dicho de saber ! 

¡ Oh qué buena! 
Fraile. Padre, no recibáis pena. 

Que de una mujer nasció. 



. J 



de la Natividad. 



143 



Clér. Ora queda en hora buena» 
Y mira con qué salió. 
Bien paresce 
Que el padre las favoresce. 

Fraile. Espera, padre, no os vais. 

No, no, no, padre. Ecce, ecce, 
Sepamos de qué os nojais. 

Clír. Quierome ir. 

¿No tengo de rescibir 
Pena y tormento terrible 
De oiros á vos decir 
De una mujen..? ¿es posible? 

Fraile. Esperad, 

Padre» ques muy gran verdad 
Que de una Virgen entera 
Nació su gran Majestad, 
Sin su par ni compañera. 

Clír. Ora, sí; 

Agradáis me vos i mí.; ' 
¡ Oh doncella divinal , 
Que sin corrupción de sí 
Nos parió á Dios eternal ! 
¡Qué ejemplar 
Para morir y penar 
Las vírgenes por guardarse , 
Pues Dios nos quiso mostrar 
Que desto quiere agradarse ! 

Fraile. De verdad. 

jGran cosa es virginidad ! 

Juan. Sí, mas vuela ya temprano. 



144 



Farsa 



Clér. a dó falta , castidad 

l^s bueno guardan 
Fraile. ¡Oh hermano! 

Que aon de aquesa. 
Huimos ya tan apriesa, 
Que por deshonra se tiene. 
Quien verás, que se confiesa 
Que lo mas no se detiene 
En el cuento 

De aquel sexto mandamiento. 
En el tercero pecado. 

Clér. ¡ Oh ciego conocimiento ! 

Todo el mundo está dañado. 

Juan. Con razón : 

Cualquier fraire ó crerizon 
La bendición que me lleva , 
Lobos, laja de morón. 
Horca rollo, soga nueva. 
Pues si vieres 
Habrar en esto á mujeres. 
¡ Miray, comadre, qué manco! 
Otras, ¡corcovado que eres! 
Otras, ¡qué tal para banco! 

Cler. Ora andar. 

Que debajo ese hablar, 
Lo que dentro queda, Juan. 

Juan. ¿Y qué les puede quedar 
Son rabiar porque se van ? 

Fraile. Ellais son 

Las que quitan devoción. 



de la Natividad. 145 

Juan. ¡Ellas! y vosotros ¿pajas? 
Clér. Vete de aquí , bobarron. 

Cada rato nos atajas. 
Juan. Mi fe, padres, ' 

Mal me quieren mis comadres... 

No hagáis son decir de ellas. 
Clér. No estarás sin que nos ladres. 
Juan. Escopillas y bebellas. 
Clír. ¡Es posible! 

Ora ¡Jesús! ¡Dios me libre! 

í Quién te sacó del establo? 
Juan. ¡Cómo está el padre terrible! 

Pues no habéis visto al diablo. 

Muy asnal 

Vos parece este sayal. 

Como me oléis una higa ; 

Hácenmos ellos el mal, 

Y que nadie se lo diga. 
Frule. ¡Qué desmano! 

Por tu vida calla, hermano. 
Cler. Yo tengo la culpa deso 

Por trabar hablas en vano 

Con un necio tan travieso. 
Fraile. ¿ Qué es aquesto ? 

¡ Quel hábito más honesto 

Suele ser más desamado ! 
Clér. Es porque de todo el resto 

Es aquél más espiado. 
Fraile, Bien, me plaz 

Que digan de quien mal haz; 

«9 



146 



Clér 



Juan. 
Clkr. 



Juan. 
Cler. 



Farsa 

Pero ¡ cuerpo de San Pablo ! 
Á quien quier vivir en paz , 
¿•Por qué lo sigue el diablo? 
De envidioso^ 

Y de puro malicioso, 
Procura más infamar 

A quien ve más vitorioso. 
Harálo por se vengar. 

Y también 

Otra .sotileza tien, 

Que cuando habiendo tentado. 

No puede vencer á alguien, 

Tiéntalo por otro lado. 

; Cómo así ? 

Ora, escúchame tú á mi. 

Hagainos cuenta que ayer 

El diablo te dijo á tí : 

«Duerme con esta mujer.» 

No quesiste; 

Él pensó que lo heciste , 

Sólo por guardar la fama ; 

Por eso rodea el triste 

Por donde te la derrama ; 

Quier mentir 

Para hacerte decir, 

Oyendo tus nuevas malas : 

«No puede más mal venir 

Del cuervo que de sus alas > , 

Porque baste 

Para ponerte en contraste; 



de la Natividad. - 1 4; 

I Difamándote porfía, * 

Que aquello que le negaste 

Concedas por otra vía. 
Fraile. Con gran pena 

Huye el hombre su cadena. 
Clér. Antes estáis engañado, 

gue cuanto más mal ordena , 

Más gana el qu'es avisado. 
Juan. Ora, á ver 

Haceimos eso entender. 

Padre, por la caridá. 
Cler. Plazme de te complacer; 

Nota, hermano, vén acá. 

Quien padesce 

Mayor pena, más merece ; 

Ansí que al de buen compás 

Ningún tiento lo entristece. 

Antes lo edifica más ; 

De tenor 

Que el triste del tentador, 

Cuanto en esto más trabaja. 

Es poner á su hervor 

Para más hervir más paja. 
Juan. Por San Juan, 

Que ha habrado muy galán ; 

Agrádanme ellos á mí. 

Si los consejos que dan 

Los tomasen para sí. 
Fraile. Por tu vida 

Que ninguno se desmida. 



148 * Farsa 

Pues es noche de holgar. 

Juan. Pues á ver si da^^alida 

A lo que he de preguntar. 
Ora, á ver : 
Yo dije que de mujer 
Nuestro Redentor nasciera, 
y el pensó de me comer 
Como si quizás mintiera. 
¿Hay razón? 

Fraile. Declaralde la quistion , 

Que pregunta bien en esto. 

Juan. Resmoler, don clerizón. 

Que ya se nos tuerce el gesto. 
Yo vos ruego 

Declaradlo, pues sois crego, 
Si sabéis el muso musa. 

Clír. Que me plaz. 

Juan. No, sino luego 

No penséis alguna excusa. 

Clér. ¿Quies notar? 

En el arte de hablar 

El que estudia bien en ella. 

No debe mujer llamar 

A la que es virgen doncella ; 

Que has de ver 

Que aqueste nombre mujer 

Conviene á cualquiera dellas ; 

Y diferencia ha de haber 

De corruptas á doncellas. 

No quitando 



de la Natividad. 149 

Que largamente hablando 

Ya puedes mujer llamalla , 

Porque ansí de cuando en cuando 

En la Escritura se halla. 

(Despedida) 

Quien quisier habla polida , 

Llame á la Virgen doncella, 

Y á la que es corrompida 
Llamará mujer aquélla. 

Fraile. Pues no quiero 

Que se quede en el tintero 
Otra más recia quistion, 

Y veremos» compañero. 
Si nos dais la absolución 
Sin porfía. 

Dice la filosofía 

Que es animal imperfecto 

La mujer, porque desvia 

De la perfecta valia 

Del hombie, que es mas perfecto. 

Pues sepamos : 

E&te Dios de quien hablamos. 

Ya que quiso humano ser, 

¿No pudo serlo, veamos, 

Sin tomar de una mujer ? 

¿No pudiera 

Hacer por otra manera 

Su alta divina mano. 

Un hombre que se vistiera 

Todo alto soberano. 



ISO 



Farsa 



Mayormente 9 
Estando el mundo doliente 
Por culpa de una mujer, 
Que era razón suficiente 
Para las aborrescer ? 

Cler. Bien me esta : 

Luego se satisfará 

Vuestra duda bien formada. 

Juan. ¿*No dices si Dios querrá? 

Clér. Pues sin ese todo es nada. 
¡Atención! 

¡ Oh bien sin comparación ! 
¡Oh alta Divinidad! 
¡ Oh merced sin dimensión 1 
¡ Profundísima humildad ! 

Juan. Escuchar. 

Cler. El que se quier señalar 

En hechos que ha de hacer , 

Aquél porfía llegar 

Hasta donde puede ser ; , 

Pues el Alto, 

Sin quien todo el mundo es falco, 

Queriendo seguir bajura. 

Quiso dar tan largo salto, 

Que llegó á nuestra natura, 

¡ Gran bondad ! 

Como padre en la piedad. 

Que al hijo más abatido 

Muestra mayor ambtad 

Por levantar lo caído, . 



de la Natividad. 1 5 1 

De este modo 

Dios, que á todos es el todo, 

£1 estado de ihujer. 

En oro tornado el lodo. 

Quiso más favorescer. 

Fué mostrar 

Más grandeza en el obrar. 

Cuando vino, el perdimiento. 

Tomó para nos sanar. 

Por muy claro vencimiento. 
Juan. Bien lo prueba. 

Pardiez, buen camino lleva. 

Vosotras tomad praceres; 

Por sólo alzar* v uestra Eva , 

Acostó Dios á mujeres. 
Cléa. i Oh buen salto! 

Hacer sobrado lo falto. 

Lo más culpado, más diño. 

Lo más humilde , más alto, 

Lo bajo humano. Divino. 

¡ Oh altura , 

Que quiso tanta bajura ! 

£1 salmista lo diz bien% 

Del estiércol y basura 

Erigens pauperem, 
Juan. j Cómo suda ! 
Fraile. Bien nos desató la duda, 

Y con estilo polido. 
Juan. Pues vos, padre, ¿estáis en mudar 

Paresce que* estáis dormido. 



152 



Fraile. 
Clér. 



Fraile. 



Juan. 
Clér. 



Farsa 

Pues callar. 

Que por fuerza es alabar 

Á las mujeres garridas. 

No las podemos bajar. 

Pues Dios las hizo subidas. 

Son tan altas 

Cuanto de antes fueron faltas, 

Y dáseles esta altura 

Por la que suplió las faltas 
De nuestra humana natura. 
¡Oh madre Eva! 
Dígatelo quien se atreva , 
Que tu culpa fué dichosa , 
Do nasció tal gracia nueva 
De la Virgen gloriosa. 
Bien mihado, 

Muy bien sucedió el pecado 
Para la natura humana, 

Y cuando Adán fué tentado. 
La serpiente fué por lana. 
Todo el hecho 

Fué para nuestro provecho, 
Pues se hizo Dios-humano. 
En fin, que fué todo el hecho 
A provecho del cristiano. 

Y en tener 

Quien les haga en nos hacer 
Teniendo tan alto padre, ^ 
Fué gran cosa acá escoger 
A nuestra Jiermana por madre ; 



de la Natividad. 153 

Y hallada 

Quísola ver reservada 

Del mal que nos condenó, 

Que la ley por el tty dada 

No es contra la reina, no. 
Fraile. Por mi vida. 

Una cosa se me olvida. 

Diz que esta Virgen real , 

Diz que... que fué concebida 

£n pecado original. . 
Juan. Asíhu, 

Y dijo la vaca mu. 

Clek. i Qué dices ? veamos i qué ? 
Fraile. Ora acláramelo tu,- 

Que por mi vida no sé. 
Clér. ¡Oh verdad ! 

Donde nuestra sanidad 

Hubo de haber nacimiento, 

^'Pudo ser de enfermedad. 

Tener algún tocamiento? 

Mi fe, hermano; 

Lo que sana ha de ser sano. 

Lo que da vida no muerto ; 

No hace fruto lo vano. 

No da compaña el desierto; 

Pues si fuera 

En pecados compaftera 

La Virgen que nos da vida, 
. ¿* Cómo á sanamos viniera 

A los heridos, herida ? 



%o 



154 • P^r^^ 

¡Oh gran mal! 

Adonde Dios eternal 

Hubo de hacer morada , 

¿'Convino ser hospital 

De alguna cosa manchada? 

Si has notado, 

Fué en mil partes figurado. 

¿*No te acuerdas del vellón , 

Enjuto entre lo mojado, 

Y en lo seco rociado. 
Como lo vio Gedeon , 
En señal 

Que entre las aguas del mal 
Fué la Virgen preservada , 

Y de gracia divinal 
Fué en lo seco rociada? 

Juan. Bien atinas. 

Que nasce entre mil espinas 
La castaña bien segura, 
Pues por artes más divinas 
La Madre de Dios fué pura. 

Clér. Confusión 

Fué la contraria opinión ; 

Si quieres tener victoria. 

No pongas tal en quistion. 

Ni te pase por memoria ; 

Que en verdad 

Por dejar prolijidad 

No lo pruebo por mü modos ; 

Y porque esa frialdad , 



de la Natividad. 155 

Olvidada está de todos. 
Fraile. Hasme hecho 

Quedar muchp satisfecho ; 
No se hablé más en ello; 
Yo siento muy gran provecho, 

Y gran placer de sabello. 
Con razón 

Quedo en gran obligación 
De servirte de rodillas, 
Porque de este tu sermón 
He sentido maravillas* 
Quiérome ir, 
Porque tengo de servir 
Mañana en el ^onesterio, 

Y es razón de residir. 
Noche de tanto misterio. 

Cl^r. Esperad y 

Padre; por la caridad 

Dadme á besar esa mano. 
Fraile. Con gracia de Dios quedad. 
Clér. Vades con Dios soberano. 
Juan. (Aosadas, 

Que él tiene algunas coíradas 

Para la misa del gallo. 

Pues mandóle malas hadas » 

Que no tengo de dejallo. ) 

Mandóos yo. 

Padre, yo con vos me vo, 

A mostrarvos el camino. 
Fraile. No cures , bien lo sé yo. 



y 



156 Farsa 

Juan. Ora anda, padre divino. 

Ora, andar. 
Fraile. No cures. 
Juan. No 4ic de quedar; 

Anda, señor, si mandáis. 

(Él piensa de me dejar. 

He de ver tras lo que andáis.) 

{^Vase el Fraile y Juan, y por el camino dice el 
Fraiky alabando al Clérigo que quedaba : ) 

Fraile. ¡ Qué letrado 

Aquel padre tan honrado! 
Yo quedo en su cautiverio ; 
Quisiéralo ver. tornado 
Fraire en nuestro monesterio. 
Vén acá. 
Por tu vida; torna allá, 

Y dile cuan suyo soy, 

Y que nadie me terna 

Sin lo ver pasando de hoy. 
Juan. De buen grado. 

(Mas ¡qué amigos se han hallado ! 
Poco falta para hermanos ; 
Yo los habré emburujado, 
Ó mal me andarán las manos. ) 

( Vuelve Juan adonde quedaba el Clérigo^ y trocando 
la embajada del Fraile por los revolver dice : ) 

Juan. ¡Oh señor! 

¡Qué bigardo tan traidor! 



de la Natividad, 157 

Anque fuérades Mahoma , 

No dijera en vos peor. 

¡Mala rabia que lo coma! 
Clír. ¿*£s riendo? 
Juan. A mi fé, vengo me huyendo, 

Sañudo por no lo ver. 
Cler. Por mi fe que no te entiendo, 

no te puedo creer. 
¿Quies burlar? 

1 Tú no lo viste otorgar 
Comigo de buena mente ? 

Juan. Diz que por no te afrentar 
Delante de aquesta gente. 
¿'Quies sentir? 
Envióme á te decir 
Que si te quies disputar. 
Que te hará desdecir, 

Y jura que no has de osar. 
Clér. Pues si quiés 

Llámalo, dirá quién es, 
Que justa cosa será. 
Juan. No me han de doler los pies ; 
Yo haré que venga ata. 
i Hao digo ? 
Mostrarme vuestro enemiga, 

Y mucho su compañero. 
Vos hablalde como amigo 
Hasta ver el paradero. 

Clér. Sea ansí. 

[i^ase Juan al FrrJle^ y siguiemlo en su engaño dice : ) 



1 58 Farsa 

Juan. Padre, no creyó de mí 

Lo que dije de Cu parte ; 

Asoma conmigo allí, 

Vos mesmo se lo decí, 

No piense que le ando en arte. 
Fraile. Anda alia. 

Padre, díceos la verda, 

Y podeislo bien creer. 
Clér. Ansí, pues, llegad acá; 

Aveisme de responder. 

I Sois letrado ? 
Fraile. ¿Quémequier? 
|uAN. Vay, vay, 'cuitad O, 

No te dejes sopear, 
, Que es un necio porfiado, 

Y anda por te deshonrar. 

[Llega el Fraile donde está el Clérigo , 

inocentes de la malicia de Juan^ dice el Fraile 

al Clérigo sanamente : ) 

Fraile. ¿Qué hay. que ver? 
Clér. Aveisme de responder. 

Pues que sois tan gran sabido : 

i Cuándo fué mayor placer. 

Cuando Dios fué concebido, 

Ó después en el nascer ? 

Yo diría 

Qu^ muy mayor alegría 

La Santa Virgen sintió 

£n aquel alegre dia, 



« 

de la Natividad. 1 59 

Que á Dios ahsí concibió. 
Juan. Mi fe, hermano. 

Vos mentís de llano en llano. 
CiéR. i Tú me has de decir que miento, 

O hideputa villano? 
Juan. Ora habrá bien al viento. 

¿Quies sentir? 

Yo no vine aquí á reñir. 
Fraile. Ni la noche lo padesce , 

Qu'el tiempo qu'es de re ir 

Yerra lo quien se entristece. 
Juan. Bien pudiera 

Tomarme de otra manera , 

Alguna noche nublada, 

Que quizá le respondiera 

Con que no ganara nada. 

Pero mira 

Si querrás ver tu mentira, 

Aquí se parescerá. 
Clér. Muy poco sabéis de lira. 
Juan. £1 padre me vengará. 

Calla ora. 
Fraile. Yo digo que la señora 

Nunca rescibió placer 

Tan alto como el de agora. 

Viendo tal hijo nascer. 
Ju*N. Si conoces 

Aquí te darán de coces 

Halláis horma del zapato ; 

Ora dense de las voces, 



1 6o 



Clér. 



Juan. 
Fraile. 

Clér. 
Juan. 



Clér. 



Juan, 



Farsa 

Veremos quién leva el gato. 

Acordar 

Que quien al cabo juntar, - 

Aquestas chinas ansí 

Por muy puro disputar. 

Que gane. 

Que sea así. 
Mas sepamos 
Qué es la cosa que apostamos, 

Y tu nos tendrás en juego, 
Porque quizá no riñamos. 
No digáis algún reniego. 
Sosegado. 

¿•Qué es lo que ha de ser jugado? 

Sea lo que tu quisieres. 

Si el padre fuera casado, 

Jugárades las mujeres. 

Ora en fin. 

Que quede por más roin 

El que huer menos sabiente, 

Y que le den en el fin 
Siete chirlos en la frente. 
Ora, hermano. 

No gastemos tiempo en vano ; 
Yo pongo esta piedrecita. 

Y ¿por qué tomáis la mano ? 
Aguja pues cagajita, 

¿Qué es tomar 

La suerte ? tien de jugar. 

¿Cuál queréis des tas? 



Faaile. 
Juan. 

Fraile. 



Clír. 



Juan. 
Clír. 
Juan. 
Clér. 



de la Natividad. 

Aquesta. 
Suya es mano, mas andar, 
Que no va en eso el apuesta. 
¡Qué placer! 
Será lo que Dios quisier. 
Pongo ésta primeramente , 
Porque digo que al nascer 
Fué gozo más eminente, . 
Por razón 

De que mayor perfección 
Fué ver al ojo la vida, 
Que no por contemplación , 
Como antes de parida. 
Espera : 

Este tanto dad acá, 
Porque el bien luego que viene 
Muy mayor deporte da 
Que no^despues que se tiene. 
Concluir : 

La Virgen al concebir, 
RescibJó á Dios verdadero 
Muy antes de \o parir. 
Pues i cuándo pudo sentir 
Tal gozo como el primero? 
¡ Ah vecino ! 
Otro pongo. 

Teñe tino. 
Por aquel gozo sin falla , 
De cuando el Arcángel vino 
San Gabriel á saludalla. 



i6i 



21 



l62 



Farsa 



¡ Qué alegría ! 
¡Qué gozo que sentiría, 
Cuando tan gran mensajero 
Le dijese cAve María!» 
¡ Oh placer sin compañero ! 

Juan. ; A callar ! 

Clér. Otro tanto he de asentar. 
Por aquella dicha buena 
De cuando se oyó llamar 
En tal tiempo <cgracia plenas». 
Por tu vida. 
Siendo la gracia perdida 
Cinco mil ó seis mil años » 
Después de nuestra caída, 
Do venia n tantos daños» 
En tal ser. 

Decir Dios á una mujer 
Que es fuente de gracia ella , 
I Qué más pujante placer 
Pudo ver una doncella ? 

Juan. Está quedo. 

Cl^r. Otro pongo, quita el dedo; 

¡Oh! ¡muy grande lo quisiera. 

Porque de verdad no puedo 

Ni sé modo ni manera 

De decir 

Qué gozo pudo sentir, 

Juzgaldo^ señores, vos, 

Al ángel oii* decir: 

<KHas de ser madre de Dios ! i» 



de la Natividad. rt3 

Juan. No es nadilla. 

Clbr. i Oh secreta maravilla ! 

i Oh gozo del todo rico ! 

\ Oh doncella sin mancilla ! 
Juan. Como quien diz Andresico^ 
> Clér. Tené tino : 

Del alto Verbo Divino 

Le dice que ha de ser madre. 
Juan. Cuanto aquése, no es camino 

Que espere ganar el padre. 
Fraile. Ora bien. 
^ Clér. Déjalo, que tiempo tien 

Para decir la que sabe. 
Fraile. Ora, padre, vos también, 

Questa noche todo cabe. 

No paremos. 

Porque en el fin lo veremos ; 

Acaba vuestra razón. 
Juan. ¡Arre allá! ^duelos tenemos ? 

I No miráis qué presunción 

Tiene el fraire? 
Fraile. Ora pase por donaire. 

Vos me trujistcs á plazo. 
Clér. Ora, padre , todo es aire. 
Juan. ¡Qué pracer para un lanchazo! 
Fraile. Proceder. 
Clír. Otro tanto he de poner 

Por el dulce sentimiento 

De la Virgen, en saber 

Que el misterio habia de ser 



164 



Farsa 



Sin haber corrompimiento. 
Por su alteza 
Amar tanto la pureza, 
Que estaba ^ Dios dedicada , 
Fué gozo de gran nobleza 
Oír será conservada. 
Otro tanto. 

Por aquel gozo de espanto 
De oir la santa doncella , 
Que hubo el Espíritu Santo 
De sobrevenir en ella. 
En verdad» 
Gozo de gran calidad 
Fué saber, ver y sentir 
Que toda la Trinidad 
Cobrase en su concebir. 
El postrero. 

Este muy mayor lo quiero. 
¡ Oh gozo \ i dónde te apañas 1^ 
j Sentir á Dios verdadero, - 
Potente, vivo y entero. 
Encerrarle en sus entrañas ! 
Oh Dios bueno ! 
Oh misterio y gozo lleno i 
Que el maestro de natura 
Cupiese en el sacro seno 
De una humilde criatura ! 
¡ Q^^ placer ! 

¡ Qué dicha de una mujer, 
Que por la gracia del Padre, 



de la 'Natividad. ^ 165 

De quien la hizo y da ser, 
Ella se viese ser madre ! 
¡Oh gran Rey! 
¡Oh! qué privanzas de ley! 
Gran misterio en nuestra fe. 
O magna civitas Dei, 
yere dicta sunt de te, 
Gloriosa 

Madre de Dios, y su esposa, 
Su hija, su engendradera, 
Su sierva» su poderosa. 
Su madre, Virgen entera. 
Esta fué 

La planta del gran Jefté, 
Que nos dio fruta de vida, 
Que el profeta que antes fué 
Predijo será florida. 
Conclusión : 
No pudo ser perfección 
De gozo que mayor fuese, 
Porque no quedó rincón 
Que d'éste no se hinchese. 
Su memoria 

Fué toda llena de gloría. 
Muy claro su entendimiento. 
Su voluntad con vitoría. 
La gracia en ella de asiento. 
Juan. ; Cómo acierta ! 

La boca tien hombre abierta ; 
Quiéromc limpiar las babas. 



j66 



Farsa 



Así con esa rehierta, 
, Pardieai, todo me encantabas. 

Sin comer 

Me estuviera desde ayer. 

Sin que me hiciera mengua. 

Mas ¡qué cosa es el saber! 

¡Oh hideputa, y qué lengua! 
Clhr. • ¿Ea, padre? 
Juan. Ora cuerpo de mi madre 

La puta que me parió. 

Está hecho mi compadre 

Tan asmado como yo. 

Mostrá el diente; 

Aparejadme esa frente. 

Yo se los tengo de dar. 
Fraile. No seáis tan diligente. 

Haceldo, padre, callar. 

Burlería 

No hay aquí ; más cortesía , 

Ni más crianza de aquesta. 

¡Oh Santa Virgen María! 

No sé qué gente se es ésta. 
Juan. Más que afán 

Por eso vos dejarán , 

Que disimular que sabe. 
Cler. Calla por tu vida, Juan, 

Diga, su hecho lo alabe. 
Fraile. ¡ Que me plaz ! 

Sosegad y estad en paz ; 

Estad callados y atentos, 



de la Natividad. 167 

Y siéntese este rapaz. 
Siete son aquestos tientos.. 

Juan. Estad quedo. 

CbáR. Por mi fe que mete miedo, 

Y que debe ser letrado. 
Según que muestra el denuedo. 

Juan. ¿' Ya no temamos ganado ? 
Fraile, k tu ver ; 

Pues no lo debes creer, 

Antes debes parar mientes, 

Que es peligro acometer 

Sin mirar inconvenientes. 

Este abad 
^ Bien ha hablado en verdad; 

Empero sin conocerme , 

Él hizo gran necedad^ 

En pensar de acometerme. 

Sobre todo, 

Hais ambos buscado modo 

Para vos reir de mi ; 

Aunque 70 fuera beodo. 

No debiera ser ansí. 

Mejor vía 

Fuera tener cortesía 

A lo que este hábito muestra , 

Y el afrenta fuera mia, 

Y la honra fuera vuestra; 
Pero andar ; 

Sé bien que no ha de faltar 
Lo que es ya casi proverbio, 



1 68 



Farsa 



Clér. 

Fraile. 



Clér. 
Fraile. 



Juan. 
Fraile. 



Que suele Dios abajar 
Al que se muestra soberbio. 
I Quies saber ? 
Nunca pudo preceder 
Buen hecho de la soberbia, 
Qtie deshizo á Lucifer 

Y hizo á nuestra proterbia. 
Por lo cual 

Confío en Dios eternal , 
Que por razones muy finas. 
Las manos me andarán mal 
Si no paso acá las chinas. 
Luego quiero 
Quitar el tanto primero, 
Porque lo mesmo dejiste 
Cuando pusiste el postrero 
Que cuando aqueste pusiste. 
I Cómo es eso ? 
Yo relataré el proceso. 
Por la Santa Encarnación 
Posiste aqueste más grueso, 

Y agora á la conclusión; 
I Es ansí ? 

Que digo, señor, que sí. 
Pues cuando estotro sentaste. 
Lo mismo dejiste allí, / 
Aunque después te olvidaste. 
Sin reñir. 

Él dijo que al concebir, 
Por haber sido primero, 



de la Natividad. 169 

Fué más gozo que al parir, 

Y puso aqueste que quiero. 
Prosiguió, 

Y estotro grande añidió 
En el cabo, cpn decir 
£1 gran gozo que sintió 
La Virgen al concebir. 

Juan. Ansies: 

Razón es que se lo dét. 
Fraile. Pasólo destotra parte. 
Clír. ¡ Oh fortuna, de revés 

Ya comienzas á mudarte 1 
Fraile. Muy temprano 

Os quejáis, pardios, hermano. 
Juan. No, padre, que más se queja 

Por el perder de la mano 

Que por la china que deja. 
Clér. Mi tristura 

Es conoscer la ventura ; 

Que sé qué tien de costumbre 

Que hace muy poca dura * 

Después que llega á la cumbre; 

Y al bajar, 

Si comienza á resbalar. 

En dos iioras iiaz más daños 

Que cuanto bien pudo dar 

Al subir en dos mil afios. 
Fraíle. ¡Oh qué bien ! 

i Es justo quejarse alguien 

Porque pierda cosa ajena? 



-2S 



Ik^ 



170 
JüAn. 

Fraile. 



Juan. 



Farsa 

Lo que cómo quiero bien , 

Perdello después da pena'. 

Pues mejor 

Es luego dejar hervor 

Por grandes cosas haber, 

Por excusar el dolor 

De cuando se han de perder. 

En la vida 

Quien busca mayor subida 

De más bien se halla falto, 

Y es para mayor caida 
Despeñadero más alto. 
Que emprestados 
Acrecientan los cuidados 
Estos bienes temporales; 
Déjannos al fin burlados, 

Y siendo mal dispensados, 
Quítannos los etemales. 

¡ Qué dotrínas 
Echa el padre tan divinas ! 
Cada rato lo predican, 
Que las riquezas malinas 
Como las crudas espinas 
Nos afligen y nos pican. 

Y está cralo 

Quel malo rico es más malo, 

Y el pobre de que enriquece 
Es más seco que de palo. 
Que de nadie se adolece. 
Bien ansitas 



•1 



de la Natividad. lyi 

Estas riquezas malditas 
Carrean los espantajos 
A las penas infinitas 
Ganadas con mil trabajos. 
Fraile. Habla bien. 

Ya no pienso que hay alguien. 
Según el tiempo que se usa , 
Que pueda decir que tien 
La simpleza por excusa. 
Ora andar ; 

Otro tamo he de quitar, 
Porque más angeles vio 
Al parir que al engendrar ; 

Y mayor gozó sintió 
La señora 

Viendo la turba canora 

Y aquellos cantos, de arreo, 
Que sonaron esa hora : 
Glorta in excelsis Deo.,, 
¿Quién podría 

Oir aquel armonía. 
Que tal compaña cantase. 
Que de sobrada alegría 
Puramente no llorase ? ^ 
Por aquesto. 
Está claro y manifiesto 
Que este tanto se me debe ; 
No podrá tirarme el resto 
Que desta vez no lo lleve. 
Juan. Ora pase. 



172 



Fraile.^ 



JVAN. 



Fraile. 



Clér. 
Juan. 



Clír. 
Juan. 

Fraile. 

Juan. 

Fraile. 



Farsa 

Si aquestos seis nos dejase. 

Ya vos haríades partido 

Que el juego se levantase ; 

Aqueste tenéis perdido. 

Bien se prueba. 

Miráy padre, que lo lleva. 

Tené, no seáis descuidado. 

I Podo ser gloria tan nueva 

£n aquel pobre portado? 

Calla ya; 

Dirás con mejor verdá 

Paraíso á tal lugar ; 

Porque adonde el Rey está. 

La corte suele allí estar. 

Deja ir. 

Que no hay que contradecir. 

Doy .al dtabro el atado. 

Ayúdamelo á reííir. 

I Cómo estás tan descuidado ? 

Y se auna 

Pagará sin duda alguna; 

Hace cuenta que está al cauo. 

¿'Qué quieres, bestia importuna? 

Que lo toméis por el cabo; 

Pardios, lleve. 

Aquestotro se me debe. 

Porque fué gozo más rico. 

Mi fe, mucho se le atreve ; 

Ya lo tiene por borrico. 

Deja estar. 



de la Natividad. 173 

No curéis de porfiar 4 

Que si fué de gracia' llena, 

Hoy creció el sperimentar 

Por verse parir sin pena. 
Juan. No te entiendo 

Aqueso que estás diciendo; 

Declárame ese argumento. 
Fraile. Pues no te has de estar durmiendo; 

Conviene que estés atento. 
Juan. ¿Qué he entendido? 

Mas i cómo me veis dormido ? 

Duérmese más el agüero; 

Aviva, aviva, perdido, 

Y torna en tí, compafiero. 
Clér. Declarad, 

Padre, por la caridad 
Ese vuestro dicho griego. 
Fraile. ¡Que me. plaz! de voluntad 
Notad y tened sosiego 
Al perder. 

De la primera mujer, 
Sucedió por disfavor, 
|ue hagamos al nascer 
nuestras madres dolor. 
Dios lo dio, 

Y á todos comprehendió 
Desde la mujer primera. 
Mas la Virgen hoy sintió 
Desta ley quedar afuera. 
Ansí que , 



174 



Farsa 



Si llena de gracia fué, 
Qucs verdad al concebir. 
Hoy sintió la que noté, 
Gran novedad al parir. 

Juan. ^Bien se pica 

De cargalle á la borrica ; 
Esta se hecho buharro ; 
No responde ni replica. 
Más que si huese de barra 
Pues calla. 

Que á la frente le dolrrá; 
Devarlos ha, aunque mal trague. 
Porque nunca Dios querrá ^ 
Que él los pierda y yo los pague. 

Fraile. Ya lo llevo, 

Y tomo estotro de nuevo. 

Juan. Decime que se lo quita. 

Pardiez, ya en él no me atrevo 
Más que en aquesta chinita. 

Clér. Pues mira. 

Dejad el tanto y proba, 
Veremos lo que decis. 

Juan. ¡ Arre ! noramala allá, 

I Con todo aqueso salis ? 

Fraile. Sin dudar,. 

Yo no lo quiero ganar 
Por engaños ni por arte, 
Son por buen argumentar. 
Por convencerte y atarte. 

Juan. Apareja 



de la Natividad. 175 

La frente de oreja á oreja, 
Por qae te estás hecho mudo, 
y después la triste oveja 
Ponerme á mí por escudo. 
Fraile. Ora vos 

Sosegad ambos á dos. 
Este fué por cuando oyó, 
«Has de ser madre de Dios», 
Por lo que de allí sintió. 
Pues mira 
Cómo ha de pasar acá, 

Y se prueba fócilmente. 
Juan. Mi madre sí pasará, 

¡Guay de vuestra negra frente! 
Fraile. Fué sentido 

Gran gozo de haberse oído 
«Madre de Dios Soberano» ; 
Mas fué más verlo nacido 
Palpablamente en su mano. 
¡Oh señor! 

¡Oh Divino resplandor! 
Claro está de conoscer 
Cuál es el gozo mayor 
En «1 oir 6 en el ver. 
Pues venir , 

Y estotro sin más reñir ; 
Porque más fué de gozar 
Virgen después de parir 

Que no después de engendrar. 
Si fué cosa 



176 



Juan. 

Fraile. 
Clér. 



Juan. 



Fraile. 
Clér. 



Farsa 

Muy grave y dificultosa 
Concebir una doncella, 
Mucho más maravillosa 
Fué parir virgen aquélla. 
Más entero 

Fué luego en esto postrero 
£1 gozo que se sintió, . 
Que no aquel grande primero 
De cuando lo concibió; 
Y por tanto, 

Puedo bien llevar el tanto. 
Ya no vos quedan son dos ; 
Debeisle envidar el manto. 
Tenérselo he yo, pardios. 
Calla ahí. 

¡Cómo! ino me basta á mí 
Mi perder y mi embarazo. 
Son que me has de estar aquí 
Batanando como mazo ? 
Faz de vieja. 
Encogido como almeja, 
Colgaos al cuello el saber; 
Por mozo de tras oreja 
Me habéis á mí de tener. 
Pues toma 

Para hilo, y perdona. 
Que estaba con vos adrede. 
Padre, yo me paso acá. 
¿Huís de quien poco puede? 
¡Oh malsín! 



de la Natividad. 177 

Debieras notar el ñn 

Cuando ordiste aquesta trence, 

Y no mostrarte ruin 

Andando á viva quien vence. 
Fraile. En villano 

Tovistes llena la mano. 

¿*Cómo no sabéis de cierto 

Que en el bien es muy hermano, 

y enemigo en el apierto? 

Pues paciencia 

Tenga vuestra reverencia , 

Que si Dios me da á ganar , 

Cargo será de conciencia 

Pensar en os perdonar. 
Juan. Acabemos, 

^ Señor, y dárselos hemos. 

Allí veréis el reir. 
FraiIe. Mas cuan cierto ya tenemos 

En el perder el reftir. 

£a, calla; 

Este tanto paso acá. 
CtáR. Pues ¡cómo! i de sobrevienta ? 
Fraile. No os matéis, ora espera. 

Que lu^o veréis la cuenta. 

Este tanto 

Fué porque el Espírtu Santo 

En la Virgen sobrevino, 

Y porque misterio tanto 

Obrólo Dios uno y trino. 

Pues verás. 



178 



JVAN. 

Fraile. 
Juan. 



Fraile. 



Juan. 



.LER. 



Farsa 

No sólo de ras en ras ^ 

Se quedó en ella de asiento 

Tal gracia por un compás. 

Mas antes cada vez más 

Fué subiendo en crecimiento; 

Porque obrando 

Iba siempre acrecentando, 

Y nunca dejó de obrar; 

Tuv9, pues, más gracia cuando 

Parió que no al engendrar. 

Consiguiente, . 

Fué luego más ecelente 

Este gozo del parir. 

Más alto, más eminente 

Qu'el grande del concebir. 

Bien lo ves. 

Sí, que el tanto nuestro es. 

Debes tu, hermano, dejarme. 

¡Cómo! ¿no me dejaréis. 

Dalle los dos ó los tres 

Siquiera para vengarme? 

Ora calla. 

Estotro final sin falla, 

Como los otros, es mió. 

El padre ¿cómo se calla? 

De quedar habéis en frió. 

No os matéis. 

Porque antes que lo llevéis. 

Con la voluntad de Dios, 

Aunque callado me veis. 



I 

de la Natividad, - \ 79 

Sudaréis ambos á dos. 
JüAH. ¡Qué aparato! 

Acordó á cabo de rato. 
Fraile. Bücn hombre, toma ceniza, 

Porque tarde vino el gato 

Mise por la longaniza. 

jQué concierto! 

Predicáis en el desierto; 

Invocáis á Dios al cabo. 
Juan. Al asno después de muerto 

Atar la cebada al rabo. 

¡Qué hacienda! 

Harto sabéis de leyenda. 
Fraile. Mas ¡ qué donaire tan alto ! 
Clér. Ya, padre, que quien se enmienda 

No queda del todo falto. 

Yo bien sé 

Que de comienzo lo erré 

En creer á este truhán, 

Que me dijo no sé qué. 
Frailr i Qué fué, por tu vida, Juan ? 
Juan. Aspigar, 

Anda por embarazar 

y por meter á barato. 

Pues no curéis perlongar. 

Que habéis de pagar el pato. 
Clér. Con sosiego; 

No quiero turbar el juego. 
Fraile. Pues el tanto pasaré. 
Clér. No lo paséis tan de luego; 



j 8o Farsa 

Primero diréis por qué. 
Fraile^ Plazme, hermano. 

Quitad vos también la mano. 
Que diré, si Dios me ayuda. 
Aunque á hecho tan ufano 
Mi lengua se torna muda. 
No ay saber 

Que pueda comprehender 
Misterio tan escesivo. 
Porque no se da á entender 
Á ningún humano vivo. 
¡Oh gran cosa! 
¡Oh noche maravillosa! 
¡Oh gozo muy inefable! 
¡Parir la Virgen graciosa 
' A su Hijo perdurable, 

Con dulzor, 

Sin corrupción ni dolor! 
¡Ver la redención humana! 
¡Verse Madre del Señor 
De la corte soberana, 
A la cual 

Vio junta en aquel portal 
Delante sí de rodillas ! 
No basta lengua mortal 
A tan altas maravillas. 
¡Noche- Buena, 
De luz escesiva llena. 
Llena de toda alegría. 
De todo pesar ajena, 



de la Natividad. 1 8 1- 

Más clara que el claro día! 

¿Hay quien vea 

Dia que tan claro sea? 

De aquesta noche leéis : 

Nox illuminatio mea 

Et in deikiis meis. 

Oh María! 

Oh cuan perfecta alegría! 

Oh alto gozo sin par ! 

Oh grosera lengua mia» 
Si pudieras esplicar 
Un poquito 

De aquel placer infinito, 
Que la Virgen hoy, parida 
Rescibió viendo al chiquito, 
Gran reparo de la vida , 
£n el suelo; 

Al que hizo y manda el cielo, 
Puesto entre dos animales 
En la nieve y en el hielo. 
Llorando por nuestros males ! 
¡Reina mía! 

Vuestra ánima ¿qué sentia 
En ver al Verbo Divino, 
Que de vos Virgen nascia 
Sin corromper el camino? 
Ciertamente 
Esta^ alegría escelente 
Tengo por la más subida, 
La más alta y tracendiente 



1 82 Farsa 

Que pudo ser en la vida; 

Donde fundo 

Que convino á todo el mundo 

Rescibir hoy alegría, 

Sincero cor de et jocundo ^ 

Como la Virgen María. 

Pues, cristianos, 

Agora con pies y manos 

Festejad noche tan buena , 

Que nos haz libres y sanos 

Y sueltos de la cadena. 

¿Qué hacemos? 

En gran descuido caemos 

En horas tan gloriosas. 

Pues que no nos resolvemos 

En lágrimas piadosas. 

£a, hermano; 

Déjalo, que bien lo gano; 

No tienes qué responder, 

Que gozo tan soberano 

Otro nunca pudo ser. 

Porque aqueste 

Alegró toda la hueste 

De todas las criaturas ; 

No se vio placer como éste 

En los altos ni bajuras. 

Todas vías 

Se hinchen hoy de alegrías 

Con tan alto nascimiento ; 

Las altas sillas vacías 



de la Natividad. 183 

Hoy se ve su henchimiento. 
De la tierra 
La tristeza se destíerra, 
Pues nos nace Dios eterno ; 
Hoy se mitiga la guerra 
De los padres del inñerno. 
¡Qué señales 

De fenescer todos males! 
¡ Qué esperanza de dulzor, 
Ver que entre dos animales 
Quiso nascer el Señor! 
Fué mostrar 
Que vino para llevar 
No solos sus servidores y 
Pero por justificar 
A los brutos pecadores. 
De manera 

Que ninguno queda afuera 
Del premio de su conquista, 
Si no fuere bestia fiera. 
Del todo ciega de vista. 
Juan. A mi ver. 

No cabria de placer 
Aquella' Virgen bendita 
Cuando le echase de ver 
Tan santísima carita. 
¡Qué abrazar, 
Qué haria de besar 
Aquellos santos piecitos. 
Pues yo de lo contemplar 



1 84 Farsa 

Estoy para <lar de gritos 

De placer! 

Ella ni querría comer, 

Ni ee podría hartar 

De lo ver y lo rever, 

De mirar y de adorar. 

¡Qué haría! 

¡Qué cosas que pensaría ! 

Luego, luego que lo vi6, 

¡Qué palabras le diría! 

¿'Cómo no se trasportó? 

«Mi Hijito, 

]»Mi Alto Dios infinito, 

:»Mi rey y mi salvador, 

}>Mi esposo, mi padrecito, 

j^Mis entrañas, mi Señor...» 

Yo lo siento, 

Y casiqu« que reviento. 
Que estoy ansí... de manera... 
Sin sentido, sin aliento... 
¿Qué hiciera si lo viera? 
Has ganado, 

Y aun tienes demaá'ado; 
Comencemosle de dar. 

Clír. No vengáis tan denodado; 

Yo os digo que hais de sudar. 

Estad quedo. ^ 
Juan. No curéis de meter miedo; 

Estaréis mejor paciente; 

Mira que aparejo el dedo; 



de la Natividad. 1Í5 

Aparejad vos la frente. 
Clér. Muy temprano 

Aparejaste la mano, 

Pero yo muy poco temo; 

Espera, mi buen hermano; 

Que aun esta sano mi remo. 
Fraile. Pues caer; 

Si tenéis que responder. 

Ya lo debéis de echar fuera. 
Clér. Digo, padre, que he placer. 
Fraile. Veamos de qué manera. 
Clér. Padre honrado. 

Todo lo que habéis contado 

De la gran Natividad, 

Con razón es alabado, 

Y aun no decis la- mitad. 

Mas mira. 

La- verdad muy clara está 

Si no huís la razón, 

Que mucho más alto va 

£1 paso de Encarnación. 

Fué gran cosa 

Parir la gran gloriosa 

Por modo tan soberano ; 

Mas muy más maravillosa 

Fue hacerse Dios ííumano. 

En leer 

San Juan, ¿*no te da á entender, 

Vt semper sit tibi mentiy 

Que no es diño de solver 

H 



1 86 



Fatsa 



\ 



La corrijan calctamcnti? 

Concluir, 

Pues este secreto unir 

Que á todos hace espantar, 

No fué al tiempo del parir; 

Mas antes del encarnar; 

Y por tanto. 

Dad acá, padre, mi tanto, * 

Pues que claramente es mió; 

No toméis de aquesto espanto. 
Juan. ¡Y toma! ¡qué negro brío! 

¡Ya 16 lleva! 
Fraile. Sí, hermano, que bien lo prueba. 
Juan. * Pues desprobádselo vos; 

Nora mala ya se atreva ; 

Ora perdóneme Dios. 

i Qué camino! 

Ha estado un año mohíno. 

Soñando hecho una uva, 

Y ora revive el mezquino ; 
Veremos á lo que ajuba. 
Cuál hará 

Si las torna cara allá; 
Quedaré yo bien librado; 
Bien dicen quien bien está... 
Refrán es harto probado. 
Fraile. No hayas miedo. 

Padre, el tanto estése quedo, 
Que muy poco os aprovecha 
Aquese vuestro denuedo. 



de la Natividad. igj 

Que ha sido como la mecha 

Que se apaga : 

Junto con su fin amaga 

Mayor lumbre, como vos, 

Y es decir buena pro haga, 

O quedad, gentes, á Dios. 

¿Quies saber? 

Disputamos á mi ver. 

No sobre cuál fue mayor. 

El encamar ó el nacer. 

Sino cual dio más dulzor. 

Ansí que 

A lo que antes yo probé 

No daSa tu filatería. 

Porque ella va en buena fe n 

Harto fuera de materia. 

Conclusión : 

Concedo la Encarnación 

Más misterio qtie al nascer ; 

Mas quedo con mi opinión 

Que al parir fué más placer. 
Juan. Ha, ha, ha. 

Las voces que él daba, ya 

Sí, lo entiendo, ¡qué deleite! 

Porque veis que al cabo está,* 

Que se le acaba el aceite. 

Venga, venga. 

No curemos más arenga. 

Que tenemos reganado. 
Clír, Hermano, callad la lengua, 






iMS 



Farsa 



Juan. 

Fraile. 

Clír. 

Fraile. 

Clír. 

Fraile. 

Clér. 



No seáis vos tan letrado» 

Muy en vano 

Le habéis echado la mano; 

Pues dejaldo sin porfía. 

Que de lo más soberano 

Sucede más alegría. 

Concluir : 

Más gozo debió venir 

Al punto que concibió 

Por más misterio sentir. 

Que después cuando parió. 

Deja, pues. 

Que sobre este gozo es 

Cuando la Virgen ufana , 

Cecivít qui fotens est 

Ipse fecit mihi magna , 

Ora, suelta; 

No curemos de revuelta; 

Por demás es porfiar. 

Si no le echan una suelta. 

Aquí nos tien de matar. 

Dad acá. 

Deja, ñora mala ya. 

Ya ñora mala dejéis 

No curéis, ora soltá. 

Ora soltá, no curéis. 

Tien empacho. 

Soltadla vos, don borracho. 

Bigardo, necio, ribaldo. 



de la Natividad. 189 

Aquí el Juan malicioso^ viendo los padres revueltos á 
reñir, salta para fuera y dice^ loándose ' 
de lo que vido : 

Juan. Mira si sopo el muchacho 
Revolverles bien el caldo. 
Hala^ hala. 

Dense, dense, ñora mala , 
Con que los lleven á Roma. 
¿Quién es aquella zagala x 
Relumbrienta que se asoma ? 

Aquí viene la Ciencia, en figura de una doncella muy 
honesta autorizada, é los padres ^ que ya reñian, 
viéndola de improviso, dejan todo y vanla á recebir 
con gran reverencia. Dice ^/ Clérigo : 

Cler. ¡Oh Señora! 
Fraile. ;Oh mi dulce guiadora! 
Clér. ¡Oh perfeta reina mia, 
Con quien el oro se dora 

Y se alegra el alegría ! 
Ciencia. Mis hermanos, 

Dejad pensamientos vanos ; 
Acatad este mi pecho; 
Veis aquí mis dulces manos, 

Y quitad todo despecho. 
Juan. ¿-A besar... ? 

Yo me quiero allá llegar. 



190 



Farsa 



Hagamos todos la prueba. 
Mas ;qué trae de relumbrar? 
Debe de ser su manceba 
De los dos. 

Veamos, cuerpo de Dios. 
^'Ha de haber el hombre parte? 

Ciencia. Gracioso debéis ser vos. 

ClIr. ¡Oh villano, guarte ! ¡guarte! 
(¿ue es la Ciencia. 

Juan. Perdone su reverencia ; 

No sabe el hombre si mientCw 
Tray tanta pernipotencia. 
Que ya yo aguzaba el diente. 

Ciencia. He venido 

A aqueste vuestro ruido 
Por haber necesidad, 
Y muy bien me ha parecido 
Vuestra disputa en verdad; 
Aunque á veces 
Mezclasteis cosas raheces, 
Ajenas de mi reposo. 

Fraile. Hizose por darte creces 
A lo que era provechoso. 

Clér. Tu saber 

Nos ha mostrado á embolver 
A lo que ha de aprovechar» 
Porque se pueda comer 
En alguh dulce manjar. 

Juan. Por mi vida 

Que hablan ya de comida; 



r: 



de la Natividad. 191 

Ellos piensan de engañarme. 

Pues mándovos mala vida. 

Que no podéis desecharme. 
Ciencia. Mas errastes 

Cuando vos deshonestastes, 

Y venistes á las manos, 

En lo cual os demostr^stes 

No. letrados, mas villanos. 
Juan. ¡ Harre allá ! 

Nora mala vino acá. 

¡Veis qué carita de galga! 

Ella vos presumirá, 

Nora mala de hidalga. 

Ya lo sé; 

Que estas tales, á la fe. 

Tomarán anos nombranchos, 

Porque no sepan quién fué 

Doña Costanza de Canchos. 

Con aquello 

Hacen pendar el cabello 

Algunas que sé quién son , 

Y aun ellos se huelgan dello 
Porque toman presunción 
De contar : 

«Yo tengo una en tal lugar 
«Doña... no séquépetrasco...» 

Y ella, á todo reventar, 
Es una de flaco casco. 

Ciencia. ¡Oh qué empacho! 

¡Y con aqueste borracho 



192 Farsa 

Habéis hecho compañía! 

Juan. Si aquese fuese hombre macho. 
Mejor vos retozaría. . 

Fraile. éQ^í^s callar? 

No lo podemos echar 
De nosotros hasta agonu 

Clír. Él nos vino á embarazar 

Con su lengua tan traidora. 

Ciencia. Pues acuerda 

Otro dia no se pierda 
Con tales tu gravedad. 
Porque su trato discuerda 
En lo más de la verdad. 
Si querrás. 

Cuantos y cuantos verás 
Venirte á besar las faldas, 

Y tu piensas que no hay más, 
Pero ¡guay de las espaldas! 

Clér. ¡Oh señora, 

Y qué gentp tan traidora 
La que en esta edad se usa! 

Ciencia. Siempre fué de lo de ahora; 
No pongas aquesa escusa. 
Cosa es vista, 
Que nuestro camino dista 
De personas disolutas. 
Con que tenemos conquista. 
Como la¿ bestias brutas. 
Hijos mios. 
Sujetad los albedríos 



de la Natividad. 193 

A la mí para razón , 

Y buícad siempre desvíos 

De mala conversación ; 

De viciosos, ^ 

De malos y soberbiosos. 

De personas indiscretas 

Habéis de ser recelosos 

Como de agadas saetas. 

Más os digo, 

Que el cortés y sabio amigo 

Cada vez os honra más 

Cuanto más tratáis consigo; 

Mas el necio... torna atrás. • 

Juan. Hala^ hermana, 

Pues que sois la ciencia humana, 

Que tenéis lumbre de Dios, 

Vos podréis decir quién gana 

Nuestro juego de los dos. 
Clér. Mi señora , 

Pues venistes en buen hora, 

Determinad la cuestión 

En que estábamos agora 

Nosotros en división. 
CiEUciA. Soy contenta. 

Porque no traigo otra cuenta 

Sino á poneros concierto, 

Y ninguno tome afrenta 

De sujetarse á lo cierto. 
Juan. ¡Cómo alarga! x 

A alguno ha de echar la carga 

25 



194 ^''"'' 

y ora quierlos enlabiar. 

Pues la veidad, cuando, amarga, 

Ruin cosa es de tragar. 

CifeNCiA. ¿En qué está? 

Clír. Esos tiene el padre allá, 

Y esto otro me queda á mí. 

Fraile. Decid la verdad. 

Ciencia. Calla, ^ 

Que no se me esconde á mí. 
Yo bien sé 

Que á la sazón que yo entré 
Cada cual de vos punaba 
Cuando errastes de mi fe , * 
Sobre ver quién lo llevaba. 

Juan. Mas ¡qué brío 

Como Id asia mi tio ! 
En ganar está el provecho ; 
Gran cosa es lo mió, mió, 
A retuertas 6 á derecho. 

Ciencia. Tien honor. 

Suyo es, que más dulzor 
Debió la Virgen sentir 
De aquel misterio mayor. 
Que se hizo al concebir; 
Que bien vía 
Que de aquél se le seguia 
Esotro gozo postrero. 
Pues parir no lo pedia 
Sin concebillo primero. 

Juan. Ora bien. 



de la Natividad. 1 95 

Pues un tanto sólo tien^ 

Y los seis hemos ganado. 
Ciencia. Por cierto, si tasas bien, 

£ste no es menos pesado 

Que los otros. 

£n vano reñis vosotros, 

Venid acá, tened paz; 

No seáis como los otros 

Incipientes. 
Cler. ¡Que nos plaz! 

Juan. Ambos dos 

Debéis alabar á Dios, 

Pues que ya quedáis esquites. 
Ciencia. Non esi nostrum inter vos 

Tantas componere lites. 

Con temor 

Ved vuestro estado mayor; 

No deis á simples vi tona ; 

Que si vos dais mal olor, 

¿'Qué tal lo dará el escoria ? 

Colligatis 

Ex nostris verbis prefatts. 

Que solet nimis obese 

In magnis et ¡iteraiis, 

Ul/as disensiones esse. 
Juan. Cata, cata^ 

Que presume de gramata ; 

Yo por eso no te alabo 

Y aun eso es lo que me mata; 
Bien estaba Juan al cabo 



196 . F^^^^ 

Que cordojo 
. Selo de vista de ojo, 
El diablo no me tome 
Si es pulga, liendre ó piojo. 
Lo que á la pobre le come. 

Ciencia. Cosa es fea 

Procul a salute mea^ 
Estar éste en mi presencia. 

Juan. ¿No veis cómo se florea ? 
Ya os entiendo la dolencia. 
No curéis ; 

Con el diabro lo habéis , 
Por más que habléis latino ; 
Que aun no vos reboUiréis 
Ya esto al cabo del camino. 

Ciencia. ¿ Hais notado 

El aviso que os he dado ? 
Que esta compaña brutal. 
Lo bien y lo mal hablado 
Todo los juzgan á mal. 
Él vicioso. 

De lo que el es codicioso 
Juzga que todos los son ; 

Y juzgan al virtuoso 
Los ladrones por ladrón. 
Por lo cual, 

Es un consejo moral, 

Y camino que me place, 
No sólo dejar el mal , 

Mas huir de quien lo hace; 



de la Natividad. 197 

Ser prudentes; 
Apartar inconvenientes; 
Vencer el propio apetito ; 

Y poner siempre las mientes 
En ^1 que es bien infinito. 
Pro compás 

Quien sabe vencerse más 
Se hace más ventajado, 

Y aquel queda mas atrás 
Que menos es refrenado. 
Pues, criados. 

Porque estáis ya sosegados 

Esentos de la pasión , 

Quiero seáis informados 

Del punto de la cuestión. 

Brevemente 

Escribid en vuestra mente 

Que el gozo de concebir 

Fué gozo muy escelente. 

Muy alto, muy eminente, 

Pero mayor al parir. 

Teñe tino : 

Todo fué hecho divino; 

Empero ventaja tien 

El gozo que sobrevino. 

Porque fué bien sobre bien. 

Pues quered, 

Seguid siempre y conosced 

El punto de mi verdad. 

Trabajad por la merced 



198 Farsa 

De la mi tranquilidad. 

Por consuelo 

De los que pueblan el suelo 

Para mostrarles camino. 

Me envió del alto cielo 

£1 consistorio divino. 

Todo el oro 

Es nada sin mi tesoro. 

Toda riqueza es arena; 

El ánima donde moro 

Hágola libre de pena. 

Mis cautivos 

Se llaman bien hombres vivos; 

Los que son ajenos^ muertos; 

Los que van a mis estribos. 

Compaña le son desiertos. 

Si queréis 

Seguirme , aquí me tenéis ; 

Nunca se cierra mi puerta ; 

Pero si me aborrecéis. 

Hallaréis mi hz cubierta. 

1 

Clér. Reina nuestra. 

La mi voluntad es vuestra. 

Fraile. Y suya también la mia. 

Clér. Pues tal voluntad nos muestra. 
Sigamos siempre su vía. 

Ciencia. Veisme aquí. 

Llegad , mis hijos , á mí , 
Que quiero vos abrazar, 
Y las partes que ya os di 



j 



de la Natividad. , 199 

Sabeldas bien conservar. 
JUAN. ¡Ah, galguita! 

¡Mirad» mirad la loquita! 

Diz que vos quiero abrazar... 

Oh pesia al ajo, mónita, 

Hubistesos de apegar. 

Mas ¡qué aliento! 

¡y Juan que se quede al viento! 

Arreñiego la fatiga. 

Ante de echar el hormiento 

Para mi esta gorda higa. 

Desaciado, 

Porque me ando tan tocado, 

Que aun no la sé namorar; 

¡Oh! yo estoy descomulgado. 

¿No tengo yo de abrazar? 

Ala, hermana. 

Por esta cruz soberana, 

Que tienes tanta clemencia, 

Que tengo la cholla vana 

Renaciando en tu querencia. 

Tené tino: 

Si queréis andar camino. 

Quédense ellos disputando; 

Llevaime á mí por padrino; 

Iremos por hi holgando. 
Ciencia. Destemplado, 

Vete á guardar tu ganado; 

Dios aclare tu sentido. 
Juan. Aunque me veis mal pcndado, ^^ 



200 Farsa 

Sacristán el hombre Ka sido, 

Y aun por esta (gg). 

Si queréis her una apuesta, 

Que halléis quizá pastores 

Que también tienen su aquesta 

Como los relinchadores. 
Ciencia. Es dañoso , 

Con necio ni malicioso 

La habla ni convensar ; 

Del loco y del porfíoso 

Lo mejor es apartar. 

£a, vení. 

Los que sois míos, tras mí. 
Juan. Allá van á se cnsotar ; 

Pues he de ver par Dios, sí. 

En lo que habéis de par^r. 

Jqui sale la Ciencia, j^ con ella los padres ^ 

y vase tras ellos ]u as; empero luego ^ incontinente, 

se toma al corro y diciendo c 

Juan. Allá van. 

No sé lo que se harán. 

Tanto llevan de placer; 

No parece por San Juan 

Son que la quieren comer. 

Como ajeno 

Me dijo á mí : «¿dónde bueno?» 

Renegó de la praneta; 

Arrojóme en este seno 



de la Natividad. 201 

Una rabiosa saeta, 

¡Ay, coytado! 

jCómo quedo enerbolado» 

Quillotrado y afligido! 

Nunca el bien es bien mirado 

Hasta después de perdido. 

Nora mala 

Se me perdió tal zagala. 

jOh qué fuerte semejaban 

Traia tanta de gala , 

Que casi que reventaba. 

Juri á mí. 

Cuando andaba por aquí, 

Que estuve una vez 6 dos... 

No sin ansitas... ansí... 

Son por ios otros... pardios. 

Si la asiera, 

A osadas que no se fuera 

Con las muestras que ella trajo, 

Son que quizás la batiera 

Más que dice el espantajo. 

Todo es aire. 

Aquel malo de aquel fraire 

Era el que más se llegaba. 

Mas mi madre... ¡qué donaire! 

Quizás que le contentaba. 

Bien hiciera. 

Juro al ciego, si me fuera 

Con ella y con los padrochos. 

Mas el diabro quisiera 

2Ó 



ao2 Farsa 

I A guardar sus escamochos. 

¡ 8"^ praccr ! 
De aquello ni de beber 
Ora no curéis de nada, 
Porque ella lleva á mi ver 
Con qué viva descansada. 
£1 trabajo 

Que ha tomado este espantajo» 
Con los otros que se han ido. 
Fué bollo de so el, borrajo. 
Mal masado y mal cocido, 
Que el auctor 
Amasó con el hervor 
Que tiene por os servir, 

Y sin sal y sin sabor 
Determinó de escribir 
Como pudo. 

Mal sobado y mal liúdo; 
Metióse en estos cuidados. 
Porque sabe, y no lo dudo. 
Que sois muy aficionados 
Con razón 
Á la Santa Encarnación ,. 

Y sé también que no miento, 
Teneb fuerte devoción 

Al muy santo Nacimiento. 
Pues tomad 

Por vuestra su voluntad. 
Más que la obra que viene. 
Porque nadie en la verdad 






de la Natividad. 

Puede dar son lo que tiene. 

Loj discretos 

SupUn mis muchos defétos ; 

Que pocos viven con pocos. 

Antes en son de discreto) 

Veréis infinitos locos. 

Ea, quedar, 

Que me llaman á cantar ; 

Ydfgoos.enlín/enfin': 

Quien no quisJer perdonar, 

Que íe quede por min. 




FARSA DE SANTA BARBARA, 

en cómo fué llevada en juicio ante Dios, Son interlo- 
cutores cinco figuras : un Cristo asentado en una 
silla, como juez, con una cruz en la mano sobre un 
mundo : Santa BXrbaba delante de él, bien atavia- 
da : un Ángel de la Guarda» que la lleva por 
la mano á juzgar: un Diablo atras\ que la va á 
acusar : un Pastor , que comienza primero á ha- 
blar, el cual ha de llevar tres zurrones : uno ade- 
lante, y otro atrás, y uno muy pequeño á un lado, 

Past. Los que me habéis saludado, 
Dios, que norabuena estéis; 
Los otros y que me miréis 
Con el un ojo quebrado. 
Yo sé que me habréis aojado 
Cada cual según su cuajo : 
Unos ¡qué gran espantajo! 
Otros ¡necio enzurronado! 
Y aun por aquesa opinión 
Trae el hombre 4os zurrones, 
Por mostrar las condiciones 
De las gentes que ora son ; 



2o6 Farsa 

Porque sepáis la razón 
Estos zurrones estremos, 
Todos, mi féy los traemos 
Para nuestra confusión. 
De pecados andan llenos, 
Que jamas están vacíos; 
De detras echo los míos , 

Y delante los ajenos. 

Lo mismo ni más ni menos 
Juzgamos, como tacaños. 
Por ruines los extraños, 

Y los nuestros por muy buenos. 

Y en estotro zurroncillo, 
Con que taño y me halago. 
Echo cuantos bienes hago... 
¡Dios, que es vergüenza decillo ! 
Que al tiempo de descobrillo 
Pesado con el de atrás. 

Dije c¿cuál pesará mas?» 
Quien quiera podrá sentillo. 
^* Veis, veis cómo atrás echamos 
Nuestros valientes errores, 

Y ios ajenos menores 

Por mayores los juzgamos ? 
Como hilamos, andamosi. 
Esto digo ya de veras. 
Que acuden las sementeras 
Al tenor que las sembramos. 
Al sembrar son las estrenas, 
O en las viñas al cavar. 



de Santa Bárbara. 207 

Juzgar 4 trazar, murmurar 
Siempre las vidas ajenas. 
Sembráis con las almas llenas 
De mil engaños y roñas 
Odios, rencores, ponzoñas, 
¿Y esperáis cosechas buenas? 
I No Será bien que sintáis 
Que es labrador también Dios, 
'Que siembra doctrina en vo* 
Para que fruto hagáis? 
Pues si no fructificáis 
De la divina semilla, 
¿*Por qué habéis i maravilla 
Que sembréis y no cojáis ? 
Siembra Dios en viva tierra, 
Y el hombre en la tierra muerta; 
Pues si la viva no acierta, 
Con razón la muerta yerra. 
La maldad seca y destierra 
De la voluntad humana^ 
La simiente soberana. 
Que Dios en el mundo encierra. 
Envia plagas el cielo. 
Hielos, vientos y langosta, 
Con que el cebo nos angosta 
Que acudamos al señuelo ; 
Por desamor nos da hielo, 
Por la soberbia los vientos, 
Langosta por pensamientos 
De volar por este suelo. 



L 



2o8 Farsa 



Codicias, envidias, riñas» 
Pereza de maldición. 
Hacen revuelta y pulgón 

Y hielos para las viñas. 
Hicense las viejas niñas 
En los trajes y en afeites, 

Y los hombres en deleites, 
Que se pegan como tinas. 
Pues si la tierra preciosa 
Que labra Dios como hija 
Cria tanta sabandija. 
Tanta yerba ponzoñosa, 
Aquestotra tierra astrosa 
Que dio Dios para comer, 
¿Con qué puede responder 
Son hérsenos amargosa? 

Y aun aquestas sobrevientas 
Puédelas hombre sufrir , 
Sino hubiesen de venir 
Otras mayores afrentas. 
Cuando se pagan las rentas. 
Allí, ¡cuerpo de mi suegra! 
Allí, allí veréis la negra, 

Al tiempo de dar las cuentas. 
Ora en fin, fin, enmendar, 
Enmendar ya si quisierdes, 
Que mientras los panes verdes 
Aun se pueden remediar; 

Y el hombre antes de finar 
Siempre se juzga por verde , 



de Santa Bárbara. 

Que al fin se gana ó se pierde, 
Que al morir Jo han de juzgar. 



209 



Aqut se descubre ^/Cristo y Santa BXrbara y 
el Ángel, que están cubiertos con el pabellón. Dice el 
TASTOR, como espantado de vellos : 

Past. j Dios me valga I ^ dónde estoy ? 
¡Oh qué gran milagro he visto! 
¡Nuestro Señor Jesu-Cristo'! 
Juri á mí, dichoso soy. 
Aun yo tengo de ver hoy 
Alguna cosa infinita. 
¿Santa Bárbara bendita 
No es aquella ? Allá me voy. 
Diz que la trac á juzgar 
Va después que se finó 
El Ángel que la guardó, 

Y Dios la ha de sentenciar. 
Ora, escuchar, escuchar, 
fiue buen Ángel trae consigo, 

Y estotro es el enemigo. 

Yo creo que os podéis limpiar. 
^'^GEL. iOh Divina Majestad! 

Esta Virgen, nuestra hermana. 
Nació de gente pagana 

Y conosció tu verdad ; 
Dejó la gentilidad, 

Y tu santa fe tomó. 
Su propia carne domó, 

Y guardó virginidad. 



27 



210 



Farsa 



Past. ¡Oh qué virtudes benditas! 
¡ Qué virginidad guardó ! 
D*ésas os seguro yo 
Que halléis ora poquitas; 
Mas saber bailar ahitas 
Villano, canario y quiebra, 
Tan etjpesas como niebra 
En naciendo, tannañitas. 

Ángel. Cumpliendo tus mandamientos, 
Sólo por no los negar. 
Se sufrió martirizar 
Con muy ásperos tormentos ; 
Sus pechos, de mal exentos. 
Con tenazas arrancados. 
Sus miembros todos llagados. 
Sin torcer sus pensamientos. 

Past. ¡Oh hi de pucha traidora. 
Cómo tuvo buen aviso! 
No marra del paraíso, 

Y allá será gran señora. 
Decí á las mozas de agora , 
Que andan hechas gallaretas. 
Que corten por Dios las tetas; 
Diros han : «Anda en mal hora.» 

Diablo. Oid , juez eterna!. 

Los hechos de ésta profanos : 
Nasció de padres paganos 

Y en pecado original. 
Ángel. Con la fuente bautismal, 

De todas culpas lavada, * 



de Santa Bárbara. 211 

Quedó libre y perhijada. 
Past. Como rosa de espinal. 

Dios, que de linaje astrosa 

Salen hombres muy rebuenos ; 

Bellacos, ni más ni menos. 

De linaje generosa. 

Santa Bárbara preciosa , 

Aunque de gente ruin. 

Fué muy buena. En £n, en fin, 

Del espino sal la rosa. 
Diablo. Fué al padre desobediente, 

Contra vuestros mandamientos , 

Y huyó de los tormentos 
En un monte prestamente. 
A un pastorcito inocente 

Y á sus ganados maldijo. 
Porque á su padre lo dijo, 

Y los pasmó cruelmente. 
^^^'^' ¿G"^ ^^ pasmó? Tal lo quiero. 

I Pensáis que la querré mal ? 
No, noramala , y en tal 
No fuera el necio parlero. 
Yo juro á diez verdadero. 
Si ora milagros se usasen. 
Que parleros se pasn&asen; 
No habria tanto chismero. 
Ángel. Del infiel padre huir 

Mayor gracia meresció, . 

Y si la muerte huyó. 
Fué para más te servir. 



2 1 2 Farsa 

En el pastor maldecir 

Y pasmar sus ovejillas. 

Fué mostrar tus maravillas 

Para te hacer seguir. 
Past. Otea si lo desmalla; 

Ya te zurras , Lucifer. 

Vos os debéis acoger, 

O colgaros del agalla. 

¿ Veislo? i veislo? ya se calla; 

Ya mira por dónde huya. 
Diablo. Bu, bu, bu, bu. 
Past. ¡Aleluya, 

Que ésta no habéis de llevalla! 

y ase el Diablo dando aullidos , y dice el Pastor 

Past. Lechuzo, sucio, alcucero. 
Andar, andar en mal hora. 
¡Oh Virgen, nuestra Señora, 
Cómo quedo placentero ! 
Estaba el hombre primero 
Casi que medio zurrado. 
Mas él va desburrifado. 
Vaya para majadero. 

Oh la divina clemencia! 

Virgen bendita de Dios! 

Oh quién fuese como vos. 
Quién tuviese tal paciencia, 
Tal fe con tal obedencia ! 
Ea, todos, mirar, mirar. 
Que quieren dar la sentencia. 



de Santa Bárbara. 213 

Cristo. Fe, esperanza y caridad, 
Pues las tuvo por tesoro. 
La gran corona de oro 
Se le ponga en libertad ; 
Y otras de rosas le dad 
Por su, muerte con martirios, 
y otra de muy blancos lirios. 
Pues guardó virginidad. 

Fonele El Ángel las tres coronas y una dorada 
gjande, sobre ella otra menor de rosas coloradas , y 
encima otra menor de lirios blancos , y cantan todos 
tres ante el Cristo : 

VILLANCICO. 

.Te, Deum, suma clemencia, 
Que nos das plus quam mcremur, 
Te, Dominum, confitemur. 

COPLA. 

Te, Deum, Deum, laudamos. 
Pues que somos tus hechuras. 
Pues ensalzas tus criaturas , 
Por Señor te confesamos. 
Te, solo Dios, adoramos, 
Ut semper tecum letemur. 
Te, Dominum, confitemur. 




FARSA DE SALOMÓN. 

Son interlocutores nueve figuras. Un Pastor, 
que entra primero : dos mujeres rameras y un 
niño de teta^ del cual ambas a dos entrarán 
asidas^ riñendo á su tiempo^ sobre quién lo ha de 
llevar. El Rey Salomón, que las oirá de jus^ 
ticia y dará su sentencia , el cual ha de estar 
desde el principio en una silla asentado^ con una 
corona y un cetro real ; y un Paje del Rey^ que 
estará en pié y destocado; delante de él una 
Ventera, un Bobo, criado suyo^yun Frai- 
le, los cuales entrarán á su tiempo. El Pas- 
tor habla con todos^ el cual entra comiendo de 
unas bellotas , y dice ansí las coplas siguientes 
[este año hubo muy gran falta de pan) : 



'AST. 



Jamas falta qué tragar 
Al que fuer buen tragador , 
Que en fin, fin, nuestro Señor 
Nunca nos deja de dar. 
Quizá que por castigar 
Estas carnes bellacotas. 



2^6 • Farsa 

Por trigo nos da bellotas ; 
Cuales somos, tal manjar. 
Desque emporcados andamos 
En mil respetos malinos, 
Bellotas, como á cochinos. 
Nos hace Dios que comamos ; 
Como hilamos, andamos. 
Diros he qué aconteció 
En mi casa, asando yo 
Las bellotas que hurtamos, 
A la noche. Juro al ciego 
Que fué terrible gasajo. 
Cobrílas con el borrajo. 
Yo acá espernazado al fuego ; 
Ellas saltan luego, luego, 
Cálceseme aquí una brasa ; 
Yo saltos toda la casa. 
Que jamas tuve sosiego ; 

Y paróme, salvo honor, 
Desollada la barriga. 

¡ Dios, que tuve gran fatiga! 

Y comiendo era peor. 
Con herse el vientre mayor 
Hinchaba y estaba ahito ; 
Sin soltar algún maldito 
No me aflojaba el dolor. 

A rabia doy bellotones 
Que tal cosa hacen her ; 
Doime entonces á comer 
De las bogas y picones. 



de Salomón. 217 

O que pican á montones; 
Yo por tragar muy ayna. 
Híncaseme aquí una espina; 
Jamas me faltan pasiones. 
Yo por la desapegar 

Y desaprílla de mí, 
Espienzo de her ansí; 
Habiérame de ahogar; 
Mi fe, tomo á porfiar 
Por no morir malogrado; 
Masco de pan un bocado. 
Allá la hice tolar. 

Ya no sabe hombre qué coma. 

Porque pan será escusado. 

Que ni en trigo, ni amasado. 

No hay remedio más que en Roma. 

Branco, ni baso, ni soma, 

£n mi casa no parece ; 

En fin, de bellota y pece 

Se mantendrá la persona. 

Que, en fin, así como así. 

Todos hemos de ir allá ; 

Que á ricos también verná 

Su San Martin como á mí; 

Yo, que bellotas comí, 

Y pan y gallinas vos. 
Gusanos ambos á dos 
Mos an de comer aquí. 
Ó reniego la bobura 

De mi ñoranza tan luenga, 

t8 



2i8 Farsa 



Que no dije «Dios mantenga» 
Ni aun vos hice la mesura. 
Quiero tornar de acá hura. 
Que por comer me he olvidado ; 
Entraré mejor hablado 
Que no alguno por ventura. 
Dios mantenga : que gocéis 
En paz mil fiestas como ésta. 
¿*No queréis dar la respuesta? 
Ni aun creo que lo agradecéis. 
Dios, que lo que merecéis 
Os venga, pues nd habláis, 

Y á mí lo que deseáis , 

Y cuantos bienes tenéis. 
jOh hi de puta garrido. 
Si tuviese lo de todos , 
Mal año. para los godos 
Aunque me veis pan perdido; 
Qué adorado y qué servido! 
Hasta' hincar las rodillas. 
Loado á mil maravillas 

Sin haberlo merescido. 
De zafíos haz muy ufanos * 
Esta maldita riqueza, 

Y la muy santa pobreza 
De buenos, tristes villanos, 
O costales de gusanos. 
Que juro á san verdadero 
Que se adora hoy el dinero 

Y fingimos de cristianos. 



de Salomón. 219 

Un gentil, decid, ¿qaé hace 
Si no adorar plata y oro? 

Y decid, ¿*qué hace un moro, 
Son gozar lo que le place ? 
Pues ^'cómo ^lás satisface 
Tener la ley del Señor, 

Si usamos de ella peor 

Que el que sin ella desplace ? 

Y pues j'sabeis por qué adoran 
Estos dineros malditos ? 

Por gozar los apetitos 
Que en aquestas carnes moran; 
Porque el oro y plata doran 
Las torpezas y pecados ; 
En fin , que son adorados 
Por lo que nos empeoran. 
Que no basta, no, cumplir 
La ley ni querer guardalla. 
Son por quien haz quebranta! la 
Trabajar hasta morir. 
Pues ¿á donde espera de ir 
El que se llama Cristiano, 
Obrando como pagano. 
Sin quererse resistir? 
Pues otraxosa garrida : 
¡ue riquezas por juntarlas, 
pocos veréis gozarlas 
Con sudar toda su vida. 
Dejan la carne molida , 
Y pasan con sus peligros, 



220 Farsa 

A quien ore malos sigros 
Por aquel alma perdida. 
El que me oyer y me vier, 
Pescude por lo del cielo, 
Que mi fe, para en el suelo 
Poca cosa es menester. 
Vanidad, es á mi ver, 
£1 mundo y su presunción ; 
Pescudaylo á Salomón 
Con su ciencia y su saber. 

Aquí habla el Rey Salomón y dice: 

Rey. Yo soy el rey de Israel, 
Pacífico Salomón, 
A quien Dios dio tan gran don. 
Muy más dulce que la miel. 
Recibí de manos de Él 
Gran tesoro de la ciencia , 
Con que peso mi sentencia 
Por justo peso y nivel. 
Por mostrar lo que queria 
Me mandó Dios que pidiese ; 
Yo supliquéle me diese 
Sola la sabiduría ; 

Y visto cuan bien pedia , 
Diómela con sus larguezas, 

Y aun d'ióme las riquezas, 

Y fama de gran valía. ^ 
En el saber que me dio 
A todo el mundo escedi ; 



' 



de Salomón. 221 

Antes, ni después de mi. 
No fué sabio como yo ; 

Y lo que más me añadió 
Fué la honra , tanta y tal , 
Cual nunca la tuvo igual 
Algún rey que precedió. 

Y si anduviese las vías 
De Dios, siéndole sujeto. 
Como mi padre perfeto 
Prometióme largos días. 
Yo puse las fuerzas mias 
En saber con gran hervor 
Cuál camino es el mejor 

De este mundo y sus porfías. 
Hice casas y heredades 
De viñas, huertos, verjeles, 
Árboles por sus cuarteles. 
Frutas de mil dinidades. 
Sus riegos de propiedades, 
Albercas, estancos, fuentes. 
Aguas estantes, corrientes , 
Conforme á sus calidades. 
Tubc tantos servidores, 
Esclavos de servimiento; 
Ganados tuve sin cuento. 
Más que todos. los mayores ; 
Atesoré con favores 
Oro, plata, y las haciendas 
De reyes, sin tener riendas, 
De provincias y señores. 



222 Farsa 

Cantores y cantaderas 
Tuve para mi solacio, 
Bajillas en mi palacio. 
Vasos de cien mil maneras; 
Y vi que el saber de veras 
Siempre escede á necedad , 
Como luz a oscuridad. 
¡Oh ciencia, que todo esmeras! 
Gocé con gran majestad 
Todos deleites y haberes , 
Músicas, vinos, mujeres 
Con toda sensualidad ; 
Al ñn vide en la verdad 
Que es lo bueno á los mundanos 
Mantenerse por sus manos. 
Porque todo es vanidad. 

Aquí entran dos mujeres asidas de un niño de teta, 
la una se llama A. y la otra B. ; y dice la A,-. 

A. Daca, que me lo hurtaste. 
Mi hijo, mala traidora. 

B. Bellaca, déjame agora. 
Que el tuyo tú lo ahogaste. 

Aquí las desparte el Paje, y queda la B. con el 
niño en brazos. 

Paje. Ya, mujeres, baste, baste; 
Amansad vuestra braveza : 
La sentencia de su alteza 
Os quitará de contraste. 



j 



de Salomón. 223 

Past. ¡ Donosas vienen las dueñas ! 
¡ Mira qué gentil alifio ! 
Deja, ñora mala, el niño... 
¡ A las greñas ! ¡ á las greñas ! 

Aquí toma ^/Pastor el niño en brazos, porque 
riñan, • 

Past. ¡ Oh cómo van zahareñas ! 

A. ¡ Ay ! ¡ ay ! ¡ puta ! 

Past. Salvo honor. 

Santa atízalas, señor. 
Paje. Por cierto bien las enseñas. 
Past. Yo rebien to de praceres. 
Paje. i Calla , pastor } 
Past. Ya callo. 

Esta chiquita... mi gallo... 

Así, así, como quien eres: 
Rey. Ta ,' ta , ta , parad , mujeres. 

Mozo, mételas en paz. 
Past. ¡Oh, señor, que es gran solaz ! 

Avienten los alñleres. 
Paje. Quítate acá, bobarron. 

Aparta, aparta, aparta. 
Rey. Mujeres, llegad acá, 

Sepamos vuestra cuestión. 
Past. Aquí el gran rey Salomón, 

Que os sabrá deslitigar ; 

Empezalde de contar 

£1 pleito y la relación. 
A. Señor, en una posada 



224 Farsa 

Yo y esta mujer vivimos, 

Y dos hijitos parimos. 
Que se llevan casi nada. 
Esta mujer descuidada, 
Durmiendo, ó por mal aliño. 
Ahogó y mató al su niño 
Aquesta noche pasada ; 

Y viendo el suyo sin vida, 
Hurtóme mi hijo, aquél. 
Púsome el suyo por él. 

En mis brazos, yo dormida. 
Yo acordé despavorida 
Por dar á mamar al mió; 
Hallé el suyo muerto y frío; 
Levánteme dolorida ; 

Y visto á la claridad , 
Conoscí muy descubierto 
No ser mi hijito el muerto. 

B. Señor, no diz la verdad. * 

Rey. ¿Hay testigos? esperad. 
B. No, señor. 

A. I Oh hecho esquivo! 
Que mi hijo es éste vivo. 

Rey. Vos ¿qué decis? 

B. Que es maldad. 
Que éste es el que yo parí , 
Que el suyo fué el embrujado. 

Past. Mas ella lo habrá ahogado. ^ 
A. ¡ Ay que éste es, triste de mí ! 

Rey. Tráiganme una espada aquí. 



de Salomón. 225 

Y daremos la sentencia. 
Paje. Hela aquí. 

Rey. Tened paciencia : 

Ora os apartad de ahí. 
Partidme por 4a mitad 
Este infante vivo, vos, 

Y á cada cual de las dos 
Dad sa parte en igualdad. 

A. ¡Señor rey, aved piedad! 

No se parta el mi cordero ; 

Uévelo ella todo entero; 

Vivo, entero se lo dad. 
Past. ¡Donosa va el avenencia! 

Dios, ¡que llevan buen despacho! 

Bien ha librado el muchacho. 

Si secutan la sentencia. 
Paje. Calla, pastor. Ten paciencia. 
Past. Ellas van puestas de lodo. 

A. Señor, llévelo ella todo. 
Por vuestra real clemencia. 

B. Yo no quiero á mí, ni á tí. 
Anda, mala mujer, anda ; 
Pártase como el Rey manda. 

A. ¡ Oh señor ! no sea ansí. 

Rey. Ya, ya, ya, ya conoscí 

Por aquesta conjetura ; 

Esta es madre por natura, 

Su hijo le restituí. 

Pues que fué la lastimera 

De su muerte, y se dolió, 

29 



226 Farsa 

Esa es la que lo parió,^ 

Y su madre verdadera ; 

Y estotra, que quier que muera. 
No le tien lyaturaleza, 

Que no cabe tal crueza 
En madre mansa ni fiera. 
Past. ¡ Oh cuan bien lo concruyó ! 
Toma vos vuestro hijuelo; 
Vos anda, poneos de duelo; 
Siempre la verdad venció. 

Aquí da el Pastor el niño que tenia en los brazos 
(I la madre y y da un empellón á la^, y en comenzan- 
do á hablar con ella entra el Fraile ; y vase el Rey 
y el Paje, j la A. con su hijo, 

Past. Y el fraile ¿dónde salió? 

¡ Valme Dios, qué cosa es ésta! 

Sin frailes jamás hay fiesta ; 

Creo que Dios lo prometió. 
B. - 1 Ay cuytada, sin amigo. 

Sola sin hijo, ay de mí! ^ 

Past. Yos ñora mala de ahí. 

Pues os dejan sin castigo. 
B. ¡ Vieja y pobre y sin amigo, 

Que me ayude á mantener ! 

Tratante me he de hacer. 

Porque trate alguien conmigo. 
Past. Mi fe, tarde eis acordado. 

Rotos ya los atavales. 
B. Quiero remediar mis males. 



de Salomón. iij 

Past. Mas gormar loqueéis tragado. 
B. De esas blancas que e guardado 

Comprar quiero una negrilla, 
(ue vaya y venga á la villa 
comprarme del mercado. 
Fraile. Aquestas, desque envejecen. 

Siempre al cabo van con mal, 

Con buvas al hospital , 

Adonde las más fenecen. 

Las que sanas permanecen 

Por ser del todo perfetas, 

A la vejez alcahuetas 

O venteras remanescen. 
B. No escupáis lo que bebiste. 

Padre , que hay fuistes mozo, 

Y frailes yo los conozco, 

Y eun vos ya me conocistes. 
Past. Escucha, escucha los chistes. 
Fraile. Ora, hermana, yos con Dios. 

B. Sí iré. * • 

Past. Padre, también vos. 

Yo no sé á lo que venistes. 
Fraile. Hermano, vine á aclarar 

Esta ñgura graciosa: 

Madre cruel y piadosa 

Al niño quieren llevar; 

La cruel quier lo matar, 

Esta fué la sinagoga; 

Mas la Iglesia lo deroga. 

Que vivo lo quier guardar. 



228 Far^a 

Sobre éste riñen las dos. 

Que es Cristo entre ambas criado; 

De la vieja es ahogado» 

Y á la nueva es vivo Dios ; 
Entero se nos da á nos; 
Sin partirse á todos harta. 
Miente quien quier que se parta. 

Past. Es la verdad, juro á briós. 

Mas á entendello no acierto. 
Pues que Cristo todo es uno. 
Ser dos niños de consuno. 
Uno vivo y otro muerto. 

Fraile. Pues si miras bien dispierto, 
AI niño Jesús figura, 
Que fué de mortal natura, 

Y Dios inmortal por cierto. 
Lo mortal parió y mató 

La primera errada Eva, 
Mas después, de Virgen nueva 
Hecho Dios y hombre nasció; 
, Sinagoga lo ahogó 

Cuando lo puso en la cruz, 
La Iglesia lo guarda en luz. 
Que por quien es lo creyó. 
Past. Esa, en fin, es la verdad , 
Que este niño soberano 
Murió sólo en cuanto humano, 
Mas no en la divinidad; 
Pescudo una necedad : 
Pues nasció para morir, 



de Salomón. 

l £s bien llorar ó reir 

En esta su Navidad ? 
Fraile. ¡O hermano, hermano, y herilianos! 

¡Cuan bien lo vas apuntando! 

Él mismo nasce llorando. 

Porque rian los humanos. 
Past. o bien dichosos cristianos, 

Pues para nos alegrar. 

Se bajó Dios á penar 

Y encrabarse pies / manos. 
Fraile. Debe el hombre que no es ciego 

Dorar de su corazón 
Lágrimas de devoción, 
Abrasado en vivo fuego. 
Past. Pues yo quiero llorar luego 
Por amor de tal señor, 
Que lo abajó nuestro amor 
A vida tan sin sosiego. 
¡Dios, que hÍ2;o tierra y cielo, 
Tan poderoso y divino, 
Herse niño tamañino, . 
y estar al frió y al yelo ! 
Yo me abraso, yo me yelo. 
Pasión que no sé decilla; 
Por un cabo le he mancilla, 

Y por otro me consuelo. 
Duélome en vello cativo 
£n tan pobre humanidad, 

Y viendo su caridad, 
Abrasóme en fuego vivo. 



229 



230 



Farsa 



Fraile. Pues con aquese motivo 

Porque en su fe más te cuadres , 

Viste el amor de dos madres. 

Uno blando y otro esquivo. 

La una quería guardallo 

Aunque á la otra se diese; 

La otra que se partiese. 
Past. Muy poco debia de amallo. 
Fraile. Pues estas madres, yo hallo 

Que es nuestra alma y carne esquiva; 

£1 alma quiere que viva. 

Mas la carne desechalio. 

Desechar, digo, $u yugo 

De sus santos mandamientos, 

Por ir con sus pies exentos 

Tras el mundo que le plugo. 

Menosprecia y haz rehugo 

Al alma, que quier contino 

Seguir al niño divino. 
Past. ¡Ó quien- fuese su verdugo! 
Fraile. Bien puedes serlo en verdad. 

Que el que es celoso cristiano. 

De azotarse ha con su mano 

Su carne y sensualidad ; 

Carne que trata maldad 

Al alma que quier ser buena 

Y á las penas la condena, 

Azotalla sin piedad. 

Aquí comienza el Pastor á desnudarse para se dis- 
ciplinar, diziendo : 



de Salomón. 



Past. 


• 

Ansina, mi cuerpo, ansina, 




Que al alma desobedeces. 




Yo haré lo que mereces. 


Fraile. 


Desnúdate , hijo, ayna ; 




Ves aquí la disciplina. 


Past. 


jAy, ay! 


Fraile. 


Cuanto más te duela. 




£1 alma más se consuela. 




Y á la gloria te encamina. 


Past. 


Yo os zorciré, jurí á nos. 




jAy,ay, ay! ¡oy, oy, ey, ey ! 


Fraile. 


Di, di : miserere tnei : 




Date bien de dos en dos. 


Past. 


¡O mi señor y mi Dios, 




Nacido por nuestro amor. 




Perdonay al pecador ! 




¡Señor, perdonaime vos! 


Fraile. 


Su contrición es perfeta. 




Ya que te dije burlando. 




No es noche de estar llorando; 




Buena ha andado la bualeta; 




Para juego de carreta 




Fuera bueno el bobarron. 


Past. 


Yo creí vuestro sermón. 




¡Y vos ech aislo en chufreta ! 




^*£n fin, vos escarnecéis?... 




Ora bien, calla, calla. 




Quizás acontecerá 




Que yo ria y ^os lloréis. 


Fraile. 


¡Que simprato! ¿*no lo veis? 



231 



232 

Past. 
Fraile. 



Past. 
Fraile. 

Past. 

Fraile. 
Past. 



Fraile. 



PAsr. 

Fraile. 

Past. 



Farsa 

En fín, tú tienes tus ciento. 
Pues dello no me arrepiento, 
An que todos me moféis. 
Ora, hermano, en la verdad 
Huelga, no hagas del puto. 
Que del bien tú habrás tu fruto 
Si tuvieses humildad ; 
Mas por ser hoy Navidad, 
En que Dios nos dio á su Hijo, 
Hablemos en regocijo. 
Que me plaz de voluntad. 
¿Viste 4 fas dueñas reñir 
Sobre el niño al repelón ? 
O que era muy gran pasión. 
Mas era para reír. 
No las podías despartir. 
Antes por Dios atizaba. 
Porque en vellas me holgaba 
El asir y el sacudir. 
Mas, padre, ¿qué digo? hala, - 
\ai que se fué á ser ventera 
Vos bien supis^es quién era. 
Ó que era pieza muy mala. 
Cuando moza era la gala 
De toda la ramería. 
Maldito el hombre la vía 
Que no le hiciese sala. 
Ella sus blancas se tien. 
Tal la maldita ganaba. 
Modorros que tresquilaba 





de Salokon. 




l No la despojaba alguien ? 


Fraile. 


Calla, hermano, fuera bien .. 


Past. 


¿Vos no sabréis... 


Fraile. 


Ora, calla. 


Past. 


¿Cogelle aquella morralla.^ 


Fraile. 


Calla, tü verás. 


Past. 


• 

Amén. 



»33 



"Irte allá desconocido, 
Fingiendo del escudero, 
Y hacerle un terrible fiero. 
Que la dejes sin sentido. 
Saca el dinero escondido. 
Amagar con fieros bravos... 

Fraile. Fieros no le dan dos clavos, 
Que tiene el temor perdido, 
¡Ó hi de puta, qué vieja! 
Bien la conoces, á osadas 
No teme espadas sacadas 
Más que á una cañaheja. 

Past. Ora, en fin, tü le apareja 
Alguna percha, que pueda 
Asille aquella moneda 
Que debe tener añeja. 

Fraile. Yo le he de entrar por amor, 
Por aquí la he de cazar. 

Past, Y en ser vieja por ganar, 
Herte su procurador. 

Fraile. Yo sé bien lo que es mejor 
Para cazalle el dinero, 
Mostralle el mió primero. 



30 



234 Fursd 

Con que ]e pondré sabor. 

Y aun dárselo he á guardar. 
Para más aseguralla. 

Es propio para caza! la. 
Past. En fin, hacella picar. 

Y eso iTío será hartar ? 
Frailb. ^'No as oído los perdones 

De quien hurta á los ladrones ? 
Past. Son hablillas por burlar. 
' Tü atina lo que hicieres. 

No te ciegue mala gana ; 

Mira no vayas por lana, 

Que son diabros las mujeres. 
Fraile. Oye y calla lo que vieres. 

Si conmigo quieres ir. 
Past. A condición de partir. 
Fraile. Vén , busquémosla si quieres. 

Aquí sale del tablado el Fraile y el Pastor ; y 
viene la B. con Antón, la mano puesta en el hombro^ 
diciendo : 

B. Nora buena te hallé 

Para mi necesidad 

Mozo de tal calidad, 

Hijo, yo te medraré. 

Mi ánima ganaré 

En bezarte á desasnar. 

I Sabrás vender y comprar ? 
Antón. Mi madre, sí lo sabré. 
B. Mas que á cien hijas te quiero, 



* , 



de Salomón. 2.35 

Que Dio« te me ha encaminado; 
Tú serás el bien librado, 
Yo con mi caudal entero. 
Comprar negra, mi dinero 
Gastara hasta las heces. 
Más me valdrás td mil veces, 
Mozo de fuerzf y ligero. 
Todo ha de ser en tu mano, 
Mi vejez tien frialdad, 

Y calor tu mocedad. 
Tanto ganas, cuanto gano. 
Será todo el año sano: 

Tú, mozo caliente y tierno. 
Calentarme has en invierno. 
Yo enfriarte en el verana 
¿Sabes qué tengo pensado? 
Vestirte como mujer. 
Porque al comprar y vender 
Te hallen más agraciado. 
Eres propio desbarbado, 
Yo te pondré unas tetitas ; 
Es tapar lenguas malditas, 

Y andarás más arropado. 

Antón. { Con vos me he de echar, nuestra ama ? 
B. Pues, mi hijo y mi consuelo, 

i He te de echar en el suelo? 

Cobraría buena fama. 

No te he de vedar mi cama. 

Mis tinajas y mi cesto : 

Seyme tu callado y presto. 



236 Farsa 

Antón. Que me praz de buena gana. 

Aqut se mira como se vee vestido como mujer ^ y ríese. 
¡He! ¡he! ¡he! 



B. 



Antón. 
B. 

Antón. 



B. 



Antón. 



B. 



\nton. 



B. 



Antón. 



B. 



Que estás muy bien. 
Cierra £sa boca, no ría. 
Haste de llamar Meñcía. 
¡Ahí 

Calla, que verná alguien. 
Mencía, retien, reden. 
¿Cómo, si no soy Antón, 
Podré her generación. 
Vos mujer y yo también? 
Anda quq no le haz nada. 
Amarga, ly tan bobo eres? 
Mira, siendo ambas mujeres, 
Nunca saldréis vos preñada. 
¡Ay cuytada desdichada! 
Mira, si me has de servir, 
No has palabra de decir 
A quien vien á la posada. 
¿Si alguien á habrar empieza 

Y pescuda por la dueña ? 
Mostrar tu cara risueña 

Y abajarle la cabeza. 

Ya, ya, ya decis que meza; 
Para el no, que haga ansí, 

Y ansí ñas her para el sí. 
Avisada es la mi pieza. 
Hasta yo te demostrar. 



^ de Salomón. 

Que esto ha de ser á la luenga, 
A cualquier que á casa venga 
Ni palabra has de hablar ; 
Mas de alegre ce mostrar 
Con tu cabeza abajada. 
Serás por cuerda callada, 
Oir y ver y callar. 

Aíiüí torna el Fraile y el Pastor, diciendo 

Fraile. ¿Ves? ¿ves? 

Past. Ella me semeja. 

Fraile. Consigo tien una moza. 

Aun la risa me retoza. 
Past. Es de ver la puta vieja. 

¡ Qué fuelles de acá pelleja ! 
Fraile. ¿Y vieja le osas decir? 

Pues no te cumpre vivir 

Si tal le llega á la oreja. 
Past. Pues ¡Dios que es vieja de veras! 

Raso está ya el terciopelo. 

Carda no sacará pelo, / 

Ni aprovechan tiraderas. 

Yo no sé qué della esperas. 

Mira bien lo que te habro. 

Que tien facion del diabro; 

Ruégote que no la quieras. 
Fraile. Hermano, yo no la quiero, 

Que partiremos ansí: 

Ella será para tí. 

Para mí será el dinero. 



237 



238 Farsa 

Past. ¿y decísmelo de vero? 

Fraile. Verás mil gracias secretas. 
Yo á estotra de las faldetas 
Para mi caza la espero. 

Past. Yo dellas no quiero nada , 
Ni sus dineros tampoco. 

Fraile. Anda, calla, bobo, loco. 

Aqtii se liega á /aJB, y le habla el Fraile. 

Fraile, ¡ó señora! bien hallada. 

Ya no está mal empleada 

Mi jornada trabajosa 
. £n ver joya tan preciosa. 

¡Ó venturosa jomada! 
B. Anda, padre, á pasear. 

Past. Bien acude la vejota. 

Mándalo á comer bellota. 
Fraile. Eso es quererme matar. 
B. Fingiste de me afrentar 

Con vuestro sermón tan luengo. 
Fraile. Por el hábito que tengo. 

Que fué por disimular. 

Mi vida está en vuestras palmas. 
B. No os estimo en mi jervilla. 

Past. Cosquillosa es la mulilla , 

No consiente las ensalmas. 
Fraile. No queráis poner en calmas 

La vida de un servidor, 

Que sólo por vuestro amor 

Pondrá la honra y mil almas. 



de Salomón. 

Past. Loco estás por san Felices : 
£1 demonio habrá en tí. 

B. No creo haréis por mí 

Ni aun darme un par de perdices. 

Fraile. ¡Ó ánima! ly qué me dices? 
Pues á otra cosa, no vengo. 
Sino á darte cuanto tengo. 

B. Muy largo estáis de narizcs. 

Fraile. No me debéis de creer. 

Pues no soy tan fanfarrón; 
Mozo, muestra ese bolsón. 

B. Algo querría ya yo ver. 

Fraile. Esténse en vuestro poder. 

Bien los podéis vos guardar , 
Podréisos aprovechar 
De comprar para vender. 

Past. Nunca yo hiciera aqueso. 

6. Señor, yo siempre fui vuestra, 

Anque siempre eis hecho muestra 
De me ser cruel y avieso. 

Fraile. Cruel yo á mí en ser vueso, 

Que aun en mí no hay para mí, 
Ni tan sólo un no, ni un tí , 
Sin vuestro mandato expreso. 

B. Como halcón poríioso 

Habéis volado la garza. 
Herida estoy en la zarza 
De vuestro monte gracioso. 

Fraile. Yo soy, señora» el dichoso. 

B. Toma, moza , guarda allá* 



239 



240 
Fraile. 

Past. 



Fraile. 



B. 

Fraile. 

Past. 



Fraile. 

B. 

Fraile. 
A. 
Fraile. 



Past. 
B. 



Farsa 

¿Esta es vuestra? vén acá. 
¿Di, hermosa, soy hermoso? 
¡Como se muestra asquerosa! 
La vergüenza tien muy rasa , 
Si de tal casa, tal brasa. 
Ó qué mano tan ñudosa. 
No vida tan trabajosa 
A aquesta moza, señora. 
Relevarse ha desde aora. 
I Tu no querrás ser mi esposa ? 
¿No miráis? mira, mira 
Cómo abaja la cabeza. 
¡Ó hi de puta qué pieza! 
Diz por señas que ojalá. 
Vamonos. Mozo, anda acá. 
Señora, un negocio tengo. 
¿Isos, señor? 

Luego vengo. 
No tardéis, mi vida, allá. 
¡Ah pastor, pastor, pastor! 
¿Ves lo que tengo enhilado? 
Tú sabrás de tu ganado, ' 
Mas desto yo sé mejor. 
¿No será gentil sabor 
'Gozar la moza primero. 
Después coger el dinero ? 
¿Qué te parece? 

Señor... 
Antón, ¿serás animoso 
En Trocarme aquel vellaco. 



de Salomón. 241 

Que ha de volver por su saco, 

Aunque se muestra amoroso ? 

Es en artes un raposo ; 

Yo quedaría contenta 

De hacelle alguna afrenta. 

Si en ello fueses mañoso. 
Antón. ¿Dices aquel frailiron? 

Yo os lo haré andar entaynas. 

¿Queréis palos, azotaynas? 
B. De todo mi corazón. 

Quiero te dar la lición : 

Si te quisier retozar, 

Td has de disimular 

Hasta ver buena sazón. 

Aquí torna el Fraile y el Pastor ; y dice el 
Fraile : 

Fraile. Esto se ha de proseguir 
Sin errar de esta manera : 
Td, quedándote acá fuera, 
Otro hato has de vestir; 
Yo á la moza quiero ir, 

Y desque la hubier gozado 
' Sobrevendrás muy airado. 

Buscándome con reñir. 
Di que andas á procurar 
Por los frailes, escotero, 

Y que yo hurté un dinero 

Y vienes á me levar; 
Yo de tí dejarme atar 

31 



242 Farsa 

Ambas laB manos atrás ; 
Tú, grandes fieros harás. 
Que me quieres azotar. 
Ellas de que así me vieren. 
Por librarme de tus fieros» 
Luego darán mis dineros 

Y cuantos suyos tuvieren; 
Ya tú: ves cuánto me quieren» 

Y mas tenerlas contentas; 
Por excusar mis afrentas 
Darán cuanto les pidieren. 
Yo me voy á la mociHa, 
Tú busca presto otro sayo. 

Past. Yo creo que uno piensa el vayo, 

Y otro, quizá, el que lo ensilla. 
Por vengar yo mi mancilla, 

Si una vez lo tengo ansí. 
Los azotes que me di 
Irán sobre su costilla. 
Ya voy, que el ya habrá gozado. 
Mal provecho le ha de her; 
Yo os lo pienso de moler 
Si una vez lo tengo atado. 
Quiero me levar guardado. 
No piense soltárseme él. 
Aqueste nuevo cordel 

Y este cabresto mojado. 

Aquí se desnuda el xamarron, y quédase vestido un 
sayo y un rejo ceñido, y un cabresto en la mano. 



Fraile. 
Past. 

B. 

Frail£. 

Antón. 

Fraile. 

B. 

Antón. 

B. 

Antón. 

Past. 

Fraile. 

B. 

Fraile. 



B. 



Antón. 



de Salomón. 

£1 her quier á toda broza 
De celallo á la barbuda, 
Hemos de ver cuál le ayuda, 
Pues entrambas las retoza, 
i Al traidor ! 

¿Quién alboroza? 
¿ Y el dinero. Satanás ? 
Daca las manos atrás. 
Antón, ora es tiempo. 



3^43 



I 



Moza! 



Yo soy Antón , vellacazo. 
¡ Ó señora! á vos me humillo. 
Tira la saya, Antonillo. 
Toma, toma, don putazo. 
Buenas, buenas, Antonazo. 
¿Vos sois^ el mi ruñan ? 
¿Vuestras artes? ¿dónde están ? 
Habéis caido en el lazo. 
¡Ay!¡ay!¡ay! 

Brumale el cuero. 
¡Ó mujeres, ó malicia! 
Aquí, justicia, justicia. 
¡Aquí del Rey, que me muero! 
¿Tu también, mal compaftero? 
Antón, un poco sosiega. 
Tu, Pastor, dale talega; 
Antón, sé td el pregonero. 
Que me prace, juro á san. 
£sta es la justicia agora, 
i^Que manda hacer mi señora 



244 



Fraile. 

Past. 

Antón. 

Past. 

Fraile. 

B. 

Past. 

Fraile. 



Past. 

Antón. 

Past. 

B. 

Fraile. 
Past. 

B. 
Past. 



Fraile. 
Past. 



Farsa 

A este fraile ruñan, i^ 
Repícele. Dan, dan, dan. 
¡Ay! ¡ay! 

No se te deshaga. 
Quien tal hace que tal paga. 
De tal simiente tal pan. 
O señora, habed piedad; 
Déjame siquiera un poco. 
Antón, gargajos y moco. 
Ah del mal fraile ó abad. 
Yo confieso mi maldad. 
Esto y más he merecido; 
Mis pecados me han traído 
A tan gran cautividad. 
Antón, espera un poquito. 
No, no, hasta que nos cansemos. 
Bien será que lo dejemos. 
Pues está ya tan contrito. 
No se desate el maldito. 
Sin os perdonar primero, 
¿gué? 

liOs palos. 

Y el dinero. 
¡ Mira si acertó en el hito! 
Vos, padre, á mi me parece 
Que saldréis de aquí derecho 
Bien contrito y satisfecho. 
En £n, todo se merece. 
Más digo, padre, ecce, ecce, 
Mirar si habéis negociado. 



de Salomón. 

l Is con lana ó trasquilado ? 
Fraile. Quien mal busca^ mal fenece. 
fi. Mira y padre, perdonad; 

Que Dios ha hecho por vos. 
Fraile. Bien sé que castiga Dios, 

Y cierto con gran piedad. 
Yo perdono. 

B. Ora soltad. 

Past. Pues abraza, que es razón. 

B. Abrace también á Antón. 

Fraile. Más merezco en la verdad, 
¡Ó juicio verdadero! 
Esto ha sido gran misterio, 
i Yo fuera del monesterio, 
Disoluto y con dinero! 
Mi fe, desde agora quiero 
Enmendarme á vida honesta. 
Que tal tentación como ésta 
De la muerte es mensajero. 

Past* No, son dejaos olvidar 

Y poneros eis del lodo. 

Si olvidáis á Dios del todo. 
Bien podéis desahuciar. 
Si comienza á castigar. 
No hay hombre que se defienda. 
Si no es con justa enmienda ; 
Ó caminar á pagar. 
Fraile. Hermano, yo me arrepiento, 

Y demando á Dios perdón. 
Past. En fin, como el buen ladrón 



245 



246 Farsa de Salomón. 

Esca pastes del tormento. 
Fraile. Por honra del Nacimiento 

Vamos cantando por arte. 
Past. Tu y Antón á la una parte , 

Yo con ella y buen aliento. 

VILLANCICO. 

Cantemos al que nasció. 
Por que nasca devoción 
Dentro en nuestro corazón. 

COPLA. 

Cantemos al que nació. 
Pues que por él renacemos ; 
Cantemos pues que tenemos 
Por él lo que era perdido; 
Cantémosle sin olvido, 
Y esté su contemplación 
Dentro en nuestro corazón. 




FARSA MORAL 

in que se representan las cuatro virtudes cardi- 
nales, cómo enderezan ¡os actos humanos. Son 
interlocutores. Justicia, Prudencia, For- 
taleza , Templanza, Nequicia : // pa- 

■ íriarca Job con su paciencia, y un ma%o su- 
ya : el rey NABUCOpONosoR con su soberbia : 
Nuestra Señora recien parida con su niño en 
brazos. Entra primera Nequicia, vestido co- 
mo simple pastor, y dice {¡a cual está añadida 
r emendada por el autor) : 

Nta. ¡O qué placer tan valente! 
¡O qué noche de alegría! 
Dios y la Virgen Marfa 
Me guarde y harte y contente. 
Hoy, mañana y cada dia. 
No hay gasajo lin tragar : 
Beber quiero unas dos gotas: 
Este es á placer ahotas. 
( Quién quier correr ó saltar. 



246 Farsa de Salomón. 

Escapastes del tormento. 
Fraile. Por honra del Nacimiento 

Vamos cantando por arte. 
Past. Tü y Antón á la una parte , 

Yo con ella y buen aliento. 

VILLANCICO. 

Cantemos al que nasció. 
Por que nasca devoción 
Dentro en nuestro corazón. 

COPLA. 

Cantemos al que nació. 
Pues que por él renacemos ; 
Cantemos pues que tenemos 
Por él lo que era perdido; 
Cantémosle sin olvido, 
Y esté su contemplación 
Dentro en nuestro corazón. 




n qut se refreítwi^ ^ :»= ^- -»'- 

interUatmn^y.^'-^'-^ '-■'-■'-'■ ' ■»' 
TALEIAiTnO-U^l' -'■-.:=-• . -- 
íriurta Jo» íw -"" íí--™^ - •» -- 
jFo .- </ rry Naívc: :;.. *■-•• ■ .-^ » »«r-.-- 
ífuetlTú Sáara 'i:^ i*-- -i» ■ *-■ » 

me ¡impit fentr, :t ¿j - a. ni >-.«- 
T emenáaám fr t. nMor 

Neq. ¡ó qué ?»a= ^ "-«se 

■Ó qú Bocbt O! 1^^ 
Dk» T k Vcpi ¡¿is 
Me pañt 7 ón: - 31^ 

No hay B»» at :ap- 



248 Farsa 

O á beber poner las botas ? 
£1 apuesta que aproveche, 
¡ue en todo soy ventajado; 
beber siempre he ganado, 

Y apostando á comer leche 
Ningún zagal me ha levado. 
Sé jugar nones y pares, 

Y al arrima y al ojuelo, 
Mojón, cayado, tejuelo, 

Y ana bota las cuchares, 

Y al andache y pié cojuelo. 
Sé jugar I4 corregüela 
Tan bien como los gitanos. 
Sé tañer á palancianos. 
Rabel , guitarra, vigüela, 

Y otros mil juegos de manos. 
Bailo y taño las gambetas 
Con infinita mudanza, 
Sé guiar bien una danza ; 
Tengo mil gracias secretas. 
Que nadie me las alcanza. 
Sé jugar con los de villa ^ 
Al trunfo, y sé barajar 
Hasta sacar que robar. 
Hurtar el basto y malilla, 
Her mil señas y guiñar. 
Al hanequin siempre gano, 
¿Y queréis saber con qué? 
Barajo, y pongo á la fe, 
A vos catorce de mano. 



V 



Moral. 249 

Para mí quince de pié. 
Pues al fmj , barajo un mes 
Hasta vos dar veinte y uno; 
Vos embidais de montuno. 
Yo tomo los ases tres, 

Y echo el resto de consuno. 

Y para el tres, dos y as 
Sé her otra mencalada , 
Tengo malilla hurtada, 

Y ansí gano sin compás • 
Hasta la barba empeñada. 
También penetro los centros 

A todo libro al parar, 
Trastejo hasta juntar 
Pareados los encuentros 
Con que suelo despojar. 
Soy en jugar la primera 
Muy sotil á maravilla ; 
Para fruj, hago albardilla, 
Ó escondo una carta fuera, 
Ó hago la cortadilla. 
Pues tantear, jurí á nos. 
Pasa, pasa de consuno; 
Tanteo á mí dos por uno, 

Y al contrario uno. por dos , 
Sin que me sienta ninguno. 
Pues no sé hincar el dado. 
Bullo, que nunca estoy quedo, 
Dejar uno aquí entre el dedo, 

Y echar otro descuidado, 

32 



250 ' Farsa 

Y ansí engaño lo que puedo. 
Al ajedrez» trechas falsas^ 
Como el otro se menea. 
Digo jaque sin que sea; 
Cuento mil chistes y fiírsas 
Porque el otro no lo vea. 

A bolos, hurtar la raya, 

Y pongo, juro á san polo. 
Las chinas deyuso el bolo 
Para que luego se caya 
En dándole el aire sólo. 
Otras mil artes que sé 

Os podia aquí contar ; 
Pero por no vos vezar. 
En fin, yo las callaré. 
Que al mal, hacer y callar. ' 
Otro oficio más profundo 
Ejercito de contino. 
Con que retuerzo el camino 
A cuantos hay en el mundo 
Para sacallos de tino. 
A los mayores del suelo 
Póngoles hambre tan perra, 
Que no se hartan de tierra. 
Sin acordarse del cielo, 

Y ansí les urdo la guerra. 
Hago á todos loe señores 
De conciencia tan cenceños, 
Que comen de los pequeños 

Y les beben los sudores. 



Moral. 25 1 

Y aun les hablan zahareños. 
Yo hago en las religiones 
Desear y aun obrar, 
Crecer y multiplicar, 

Y tramóles mil pasiones 
Sobre valer y mandar. 
^'Sabéis con qué descalabro 
A sabios de los conventos? 
Póngoles en pensamientos 
Que den un miembro al diabro 
Por ganar de ser esentot. 
Pues por acá á nuestros cregos 
Hágolos más que casados , 

De la ciencia descuidados. 
En su oficio más que ciegos , 

Y en pecar muy avisados. 
£n fin , yo trabajo más 
Con frailes y crelecía. 
Porque cegada la guía. 

Ya veb... los que van detras 
Ruedan todo» á porfía. 
En los palacios ordeno, 
Que estudian más en mis fines 
Lisonjeros y malsines, 

Y hago, si alguno es bueno, 
Combatir con mil roynes. 
Pues por quitar el solaz 
Hago á los buenos casados 
Celosos enamorados. 
Porque nunca tengan paz, 



252 Farsa 



Que vivan desesperados. 
Hago á viudas garridas. 
Tras olvidar los maridos, 
Los lutos limpios, polidos, 

Y sus caras relambidas, 
Sus corazones ardidos. 

Y á las doncellas galanas 
Hágolas blandas, risueñas. 
Hablar y entender por señas, 

Y en fin, árdoles las lanas 
En deseo de ser dueñas. 
Mi oficio es el engañar 
£n poblado y despoblado. 
Desordenar lo ordenado, 

Y en cuanto puedo dafiar; 
De los buenos murmurar ; 
Tornar en guerras las paces ; 
En fin, derrama-solaces 

Me podéis muy bien llamar. 
Frailes, cregos y casados, 
Grandes , medianos y chicos , 
Los pobres también, los ricos, 
Letrados y no letrados, 

Y en fin, de todos estados 
No falta quien me maldiga, 
Ni aun tampoco quien me siga, 

Y aun me hacen ios mandados. 
Diros he cómo me llaman, 

Y aun también mi condición: 
Soy guia de la pasión. 



Moral. 253 

A quien las gentes disfaman; 

Y los más, en fin, me aman 

Y tienen de mí noticia : 
Yo me llamo la Nequicia, 
Con que los males se traman. 
A mostrar y hcr engaños 
Ando por todas las tierras; 
£n las paces y en las guerras 
Urdo siempre gandes daños; 
Vístome de simples paños. 
Porque entendáis la conseja ; 
Que agora so piel de oveja 
Se asconden lobos extraños. 
Alguien tengo de cazar, 
Según ando diligente. 

Mas asmo que entre esta gente 
Poco tengo de medrar. 
Aquí me pongo á esperar. 
Como gato de tripera ; 
Quizás verná alguien de fuera, 
A quien pueda hombre burlar. 

Jquí entra la Justicia, vestida de colorado^ y trae 
un peso y una vihuela y en que viene tañendo y can- 
tando. 

VILLANCICO. 

JüST. Afuera, afuera, malicia, 
Fuera de todo lugar, 
Que yo soy, soy la Justicia , 
Que vengo, vengo á reinar. 



254 Farsa 

COPLA. 

Á los buenos doy favor 

Y á los perversos desdeño. 
Yo doy lo suyo á su dueño. 
Igualo al chico, al mayor. 
El afición ni el temor, 

£1 odio ni la codicia 
Jamás me pueden mudar. 
Que yo soy, soy la Justicia, 
Que vengo, vengo á reinar. 
Neq. ¡Hi de puta y cómo canta, 

Y cómo tañe ! ¡ oteayla ! 
Si ella como canta baila, 
Yo vos la vendo por santa. 
Mas la habla no me espanta, 
Que no falta quien bien diga. 
Mas quien lo haga y lo siga 
Pocas veces se levanta. 

Yo juro á san quillotrijo 
Que ella tien chapado rostro» 
Manducas de pane nostro> 
Nombre del Padre y del Hijo. 
Yo me aburro, y de amorijo 
Vos la quiero recuestar, 

Y hasta la her sudar, 
Le tengo de dar cosijo. 

Porque aunque ella más presuma. 
En fin, en fin, es mujer, 

Y del decir al hacer 



Moral. 255 

Siempre hallo larga suma. 
Sus hablas son como espuma; 
Mas, en íin, sus movimientos 
Es moverse á todos vientos 
Tan presto como una pluma. 
y aunque se llama Justicia, 
Y su asiento es en la cumbre, 
Yo me asiento en la costumbre, 
Que soy la mesma malicia; 
Ella seso; yo estulticia; 
Pardiez, en capitanía 
Más gente será la mia : 
Veamos si me codicia. 
Ah, zagala Rostraruda, 
Jurí á mí, de tu amorío. 
De tu fuerte gala y brío 
Aquesta cholla me suda. 
Habíame, no estés sañuda ; 
Ora, habíame, zagala. 
Pues habla ya ñora mala. 
Que bien sé que no eres muda. 
Habla, no tengas empacho, ^ 
Si te quies casar conmigo. 
Hallarás muy fuerte abrigo. 
Que no te marre ni cacho. 
Soy polido y hombre macho 
Que no me falta hevilla, 
En el campo y en la villa 
Soy honrado y gran ricacho. 
JüST. Calla, calla ya, perdido. 



^ 



256 Farsa 

¿No ves que soy la Justicia, 

Y tú perversa Nequicia, 

Que en el mundo has mal nacido.^ 
Yo, que del cielo he venido, 
¿Cómo seré tu mujer? 

Neq. ¿Sabéis cómo lo eis de ser? ^ 
Tomándome por marido. 

JusT. Sería muy bien librada. 

¡ Yo, la que el mundo gobierno, 
Casarme con el infierno 
De la Nequicia malvada! 

Neq. Pardiez que venis (finchada. 
¿No miráis que soy muy rico, 
Que me haz grande de chico, 

Y aun regrande de nonada? 
JusT. Sé rico cuanto quisieres. 

Que riqueza en la verdad 

No muda tu calidad , 

Ni dejas de ser quien eres. 

Neq. ¿Veis qué fieros de mujeres ? 
La verdad se está en el cielo. 
Mas andando acá en el suelo. 
Valdrás según que tuvieres. 

JusT. Son razones muy confusas. 

Neq. Pues juro á las ventisqueras. 
De pura hambre te mueras, 
Si como te llamas usas. 
Si tú los ricos acusas, 
Dime, boba, ¿qué harás? 
Medrarás de caiatras 



Moral. 257 

Con todas tus cara musas. 

Los ricos y prosperados 

Llamo yo ser virtuosos. 
JusT. i Que presta si son viciosos ? 
Neq. Estamos muy bien librados; 

Mas que sean renegados, 

Que donde están las riquezas 

Todas se llaman nobrezas, 

Pecados y despecados. 
JusT. Nequicia, mucho te engañas, 

Que si los malos florescen , 

Es poco, y al fin íénescen 

Cayendo en sus propias mañas; 

Arden siempre sus entrañas 

Batallando con sus hechos, 

Y á sus fines, con despechos 
Se muestran cuanto les dañan. 

Y siempre en el fin verás, 
Que cuanto mayor persona 
Con más voces se apregona 
Su mala vida de atrás. 

La virtud con su compás 

Esta, sí, haz á los buenos , 

No venir de más á menos, 

Son ir de menos á más. 
Nbq. Pues yo os doy la fe, tinosa. 

Que habéis de ser mi mujer. 
íusT. Eso será tu querer. 
Nkq. ¡Si no quiesson ser mi esposa! 

Dame acá esa mano, rosa. 

33 



258 



Farsa 



/ . 



JusT. Guarda, perverso villano. 

Neq. ¿No quies? pues toma la mano. 
¡Ó que manita graciosa! 
Doy por hecho el casamiento. 

JusT. No es hecho por tú decillo. 

Neq. No, que hasta consumillo 

Bien asmo que todo es viento, ' 
Yo tengo ora buen aliento; 
Mi fe, quiero usar de maña. 
Que el hombre que ora no engaña 
Dicen que es un perdimiento. 
Quiero her en este rejo 
Una lazada á la fe, 

Y bailando aeille el pié; 
No hay aquí mejor consejo. 

Y veréis al zagalejo 
Si una vez está caida, 
Dáimela vos por gandida... 
Mira como lo aparejo. 
¿No diz qué sois bayladora? 
Si me vezáis á bailar^ 
Estaré á vuestro mandar. 

JusT. Que me plaz, sosiégate ora. 
Neq. Ha de venir la traidora 

A caer en la lazada : 
1 No me escapa de preñada, 

Aon que finja de señora. 
JusT. Ponte allí. 
Neq. Noníbre de Dios. 

JusT. Haz ansí la reverencia. 



J 



Moral, ■ 259 

No, no, no. 
Neq. ¡ Rabia en tal ciencia ! 

Na me amaño, juriaños. 

A ver acá, á par de vos. 
JusT. Haz ansí la vuelta luego. 
Neq. Veis aquí. 
JusT. Gentil sosiego. 

Castañetas dos á dos. 
Neq. ¿Veis que negras castañetas.? 

Calla, y vos déjame k mí. 

Ansí, ansí, ansí, ansí. 

Estas ¡ah! son zapatetas. 
JüST. Espera, no te arremetas. 
Neq. Daimc el brazo que me rija; 

Habéis de ir al armadija, 

Yos lo boto á las pranfctas. 
JusT. No des tan grandes pasadas. 

Tente. ¿Nó sientes el son? 

Muy fuera vas de razón. 

Sino sigues mis pisadas. 
Neq. Pues mandóle malas hadas. 

Andar, andar... cara aquí. 

¡Ay, ay, ay, triste de mí. 

Que he caido en mis' lazadas! 

¡Ay triste descalabrado, ^ 

'Muerto con mi mesma mano! 
JusT. ¿^ues eso que oviste, hermano.? 

O que gentil desposado. 
Neq. jAy triste de mí, enlazado 

En los lazos que te armé! 



26o Farsa 

Por burlarte, ii^e burlé. 
JusT. Luego tú te as condenado. 
Neq. Ayúdame á despi;ender, 

Y toma todos mis bienes.* 
JusT. ^ Ya renuncias cuanto tienes. 
Neq. ¿Que tengo si me- perdier ? 
JusT. Pues luego debes creer 

Que al cabo vence justicia, 

Y es vencida la malicia 
Cuando más piensa vencer. 

Neq. Desátame, y te prometo 

Que dices muy gran verdad ; 
Virtud, justicia y Bondad 
Hacen al hombre perfeto. 

JusT. ¿Ternas siempre ese respeto? 

Neq. Témelo, mientras no errar. 

JusT. Pues digamos un cantar 

Con que te muestres sujeto. 

DÚO. 

£cce, ecce, ecce, ccce. 
Que justicia prevalece. 

COPLA'. 

La justicia y la razón, 
La virtud y la verdad, 
Anquc son dificultad, 
Al ñn se da el galardón 
Como cada cual merece. 
Que justicia prevalece. 
Ecce, ecce, ecce, ecce , 
Que justicia prevalece. 



MoraL 261 

y ase ¡a Justicia á sentar en su silla, y sentada 
dice, 

JusT. ¡O alta esencia divina, 

Cuya derecha justicia 
Siempre vence á la malicia 
Por doquiera que camina ! 
Tú, Nequicia, determina, 
gue Dios tiene el mundo en fil 
K yo estoy por su alguacil. 
Galardón y disciplina. 
Los que hubieron estudiado 
Conoscieron, por razón. 
Que no hay bien sin galardón. 
Ni mal sin ser castigado. 
Dios me tiene á mí mandado 
Que en galardón y tormentos. 
Según los merecimientos 
Cada cual sea sentenciado; 

Y ansí, dada la sentencia 
£1 que enmienda su caida, 
Castigólo en esta vida 
Por la divina clemencia; 

Y con quien tien resistencia 
Para nunca se enmendar 

Por que siempre ha de penar, 
Disimulo con paciencia. 
Neq, Es verdad, de llano en llano 
Nadie de tí se defiende, 
Que por aquende ó allende 
Todo te viene á la mano. 



202 



Farsa 



Pues que al alto Soberano 
Sujetarme á ti le plugo. 
Yo serviré de verdugo 
En cualquier hecho profano. 
JusT. Anda, ve por donde fueres, - 
Que á mí me queda el compás; 
Mandaré y castigarás 
A cuantos errar hicieres. 
Mas cuando reinar quisieres 
Se te tornará al revés. 
Que debajo de mis pies 
Estarás mientras vivieres. 

Desvíase Nequicia i una parte, y entra la Pru- 
dencia vestida de azul, con un libro abierto en una 
mano, y en la otra un compás, cantando lo siguiente. 

VILLANCICO. 

pRUD. El primor de todo el mundo 
En mi sin duda se esmalta : 
Quien me tien , no tiene falta. 

COPLA, 

Yo me acuerdo lo pasado 
Y conozco lo presente; 
Lo venidero notado 
Dispongo discretamente;^ 
El que me sigue y me siente 
^ Vuela su fama muy íilta ; 

Quien me tien, no tiene falta. 
Neq. Otra tenemos en hato. 



Moral. 263 



¡ Hi de puta, y qué hermosa ! 
Gente es ésta peligrosa. 
Si me han de dar otro trato. 
Quiero metello á barato, 
Y herme amigo con ella. 
¿Quién es la fuerte doncella 
Que tray libro y garabato r ^ 
pRUD. Yo me llamo la Prudencia; 
Soy de linaje muy alto ; 
Todo falta donde falto; 
No basta sin mí la ciencia ; 
No aprovecha suficiencia , 
Ni aun esperiencia ninguna ; 
Conmigo es nada fortuna ; 
Sin mí es nada diligencia. 
Cualquier obra virtuosa 
Yo la comido y la taso ; 
Con este compás compaso 
Lo que cumple á cada cosa ; 
En este libro estudiosa 
Tomo esperiencia y consejo. 
Con que ordeno y aparejo 
' La conclusión muy hermosa. 
Las virtudes, cuantas son. 
Me tienen por consejera ; 
Yo conformo dentro y fuera 
Las obras con la razón ; 
En mí está la discreción 
De toda la vida humana ; 
Es la Justicia mi hermana; 



264 ' Farsa 

Mi enemiga es la Pasión. 
Neq. ¿La Pasión es su enemiga? 
¡Ó triste de mi ventura, 
Pues que yo soy su hechura, 
No ha de querer ser n^i amiga ! 
Aun espero más fatiga , 
Mas vaya para royn, 1 
Que yo soy quien soy, en fin, 

Y recalcóle una higa. 
Prud. Los yerros, aunque pasados, 

Por mí sola se corrigen , 
Los reinos por mí se rjgen, 
y conservan sus estados; 
Los grandes de mí olvidados 
Vinieron de más á menos; 
Por mí regidos los buenos. 
Han sido muy prosperados ; 
Por mí se sujetan gentes ; 
Por mí se ganan las tierras ; 
Por mí se vencen las guerras 

i 

V cesan inconvenientes; 
Por mí sanan los dolientes ; 
Por mí los sanos que veen 
Á sus estados proveen 

De gobiernos suficiente^. 
Sabia casa y reyno rico 
Es mia y yo suya del ; 
Éste es mi lindo verjel 
Do florezco y fructifico. 
Al «muy alto Dios suplico 



Moral. 265 

Que crezcan siempre y florezcan 
Los que por mí se enderczcan , 
Desde eJ grande hasta el chico. 
JusT. j Ó espejo y hermana mia ! 
Neq. Yo os doy fe que se han topado. 

Por mi daño se han juntado. 

De abrazar se han todavía. 
jusT. Estrafía vida vivía 

Sin tenerte en mi presencia. 
Neq. Doy por hecha el avenencia. 
JusT.* Siéntate aquí, mí alegría. 
Neq. ha cholla se me desvara, 

Y la fuerza me enflaquece ; 

Aquí, según me parece. 

No se ha de torcer la vara. 

Todo mí poder dispara 

Higa para la malicia , 

Cuando Prudencia y Justicia 

Se miran cara por cara. 

Poco presta mi saber 

Ni toda mi diligencia ; 

Contra Justicia y Prudencia 

Malicia ¿qué puede hacer? 

Pero, en fin, á esta mujer. 

Aunque de valde me muevo, 
. Quiérole echar algún cebo; 

Quizás la podré empecer. 

¡Ah prudencia, gran señora! 

íAnsinas volvéisme el rabo? 

Señora, yo soy tu esclavo, 

34 



266 Farsa 

Tá eres mi emperadora. 

¡ Oh hi de puta traidora. 

Madrasta de putas viejas, 

Que se atapa las orejas! 
Prud. Hermano, vete en buen hora. 
Neq. Pues aun no me habéis oido. 
Prud. Basta verte lisonjero, 

Que ai lisonjero y parlero 

No da la Prudencia oido. 
Neq. Juro á mí que me ha sentido. 

No se empreña por la oreja. 

Fuerte mal se me apareja; 

Mal tras mal viene al vencido. 

Aqui entra Fortaleza con una espada en la mano 
derecha y un escudo en la izquierda, vestida de verde : 
viene cantando al tono de <lDíos es namorado de natura 
humana,"» 

VILLANCICO. 

Fort. Los que son varones. 
Con la Fortaleza 
Vencen la tristeza. 

COPLA. 

£1 que es estorzado ; 
Jamas es vencido; 
Cuando más cercado, 
Más favorecido; 
Siendo combatido 



Moral. 267 

Sin mostrar flaqueza ^ 

Vence la tristeza. 
Neq. i Hi de pucha como chilla! 
Esta viene muy lampera, 

Y espada trae ora fuera ; 
Aquí no cumpre cosquilla. 
Quiero hincar la rodilla. 
¿Quién es tu fuerte nobleza? 

Fort. Yo me Hamo Fortaleza, 

A quien el común se humilla. 
Para los tristes penosos 
Doy escudo y sufrimiento; 
Yo doy espada y aliento 
En hechos dificultosos^ 
Yo hago á los animosos 
Acometer y vencer, 

Y nunca desfallecer 
En los trances rigurosos. 

A quien más temen las gentes. 
La muerte muy espantosa, 
No me hace temerosa. 
Ni todos inconvenientes. 
Los mártires escele ntes 
Commigo fueron contentos,* 
Triunfantes en los tormentos 
, Con sus esfuerzos valientes. 
Ne^. No me cumple aquí pendencia. 
Vayase mucho en buen ora; 
|A seííora y reseñora. 
Yo os chapo la reverencia! 



268 Farsa , 

Dígame tu prepotencia, 
^' Dónde sentarse codicia ? 
Fort. A diestra de la Justicia , 

Y á siniestra de Prudencia. 
Porque Justicia comigo 
Castiga y vence maldades; 
Prudencia en adversidades 
En mí halla cierto abrigo. 

Neq. ¿'Vcislas juntas? yo me obrigo 
Que han de ser tres al mohino; 
No es aqueste buen camino, 
¿'Veis bien ? ¡ otra ! ¿ yo no os digo ? 

Jquí entra Templanza, vestida de blanco^ con 
una taza de vino en la mano izquierda y otra jarra 
de agua en la derecha, templándolas, y cantando al 
tono de escomo sois tan bonitina.i^ 

VILLANCICO. 

Quien alto estado tiene 
Con templanza se refrene. 

COPLA. 

£1 que más valor alcanza, 
Más le cumple la templanza; 
Quien más alto se abalanza 
Mayor freno le conviene ; 
Con templanza se refrene. 
Yo lijo á los humanales 

Y les hago contener 
En el comer y beber. 



Moral. 269 

Y en los más vicios carnales. 
Sin mí los que son brutales 
En vicios desordenados, 
Pobres, dolientes, llagados 
Mueren por los hospitales. 
Para la sustentación 
Proveyó Dios el manjar, 

Y apetito de engendrar 
Para la conservación ; 

Y éstos fuera de razón 
Más gentes matan y hieren 

Que los que en las guerras mueren ; 

Yo refreno esta pasión. 

Los calzados y vestidos. 

Las casas y guarnimientos. 

Ejercicios é instrumentos 

Que deleitan los sentidos, 

Son remedios proveidos 

Para las necesidades; 

Yo tiro superfluidades, 

Y los hago ser medidos. 
Neq. Esta ven mejor perhecha, 

Y con manos m^s apuestas; 
Mejores armas son éstas, 

Y mucho más aprovecha. 
Rico soy de aquesta hecha ; 
£1 demonio no me pierda , 
Sino me quiere la izquierda 
Más que la mano derecha. 
Por halago ó por cngaiío 



270 Farsa 

Quiero asille aquella taza , 
Aun no será mala caza; 
Ora, escucha si me amaíío. 
Señora, yo soy vucstraño. 
Que vengo muerto de sede; 
Remedie vuestra mercede. 

Tem. Apártate allá, tacaño. 

I Tu qué tienes que hacer 
Con mi taza perdimiento? 

Neq. ¡ Ó que vengo muy sediento! 
I No me dejaréis beber ? 

Tem. Crianza debes tener. 

Ne(¿. Pues no lo digáis despacio. 

Que para andar á palacio ' 
Sin mí no os podréis valer. 
¿Vos queréis her una danza? 
Arrojadme acá esa mano. 

Tem. Deja la taza, villano; 

Cata que soy la Templanza. 

Neq. Perdone su señoranza. 

Que si olvida la Justicia, 
Con Templanza la Malicia 
Cuanto quiere hacer alcanza. 
Templanza sois, ya os conozco; 
Pues deja luego la copa, 
Y aon quizás también la ropa, 
Si me meto en alborozo. 

Tem. Quien tiene fuerzas de mozo 
Siendo viejo en el saber, 
A do quier que acómeticf 



Moral. 271 

Puede hacer gran destrozo. 

No bebas tanto del vino ; 

Cata, que te hará daño. 
Neq. ¡ O que sabor tan estraño ! 

¡ Ó que olor tiene tan fino ! 
Tem. Que te sacará de tino, 

Cat^ , no lo bebas todo. 
Neq. Más me holgaré beodo . 

Que no á pié y andar camino. 

¡ Ó que contentoone hallo, 

Hidalgo de cuatro abuelas ! 

Calza, mozo, esas espuelas; 

Llégame acá ese caballo. 
Tem. Ya no está para mirallo; 

Espuelas llama á la taza. 
Neq, Tráeme varas á la plaza , 

A. ver si sé volteallo. 

Caballeros i fuera ! ¡ fuera ! 

¿Amores? de cuantas quiero. 

Adárgate , caballero... 

Los sesos le eché de fuera... 

Daca mi lanza guerrera... 

Dame acá esotro rocín... 
¡ Ó hi de puta ruin 

Que me acertó en la mollera ! 

Jqut cae en el suelo, y se torna á levantar y caer y 
y hace que echa mano al espada , diciendo : 

Neq. i Muera, muera, que no acierto I 
Muera y tómenle los bienes. . 



272 



Farsa 



\ Ó cuales tengo las sienes ! 
Tem. ¡ ó triste tu desconcierto ! 
Neq. ¿Veis la sangre ? cierto, cierto... 

Miao, miao, que soy gato... 

Quiero lamer este prato... 

Ajajá, que no estoy muerto. 

Daca esa mano galana 

Y ternásme por amigo... 
Casarme quiero contigo... 
Ora, abrázame si has gana. 

Tem. j O Justicia capitana ! 
A Templanza favorece, 
Quel flaco sin tí fallesce. 

Fort. Hola, Templanza, mi hermana. 

vTem. ¡ Ó regla de los humanos. 
Favorece á la flaqueza ! 

JusT. Levántese Fortaleza , 

Con sus fuertes brazos sanos 
Átelo de pies y manos. 

Prud. Hasta que digiera el vino, 
Por que con su desatino 
No haga hechos profanos. 

Fort. Suelta, perverso Nequicia, 

Que no es tuya la Templanza. 

Neq. Ay la mano para danza. 

Prud. Ciego lo tien su codicia. 

Fort. Mandan Prudencia y Justicia 
Atarte manos y pies, 

Y qtte asina atado estés 
Mientras dura tu estulticia. 



i 



Moral. 273 

Neq. Ata, que me haz balar 
El espíritu malino... 
Bac... bac.i 
Prüd. El espíritu del vino 

Lo hace desatinar. 
Fort. Déjate de rehelear, 

Daca las manos atrás. 
NEg. Ay, ay, ay, no más , no más. 

¿Pues con qué me he de pendar? 
Que me atastes al rcbes... 
Desatay las agujetas... 
Bien puedo dar castañetas. 
Fort. Daca, pues, también los pies. 
Neq. ¿Qués eso? ^qué quies, qué quies.? 
Que me v6 á buscar lo mió... 
Mío gato, mió, mío... 
¡ Hide pucha , mala res ! 
' Ora no podré huyr... 
Quiero me echar con mi dama ; 
¡,0 qué blanda está la cama ! 
Ya me comienzo á dormir... 
Ya bien nos podemos ir... 
Prud. Hermanas, id á sentar, 
Que para bien gobernar. 
Juntas hemos de vivir. 

JÍ^ut entra Job, en hábito muy pobre, quejándose de 
fste mundo, 

Job. Homo natus de mullere 

Que vive tan corta vida. 
Tan penosa y combatida , 

35 



274 Farsa 

Decid ¿'para qué la quiere ? 
¿Quién hay que no desespere 
Cuando á la fortuna mira 
Tantos tiros con que tira , 
Tantos golpes con que hiere ? 
Desde el nater al morir 
¡Ó cuántas contradiciones> 
Cuántas penas y pasiones 
Atormentan el vivir ! 
No hay quien se pueda eximir 
De cien mil cuentos de cuentos 
De dolores y tormentos, 
Que no se pueden decir. 
En el ánima cuidado, 
En el cuerpo enfermedades , 
En honra contrariedades. 
Mil tropiezos desastrados, 
Á los ricos prosperados 
Sobresaltos y temores , 
A los pobres mil dolores 
Con que son atormentados. 

^£Q* ¿Quién es aquesta laceria 
Que hace llanto tan crudo? 
Debe ser algún cornudo, 
O semejante materia. 
Según dice de la feria , 
Tocado vien de dolor. 
Ho decid ¿quién sois, señor? 

Job. Yo soy la mesma miseria. 

Yo soy Job, aquel nombrado 



Moral. 275 

A quien la divina Alteza 
Repartió tanta riqueza, 

Y hizo muy prosperado, 
Famoso, rico y honrado. 
Con tales mujer y hijos. 
Haberes y regocijos , 
De sobra por el tejado. 
¡O que lisonjera gloria 

La de este mundo engañoso ! 

jó que alterado reposo, 

O que vida transitoria, 

O que tesoro de escoria , 

Hervor de leche que avienta, 

O viento de sobrevienta, 

O memoria sin memoria! • 

En un solo triste dia 

Volvió la mano clemencia ; 

Sin dejar cosa en presencia 

Me tiró cuanto tenía; 

Mis hijos y mi alegría 

Muertos todos, soterrados , 

Mis bienes todos tirados. 
Neq. ¡Mas cómo se holgaría! 
Job. No bastó ansí trastornarme 

En tan pobre de tan rico 

Y de tan grande en tan chico, 

Y de mis hijos privarme, 
Mas procuró de llagarme 
Sin cosa sana dejar ; 

Me puso en el muladar, 



276 Farsa 

Do nadie quiera mirarme. 
Mis miembros fuertes y sanos 
Trazas me los an roydo ; 
Llagado estoy y podrido 
Sin poderme dar á manos; 
Mis hermanos son gusanos, 
Pudricion mi padre y madre. 
No ay perro que no me ladre, 
Desecho de los humanos. 
Falte el dia desastrado 
En que fué mi nascimiento. 
No tenga en el año cuento 
La noche en que fui engendrado; 
De tinieblas y nublado 
Y de tempestad cubiertos 
Sean de su luz desiertos. 
Su tiempo nunca nombrado. 
^•Por qué, cuando me engendraron 
No morí sin lumbre ver? 
I Por qué al tiempo del nasccr 

luego no me ahogaron? 

1 Por qué, cuando me criaron 
No me visitó la muerte? 
Sosegara allí mi suerte 

Con los otros que pasaron. 
Al miserable en tristura 
¿Para qué es la luz habida ? 
I O por qué se da la vida 
Al que vive en amargura? 
Al que busca por holgura 



Moral. 277 

La muerte, ¿porque se ascondc? 

I Por qué su fin no responde 

Al que quiere sepultura ? 
Ne^. ¿'Sabéis que habéis de hacer vos? 

Yo os daré muy buen consejo. 

Soga, guindaleta, 6 rejo 

No os faltará juro á ños. 

Vos haréis uña de dos. 

Ahorcar ó despeñar. 
Job. ¿'No ves que es desesperar 

De Dios? » 

Neq. a Dios, dallo adiós. 

Pues que ves que ansí te trata. 

Di, lacerado, i qué esperas ? 

¿No es mejor que luego mueras? 

Haz cuenta que Dios te mata. 

Vén acá y tú me desata , 

Yo mismo te ayudaré. 

Muy presto te ahorcaré 

Tan lindo como de prata. 
Job. De las manos divinales 

Los bienes he recibido. 

Sería mal comedido 

No sufrir también los males. 
Neq. ¡Con esa pacencia sales ! 

En laceria vivirás 

Penando cada vez más 

Con dolores desiguales. 
Job. Es mi terrible pasión 

Que no entiendo haber pecado, 



► • 



278 Farsa 

Y ser tan atribulado 
Deseo ver la razón. 

Neq. ' ¿Sabes que es un bobarron? 

i Quede los bienes que has hecho 
Sacas aquese provecho 
Que te dan por galardón! 

Fort. Calla ya, maldito seas, 

Que Dios muestra porque calles, 
Que siempre atado te halles 
Cuando con buenos peleas. 
De solos males te arreas , 

Y su gran misericordia 
Siempre al bueno da vitoria , 
Por que su justicia veas. 

Neq. Anda, que no quiero verte; 
Vayte de aquí. Fortaleza, 
Que para atajar tristeza 
No hay tal cosa como muerte. 

Fort. jÓ justo varón muy fuerte! 
Que quien ve lo que padeces, 
Te dará lo que mereces. 
Con que tu fe se despierte. 

Neo. No te dejes engañar. 

Que, pues por ser obediente 
Dios te trata crudamente, 
¿Qué puedes de él esperar, 
Sino que te quier matar, 

Y á los que perversos fueren 
Les dará cuanto quisieren , 

Y los dejará gozar? 



Mor ai 279 

Fort. O lengua llena de plagas , 

Que al que tiene Fortaleza, 

No harás hacer torpezas 

Por más que digas ni hagas. 
Neq. No sabes ya que te hagas; 

Tu consejo es muy ruin. 

éQ^^ puede esperar, en fin, 

A quien Dios da tantas pragasp 
Fort. Dios, que es padre soberano, 

A sus hijos más queridos 

Manda ser más combatidos 

Con la Vitoria en su mano ; 

Mas no batallan en vano, 

Que el hijo que más batalla 

Muy mayor corona halla, 

Con que queda más ufano. 

Y ansí las ánimas buenas 
Sujetas al que las rige , 
Cuando guerra las aflige 
Son sus paces más serenas. 
Porque saben que estas penas 
Las acendran del escoria , 

Ó les acrecientan gloria 

De que al fin han de ser llenas. 

Y los malos que prosperan 
Gozando aquí lo que quieren j 
Aquellos viviendo mueren. 
Pues viven para que mueran ; 
Ya gozaron lo que esperan , 
Siendo acá galardonados 



28o Farsa 

De sus servicios menguados. 
De ]o de allá desesperan. 
JoB.x Yo creo á mi Redentor 

Q,ue vive en su eternidad , 

Y ésta mi moKalidad 
Revivirá en su vigor. 
Yo veré á mi Salvador, 
Mi carne resucitada 
Para ser galardonada 
Con su divino favor. 

Y paes desnudo nací, 

Y desnudo he de morir. 
Mi Dios me quiso afligir; 
Yo consiento ser ansí. 
De su mano recibí » 

Él me ha dado y me ha quitado. 
Sea su nombre loado 

Y sírvase así de mí. 
JüST. ¡ Ó varón justo y derecho ! 

Has mostrado tu obediencia , 

Y tu fe y tu gran paciencia, 

Y la bondad de to pecho. 

Pues que puesto en tanto estrecho 
Con tu Dios te has conformado. 
Mándate volver doblado 
Todo cuanto bien te ha hecho. 
Otros hijos te son dados, 

Y tu hacienda doblada , 
Tu salud restaurada , 

Y tus hechos prosperados, 



Mural. 28 1 

Tus amigos perdonados. 
Por la gracia del tu ruego 
Tu muerte será en sosiego 
Con los sus predestinados» 

JÍqt/í entra un criado de]oh, bien vestiúoj muy re- 
gocijado , y trae vestido par-a su amo y diciendo : 

Criado. Albricias, mi buen sefior; 
Tus hijos resucitaron, 

Y tus bienes se doblaron 
Con tu descanso mayor. 

Job. Loado aquel gran dador. 

Que levanta á quien se humilla , 

Y derriba de la silla 
Al soberbio sin temor. 

Criado. Vén, señor, vén en 'buen ora, 
Ves aquí tu vestidura. 
¡Ó tu carne ó tu blancura! 
La lepra vayase aora. 
Vén , que viene mi señora, 

Y gran gente con tus hijos. 
Con fiestas y regocijos* 

Neq. ¡o Justicia esecutora ! 
Desátame, cruda perra; 
Ó que con estas zagalas 
Quien quiera me ata las alas 

Y el poder que en mí se encierra. 
Yo sería rey de la tierra , 

Si la Justicia cesase. 

¡O quien me ora desatase 

36 



282 Farsa 

Para hacelles cruda gaerra! 

Pues ¿no sabéis que he soñado? 

Que andaba a sembrar ortigas, 

Y les daba sendas higas... 

¡ O si no estuviera atado ! 

Espera por este lado. 

Pues héselas de chapar. 

I Acertéselas á dar? 
Fort. ¡Ó triste desesperado 

Malicia y su propiedad , 

Que cuando fuerza le mengua, 

Daña con gestos y lengua. 

Obstinada en su maldad ! 
Neq. Pues si hubiese libertad. 

Yo doy fe «i me desato. 

Que os tengo de dar un trato 

Que sentáis mi calidad. 

Aquí entra el rey Nabucodonosor, vestido con muy 
gran pompa y y en viéndolo Nequicia, levántase sal- 
tando, y dice: 

N£Q. Hala gala, halas galas 

Del mundo tan gran señor, 

Rey Nabucodonosor, 

Este sí hinche las salas; 

Al cielo llegan sus alas. 

De las gentes adorado. 
Nab. Heripano, ¿quién te ha ligado? 
Neq. Atáronme esas zagalas. 

Pues que tu majestad es 



A 



Moral. 283 

Príncipe de los mundanos, 

Desátame aquestas manos , 

Yo desataré los pies. 
Nab. Plazme, espera, jqué más quies? 
Neq. Agora cogeré vuelo. 

Alguien cogerá mi anzuelo 

Al derecho ó al trabes. 

jiqut habla Nequicia muy bajo, 

Neq. La presunción trae muy alta , 
No cabe en el mundo todo, 
Yo os lo porné con el lodo. 
Si la Justicia no falta. 

Habla alto. 

O rey alto, en quien se esmalta 
Riqueza, fuerza y saber, 
No hay cosa que pueda ser 
De que en tí se halle falta. 
Tu poder de gran largueza 
No tiene par ni segundo; 
Lo alto y bajo del mundo 
Sobrepujas en grandeza. 
^Mande tu rea] alteza 
Que te adoren todos luego, 
Y el que no, que muera en fuego 
Con muy terrible crueza. 
TgMP. ¡ O malicia destemplada , 
Enemiga de verdad! 
Sóia aquella majestad 



284 Farsa 

Conviene ser adorada. 
Rey, no hagas tal errada. 
Mas adora tu y tu gente 
Aquel eterno rigente , 
Sin el cual es todo nada. 
Porque todo tu poder 

Y el ser que al mundo contiene , 
De Dios es de donde viene , 
Sin el cual no puede ser. 
Aquél es de obedecer 

y adorar con alabanza. 
Nei¿. Huy, que aquesta es la Templanza. 
¿'Cuidab que hemos de beber? 
Auarrey la calabaza 
Desas putas hechiceras, 
No es mucho que luego mueras , 
Si pruebas de aquella taza. 
Aquesa que te embaraza 

Y te anda por enlabiar. 
Es la que me hizo atar. 
Ojalá guarda la ca:^a. 

pRUD. Rey, bien ves que tú no eras 
Ora cien años atrás , 

Y aun que agora vivo estás 
No quedarás sin que mueras ; 
Pues si claro consideras 

Que tuvistes hacedor. 
Visto está que es tu mayor. 

Neq. No creas de hechiceras. 

Prud. También contempla contigo 



Moral. 285 



De la suma perfección. 
Que no hay bien sin galardón, 
Ni mal sin llevar castigo; 
Pues haciéndote enemigo 
De quien puede deshacerte» 
I Qué esperas, sino perderte 
Sin reparo y sin abrigo ? 

Neq. Si escuchas esas consejas 
No valdrás en esta fragua. 
Tus orejas llenas de agua 
Follando esas putas viejas. 
Tapa, tapa las orejas, 
Dej alias desvariar. 
Que no hay tal como reinar. 

Prud. jó cuánto mal le aparejas ! 

Neq. ¿Sabéis lo que le aparejo? 
Digo que rey tan pcrfeto 
A nadie sea subjeto. 
Afuera de su pellejo, 
¡ue mire de sobrecejo 
todo el mundo cruel. 
Porque es poco para él. 

Nab. Yo tomaré tu consejo.' 

Temp. Mira , rey, no te destruya 
Malicia con su opinión. 
Conosce á Dios subjecion , 
Pues la monarquía es suya. 

Neq. Tuya es por más que arguya. 

Nab. Yo soy rey de los mundanos., 
O morirán á mis manos. 



286 Farsa 

Neq. Yo te canto el aleluya. 
Nab. Luego PC den los pregones : 

Qiie la mi imagen de oro 

£n mi honra y mi decoro 

Adoren todas naciones; 

Los que en tocando los sones 

No adoraren humillados. 

Mando ser luego quemados. 
pRUD. ¡ ó qué confusas razones ! 
Nab. Mia ei la gran Babilon, 

Ciudad edificada 

Por mí para^ser morada 

De mi reino y presunción , 
. En fuerza de gran varón , 

En fama de hermosura. 
Prud. ¡ó qué gran desaventura! 

Tal reinado es confusión. 
Nab. Sientan todos mi alabanza 

Cuantos en el mundo moran; 

Mueran los que no me adoran. 

No me cumple otra templanza. 
Neq. Este ha entrado en mi danza. 

Malogrado de Nabuco, ! 

Acertóle mi trabuco. 

¿'Qué diz allá la balanza? 
JusT. A tí, rey, hago saber 

Que la Justicia divina ' 

Castigarte determina \ 

Por tu gran desmerecer. ' 

De tu reino y tu valer 



MoraL 287 

Te manda ser alcanzado, 

Y como en bestia tornado. 
Neq. Andar y andar á pacer. 

JusT. Porque con Dios no te iguales 

Con tus motivos extraños» 

Mándate pacer siete años 

Con los brutos animales; 

Tus potencias humanales 

Ligadas como con riendas » 

Hasta que á tu Dios entiendas 

Ser señor de los mortales. 
Neq. Daca los vestidos, daca, 

Y la corona de rey ; 
Tornarás en triste buey. 

Nab. Mu. 

Neq. Que brama ya la vaca. 

Asno, harre» barre, haca, 
Harre , á pacer con protervia , 

Y verás que es tu sobervia 
De una bestia triste y 'flaca. 
Vete por esos ejidos. 

Vete por esas montañas. 
N>)B. Mu, mu. 
Neq. Qué bien que te amañas; 

Por dar gritos das bramidos. 
Nab. Mu. 
Neq. Por más que deis aullidos. 

Sufriréis los aguijones. 

Que las locas presunciones 

Ansí tornan en gemidos. 



288 



Farsa 



Tú pace, y guarte del lobo. 

I Ya podré ser compañero? 
JusT, ' ¿No? 
Prud. íNo? 

Fort. íNo? 

Neq. Pues yo no quiero, 

Quiero entrar hiéndome bobo. 

Veréis cómo las adobo, 

Armalles he dos traspiés. 
JüST. e Ques ? 
Prud. i Qué quies ? 

Fort. i Qué quies ? 

Neq. Rabia, rabia, rabia y robo. 
Temp. Fortaleza. 
Prud. Justicia. - 

Neq. Choca, choca, chocarreras... 

¡Ay, ay, ay, rabia en las peras! 
JusT. Afuera, ciega Nequicia. 
Prud. Cegado de tu estulticia. 

Aun tu seso no entendias 

Que no hacen compañía 

Las virtudes con malicia. 
Neq. Rayo del cielo de fuego 

Que las trague sin engorra. 

Mala sogorra y mogorra, 

Porrada de mozo y ciego. 

De las greñas derreniego, 

Si os las cojo una á una , 

Si no les mezo la cuna. 

Que renieguen del sosiego. 



Moral. 189 

Por amor de Nabuca^ 
Me cardan á mí la greña. 
Yo os lo cargaré de leña ; 
Toma ^ toma, don boyazo. 
^-Respingáis? dame acá un la«t», 

Maneallo he de tres pies. 

Veremos la triste res. 
Nab. Nequicia, ya cumple el plazo. 
Neq. j Ay, ay, ay, triste de mí ! 

1' Ay qué coce tan cruel ! 

¡ Ay que me quebró la hiél I 

Que debe tornar en sí. - 
Nab. o t^y que desconocí 

Tu potencia, Dios eterno, 

Líbrame de aqueste infierno. 
Neq. Nora mala acá nací. 
Nab. Tú eres mi hacedor, 

O rey de todos los reyes, 

Cielo y tierra son tus greyes , 

Tú eres su emperador. 

£1 ser potencia y favor 

De tu mano nace y viene, 

A todo el mundo conviene 

Adorarte por Señor. 

Yo adoro con humildad 

Tu alta esencia divina , 

Tu luz es la que encamina 

Nuestra oscura ceguedad ; 

Tu justicia y tu piedad 

Por mi bien rae han castigado; 

37 



290 



Farsa 



Acepte al siervo humillado 
Tu divina Majestad. 

JusT. Fenézcase tu castigo, 

Pues que floresce tu emienda. 
Porque el mundo á Dios entienda 
Que castiga como amigo. * 

Prvd. Por librar del enemigo 

Y de su pena eternal , 
Dá castigo temporal, 
Como se hizo contigo." 

Neü. Ay, ay mis desaventuras 

Que ñora mala acá echamos , 
Siempre voy con malos ramos 

Y las virtudes seguras. 
Fort. Toma, rey, tus vestiduras 

Y tu corona real. 
Temp. Conoce á Dios eternal. 

Rey de todas las" criaturas. 
Fort. Él es quien hace y deshace. 
JüST. Él es el que manda y veda. 
Prud. En su mano está la rueda; 

Sube y baja á quien le place. 
Temp. Pero en todo lo que hace 

Va templada su Justicia. 
Prud. ^ Nunca le aplace malicia. 

Ni bondad le desaplace. j 
Nab. De Dios ya tengo entendida 

Su gran sapiencia y potencia ; 

Reinaré con su obediencia, 

Pues su bondad me convida; 



Moral. 29 1 

Yo voy »in que me despida 
De vos, sus gobernadoras, 
Porque 08 terilé por señoras 
Mientras me durar la vida. 
Neq. ¡Ay de mí, desventurado, 

Que donde hay razón humana, 
Cada vez que voy por lana , 
Vuelvo más que trasquilado ! 
Tantas fuerzas Dios ha dado 
A las virtudes morales, 
Que con ellas los mortales 
Siempre me han descalabrado. 

J^u¡ entra Nuestra SeSora con su niño Jesvs en 
los brazos y y comienza á quejarse más de recio U 
Nequicia. 

Neq. ¡ Ay, ay mi gran amargura ! 

j Ay, que aquesta es otra cosa ! 

¡ Ay qué Reina tan hermosa ! 

¡ Ay qué divina figura ! 

Criador y criatura. 

Dios y hijo de mujer , 

I Pues qué podré yo hacer 

Contra la humana natura ? 
Prud. Ya que Dios es hombre hecho. 

No te podrás levantar. 
Neq. Acechando el calcañar 

Andaré sobre mi pecho. 
JusT. Pues Dios se puso en estrecho. 

En favor de los humanos. 



292 Farsa 

Cumple ligarle las manos. 

Neí¿. o derrenegó y despechó. 
Déjame dar bofetadas. 
Fortaleza, que me estorbas. 

JusT, Por debajo de las corvas 
Sean sus manos ligadas. 

Prud. Porque ya con sus pisadas 
A nadie dañe Malicia, 
Sino al que con su codicia 
Se metiere en sus lazadas. 

N E(). Acabemos ora , pues. 

I Hay alguien que me persine ? 

Que en ora mala acá vine ; 

Si ansí me dejan un mes. 

Ni sirven manos ni pies, 

No podré bailar la fiesta. 

¿Hay quien me corra? un apuesta, 

Para ganar al revés. 

¿Entendéis esta figura? 

No penséis que soy tan loco , 

Que el que corriere más poco 

Ha de ganar la postura; 

Pues con toda esta apretura 

Tengo de engañar las gentes, 

Que aquí me quedan los dientes 

Que no se muda natura. 

Pruo. Este es el verbo encarnado 

Que por el mundo se humilla, 

Y esta virgen sin mancilla 

La madre que lo ha engendrado. 



MoraL 293 

JusT. Pues que tanto se ha bajado 

Para nos favorecer. 

Vengamos á le ofrecer 

Los gajes que nos ha dado. 
Prud. La Fortaleza primero. 

Pues tan gran poder alcanza, 

Y tras ella la Templanza, 
Pues es tan manso cordero ; 
Luego Justicia y su fuero, 
Con que rige al universo; 
Yo, que entre todas converso. 
La postrera ofrecer quiero. 

Fort. Á tí que el mundo criaste 
Con fortísimo poder, 

Y al soberbio Lucifer 
Commigo lo castigaste. 
Esta espada me encargaste , 
Yo la ofrezco á tus virtudes, 

Y este escudo con que escudes 
La flaqueza que tomaste. 

Temp. El cáliz puro divino, 

En tu mano ya mezclado, 

Atrevimiento me ha dado 

De te dar templado el vino ; 

Ya vienes manso y benino 

Fortaleza con Templanza, 

Ya no querrás la venganza 

De los hombres de contino. 
JusT. Tu gran ejemplo y dotrina, 

í^ue el mundo rige y consuela. 



294 Farsa 

Es el son de mi vigüela, 
Que Duestros pies encamina, 

Y tu balanza examina 
La bondad y la malicia, 
Ofrézcolas yo Justicia, 
Tii hacedora con tina. 

Prud. Aunque ya en el mundo estás 
y cielo y tierra compasas, 
A ti, que las vidas tasas 

Y el saber tienes y das. 
Aqueste libro y compás 
Ofrezco en tu reverencia, 
Yo tu sierva la Prudencia, 
Que juzgo el menos y más. 

Neq. ¿ Acabáis ya de ofrendar ? 

Dios, ¡qué recado tenemos! 
Desa ofrenda comeremos; 
Veníme ya á desatar. 
¿He de andar ó he de rodar? 
Yo no entiendo esta conseja , 
Sí, que no es el hombre oveja 
Que me quieren trasquilar. 
Pues i mandóos yo que me atéis, 

Y vosotras que andéis sueltas? 
Que á las vueltas y á las vuelta; , 
Creo que en mí tropezaréis. 
Vosotras adestraréis 

Uno á uno y dos á dos; 
Yo cegaré juri á ños 
Cinco á cinco y seis á seis. 



Moral. 295 

Si veis éstos bien vestidos, 
Más quieren llevarme á cuestas 
Que irse holgando con éstas ; 

Y anque fingen de sabidos , 
No os atapeis los oidos, 
Los fieros son excusados, 
Que muchos son los llamados 

Y pocos los escogidos. 
pRUD. Ya, ya, ya. Nequicia perra, 

Con tal hijo y tal parida. 

Acortársete ha la vida. 
Fort. Muy flaca será su guerra. 
Temp. Su poder ya se destierra. 
JusT. Vamos á lo despeñar. 

Porque no pueda dañar 

Ya por la mar ni la tierra. ' 
Neq. ¿Pues por dónde me asiréis? 

A ver quién llega primero. 

Haced cuenta que soy cuero, ^ 

Pues llega acá, beberéis. 

Por acá ¿ veis ? ¿ veis ? ¿ veis ? ¿ veis ? 

Haisme de hallar de puntas. 

Cuanto aqueso, todas juntas, 

Al diablo venceréis. 

í Ay, ay, ay, triste de mí. 

Que me lleuan estas putas 

A echar á las bestias brutas ! 

Nora mala acá nací. 
JusT. Hermanas, decí, decí; 

Vamos diciendo un cantar* 



296 


Farsa Moral. 


Neq. 


Pues yo os tengo de ladrar. 


JuST. 


Ladra ya. Di. 


Fort. 


Di. 


PRUD. 


Di. 


Todas. 


Di. 




VILLANCICO. 


Todas. 


Aquí ahá, aquí ahá, aquí ahá, 




Que Malicia atada está. 


JusT. 


Aquí ahá, que ya nació 




Quien la malicia venció. 




Por clemencia nos libró, 




Por justicia reinará. 


Todas. 


Aquí ahá. 


Prud. 


Aquí ahá, que su clemencia 




Ha mostrado su presencia ; 




Quien lo sigue por prudencia 




De su gloria gozará. 


Todas. 


Aquí ahá. 


Fort. 


Aquí ahá, que su nobleza 




Quiso nascer en pobreza, 




Pero al fin con fortaleza 




Todo el mundo juzgará. 


Todas. 


Aquí ahá. 


Temp. 


A tí, Dios, doy alabanza, 




Que mostrastes tal templanza. 




Con que nos das esperanza 




Que al cielo nos^ llevará. 


Todas. 


Aquí ahá, aquí ahá, aquí ahá. 




Que malicia atada está. 







FARSA DEL COLMENERO. 

Son interlocutores un Pastor, que se hizo calme- 
mro, y un Fraile, / un Labrador -, y ha 
de ¡levar el Pastor puesta una máscara de 
castrar colmenas., y una castradera en la mana, 
y una payla con panales en la otra, y ha de lle- 
var lapayla á la parte defuera ciertas man- 
chas de lechada , y dice el Pastor : 

Past. Dios mantenga con placer 

A cuantos son sus amigos; 
Mas CIO» con pocos trigos 
Los podia mantener. 
Todo» hemoa de comer. 
Mas habiendo pocos sacos, 
Todo lo gastan bellacos , 
Que comen sin lo coger. 
Yo juro á diez verdadero 
Que no cómo sin sudar, 
jDónde irá el buey sin arar. 



29^ Farsa 

Si no fuere á dar el cuero ? 
Yo me hice colmenero 
Por vivir á descansadas; 
Mas también allá hay picadas, 
|ue es un gran reñegadero. 
rayo doy las abejas. 
Sus colas , mas no sus picos , 
Que eneraban á los hocicos 

Y lastiman las pellejas. 
Más dañan las putas viejas , 
Que pican por dambos cabos. 
Por los picos y los rabps. 
Corazón, ojos y orejas. 
Abejas yo las alabo, 
Que hacen miel con la boca, 

Y anque dan ponzoña, es poca. 
No pican con más que el rabo; 
Mas de mujer mala en cabo 
No esperéis compaña fiel. 
Más es su hiél que su miel ; 
£n esta materia acabo. 
Quieros contar mis mancillas; 
Daros parte de mis penas : 
Fui á castrar mis colmenas 
A ruego de unas mocillas. 
Diz que para hacer cerillas 
De miel de nuevo panar: 
Yo, en hazio de las bulrar, 
Deciros he maravillas. 
Mofando á las rapazejas, 



del Colmenero. 299 

Dije : «Si panar les llevo, 
«Darles he viejo por nuevo; 
»VoynK á dcscarchar las viejas.» 
Avíspanse las abejas : 
O señor, 2U , zu , zuzones , 
Cálcanmc mil aguijones 
En ojos, bezos y orejas. 
Vengáronse bien de mí, 
Fué penitencia á la fé. 
Los ojos con que miré , 
Las orejas con que oí. 
La boca con que reí, 
Todos pagaron aosadas 
Con tan terribles picadas 
Cuales yo las merecí. 
Ojalá que ansí pagasen 
Los que miran las zagalas 
Con las intenciones malas , 
O aquellos que las bulrasen; 
Avispas que le picasen 
Allá, allá en las comprisiones , 
Porque á poder de aguijones 
Sus zaperas se enfriasen. 
Iba el hombre encapuchado , 
Mas como entraba la fiesta , 
Maldita la cosa presta 
Después que se han avispado. 
Armado ni desarmado , 
No me aprovechaba cosa ; 
Entre gente maliciosa 



300 Faria 

No basta ningún recado. 
Coláronse por debajo 
Viejas que saben mil roñas; 
Maldigo las carantoñas, > 
y el necio que acá las trajo. 
Estaba hecho patajo ; 
Ellas de yuso picando. 
Yo por decima ojeando , 
Hasta que me desbagajo. 
¡Nora en tal me destaqué! 
Cargan juntas á montones. 

Yo huyendo, y bofetones 

Creo que diez mil estripé. 
Yo lloré, yo me embarré, 

Y al fin dije con pesar : 
ccDe viejas bien es bulrar, 
)>Mas de mozas no á la fe.)!> 
¿Queréis saber la razón .^ 
Las mozas para casallas 

Es peligro disfamallas , 

Y más que inocentes son. 
De moza una maldición , 
Como excomoñon de ygreja. 
Más her burla de una vieja. 
Como h urtar al ladrón. 

En fín , con estas señales 
No curé de hacer más pruebas; 
Voy me á las colmenas nuevas; 
Hallé hermosos panales. 
Tan brancos, tantos y tales, 



del Colmenero. 301 

Que he cuidado» jaro á fios, 
Que lo hizo aposta Dios , 
Por avisar los bozales. 
Porque es miel para purgar, 
Diónos mucha, tened tino , 
Mas rapónos todo el vino 
En ser cosa de embeodar, 
Para nos her acordar 
A purgar pecados huera, 
Y no dormir en beodera 
De errar y perseverar. 
Echa el sino y la praneta 
Yelos, vientos y lagostos. 
Más vendimias y s^ostos. 
Porque sintáis la burleta ; 
Es poner hiél á la teta 
Para destetar grotones, 
Ó á las malas digestiones 
Por hambre ponellas dieta. 
Si miramos nuestros senas. 
Vos por vos y yo por mí, 
Cada cual verá por sí 
Que andamos por los extremos ; 
En fin, de malos ó buenos. 
Las obras darán señales. 
Tornemos á mis panales , 
En esto más no hablemos. 
Trage á las mozas sin precio 
Panales aquella tarde ; 
Páganme con «Dios te guarde» ; 



302 Farsa 



Dije: <í<*De qu^?» «De ser necio.» 
Van riendo con desprecio 
Mozas viejas á her mudas 
Brancas y prietas, sabias, rudas, 
Que no sé cómo lo aprecio. 
j Ó qué general bobera 
Que sufren mil peladeros, 
Sólo por mudar los cueros 
De los hocicos de huera ! 
Trabaja y suda cualquiera ; 
J albegar , barrar á palmas , 
Y las negras de las almas 
Que &e estén hechas buytreras. 
Dios mi ánima crió . 
Tan libre y tan racional. 
Que en el ser de bien ó mal 
Pudiese mudarla yo ; 
Mas los cuerpos, mia fé, no, 
Dígote que en balde sudas , 
Que no mudarán las mudas 
La facion que Dios te dio. 
Sobre branco á maravilla 
Luego vos dirá el pintor. 
Que asienta cualquier color, 
Quier dobrada, quier sencilla; 
Mas la que es prieta ó pardilla , 
Azul, amarilla ó verde, 
£1 barniz luego se pierde , 
O se corre , ó se mancilla. 
Veréis muchas jalbegadas 



del Colmenero. 303 

De gesto para reir, 
Como quien quiere freír 
Bpgas mal enharinadas; 
Otras paylas de lechadas 
Que le corre por ahueras, 
Branco y prieto á regaderas; 
Otras alcuzas untadas. 
Otras tienen tan añejo 
El barniz de darse fretes, 
Que parecen los buchetes 
De santo quillotro el viejo; 
Bermejo sobre bermejo, 
I Qué os parece la hermosa ? 
Como la frol de la rosa, 
Mas desollado conejo. 
Pues si digo los tocados 
Á cuernos como corujas , 
Broslados de mil agujas 
Y sus papos á los lados , 
Los «ombraguitos sacados 
Como montera de tema , 
Que parece diadema 
De santos embarnizados. 

Sale el Fraile como enojado ^ y el Pastor, como lo 
vee^ hace por huir y apártase de éL 

Fraile. ¿Quien terna ya sufrimiento 
De oir lengua tan praguienta? 

Past. Dios, que entráis de sobre vienta, 
Sin hacer acatamiento. 



304 harsa^ 

Fraile. Que te vacias, perdimiento. 

Con tantas chocarrerías. 
Past. Que an no decís buenos días. 

Do al diabro el perdimiento. 

Sin hacer mesura entráis. 

¿*No podéis decir sin pena, 

ó que estemos ñora buena , 

O en ora mala vengáis? 
Fraile. Necio, mucho os desmandáis; 

Espera, don majadero. 
Past. Tente, tente, fray mortero. 
Lab. Ta, ta, hermanos, no riñáis. 

Aquí entra el Labrador con su zamarron vestido 
y boceen la mano^ con que los desparte; métese en 
medio de ambos. 

Fraile. ¡ Saco lleno de maldades ! 

No sé cómo le he sufrido 

Necedades que le he oído. 
Past. \ Qué os parecen necedades ? 
Fraile. Las mujeriles beldades 

Ha mofado el boquirroto. 
Past. VcíS debéis selles devoto ; 

£n ñn, fin frailes y abades. 

Chuza, rayo, pestilencia. 

Sarna , gota y quebradura , 

Frió, hambre y desventura, 

Pleitos, question y dolencia; 

Arcabuces de venencia. 

Fuego de mil alquitranes. 



del Colmenero. 

Frailes , cregos , sacristanes , 

^ Hablando con reverencia. 
Fraile. ¡Ó cuan claro se parecen 
Las bestiales intenciones! 

Clérigos y religiones 

Son los que el mundo esclarecen. 
Past. Esclarecen, desque crecen 

Los vientres de algunas dueñas. 
Fraile. Tacañon. 
Past. i Qué , qué ? Las greñas.. 

Harre, que no os lo merecen. 
Lab. ¡o señor! no ayais pasión; 

Ta, ta, ta, señor, señor. 
Fraile. ¡ Bestia , salvaje , traidor, 

Lenguaza de escorpión I 
Past. ^ No tenéis más sufricion ? 

Dejaldo, venga la mona. 

Yo le haré más corona 

Que cuantos barberos son. 
Lab. Tené, señor. 

Fraile. - Vete allá. 

Lab. Sosiegue, no se alboroce. 

Fraile. Villano, daca esa hoce. 
Lab. ¿*La hoce queréis toma? 
Past. Ansí, hermano, ha, ha, ha : 

Por la punta se la as dado. 

Necio, pues que eres casado, 

Huy del, y pásate acá. 



305 



Hízose el Labrador á la parte del Pastor , ^ es- 

39 



3o6 



Farsa 



tan ambos putstos en primera contra el Fraile, uno 
con la boce y otro con la castradera. 



Fraile. 


¡ Ó pasión cuanto mal haz ! 




¡Cuántos daña quien la tien! 




Pareces hombre de bien , 




Y das favor á un rapaz. 


Lab. 


Vos mira si queréis paz. 


Fraile. 


Desdígase, y sí haré. 


Past. 


Que lo diré y desdiré, , 




Que es habrar todo en solaz. 


Lab. 


Desdile cuanto dejiste. 


Past. 


Que lo desdiré á la crala. 




Dije «vengáis ñora mala>; 




Digo que én buena veniste. 


Fraile. 


¡Repetir! 


Lab. 


Tu lo quisiste. 


Past. 


Harre, dije, y mona, es aire. 




Ora digo : J6. Y que es flaire. 


Lab. 


Baste que te desdijiste. 




£1 que quiere proseguir 




Cosas «de dijo» €me dijoi» 


X 


Es necio, loco y prolijo, 




Y afréntase sin sentir, 




Que al decir y desdecir 


( 


Dobla los inconvenientes ; 


( 


Es dar noticia á más gentes 




En tornar á repetir. 




Vén acá, amigos, amigos. 


Fraile. 


Perdóneos Dios, hermanos. 



del Colmenero. 307 

J Lab. Vén, besémoste las manos, 

Y ofrezcamos los bodigos, 
Pi^s que Dios mos da los trigos 

Y el manjar que nos conorta. 
Past. Beso mano que sea corta. 

Los santos me son testigos. 
Lab. Calla ya, lengua malina. 

Porque con sus devociones, 
Con sus misas y oraciones 
Nuestra vida se encamina. 
Con la confesión divina 
Nuestros pecados embeben, 

Y en fin, siendo los que deben. 
Son toda nuestra dotrina. 
Siempre deseo y codicio 
Con ellos estar hablando. 

Past. Y ellos estar barajando 

Con tu mujer á su vicio. 
Lab. Ora, calla ya, provicio. 

Vén acá, preguntalle emos 

De qué forma viviremos 

Cada cual según su oficio. 
Past. Yo pescudaré primero. 

Ho, digo, padre, señor. 

Decidnos ¿cuál es mejor, 

Labrador ó colmenero? 
Fraile. Dígote, hermano, de vero 

Que en esos oficios dos 

Podéis contemplar á Dios. 
Past. Pues eso es lo que yo quiero. 



3o8 Farsa 

Fraile. Dos modos hay de vivir : 
Uno que es la vida activa, 
Otro la contemplativa 
Para la gloria adquirir. 
Bien se puede despedir 
De ver la gloria de Dios 
Quien por una de las dos 
No procura de subir. 
La una y la otra es buena; 
Veis aquí Lia y Raquel : 
Contemplar es dulce miel. 
Obrar es ganar con pena. 
Son la Marta y Magdalena. 
Marta gana trabajada. 
La hermana goza sentada. 
Ambas tienen gloria llena. 
La vida de labradores 
Por activa es entendida. 
Porque sustentan la vida 
Con trabajos y sudores; 
Estos son tanto mejores 
Cuanto crece el trabajar. 
Que el trabajar es obrar. 
Según dicen ios dotores. 
Y porque en cualquier oficio 
Nos muestra Dios sentimiento 
De su Santo Sacramento, 
Para le hacer servicio, 
Cuéntame ora el ejercicio 
Que tiene el agricultura, 



del Colmenero. 



309 



Past. 



Fraile. 



Past. 



Fraile. 

Past. 

Fraile. 



Lab. 



Y verás cómo es ñgura • 
Del Divino sacrificio. 

£1 labrador vos lo cuente, 
Pues dellos habláis primero. 
Atrás queda el colmenero, 
Pues en ñn, ñn, somos gente. 
No estés tan sobresaliente, 
Que en acabando con él , 
Luego diré de tu miel 
Algo con que te contente. 
¿'Contentar, echa por copas? 
Ni habrá viejo ni criatura 
Que la miel y su dulzura 
No contente con sus sopas. 
Con mucha razón te apopas, 
Que la miel todo merece. 
I Sabéis lo que me parece ? 
Que me eis de lamber las ropas, 
Labrador, dame á entender 
Del trigo qué es lo que pasa, 
Hasta ponerse su masa 
En punto de se comer. 
Bien podéis, señor, creer 
Que pasa cien mil tormentos, 
Nieves, yelos, aguas, vientos. 
Desde el nacer al coger. 
Písanló los animales 
Mil veces después que nace, 

Y parte dello se pace 

Y sufre infinitos males. 



*> 



jio Farsa 

Con diversos temporales. 
Frió, calor, tempestad. 
Fraile. ¡O Divina Majestad, 

Mortal entre los mortales! 
¡ Divino trigo sembrado, 
De tierra virgen nacido. 
De hombres bestiales pacido. 
Rehollado y despreciado, 
A mil penas sujetado. 
Tiempos fríos, calurosos. 
De enemigos maliciosos 
Perseguido y envidiado ! 
Yelos de gran desamor. 
Vientos de crudas injurias, 
Turbiones de bravas furias , 
Granizos de disfavor. 
De mil trabajos calor, 
De drsfames grandes nieblas. 
De infidelidad tinieblas, 

Y rayos de gran dolor. 
¿Ves, hermano, por los ojos 
Cómo nasció Cristo trigo, 

Y creció tan sin abrigo 
Hasta segarlo en manojos; 
Al tiempo de sus despojos 
Que de huerto fué sacado, 

' Y con azotes trillado 
Con mil injurias y enojos ? 
Ahechado y escogido, 
¡ O qué paciencia divina! 



del Colmenero. 3 1 1 

Molido, hecho harina, 

Y en tabla de cruz heñido. 
En horno de amor cocido 
Con fuego de sus dolores. 
¡Ó dichosos labradores . 
Que tal pan habéis comido ! 

Past. ¡ó cómo habláis espeso! 

También cómo pan como él, 

Y demás cómo la miel. 

Ea, mira, ¿'que es más grueso? 
Lab. Que no lo dice por eso. 

Que no entiendes, perdimiento ; 

Que diz por el Sacramento. 

Siga, señor, su proceso. 
Fraile. Ya, hermano, puedes notar 

Que se te muestra el Señor 

En tu trabajo y sudor ; 

Segar, trillar y limpiar; 

Y si quies, cuanto al sembrar 
Quiere este divino grano, 

En el corazón humano 
Nacer y írutifícar. 
Pero para que aproveche 
Esta viva sementera. 
Conviene te dentro y fuera 
-Que tu tierra se barbeche, 
Que se arranque y desheleche 
Yerba de mal pensamiento, ^ 
Que el pecado de cimiento 
La contrición lo deseche. 



3 1 2 Farsa 

Aquí llora el Pastor muy contrito, diciendo. 

Past. ¡Ho, ho, ho, ho, ho, coytado! 
¡Ho, hol ¿por qué Adán pecó ?« 
Que el pecado causó ¡ ho ! 
Ser Dios tan atormentado. 

Fraile. Bollo en la ceniza asado 
Lo ñgura la £scritura. 

Past. ¡Ó ceniza de amargura ! 
¡ Morir y por mi pecado! 

Fraile. Calla, calla, bobo Juan, 

I No ves la fiesta en que vas ? 

Past. Pues por eso lloro más. 

¡Ho, ho, mi precioso pan! 

Lab. Calla ya, necio patán. 

Past. Sí, que es pan de gran valor; 
De comer se ha con sudor. 
Que ansí fué mandado á Adán. 

Fraile. Ora repósate, hermano. 

Porque los sabios discretos 
Han de tener dos respetos 
Con este pan soberano. 
Que llore cualquier humano 
De ver que Cristo murió 
Y que el hombre lo causó. 
Es respeto de cristiano. 
Mas este lloro y tristura 
Que se pide en la cuaresma, 
La sagrada Iglesia mesma 
Hoy nos lo torna en dulzura, 



del Colmenero. jij 

Recordando á la criatura 
De ser su Dios su manjar. 
Esto no es para llorar, 
Son bailar tan gran ventura. 

O venturosos mortales ! 

O melifluo pan de vida ! 

Ó dulzura sin medida ! 

O dulcísimos panales ! 

ó abejas racionales. 
Devotos, santos doctores, 
Que sacáis miel de las flores 
De las obras divinales ! 
Ves aquí el problema fiel 
De aquel valiente Sansón, 
Que comió miel del león; 
Del fuerte salió la miel, 
i Ó divino Hemanuel, 
Fuerte león del desierto, 
Que vencedor siendo muerto, 
Dais leche y miel á Israel ! 
La tierra de promisión 
Que to vistes prometida. 
De leche y miel proveída 
Distes en vuestra pasión. 
Gran cordero, gran león, 
j O divino sacramento, 
Nuestro maná y nutrimiento! 
\ O nunca pensada unión ! 
Union de tan gran amigo, 
Que por se comunicar, 

40 



.^»4 



Past. 



Lab. 

Past. 

Fraile. 

Past. 

Fraile. 



Past. 



Fraile. 



Farsa 

A sí mesmo da en manjar 
Para vos unir consigo. 
En forma de pan de trigo 
Que lo coman pecadores. 
¡O miel de todos dulzores! 

Ande la miel ¡digo, digo! 

Ora diz él las verdades. 
Que sin miel es todo nada; 
Donde no hay fruta enmelada 
Las fiestas son frialdades. 
En las bodas y amistades 
Es la miel todo consuelo. 
Sin miel, ¿que vale el buñuelo, 
Ni las orejas de abades ? 
¡Mira qué habla truhana! 

' Las hijuelas llama orejas. 
De abades dicen las viejas. 
Por Cornelias con más gana. 
Su simpleza no es muy sana. 
De abades, mas no de fray res. 
Todos viese yo en los aires. 
Puestos á la resolana. 
¿Tornas k desvariar? 
Mira que sales de quicio. 
Pues hablamos de tu oficio, 
¿En la miel qué hay que notar? 
Que es buena para tragar 
Entre amigos y entre amigas, 
En las papas y en las migas. 
Deja de chocarrear. 



r 



dei Colmenero. 315 

j O abejitas provechosas! 
Mira^ hermano colmenero» 
Lo que has de notar primero, 
Que jamas viven ociosas. 
Bascando flores y rosas 
Para hacer sus panales. 
Convidan á los mortales 
A las obras virtuosas. 
y en verlas su miel obrar 
Has de notar lo segundo» 
Que en las cosas de este mundo 
Las menos son de aprobar. 
¿Ves que andan á visitar 
Las flores de flor en flor, 
Escogiendo lo mejor 
Que les ha de aprovechar ? 
¡Ó contemplación prudente, 
Que vuelas por todas cosas ! 
Todas son flores y rosas 
En que Dios se gusta y siente. 
No hay cosa que no te aliente 
A la gloria divinal, 
Ves la miel, ves el panal» 
Que te alumbra dulcemente. 
En seguir con atención 
A sus abejas maestras, 
Te dan las terceras muestras 
De obediencia y subjccion ; 
Huyendo la disensión, 
Ni riñen ni se desdeñan ; 



3i6 Farsa 



Con su concordia te enseñan 
Humildad , amor y unión. 

Y para^que más te encumbres, 
Ves que la cosa primera 

Que componen es la cera, 
Que es ministra de las lumbres, 
Porque para tus costumbres 
Lo primero es trabajar. 
Por aprender y estudiar 
Dotrina con que te alumbres. 
Es vaso hecho de cera 
El hombre bien dotrinado, 
Como panal esmerado. 
Que cada vez mas se esmera; 
Es panal donde se espera 
La conversación sabrosa , 

Y dotrina provechosa. 

Que ésta es la miel verdadera. 
Has lo quinto de notar 
Sus ejemplos provechosos. 
Que á los zánganos ociosos 
Todas son en los matar. 
¡ ó venturoso lugar 
Donde cortasen las alas 
A ociosos malos y malas , 
Que no pudiesen dañar ! 
Otras mil dotrinas buenas 
Callo por no ser molesto; 
Conténtate con aquesto 
Que noté de tus colmenas. 



del Colmeriero, 



3»7 



Past. Dios te dé buenas estrenas ; 
Mas también la miel es fina 
Para echar la melecina 
Cuando están las tripas llenas. 
Yo quedo, en fin, por mejor , 
Pues tengo tantas ventajas 
Sobre estotros pisapajas. 

Lab. Aon aquesto es lo peor. 

Past. Sí, que la miel, salvo honor. 
Mil bellacos melecina, 
Que mantiene la harina 
De que hinche el labrador. 

Fraile. La razón es concluyente. 
Ora digo que bien dices. 

Lab. Quebralle he yo las narices 

AI bellaco maldiciente. 

Fraile. Por muy cobarde te sientes. 
¡A las greñas! ¡á las greñas! 
¡Ó qué esforzado te enseñas! 
Baste, baste, tente, tente. 
Ya conoceréis, hermanos. 
Que con quien se desmesura, 
No basta tener cordura. 
Ni dalle consejos sanos. 
Desque uno sale de manos. 
Cuanto el cuerdo más ataja, 
£1 necio más se aventaja. 
Condición es de villanos. 

Past. ¿* Ansí tratáis las presonas ? 
¡Villanos! no es maravilla; 



3i8 Farsa del Colmenero, 

Villanos que están en villa 

¿Y en el monasterio ? monas. 

Fraile. Ya te enconas, ya te enconas. 

Pues no quiero que riñamos, 

Son toma, hermanos» bebamos. 
Past. Bebé vos. ¡ Qué bien te entonas ! 

J uri á mí, ya me arrepiento. 

Ansí no dejase gota. 

Mucho se empina la bota. 

¡Ó hi de pucha! que aliento. 
Fraile. No me estorbes, perdimiento. 

Toma, dala al compañero. 
Past. Más cerca está el colmenero 

Y más ancho y más sediento. 

Pocas tripas hay aquí. 
Fraile. Bebe, y dásela, y despacha. 
Past. No habléis ya en la borracha. 

Ya, me la distes á mí. 

Padre, della os despedí; 

Yo me despido de vos. 

A los pies queda con Dios. 
Fraile. ¿ Queda ? 
Lab. Queda. 

Past. Sí, sí, sí. 




/■ 



/ 




\ 

FARSA DE TAMAR, 

en que entran siete figuras : un Pastor , y Ta- 
MAR y JtJDAs, y Opilo, su criado : Algua- 
cil : Fiscal : Escribanto. Entra primera- 
mente el Pastor y dice : 

Past. Yo vengo medio enojado, 
ó sañudo casi todo, 
Ó si no, vengo beodo, 
O el meollo trastornado 
De ver tan desacotado 
El uso de las tapadas, 
Y entre gentes avisadas, 
i Estoy loco y espantado ! 
Züñenme aquestos oidos 
De vellas tan sin empacho; 
No sé cuál es hembra ó macho 
Deyuso de los vestidos. 
¡Ó qué pacientes maridos! 
Padres y madres torpazos. 

Que pasan por tales azos 

En fin, cuernos consentidos. 
¿'Qué pensará la presona 



J20 Farsa 

De vcllas caricosidas, 
Faldisueltas y atrevidas, 

Y el mirar como de mona ? 
¡ Ver venir la virotona 

Que por los hombres se cntreta, 
Con su cara de bragueta. 
Que la comprision encona! 
Sus vergüenzas tapó Eva, 

Y hoy, perdónenme las tocas, 
¡Que hcrse cocos y cocas 
inventan! ¡cosa más nueva! 
Quien cara cubierta lleva 

Ya creo que estáis en el cuento. 

Que su cara hace asiento 

Hace asiento, y á la prueba. 
Nuestro asiento y vecindad 
Usaron andar cubiertos. 
Por sus feos desconciertos 

Y caños de suciedad $ 
Mas el rostro y gravedad, 
De la vergüenza sujeto. 
Andar tapado y secreto, 
Muestras son de ruindad. 
Vergüenza en la cara da, 

Y en corazón el temor, 

Y ansí se altera el color 
Donde la pasión está. 
Que la sangre "que allí va 
Haz bermejo al vergonzoso, 
Blanco y frió al temeroso. 



.' 



N 



de Tamar. ; 321 



Que la sangre se entra allá. 
Bien lo veis, que no es mentira, 
Que cualquier errada cosa. 
Cualquier obra vergonzosa 
A la cara asesta y tira. ' 

Pues quien se escuda y retira 
Con taparse y encubrirse. 
Temor ha de reteñirse 
De algo en que la gente mira. 
La cara del que no es muerto 
Nació para andar cscnta , 
Donde vergüenza se sienta 
De su yerro y desconcierto. 
Bien podéis tener por cierto 
Que Magina, vuestra hija, 
Cuando la cara cobija. 
Descobija lo cubierto. 

Y de Dios i no sabéis vos 
Lo que diz el nuestro cura ? 
Que su nombre y escretura 
Puso en la cara de nos. 
¿Veis? o : o: los ojos dos. 

I Veis la m en la nariz ? 
O, m — o— homo, hombre diz, 
D — e — de — ^ — dei — de Dios. 
¿ Veis cómo á Dios representa 
Por letras el rostro humano, 

Y estar debajo su mano 
Confiesa la cara esenta ? 
Quien tapa ¿sabéis que inventa? 

4» 



322 



Farsa 

Poner ramo de ramera : 
Dicen los ojoé de huera : 
«Ojo, ojo, que acá es la venta». 

Las po pu no puras viejas 

Alaban por devoción. 
Ir las mozas al sermón 
Atapadas las orejas; 
Destápanse á las consejas, 

Y andan descubiertas todas, 
En los bailes y en las bodas, 

Y atápanse en las ygrejas. 
No se ya cómo lo hablo. 
Que es postema, jurí á fios. 
Ver que se tapan á Dios, 

Y descúbrense al diablo ; 
Hiédeles, juri á San Pablo, 
El ygreja y sus matices. 
Pues tapan boca y narices 
Como quien entra al establo. 
De mozas no es maravilla, 
Que es por flaca liviandad. 
Mas el seso y gravedad 

De los que rigen la villa, 
j Tal liviandad consentilla 
Con tantos inconvenientes ! 
Ceguera de tantas gentes 
Ya no sé cómo sentilla. 
Mil veces se me ha antojado 
Vestirme ansí maricón, 
Y sentarme algún rincón 



de Tamar, 323 

Entre ellas ansí tapado; 
Par de la que estoy sentado 
Ir por deyuso á tentar. 
Que ella allí no ha de chistar, 
Yan quizá se habrá holgado. 
En fin, ellas buscan esto, - 
No creáis otra deshecha , 

Y quien esto no sospecha 
iPodeislo tener por cesto. 

Que aon que me predique el resto 
Encajárseme no presta. 
Que ande voluntad honesta 
En hábito deshonesto. 
Sentildo como lo siento, 
Por vida de vuestros hijos , 
Que no consintáis tapijos. 
Porque es un gran perdimiento. 
Yo sé cierto que no miento. 
Que á la hembra que se tapa 
La vergüenza se le rapa 

Y crece el atrevimiento. 
Con esto, ya yo me callo, 
Pues lo sabe Dios y el rey, 

Y todo el mundo lo vey, 

Y no queréis enmendallo. 
Pues yo por mi cuenta hallo 
Que en mucho jinetear. 
Alguien se ha de desrostrar, 
O mancársele el caballa. 
Porque sintáis la locura 



J24 Farsa 

De cuanto el tapijo daña, 
Veisla bien, que no es patraña, 
Son de sagrada escritura , 
Tamar de buena ventura. 
Honrada y de gente clara , 
Veréis tapada en que para, 

Y sentí bien la figura. 

Entra Tamar en un hábito negro de viuda ^ y trae 
debajo del manto un ¡to con ropa galana, y pone la á 
un caboy y paseándose con sosiego^ dice : 

Tamar. Yo soy Tamar la nombrada. 
De quien se hace mención 
En la gran generación 
De la Virgen consagrada. 
Dos veces fui ya casada 
Con dos nietos de Israel, 

Y por mi suerte cruel. 
De ninguno fui preñada. 
¡O suceso desastrado! 
Ventura que no me ayuda, 
i Moza y dos veces viuda 
Sin haber fruto engendrado ! 
Judas, patriarca honrado. 
Un hijo y otro me di6, 

Y fui tan mohína yo, 

Que ambos se los he enterrado. 
Porque fué malo el primero 
Lo tiró Dios de este mundo; 
Mi suegro me dio- el segundo 



de Tamar. 325 

Por ser en la ley entero ; 
Porque engendrase heredero 
Al primer hermano muerto, 

Y fué tal su desconcierto, ^ 
Que me fué mal compañero. 

Púsole tal interese 
£1 envidioso enemigo. 
Que se juntaba conmigo 
Como yo no concibiese, 
Porque hijo no nacieeje 
A su hermano precedente. 

Derramaba su simiente 

Dios permitió que muriese. ' 

Yo quedé con tal dolor, 

Por mi hado desastrado, 

En tan retraído estado> 

Viuda y sin sucesor, 

Sin marido y sin señor, 

Como cuerpo sin cabeza. 

No hay dafio que no me empeza, 

Ni bien que me dé sabor. 

¡ O cuántos inconvenientes 

Tiene la viuda vida. 

Que, estendida ó encogida. 

Siempre es terrero de gentes! 

Quieren todos sus parientes 

Ser mandos en mandar, 

Y para le aprovechar 
Todos se hallan ausentes. 
¡Ó cuánto mejor sería. 



326 Farsa 

Si la ley no la vedase, 
A la que moza enviudase 
Enterrarse aquese día. 
Pues le muere su alegría, 

Y le nasce el amargura, 
Hiciese en la sepoltura 
Al marido compañía. 

I Para qué es vivir ansí; 
Sola y llena de pasión. 
Sin fruto y sin bendición, 
Llorando lo que perdí f 
Triste ¿para qué nascí 
En este mundo cruel, 
Pues que vivo en él sin él, 

Y m) alma en mí :»in mí? 
Mi suegro me ha prometido 
Un hijo que le ha quedado, 
Desque fuese emancipado. 
De me lo dar por marido. 
He esperado ya crecido, 

Y con él no quier casarme ; 
Determino de vengarme 

Del viejo que me ha mentido. 
Aquí lo quiero esperar. 
Pues que está sin compañera, 
Que él ha de ir al campo fuera 
Al ganado tresquilar, 

Y quiérome disfrazar 
Como mujer del burdel. 
Quizás entraré con él 



de Tamar. 327 

A que me pueda empreñar. 
Seré con generación 
Bendita y honrada y rica. 
Pues que quien no fructifica 
Es vida de maldición. 
£1 valor y estimación 
De la sangre de Abraham 
Esfuerzo y favor me dan 
A buscar tal sucesión. 
Past. Mira qué piensa el hermana; 
Ese es el común decir. 
Que lo hacen por parir, 
Mas de otra parte les mana. 
Si tiene la cholla vana, 
Viuda, hermosa y moza. 
Consigo mesma retoza 
Seis dias en la semana. 
La que muy moza enviudar. 
Hermosa y con muchos bienes, 
Encajayme en esas bienes, 
Que lo mejor es casar. 
Para guardar y gozar 
Muy mejor está casada, 
Y también la cosa usada 
Es mala de des vezar. 

jíqut se tira el luto Tamar, y vístese una ropa ga- 
lana que trajo en el lío, y tapase la cara con el rebozo^ 
que no deja más de los ojos, 

Tamar. Para ir disimulada 



328 Farsa 

Cumple hater un desfrez : 
Esta jerga de viudez 
Me conviene ser quitada, 
Y ponerme ataviada 
Con estas ropas galanas. 

Past. Mira si ie arden las lanas 

Tamar. De este modo rebozada 

Past. Oteayla... i veis, veis, veis,. 
Cómo se tapa y desfreza? 
Doliente está la cabeza, 
Pues que en paños la embolveis. 
Ora, en ñn, ves lo diréis; 
Esperemos en qué para 
Este tapar de la cara. 
Como h«icen más de seis. 

Tamar. Aquí me pondré en frontera; 
Mi suegro vien, ya lo veo, 
Para avivarle el deseo 
Los ojos solos de fuera; 
Mis requiebros de ramera 

Past. Oteay como se marca 

I Veis ? Judas el patriarca, 
Conóceme aquesa nuera. 
Que haz de alumbrar el hito 
Ojo que relampaguea, 
Al diablo que la vea 
Abrasará el apetito. 
Veis ella si son bendito, 
Que alea hacia el candil. 

Judas. ¿ Qué haz la moza gentil ? 



de Tamar. 

Past. Esperármele ün poquito. 
JiJDAs. Linda dama debéis ser," 

Que lindos ojos tenéis. 
Tamar. No soy más de esto que veis 

Para quien así quisicr. 
Judas. El cuerpo quisiera ver 

Mucho más que no la seda. 
Tamar. Señor, como haya moneda, 

Quizás todo podrá ser, 

Porque ansí gano mi vida. 
Judas. Yo pagaré. 
Tamar. Ha de ser luego. 

JiJDAs. Ya yo me abraso en el fuego 

Que vuestra gracia combida. 

Yo os mandaré á la comida 
. Un cabrito grueso y tierno» 
Past. Patriarca, ly el infierno ? 

De la carne no hay huida. 
Tamar. Señor, no soy del lugar. 

La paga ha de ser primero, 

Y quien no trajer dinero 

fiien se puede pasear. 
Criado. Hombre es para le fiar. 

Que es noble y de gran hacienda» 
Tamar. Del bueno con buena prenda. 
Past. ¡ Si sabe disimular! 
JtJDAS. Dama, vos tenéis razón. 

¿Qué prendas? podéis* decillo. 
Tamar. El ajorca y el anillo. 
JUDAS. Veldas. 

4* 



329 



330 Farsa 

Tamak. También el boidon. 

JéoAS. Y ion el alma y corazón 

Merece vuestra frescura. 

Vamos á aquella espesura. 
Past. Allá la lleva el vejon. 

Lévala el viejo por la mano^ j su mozo atrás; en- 
ckbrense todos tres y queda el Pastor hablando solo^ 
basta que á la postrera copla viene el mozo de Judas, 
llamado Opilio, j riñen, 

Past. ¡Dios que se avinieron presto! 
Fingió que por el cabrito, 

Y ella haz por su apetito 
Tan gran fornicio de incesto. 
I Vos no echáis de ver en esto 
Que por el tapijo negro. 

La nuera á su propio suegro 
En tan gran error ha puesto ? 
Do al diablo el tapamiento. 
Que las más veces se inventa 
Para semejante cuenta. 
¿Hay quién no tema escarmiento, 
Decí, con el rostro esento ? 
Tamar siendo tan honrada, 
\ Si cayera en tal errada ? 
Ni sólo por pensamiento. 
Veislos )Ndos á ensotarse, 
Ella, la honrada Tamar, 

Y él, el juez del lugar. 
Suegro y nuera á rebujarse. 



de Tamar. 331 

Diz que ella por empreñarse 

Por haber generación 

Ellas dan á su pasión 
Color á desvergonzarse. 
La que sigue su torpeza 
Dos mil argumentos saca , 
Desque se hace bellaca 
Alega que por pobreza; 
Otras fingendo simpleza 
Vánse hasta el arañuelo, 

Y desque puestas del duelo 
Acuerdan con gran braveza. 
Otras se hacen dormidas , 
Otras, enfermas 6 locas , 
Otras demudan las tocas , 
Otras, rameras perdidas, 
Otras trastruecan sus vidas 
En diez mil formas estraiías; 

Y es todo buscando mañas 

Y aparejo á sus caidas. 
Pues una cosa senti, 

Que la que suelta la rienda, 
Su vida, honra y hacienda 
Tiene en un maravedí. 
Podéis creer, jurí á mí. 
Que una hembra apasionada 
Cielo y tierra tien en nada, 

Y en menos se tiene á sí. 

Aquí asoma Opilio, que oida esta postrera copla y 
dice al Pastor, como riñendo : ' 



332 

Opilio. 
Past.. 



Opilio. 



Past. 
Opilio. 



> 
Past. 

Opilio. 

•Past. 

Opilio. 

Past. 

Opilio. 

Past. 

Opilio. 



Farsa 

Nora mala salvo honor 
Digáis mal de las mujeres. 
Para el que tú más quisieres, 
Que en el molde está mijor. 
Dejais á vuestro señor 
Viejo loco retozando, 
Él debe venir mascando 
Como quien dice al olor. 
Hermano, estoy espantado, 
De mujeres maldiciendo; 
Sus obras estáis haciendo. 
^'Cómo ansí? 

En ser deslenguado. 
Mi señor es muy honrado. 
No tenéis qué decir de él; 
Que es un tribu de Israel, 

Y de doce el más preciado. 
Es vuestro amo un mal vejete. 
Mas vos sois muy mal hablado. 
Vuestro amo es un desmandado, 

Y vos un buen alcahuete. 
¿Yo soy tal, mi gañivete ? 

Si no le corto la lengua 

Otro tengo venga, venga. 

Tente allá. 

Mete. 

Mas mete. 
Ha, pues aquí se verá 
Quién ha de meter primero. 
¡ Metes ? 





de Tamar. 


Past. 


No. 


Opilio. 


Pues yo no quiero, 




Ora mete, acaba ya. 




Mete, que Dios no querrá 




Que por otro nos hiramos. 




Ahorquen á nuestros amos. 




1 Metes ? 


Past. 


Meto. 


Tamar. 


i Ta, ta, ta ! 



333 



Aquí viene Tamar , y pensando que riñen, valos á 
despartir y y entonces tórnase á alterar Opilio, sacando 
el puñal y que babia ya metido, 

Opilio. Reniego de lo matar, 

ó cortalle media cara. 
Tamar. Ta, ta, hermano, para, para, 

Ta, ta. 
Opilio. No quiero tatar. 

Tamar. Tente. 

Opilio. Hámelo de pagar. 

Tamar. Ora, vé con dios hermano. 
Opilio. Sí iré, sóltame la mano. 

Que hab remónos de topar. 

Fase Opilio, y queda diciendo el Pastor, presente 
Tamar : 

Past. { Han notado los señores 

Las costumbres del cobarde? 
De sus fieros Dios nos guarde 
Cuando siente valedores. 



334 F^rsa 

No hay tales despartidores 
Como hacer del espada, 
Ni hay reñilla más trabada 
Que la que nace de amores. 
En fin, las mujeres, cierto 
A veces mandan la tierra. 
Hacen la paz y la guerra. 
El concierto y desconcierto, 

Y porque veáis que acierto 
Anque pese á quien quisier, 
Con lo que quieren hacer 
Mira si salen á puerto. 

De ver su mujer tapar 
No hay hombre que lo querria, 
Mas con pesar ó alegría 
Pocas veréis enmendar. 
Ansí en valer y mandar 
Entre mujeres y hombres, 
Aonque ellos tienen los nombres. 
Ellas tienen el obrar. 
Tamar. Quédate con dios, hermano, 

Y en hombre mira que es mengua 
Alargarse de la lengua, 

Y gastar el tiempo,en vano. 
Tú también eres humano ; 
Seas rústico ó discreto, 
Habrásles de ser sujeto 
Cuando te venga á la mano. 

Jqui se va Tamar, y queda diciendo el Pastor : 



de Tamar. 335 

Past. En fin, e]]a ticn razón, 

Que han de ser sobrellevadas ; 
Escasado es dar pernadas 
En contra del aguijón. 
Quien da á su mujer pasión 
Es colgarse del agalla, 
|ue en fin, cumpre halagalla, 
vivir en maldición. 
¿Veis Tamar, con ser mujer 
y moza de poca edad , 
Judas con su gravedad. 
Anciano y de gran saber^ 
Cómo lo supo coger 

Y hacer de él lo que quijo. 
Par? haber del algún hijo, 
Sin él saber ni querer ? 

Y las prendas le ha llevado 
La mozuela con respe to> 
Para probar el secreto 

De todo lo que ha pasado, 
j Veislo? viene el viejo honrado 
Con su vara de juez; 
De Tamar y su viudez 
Bien quito y bien olvidado. 
¿Veislo que á juzgar se asienta? 
Presencia tien de sesudo. 
\0\ i quién es aquel haldudo. 
Que vien con tal sobrevienta ? 
Ora escuchemos la cuenta. 
JUDAS. ¿Ay en qué entender. Fiscal? 



336 


tarsa 


Fiscal. 


Una causa criminal. 


Judas. 


1 Críminal ? 


Fiscal. 


Y muy sangrienta. 


Judas, 


¿Qué es? I^ecd, ¿queréis ayuda? 


Fiscal. 


Señor, es cosa muy fea. 




1 Qué manda ? 


Judas. 


1 Qué ? que se lea. 


Past. 


El haldudo se demuda. 


Fiscal. 


Que Tamar, siendo viuda. 




Remanesce ser preñada. 


Judas. 


1 Quién ? 


Fiscal. 


Tamar. 


JUDAS. 


¡Mi nuera honrada! 


Fiscal. 


La mesma, señor, sin duda. 


JUDAS. 


Mira qué dices. Fiscal ; 




Alguna pasión os ciega. 


Fiscal. 


Señor, ella no lo niega. 




Y su vientre da señal. 


Judas. 


¡ Ó hecho descomunal ! 




Si ella hizo ul errada. 




Yo mandaré ser quemada. 




Mas no puedo creer tal. 




¿Cómo se pudo empreñar. 




Estando en cas de su padre? 


Past. 


Tal prestan padre ni madre 




A la que quier coxquear. 


Fiscal. 


Señor, no hay en qué dudar. 




Mas diz 


Judas. 


¿S"í? 


Fiscal. 


Que es de vos. 



de Tamar. 

Judas. De mí. ^ 

Fiscal. Dízlo. 
Judas. ¡Santo Dios! 

Fiscal. Y que lo entiende probar. 
Judas. ¡Válame el gran valedor 

Y resista tal demonio, 
Que funda tal testimonio 
Contra mi fama y honor.' 

Fiscal. Señor, yo no soy autor. 
Llámese Tamar aquí, 

Y dará razón de sí. 
Judas. Traelda sin deshonor. 

Torna acá. Fiscal hermano. 
No me la traigáis acá, 
Sino luego me llama 
Al Alguacil y escribano. 
No gastemos tiempo en vano. 
Ni es cosa de echar en risa. 
Son hacer luego pesquisa. 

Fiscal. Helos vienen mano á mano. 
No sé que vienen gruñendo. 

EscuiB. No creáis en tales hechos. 

Fiscal. Sobre partir los derechos. 
Deben de venir riñendo. 

EscRiB. Ora, vos venis durmiendo, 
<¿ue tomáis tal en la boca; 
Vos no miráis á quien toca. 

Alg. ó voto ádiez que ya entiendo. 

Judas. Acaba ya de llegar. 

¿Qué es la prática luenga? 



337 



43 



33^ Farsa 

■ 

EscRiB. Señor, quíeivtien buena lengua 
No le falta que harpa r 
De la señora Tamar 
Sobre lo que se ha sonado. 

Judas. £1 diabro se ha soltado. 
¿*Y esto puédese probar? 

EscRiB. Muy reciamente se suena. 
Mas podra ser al rebés, 

Y ser en la parte ques, 
£1 meresce la cadena. 

Alg. ¡o qué buena! ¡ó qué buena \ 

Judas. Si es verdad quemarla heis. 

Si no desdeciros eys. 
Alg. Está la provincia llena. 
Judas. i Hay probanza ? 
Alg. y ansí poca. 

Judas. Yo quiero ver la probanza. 
Past. ó cuan cierta es la ñoranza 

En quien la deshonra toca. 

Hácese una oveja loca 

Y no hay quien no lo cante, 

Y su dueño esta inorante 
Andando de boca en boca» 

Judas. Tdme por la información. 
EscRiB. Ella lo tien confesado, 

Y hecho tan publicado 
No tien disimulación. 

Judas. Pues alto, sin dilación 

Habelda por sentenciada, 

Y levalda á ser quemada 



de Tamar. ^ 339 

Sin oír apelación. 

Fanse todos tres^ Alguacil y Fiscal j Escriba- 
no : idos y queda diciendo Judas paseándose. 

Judas. Eterno Dios ^que es aquesto? 

Algún gran pecado he hecho 

Que me pone en tanto estrecho. 

¡ Infamarme á mí de incesto ! 

Mas aunque se junte el resto, 

Lo que no pasó por mí , 

¿Quien jurará yo lo vi 

O lo hará manifiesto r 

¡ Mas triste de mí cuytado ! 

Que aunque el hecho no me toca, 

Ya me han tomado en la boca 

Para quedar infamado. 

Lo que una vez se ha hablado 

Mil veces dicen después 

Unos, es, otros, no es; 

¡O peligro delicado!' 

O que la honra y la fama 

No hay vidrio más quebradizo, 

Que aun de lo que no se hizo 

Una lengua lo difama. 

Maldición de quien lo trama 

Por que soltada la rienda. 

No sé como tien emmienda 

Lo que una vez se derrama. 
Past. Mira en qué vino á parar 

Al cabo de año con daño 



34.0 Farsa 

Por que sintáis el engaño 

Del tapijo de Tamar. 

Dios, que ha el hombre de rogar 

Qne me libre mis sentidos. 

De los lazos escondidos 

De que lio me sé librar. 

Aquí asoma el Fiscal j los otros, y trae el Escri- 
bano el bordón, y colgados d'el el axorca y la sortija, 
y en vihidolas las conoce Judas, y el Pastor dice : 

Past. ¿Veis? viene la información. 

Las prendas que dio el vejazo. 

Mira si cayó en el lazo 

Manilla, anillo y bordón. 
Judas. ¡ Santo Dios, mis prendas son ! 

La tapada Tamar era. 
EscRiB. Señor, dice vuestra nuera 

Que la juzguéis sin pasión. 

Por que diz que se empreñó 

De cuyas son estas prendas. 
Judas. Yo no lo hice á sabiendas, 

Pero más justa es que yo; 

Por que á mi hijo pidió 

Que era suyo por derecho, 

Y yo le estorbé este hecho; 

Con justicia se vengó. 

Yo la hallé retapada 

En hábito de ramera, 

Yendo por el campo fuera 

Con ropa disimulada. 



de llamar. ^ 34 * 

.Mi flaqueza a<;ostumbrada, 

Que resistir no se pudo 

Estando recien viudo, 

Tuve por pequeña errada. 

Con su disimulación, 

Su rebozo y su desfrez, 

Pequé con ella una vez. 

Cegado de mi pasión ; 

Muy simple fornicación 

Pensé cometer en esto. 

No tuve de tal incesto 

Ni sospecha ni opinión. 

Sutil cosa es la mujer. 
Fiscal. A lo menos en traiciones. 

Más saben que los varones. 
Judas. No sé en íin, que puede ser. 

Sino que á todo saber, 

A todo seso y prudencia , 

Aquella flaca presencia 

Hace las fuerzas perder. 
Past. Guarda que aparejos haya. 

Mozo y moza, y aun el viejo, 

Viendo al ojo el aparejo 

No hay quien no pase la raya. 
EscRiB. Y que tras la mujer caya 

El hombre no es maravilla. 

Que salió de su costilla 

Y sin ella se desmaya. 
Judas. No meresce ser quemada, 

Mejor lo merezco yo. 



342 Farsa 

EscRiB. Vuestra mercea no cayó 
En tan criminal errada, 
Que la culpa no es juzgada 
Son conforme á la intención, 
y ansí fué fornicación. 
Que aun por ley no es castigada. 

Alg. Ora, no sé que me diga. 

Diz que no ser castigado 
El soltero amancebado, 
Por ser soltera el amiga. 
¿Ley de Dios no nos obliga. 
Que diz no fornicarás? 
Pues quien la ley echa atrás 
I Por que el rey no lo castiga ? 

Fiscal. Hermano, la ley real 

|ue mira el común provecho, 
veces sufre un mal hecho 
Por evitar #mayor mal; 
Pero en la ley divinal 
Que pretende la obediencia, 
Quien la quiebra se sentencia 
Para la pena eternal. 

Y ansí públicas erradas 
La ley civil las consiente. 
Por tirar inconveniente 
De doncellas y casadas. 

Alg. Antes estando mezcladas 

Las públicas con secretas. 
Les son finas alcahuetas 

Y les arman mil lazadas. 



de Tamar. 343 

Por que vemos á las cralás 
Que Jas más mujeres tien 
Envidia de las que ven 
No ser buenas, son ser malas. « 

Los vestidos y las galas 
Que las rameras poseen, 
Hacen á las que las veen 
- A veces nascerles alas. 
EscRiB. Agora está por saberse 

Que maldad donde se encarna. 
Que se pega como sarna 
A doquiera que converse; 
Y en las uvas puede verse, 
Que si pudricion les llega , 
Un grano en otro la pega 
Hasta todas corromperse. 

jÍ^uí aparta el Pastor al Alguacil , y duele co- 
mo en secreto murmurando ,* 

Past. Si os dyesc lo que sé. 

Par diez, señor Alguacil, 

Que fuera farsa gentil. 
Alg. Ora, dime, hermano, ¿qué? 

Past. El dia que Tamar fué 

A hacer acagasparrada 

Con su suegro arrebozada, 

Yo lo supe en buena fe. 

Yo le entendí luego el chiste, 

Cuando la vi muy aguda 

Tirar ropas de viuda 



344 Farsa 

Y de galanas se viste. 

Alg. ¿Pues por que no lo dijiste? 

Past. Por reir del vejezuelo 

Cómo le acudió al siñuelo. 

Alg. En fin, ¿que tú lo encubriste? 

Hechores y encubridores 
Iguales penas merecen, 

Y demás los que escarnecen 
Aun las merecen mayores. 
Señor, señor y señores, 
Este villano tacaño 

Vido y supo del engaño 

Cuando Tamar 

Fiscal. ¡Ó traidores! 

¿•Por que no lo descubría 

Para escusar el mal hecho ? 
Alg. j Ó señor que es un despecho ! 

Antes holgaba y reia, 

Y agora me lo decia 

Con mil escarnios y« motes. 
Fiscal. El merece cien azotes. 
EscRiB. Por Dios que los merecía. 

Judas. Si ello se me verifica 

Alg. Diciéndolo está el villano. 
Judas. Alguacil, echalde mano 

Y triyanme una borrica. 
EscRiB. i Ó como se certifica , 

Que quien los errores trama 
Ese mesmo los disfama ! 
Fiscal. Quien las urde las publica. 



de Tamar. 



345 



Alo. 


No penséis de mí huir, 




Venistes al pagadero. 


Past. 


Cata, Alguacil, que os requiero. 


Alg. 


No aprovecha resistir. 




Por demás es debatir, 




Nc curéis de trastravillos ; 




Señor Fiscal, esos grillos. 


Fiscal. 


Mete, que no os podéis ir. 


Alg. 


La chaveta remata. 


Fiscal. 


Vamos, que el queda á recado. 


Past. 


Bien habernos negociado, 




Nora mala vine acá. 


Judas. 


Alguacil, Fiscal, mira. 


Fiscal. 


Señor, hágase escarmiento. 


Judas. 


Bien será darle tormento, 




Que él luego confesará. 


Past. 


¿Que hacen ¿g consultar? 


- 


No me agrada la conseja. 


• 


Cual que jaqueta bermeja 




A el diabro de aliñar. 




¡Quien me mandó á mí hablar! 




Esta ganancia se saca. 




Mal me parece esta haca. 




Tdngosela de apelar. 




Ya se allegan, juro al cielo," 




Pensarán hallar morralla 




O que estamos de la galla. 


Judas. 


¿Qué dices, Pastor? 


Past. 


Que apelo. 


ESCRIB. 


La culpa le pon recelo. 




44. 



34^ 



Farsa 



Past. 


Quemados tantos jÜeces, 




Que apelo dos y tres veces. 


Alg, 


¿Que apela? 


Past. 


Apelo y pospelo. 


Judas. 


Aspaldo. 


Past. 


; Qués esto heís ? 


Judas. 


A la escala. 


Fiscal. 


Ya se tapa. 


Past. 


Que apelo del rey y el papa. 




Alguacil, guarda la ley, 




Que apelo al papa y al rey. 


Judas,- 


Ponelde el agua y la toca. 


Past. 


Que apelo. 


Fiscal. 


¿Cerráis la boca? 


Judas. 


Apretad, que Dios lo vei. 


ESCRIB. 


El se debe ya zurrar; 




Confiesa, no estés muriendo. 


Past. 


¡Confesar! bien os entiendo, 




Confesar para azotar. 


Judas. 


¿*Dí, qué viste de Tamar? 


Past. 


Bien haría de decillo; 




Eso es daros el cochillo. 


Fiscal. 


¿Que mas puede confesar? 


)udas. 


Aclárate ya, matiego; 




Confiesa, no te rebotes. 


Past. 


1 Para levar cien azotes ? 


• 


Si, que no está el hombre ciego. 




Que os la apelo y que os la niego. 


Judas. 


Venga el asno. 


Past. 


Nora mala. 



de Tamar. 347 

Que apelo y niego á la crala. 
Judas. Venga el asno, venga luego. 
Past. ¡o desdichado Pastor! 

Mira que no lo merezo. 

Day traslado del proceso. 
JuDA». Anda para burlador. 
Past. ¡Guay del que no tien favor 

De padrinos y dinero! 
Judas. Mas guay del necio parlero 

Te cabe decir mejor. 

Tu mala lengua te obliga. 
EscRiB. Lengua diz.y cuerpo paga. 
Past. Pues también nadie no haga 

Lo que no quier que se diga. 
[udas. Mi sentencia se prosiga; 

Desata ese chocarrero. 
Fiscal. Helo el asno y pregonero. 
Past. ¡O triste mi gran fatiga! 

jÍ^uí viene Opimo dando voces , y apartando ¡a 
gente con el cayado, muy regocijado, va á tirar el 
Pastor á bordonazos, 

Opilio. Ta, ta, ta, ta, ta, ta, ta. 

Judas. ¡Oh! préndeme aquese orate. 

Opilio. Ta. 

Alg. Sed preso. 

Opilio. Tate, tate, 

Rétate, soltá, soitá, 

Ques Jesús nacido ya 

£1 señor de los señores. 



34» 



Farsa 



Que perdona los errores 

Y suelta á quien preso está. 
Past. jó hermano, sopa de miel! 

Tórname á decir aqueso. 
Opilio. Sátrapas y su proceso 

Pueden escupir en él. 
Judas. ¿Q^^ ^ nacido Emanüel? 
Opilio. i No os digo que ya, que ya ? 
Judas, A todos perdonará, 

Todos no vamos á él. 
Opilio. Todo vien á perdonar : 

Las boberas de pastores, 

y los yerros por amores, 

Y el incesto de Tamar. 
Judas. Vamos todos, á adorar 

Con enmienda y contrición, 
^ue á todos dará perdón. 
Past. Vamos diciendo un 'cantar. 

Puede decir el Judas 

Que á todos dará perdón; 

Mas bémoste de azotar^ 
Ytrds esto lo siguiente^ que es en loa del Conde de Feria, 

Past. ¡ Azotarme vos á mí ! 

Antes ere que lo vey Dios, 

Que más los merecéis vos. 
Judas. Alguacil, asildo ahí. 
Past. No creo que ha de ser ansí, 

Sino me faltan las patas. 

Mas vale salto de matas ; 



de Tamar. 349 

Compañeros, sus de aquí. 

léanse ¡os pastores huyendo delante, y todos tras ellos, 
y desque se encubren, torna el Pastor, acezando, y dice : 

Past. Dios, que vien hombre acosado, 
Dondp no guardan razón. 
Ya yo tuviera el jubón 
Por pobre desventurado. 
¡ Ó venturoso condado 
Sin favores y malicia. 
Donde razón y justicia 
Nunca jamas han faltado! 
Feria, gran mercadería 
Ganancia, ni más ni menos. 
Ansí es feria para buenos. 
Mas á los malos feria. 
Dios dé pascuas de alegría 
A tu dueño tantos años. 
Cuantos pelitos tamaños 
Tien esta pellica mia. 
i Ó verde y dulce higuera 
Que en España tienes cumbres 
Contra las torpes costumbres ! 
Escucha tan gran quimera; 
Que el águila donde quiera 
Sobre el mayor árbol posa, 
Y higuera es tan dichosa 
Que sobre águila se esmera. 
Águila de tal altura 
Que la teme cuanto vuela. 



350 Farsa 

V higuera que consuela 
A los bajos con dulzura. 
La primera vestidura 
Fué de hojas de higuera, 

Y en árboles la primera 
Jesucristo la figura. 
I^idete ficulneam et 
Omnes arborrs. 

Sé que les mal inclinados 
Con él tienen muchos duelos, 
Donde tales dos agüelos 
£stán juntos y engertados. 
Águila á los levantados 
£1 nombre basta que asombra. 
Higuera da fruto y sombra 
Con paz á los sujetados. 
No creo que tíen la tierra 
Tan valiente capataz, 
Higuera para en la paz, 
Águila para en la guerra. 
Aquende y allende sierra 
Los pastores de valía. 
Saben la mayoralía 
Del valor que en él se encierra. 
Feria y Priego son miseria ; 
Son ellos grahdes estados, 
Dichosos, bien empleados ; 
Mas para vos son laceria. 
Quien entiende la materia 
Verá que la monarquía. 



de Tamar. 35* 

Muy mejor se emplearía 
En él, que él en Priego y Feria. 
A aquel se debe el mandar 
Al que la justicia quier, 
Y á aquel se debe el tener 
Al que es amigo de dar. 
¿Pues donde podréb hallar 
£n quien todo ansí se esmera. 
Como el águila y higuera 
Para dar y castigar? 
Pero en ñn, yo cuido que 
£1 hace poco caudal 
De todo lo terrenal. 
Más alto tira su fe. 
Aquel ques, y será y fué. 
Que lo hizo y lo ennoblece, 
Sabe bien lo que él merece; 
£1 lo guarde y se lo dé. 




FARSA MILITAR 

en que principalmente se alaba la Sacra Peni' 
tencia. Represéntase en ella cómo los tres ene' 
migos que tenemos , Carne , Mundo y el 
Diablo , batallan contra las personas espi- 
rituales. Son interlocutores : Lucifer, en for- 
ma de bestia fiera : el Mundo, en hábito de 
un viejo negociador : la Carne, en hábito de 
mujer poco honesta : un Fraile con su An- 
gel de la Guarda : un Ciego y un Cojo que 
lo adiestra^ y un Manco de una mano^ todos 
tres mendigantes ; al fin entra un Sordo y un 
Pastor , el que al principio dijo el argumen- 
to : nuevamente enmendada y añadida por el 
Bachiller Diego Sánchez de Talayera, 

Past. Mi fe, estéis como os estáis, 
¡O cuerpo de San Bartolo! 
Yo no sé que me miráis^ 
i D'un necio vos espantáis ? 
Ni aunque fuese el hombre solo. 
Pues otros haberá más. 
Si os catáis, en todas partes, 

45 



354 Farsa 

Por delante y por detras, 

Vcrns locos sin compás 

Más que cuerdos treinta partes. 

Vos, cuantos estab aquí. 

Por esta que adevinase, ^ 

Que es por os reír de mí. 

Yo pardiez ya me reí 

De todos antes que entrase. 

Ansí nos calafetamos 

Como cameros y borros, 

Unos con otros topamos, 

Y, en fin, sin lo que sacamos 

Quedarnos todos modorros. 

Pues burrémonos ansí. 

Uno á uno, y dos á dos, 

Yo de vos y vos de mí, 

Y sacaremos de ahí 

Que juzgue de todos Dios. 

¿•Sabéis de que estoy nojado 

Ya hablando el hombre en seso ? 

Por que Clemente engreftado 

Me tray por hi disfamado: 

Diz que di á su burra un beso. 

£1 hideputa, malsín, 

Dijo de mí cuanto pudo. 

Mas vaya para ruin. 

Que pardiobre,, en fin, en fin, 

Pienso que es medio cornudo. 

¿Queréis saber la manera ? 

Vide ogaño estar lavando 



Militar. 35$ 

Su mujer en la ribera, 
Con media pierna de fuera, 
Yo de aquel cabo mirando. 
Mientra el hombre la miraba 

Y aun agora que lo hablo, 
El diablo me tomaba; 

A osadas que el hombre estaba. 
Ya sabe», dado al diablo. 
Después de pasado un cacho, 
Húbeme en' fin de aburrir, 

Y dígole sin empacho: 
a;Do al diablo tal pernacho.» 
Ella tómase á reir. 
Luego, venido el antruejo, 

' Ando por quemalle un cerro. 
Pegóme un bofetonejo; 
Paróseme esto bermejo. 
Yo díjele como un perro : 
«c¡Ó qué terrible mujer!» 
Diceme aregaiíadientes : 
cPues callar y remoler 
»¿'Que te tengo de querer 
9Con esos inconvenientes?» 
Voile á cantar á la puerta. 
Luego, domingo en la noche. 
Déjela de amores muerta , 
Que ella dijo allá encubierta, 
Andar, andar, coche, ccche. 
Esotra noche siguiente, 
Juro al cuerpo de San Pablo, 



35^ Farsa 

Entré ep casa diligente, 

Y ella huyeme prestamente 

Y métese en el estabro. 
Escondióse á maravilla; 
Yo, asearas, ando i tentar; 
Tópeme con la borrilla ; 
Pense qoe era la loqaiUa, 
Húbela en fin de besar. 
S^l diciendo la malvada 
Que oyó del beso el sonido. 
De risa toda finada, 

cjLa nuestra burra besada!» 
Cuéntalo todo al marido. 
Yo,. hallándome bulrado. 
Voy huyendo con despecho ; 
El ruin halo contado 
A cuanta gente ha hallado, 

Y cata aquí todo el hecho. 
Pienso que esta cosa, hacellá 
De noche, no es maravilla; 
Más culpa tien él y ella 

En tener burra y traella 
A sordas sin campanilla. 
Mas, en fin, lo que me toca 
No lo tengo en un ochavo; 
Quédese por boba y loca; 
Si besé burra en la boca, , 
Bcsalda vos en el- cabo. 
Ora veréis por razón 
Nuestra condición cuál es : 



Militar. -iSl 

Nou agora sin pasión 
El mal de nuestra opinión 
Cómo anda, todo al revés. ' ' 
A pullas reir sin peso, 
Y la verdad que se cuelgue : 
En kablando un poco en seso 
Luego el placer está preso. 
Apenas hay quien se huelgue. 
Pues viense á representar 
Uña farsa tal cual es¿ 
Que se llama militar 
Por que muestra batallar 
Con los enemigos tres. 
Estos tres, que son nombrados, 
Carne, Mundo y Lucifer, 
'Veréislos aquí juntados 
Por herirnos con pecados 
Para nos hacer perder. 
Un fraile predicará 
De la santa Penitencia; 
Cada cual lo tentará, 
Y á todos los vencerá 
Con templanza y con paciencia. 
Tornarlp han á reherir 
Con tentaciones notables; 
Como allá podéis sentir. 
Hasta le hacer venir 
En culpas abominables. 
Quedarán favorescidos 
Del fraile y su perdición, 



35^ Farsa 

£1 fraile, con sus gemidos 
Dejallos ha en fin corridos 
Con la santa confesión. 
Pero notad con cordura 
Esto que quiero avisar : 
Que el diablo en su figura 
Es invisible criatura, 
Y por tal lo eis de notar. 
Digo, en fin, que imaginemos 
Cuando va en forma brutal. 
Que no es visto, ni lo vemos; 
Si se cubriere, sabremos 
Que va en forma corporal. 
Con el fraile notaréis 
Un Ángel que es de la Guarda, 
Como todos lo tenéis; 
Sen tildo como lo veis. 
Mira el diablo si tarda. 
Diablo. Yo, Lucifer, alanzado 
De aquella divina corte. 
De tanta gloria privado. 
Venido á tan mal estado, ^ 
No hay virtud que me soporte. 
Perdida toda esperanza 
De jamas bien conocer , 
Yo meteré en esta danza 
De mi fiera malandanza 
A cuantas gentes pudier. 
Pues en lo celestial 
Con Dios no pude igualarme, 



Militar. 359 



En el mundo terrenal 
Pienso de hacer por mal 
Sobre todos estimarme. 
Por todas las criaturas 
Usando sutiles artes 
Tenderé mis armaduras 
Con mil modos y figuras ; 
Cercaré por todas partes 
Á cuantos pueblan el suelo; 
Les urdiré tantos males, 
Que ninguno vaya al cielo. 
Son comigo al desconsuelo 
De las penas infernales. 
En esto.me determino, 
Que á nadie consentiré 
Seguir derecho camino 
Para ser de gloria diño ; 
Pues que ya yo no lo fué. 
A dos compañeros quiero 
Para poblar el profundo; 
La Carne será el primero 
Que. es sabroso y lisonjero ; 
El otro será este Mundo. 
jAh mundo, con tu valer, 
See aquí luego conmigo! 

Mundo. { Quién me llama ? 

Diablo. Lucifer 

Lleno de antiguo saber 
Para batallar contigo. 
Vén acá, desperdiciado, 



3^0 . Farsa 



Que vives como, brutal / 
Siendo tu tun abastado 
¿Por que te estás sujetado 
A aquesta gente humanal? 
Di, i por qué quieres querellos 
Que ellos dan de tí mil quejas, 
Tratante por los cabellos, 

Y cuanto te dejan ellos, 
Quéjanse que tú los dejas? 
I No miras cuan ciego vas 
Sirviéndolos en el suelo? 
No te quieren para más 
Son gozar lo que les das , 

Y dejante, y vanse al cielo. 
Pues siente tu necedad, 

Y cobra ñero despecho 
Con gente de calidad 
Que no te tiene amistad 
Sino para su provecho. 
Pues daca, créeme tú á mí, 
Tien tu honra en más estima; 
Haz que vayan desde aquí 
Ellos debajo de tí, 

Y que no vayan encima. 
Yo te quiero acompañar 
£n aquesta vida humana ; 

Y para más sujetar. 

Tú me vé luego á llamalr 
La blanda carne tu hermana. 
Seremos rodos un bando 



Militar. 36 1 

Contra aquestos humanales ; 
Andaremos engañando. 
Sus ánimas enviando 
A los fqegos infernales. 
Mundo. Yo soy de tu parecer; 
En todo-te seguiré; 
Luego quiero ir á traer 
Á la Carne á tu poder; 
Muy poquito tardaré. 

Ido el Mundo, queda el Diablo paseándose muy 
ufano, y diciendo con soberbia : 

Diablo. Agora seré señor 

Con aquesta liga nueva 
Del poblado en derredor; 
Pienso de librar mejor 
Que lo que libré con Eva. 
El que yo agora engañar , 
Quedará en fin muy burlado, 
Aun que presuma tornar 
A la cena del altar. 
Si no fuer bien confesado. 
Agora sujetaré 

Todo .el mundo con mis mañas, 
Y aquellos que venceré s 
De su sangre engordaré. 
Comeré de sus entrañas. 
Ya viene mi compañía. 
¿'Quien vos podrá resistir? 

£a, hermanos, via, via, 

46 



362 



Carne. 

t)lABLO. 



Mundo. 



Carnp.. 
Diablo. 



Mundo. 



Diablo. 

Mundo. 

Carne. 

Diablo. 

Mundo. 



Farsa 

A las almas á porfía. 
Que no nos pueden huir.' 
No entiendo aquesta conseja. 
¿Como el alma no es conmigo? 
¡O de la gran puta vieja. 
El alma te trae de oreja ! 
¿Quieres tu vivir consigo? 
¿Del alma quies ser contina? 
No te faltará tristura, 
Ayunos y disciplina ; 
Te pornán en el espina. 
Déjate de tal locura. 

Y después no gozaré 

De aquella gloria escelen te. 
Muy boba estáis á la fe ; 
¡Fiáis de haré, haré, 

Y desecháis lo presente! 
¿Como siendo yo tu hermano, 
Estásme menospreciando? 
¿Dejas por consejo sano 

£1 pájaro de la mano 
Por el que se va volando? 
No cures tanto mirar; 
Echa las cuentas aparte. , 
Los ojos le has de tapar. 
Nunca dejes de gozar 
De lo que puedes gozarte. 
En ñn, seamos á una. 
¡Toma! como siempre fuemos. 
Sigamos nuestra fortuna. 



Militar. 363 

Diablo. No quede bondad ninguna 

Que en maldad no la tornemos. 
Y será de esta manera; • 
Que contra las más mejores. 
Haremos guerra primera; 
Tú Carne, sey lisonjera 
Mostrando dos mil dulzores. 
A quien más te aborreciere 
Amando la castidad. 
Allí más y más requiere; 
Si te hirieren, rehiere 
So color de honestidad. 
Nunca te muestres aviesa ; 
Echa cebo que codicien; 
Combate con mucha priesa; 
Mil primores atraviesa 
En que sientas que se avicicn. 
Presentando mil frescuras 
Usarás de mucha roña, 
Tentar á claras y á oscuras ; 
Cubierta de tus dulzuras, 
Darás á beber ponzoña. 
Sabe, sabe componerte ; 
De vergüenza sey muy rasa ; 
Asomarte y retraerte; 
Ve que tu sabrás valcrte. 
Pues eres ladrón de casa. 
Tú, Mundo, á los inclinados 
A juntar grandes haciendas 
Favorece sus estados, 



364 Farsa 



Y entremetiendo pecados 
Suéltales algo las riendas ; 
Que con cebo del ganar 
Tragarán su perdición, 

Y después de la tragar 
Los bienes podrás quitar 
Para desesperación. 

A los que vieres dejarte. 
Mira que tú no los dejes; 
Aquellos con sutil arte 
Procura mucho más darte 
Que jamás dellos te alejes. 

Y á los que sientes quererte 
Trátalos como madrasta ; 
De estos debes esconderte. 
Que para su mala suerte 
Ya su codicia les basta. 

Haz que las gentes engañen. 
Haz hacer muchos perjuros. 
Haz que unos á otros se dañen, 

Y haz que todos apaííen 
De la muerte muy seguros. 
Encumbrar los abatidos, 
Abatir los encumbrados. 
Logros, hurtos y ruidos , 
Mil modos entretejidos, 
Pecados sobre pecados. 
Sobre todo, tien memoria 
Que siembres disformidad ; 
Porque el camino de gloria , 



Militar. . 365 

La que limpia toda escoria 
Es ]a pura caridad ; 

Y mira que no te huya 
Lo postrero que te enseño; 
Pon toda la fuerza tuya 
£n que no se restituya 

Lo mal tomado á su dueño. 
Con astucia lisonjera, 
Usando como te fundo. 
Andando por donde quiera 
Mucha gente de manera , 
Formarás hijos del mundo; 
Yo» el mayor de los perdidos. 
Dejadme con los mayores , 
Con letrados y sabidos; 
Yo vos los daré vencidos, 

Y á los más grandes señores. 
A quien toca presunción 
Yo le porné sin recelo 

En muy baja perdición, 
Porque esta mesma ocasión 
Me derribó á mí del cielo. 
Los pecados que veremos. 
Tomad aquestos cuadernos, 
Aquí los escribiremos. 
Mundo. £a, bullan nuestros remos, 

Y puéblense los infiernos. 
Diablo. Ea, hijos, con favor, 

Que en el mundo no se halla 
Quien nos sea superior. 



366 Farsa 

Carne. ¿ Y penitencia, señor ? » 

Diablo, i Esa ? todos á estorballa. 
Nuestra suma pestilencia 
Os descubro» hermanos. £a, 
Que al que muere en penitencia 
Trampa en nuestra diligencia, 
Por muy pecador que sea. 
Cuantos todos trabajamos 
Esta nos lo desbarata ; 
Cuantas silmas engañamos. 
Cuanto vencemos y atamos , 
Penitencia los desata. 
Cuantos penitentes mueren 
No pierden el paraíso; 
Por eso á los que cayeren. 
Sea por que perseveren 
Nuestro principal aviso. 
Que la penitencia fuerte 
De muchos es despreciada; 
Poca gente se convierte 
Hasta que vieiie la muerte , 
, Y entonces no presta nada. 
Por eso, todos conmigo 
j A estorbar cuanto ser pueda. 

IVl UN DO. Ó señor, mira que digo 
Que otro mayor enemigo 
Pienso cierto que nos queda. 

Diablo. ¿Quién? 

Mundo. La Virgen. 

Diablo. Calla, calla, 



Militar. 3^7 

Nunca aquí hables en esa, 
Que toda fuerza desmaya ; 
Huylla que no esperalla 
Donde quier que se atraviesa. 
£a, hermanos, á remar ; 
Tentad por modos discretos; 
Dejad los malos holgar ; 
Que no cumple batallar 
Son con buenos y perfetos. 
Yo estaré hacia el oriente; 
Tu, Carne, á mi man derecha; 

• 

El Mundo, contra poniente.* 
Espiar muy sabiamente» 
Tener 'armada la flecha. 

Puestos los tres enemigos así , en tres partes , en- 
tra un Fraile á predixar con su Ángel de la Guarda 
delante^ con una espada desnuda, y dice f/ Fraile : 

Fraile. Deogracias, mis hermanos ; 

Quiero un poco predicar; 

Pues somos todos humanos. 

De los errores profanos 

Es bien de vos avisar. 

Aquí me quiero subir; 

Prestad un poco paciencia, 

Atentos para sentir. 

Lo poco que he de decir 

De la sacra penitencia. 
Mundo. Yo le mataré la lumbre. 

Cé, padre, acá; beberemos ; 



368 Farsa 

Aquí llevo medio azumbre. 
Fraile. No es aquesa mi costumbre. 
Mundo. No aprovecha: ¿qué haremos? 
Diablo. Armemos una reñilla. 
CAamE. Mucho más ruin sois vos. 
Mundo. ¡Pese á tal con la putilla! 

Toma, esconde allá la silla. 
Fraile. ¡O Jesús! líbreme Dios. 
Mundo. Ruin lance hemos echado. 

Mal corrió nuestro caballo. 
Diablo. Este hombre es gran letrado. 
Mundo. Ya está todo sosegado. 
Diablo. Mucho quisiera estorballo. 

Ea, sus, anden las manos, 

Hagamos algún bullicio. 
Mundo. Vos. 
Carne. Higa. 

Diablo. Calla; villanos. 

Fraile. Jesús, sosegad, hermanos. 
Diablo. Ya me tien fuera de quicio. 

Aqut comienza el Fraile á predicar desde encima 
de la silla ¡ y sinado y santiguado y dice ansí : 

Fraile. La luz del entendimiento 
Capaz de quien la crió. 
Quitado el impedimento, 
Siempre tien conoscimiento 
A volver donde salió. 
Porque el que espiró la vida 
En este cuerpo mortal. 



Militar. 369 

Sobre nos dejó esculpida 

La lumbre, que nos cotnbida 

De su bulto divinal. 

Pues teniendo la memopía 

De su nativa escelencia , 

E& tristeza transitoria, 

Toda riqueza es escoria 

Al alma que está en ausencia. 

Que desque el asiento siente 

Aqueste nuestro Israel 

De su promesa escelente, ' - 

No hay cosa que le contente 

Hasta verse dentro en él. 

Mas aquesta bestia ñera, 

Que por la serpiente arguye. 

Nuestra carne hazañera , 

Esta es la mujer primera 

Que al primer hombre destruye. 

Nuestra fortaleza Jiumana 

Esta Eva la soborna, 

Y con esperanza vana 

En sabor de una manzana 

Todo nuestro bien trastorna. 

Esta es la maldita tierra 

Llena de abrojos y espinos 5 

Esta nos hace la guerra. 

Esta nos punge y destierra 

Con sus respetos malinos. 

¡Ó falsa que te refriegas 

Fornicaria con Sansón, 

47 



3/0 Farsa 



Cuanto más dulce te allegas 

Tanto más atas y ciegas 

La vista de la razón! 

Contra tu mayor amigo 

Conjuras con sus tiranos. 

¡ ó Sansón, de sí enemigo , 

El que seguro contigo 

Se duerme en tus propias manos! 

Por que los siete cabe! los , 

Dones que nos hacen fuertes. 

Tu, falsa, haces perdellos. 

I Y que nos queda sin ellos 

Sino cegueras y muertes ? 

Pues tu, Lot, con tu saber. 

Mira, mira, por do vas. 

Pues tienes libre el poder; 

No te haga la mujer 

Volver los ojos atrás. 

Y pues queda siempre sana 

La razón que ha proveído 

La largueza soberana, 

Tu, errada Samarítana, 

Llama, llama, á tu marido. 

£1 marido es la razón 

Por quien debe ser mandada 

Toda femenil pasión. 

Que sin razón, afición 

£s viuda amancebada. 

Es su cruel barragan 

Nuestro primer enemigo, 



Militar. 371 



Al cual después que se dan , 
Los sentidos todos van 
Muy lejos de sí consigo. 
Llorando sus descordojos 
£1 David, cuando se muda. 
Dice con graves enojos : 
€ La luz de mis propios ojos 
}»Aun aquesa no me ayuda*» 
i Ó alma desconocida. 
Que si dejas de ser fuerte, 
Serás- tan desfavorida , 
Que cuantos te daban vida 
Todos te busquen la muerte 1 
Tus domésticos cercanos. 
Cuando venciendo floreces, 
Tu corazón, lengua y manos 
Te serán ñeros alanos 
Si de la virtud careces. 
Tus sentidos animales 
Te harán guerra contina, 
Cinco hediondos portales 
Llenos de plagas mortales, 
En cerco de tu piscina. 
Pues si te quieres ver sano. 
Leproso y fuerte Naamam, 
Con el favor soberano. 
Lávete tu propia mano 
Siete veces en Jordán. 
Que la tu forma podrida, 
Con ponzoña serpentina. 



372 Farsa 

De siete bocas mordida 
Tornará de muerte á vida 
Con aquel agua divina; 
Agua divina , famosa , 
Hallada por los desiertos. 
Que de triste y amargosa. 
Se torna dulce y sabrosa, 
Y hace vivos los muertos. 
De piedra viva ha manado, 
Herida con tres varadas; 
Después manó del costado 
Del verbo crucificado, 
Ella y la sangre mezcladas. 
Verdadera contrición 
Es la varada primera; 
La segunda es confesión; 
Entera satisEicion 
La tercera y verdadera. 
Esta es la penitencia, 
Gran fuente del paraíso. 
Con que la suma clemencia 
Nuestra tierra y su dolencia 
Lavar y sanar nos quiso. 
Sus virtudes divinales 
Muestra la Santa Escritura 
En cuatro ríos caudales. 
Evangelios e témales 
Que al mundo hacen verdura. 
¡ Ó qué remedio divino 
Para todos los menguados 1 



Militar. 373 



\ O agua tornada en vino, 
lúe tras la falta nos vino 
hartar los combidados ! 
Llore el corazón humano 
Lágrimas de dos en dos; 
Que de nuestra baja mano 
Del pozo samaritano 
Tal agua demanda Dios. 
Notad Ja suma merced, 
Según San Juan os lo muestra, 
y los sedientos bebed. 
Que Dios en la cruz ha sed 
Para quitarnos la nuestra. 
Ansí que su providencia, 
Para nuestro gran ^nsuelo. 
Nos da por firme sentencia 
Que hagamos penitencia, 
Y acercársenos ha el cielo. 

QiABLo. ¡ Ó qué lengua tan divina ! 
Yo ya estoy fuera de tino. 
¡Ó mi desdicha mezquina. 
Cuan mal se nos encamina , 
Hermanos, nuestro camino ! 

Mundo. ¡O que las predicaciones 
Nos cortan manos y pies. 
Ya quedan mil intenciones 
Muy firmes con sus razones. 

Diablo. ¡Ó triste! ahora los ves. 
Ya yo la tierra mandara 
En Roma y fuera de Roma , 



374 Farsa 

Si el sumo Dios no dejara 

£stsi simiente tan clara ; 

Ya üieran como Sodoma. 
M UNDO. Pues i qué remedio tenemos ? 

Hoy no es dia de tentar. 
Carne. Todos nos apellidemos^ 

Y tras este Fraile andemos. 
Mundo. Y ¿ quién lo podrá mellar ? 
Diablo. ¡ Ó rabioso gran quebranto ! 

Perdidos^ que no sabéis. 

Cuanto, cuanto, cuanto, cuanto. 

Cuan fuerte, cuan sabio y santo 

Es ese pobre que veis. 

Triste, no sé que me haga ; 

Desdichado, ¿ dónde iré ? 

Este me ha de dar la paga. 
Carne. Aun que mis fuerte se haga. 

Yo te lo trastornaré. 

Hay diez mil de estos truhanes 

Por el mundo muy espesos. 

Que por mis artes galanes 

Tengo hechos rufianes. 
Diablo. Sí, corre, que es ese desos. 

Fase la Carne al Fraile, y hincada de rodillas 
demándale la mano para se la besar, diciendo : 

Carne. Padre, vuestra bendición. 
Fraile. Hermana, Dios os convierta. 

; Tracis alguna pasión ? 
Carne. Vengo, padre, á confesión. 



Militar. 



375 



Fraile. Pues ¿cómo ansí descubierta ? 
Anda mucho de malora. 
Traed mas honestidad. 

Carne. Señor, no me corráis ora. 
Que soy mucho pecadora. 
¡ Dolor de la soledad ! 
¡ Aun aquesta bofetada 
Sobre el dolor que yo tengo ! 

Fraile, ¿ Quién Sois ? 

Carne. Una malhí^lada, 

Que huyendo desdichada 
De mis parientes me vengo. 
Quieren por fuerza casarme. 
Yo quiero servir á Dios ; 
Por vestirme y afeitarme 
Han hoy querido matarme ; 
Yo vengo huyendo á vos. 
A mi triste desconsuelo 
Déme consejo ó enmienda. 
¡Ó plugiese á Dios del cielo 
Que recibiese yo eLvelo 
De esa mano reverenda ! 

Fraile. ¿ Queréis vos ser religiosa ? 
No traéis la forma de ello. 

Carne. ¡ Ó quién fuese tan dichosa ! 
No ruego á Dios otra cosa 

Son que me dejase vello 

Lo que traigo acá pensado. 
Fraile. ¿Qué habláis allá entre dientes? 
Carne. Que es el más seguro estado. 



376 



Farsa 



Fraile. Verdad es que es más quitado 
De todos inconvenientes. 
Pero también las casadas 
Pueden bien ganar la gloria» 
Siendo sus vidas templadas. 
Que donde quiera hay lanzadas , 
Y donde quiera hay vitoriá. 

Carne. Quiérome sentar aquí. 

Que me consuelo en hablalle. 

Fraile. Parecemos mal ansí; ' 
Desvia un poco de mí. 

Carne. . Pienso que tengo de entralle. 

Fraile. Hermana, no me agradáis. 

Por cierto que no os entiendo; 
Muy mal sosiego mostráis. 

Carne, i Cómo, señor, no miráis 

Que vien el hombre huyendo? 
Vengo triste, apuñeada. 
Mire, señor, estos pechos. 

Fraile. ¡Ó qué mujer destemplada! 

Carne. Todo el cuerpo magullada. 

Mundo. Bien se aliñan nuestros hechos. 

Carne. Las piernas los cardenales 

Fraile. ¡ O líbrame Dios de mal ! 

Carne. Duélanle» señor, mis males. 
Con esas manos reales 
Tiénteme este cardenal. 

Fraile. ¡Jesús! ¡Jesús! ¡Dios me vala! 
En tibi solí pecavi. 
Vé de aquí, ponzoña mala. 



-^ 



Militar. 377 

Fuera de toda esta sala 

¡Oh de pr of unáis clamavi! 
Perdóneme tu clemencia 
Aquesta bestial errada, 
Que, con poca providencia, 
He dado tan gran audiencia 
A mujer tan destemplada. 

Aqut vuelve la Carne á sus compañeros y y díceles: 

Carne. No hay combate que le mueva; 

Ciérranlo mil baluartes; 

Si hay otro, que se le atreva. 
Diablo. Vé, tu, Mundo, haz tu prueba, 

A ver si prestan tus artes. 
Mundo. Yo no sé á qué me enviáis. 
Carne. Tomad, mezquino, esta higa. 

¿*Ya vos también os zurráis? 
Mundo. Iré, pues que me mandáis ; 

Pero no sé qué le diga. 

I De qué está el padre enojado? 
Fraile. ¡ ó Virgen nuestra señora ! 
Mundo. En la espuela he trompezado; 

Pérdone> que estoy cansado. 

I Diga, padre, por qué llora ? 

Hábleme por cortesía. 

Ora, dígamelo pues. 
Fraile. ¡ ó virgo semper María ! 
Diablo. Mira si lo conocía. 

¡Guay si no tuviera pies! 
Mundo. Mi fe, no le puedo entrar : 

43 



37» 



Farsa 



Reza con gran devoción. 

Diablo. Excusado es trabajar. 

Que eso tien el buen rezar. 
Que alanza la tenucion. 

Mundo. He pensado una malicia; 

De cebarlo con quien quiera 
Que toda cosa desquicia ; 
£1 dinero y su codicia 
Quizá le pondrá ceguera. 

Diablo. Pues lleva algunos doblones, 
y convídale con eDos; 
Lleva pensadas razones. 

Mundo. ¡Ó que yo diré traiciones, 

Con que huelgue de querellos! 
Padre, yo estoy muy corrido 
Deste vuestro inconveniente, 
y tengo por concluido 
Que es algo lo acontecido, 
Pues rezáis entre la gente. 
Si para satisfacer 
Cualquier cosa que yo alcance, 
O persona es menester. 
Crea que me he de poner 
Por su honra á todo trance. 
Si menester es dinero. 
Veis aquí, no faltará. 

Fraile. No, no. 

Mundo. Juro á diez, si quiero; 

No seáis tan rehertero. 
Que en algo se pagará. 



Militar. 379 

Fraile. Hermano, perdóneos Dios; 

Dejadme un poco rezar, 

y llevad lo vuestro vos. 

Por que no podemos nos 

En dinero confiar. 

De limosna es mi comer. 

Galardone Dios eterno; 

Vos los habréis menester; 

Yo solamente en los ver 

Es mirar hacia el infierno. 
Mundo. Ya no tanta santidad. 

Tomad, cuerpo de San Pablo. 
Fraile. No puedo. 
Mundo. Tomad, tomad. 

Fraile. No puec|o, hermano, en verdad. 
Mundo. Pues llévelos el diablo. 

jíquí arroja el Mundo los dineros en el suelo ante 
^/Fraile, como enojado y y tornado á la compaña^ dice : 

Mundo. Como fuerte torre está. 

No hay ponzoña que lo ensarne. 
Carne. A nada se moverá. 
Diablo. ¡ O necios ! ^ quién vencerá 

A quién no venció la Carne ? 

jíqm queda el Fraile mirando á los doblones , y 
hablando consigo^ dice : 

Fraile. ¿Mi regla quebrantaré? 
Guarde Dios mi corazón. 
Cierto, no los tomaré ; 



380 Farsa 

- Mas á pobres ios daré. 

No vengan en perdición. 

Luego quiero ir á buscar 

Algunos necesitados. 
Diablo. Sí, que ansí se ha de aliñar 

Que le habernos de ayudar. 
Fri^AiLE. ¿'Cuántos son estos ducados? 

Treinta; bien, hay para tres. 

Quiérolos cobrir aquí. 
Diablo, i Ves todo vuelto al revés ? 
Mundo. ¿Pues, en fin, seftor, que quies? 

Nora mala para mí. 
Carne. Maldito tan fuerte flaire. 
Diablo. ¿ No os lo tengo dicho yo ? 

No es de los que muda el aire; 

Mira con cuan mal donaire 

A todos os recibió. 
Carne. ¿ Cual hombre qo se moviera 

A tan hermosos convites ? 
Mundo. A todos nos lanzó fuera, 

Que no se dio, compañera. 

Por todos dos dos ardites. 
Carne. Tú le diste con tus fieros , 

Con que limosna hará. 

I Ves ? vienen los galloferos. 
Mundo. ¿Limosna de mis dineros ? 

Pues de aquesa comerá. 

Aquí va el Mundo y quita los dineros debajo de 
un ladrillo donde el Fraile los babia dejado^ y entra 



Militar. 



381 



el Fraile con tres pobres : un Ciego y un Cojo que 
lo adiestra y y un Manco de una mano. Viene dicién- 
doles : 



Fraile. 


Hermanos, el mendigar 




Es para mas no poder; 




Con esto que os he de dar 




Os podéis bien remediar 




Si bien os sabéis valer. 




Aprended algún oficio. 




Porque en los que viven flojos 




Mucho más se encarna el vicio. 




Y el oficio es beneficio 




A los sanos y á los cojos. 


Ciego. 


Los frailes también ¿*no piden? 


Fraile. 


Es por otras intenciones; 




Porque en sus horas residen; 




Con quien les da, se dividen 




Sus méritos y oraciones. 




Hacen el culto divino 




Más libres con la pobreza, 




Que de wluntad les vino, 




Y dan ejemplo contino 


% 


De paciencia y aspereza. 




1 Cómo ha nombre el pobre ciego ? 


Ciego. 


Pedro. 


Fraile. 


i Y vos, hermano ? 


Cojo. 


Juan. 


Fraile. 


¡Y tú, hijo? 


Manxo. 


Á mí Gil Borrego. 



382 Farsa 

Fraile. Partildos con buen sosiego : 
So aqueste ladrillo están. 

Mundo. ¿ Aquí están ? á ver la prueba. 

Cojo. No veo yo nada hay. 

Manco. Aun ésta fué burla nueva. 

Ciego. Juro á diez,' aquel los lleva 
Por no me dar parte á mí. 
I Por ser vo ciego cuitado, 
Tomáisme lo que me dan ! 

Cojo. Cata, que no se han hallado. 

Ciego. Ambos os heis concertado. 
Juro a diez, camino van. 
¡Ó hi de puta, ladrón! 
Pusiéronse de conseja. 

Cojo. Yos ñora mala al mesón, 
Tinaja de bodegón. 
No os sobe yo la pelleja. 

Ciego. ¿Vos borracho me llamáis ? 
Mira bien vuestras razones. 

Cojo. Sí , voto á diez, que coláis 
Cuantas gallofas juntáis 
Por aquesos bodegones. 

Ciego. Esto será lo de ayer ; 

Yo no sé vuestras cocinas ; 
Haréis mejor de volver 
A la otra pobre mujer 
£1 queso y las dos gallinas. 

Cojo. ¿'Vístesmelas vos hurtar ? 
¡O puto maldito ciego! 
Habéismelo de probar. 



Militar, 

Diablo. Quiéralos ir á engreñar. 



383 



Aquí va el Diablo y y da un palo en la cabeza al 
Ciego, ^ él y pensando que le dio el Cojo, acude al 
Cojo con otro ^ y riñen ambos basta derribarse. En- 
tran, Dice el Diablo, pasito y dando el golpe : 

Diablo. Toma, á ver como anda el juego. 
Ciego. ¡ Ay ! que me ha descalabrado. 

¡O puto. Cojo traidor! 
Cojo. Pues toma, don ahorcado. 
Ciego. Aquí, aquí, desesperado. 
Cojo. Aquí. 

Ciego. Justicia, señor. 

Fraile. ¡O hermanos! ¡Dios verdadero! 

¿Ora ya? ta, ta, apartar. 
Ciego. Hanme de dar del dinero. 
Fraile. Como sois padre somero. 
Ciego. Juro á diez que lo heis de dar. 

¡Ambos á mí! ¡derrenegó! 

¡A un viejo pelalle dos! 
Cojo. No está aquí, son yo, don Ciego. 
Ciego. ¡ No andaba aquí Gilborrego ? 
Cojo. No, que se os antoja á vos. 
Ciego. ¡O que me dejan al aire, 

Que me los tienen robados! 
Fraile. ¿ Qué ? 

Ciego. De treinta ^ que dio el flaire. 

Cojo. Entendeldo, ¡ que donaire ! 
Ciego. Mi parte, los diez ducados. 
Fraile. Padre, por amor de mí. 



3^4 Farsa 

Sosegad, tened paciencia. 
Cojo. No se hallaron aquí 

Sin duda; crecido ansí. 

Que es verdad en mi conciencia. 
Ciego, i Es esto verdad , ó no ? 
Cojo. jVoto á diez ! ¿*áun no os creéis? 
Ciego. ¿Luego el Fraile nos burló? 
Cojo. Pues aqueste es. 
Ciego. Po, po, po. 

Juro á diez que vos paguéis. 

Aquí, compafiero, aquí 
Cojo. Tomad, tomad, tomad vos. 

Que burló de tí y de mí. 

Sus de aquí, pégale ahí. 
FuAiLE. Vaya por amor de Dios. 

Uos ¡os pobres huyendo^ híncase ^/Fraile de ro- 
dillas^ y diciendo^ eomiénzase á diciplinar. 

\ 6 Cristo! que esta mancilla 
Mis pecados me la dieron. 
Que he causado, sin sen tilla, 
Cuanta quistion y rencilla 
Aquestos pobres tuvieron. . 
Mal Fraile, aquí pagaréis. 
¡Ó qué lazos del diablo! 
Diablo. ¿Ya vos á mí me teméis? 
Pues aora sentiréis 
Las puntas de mi venablo. 
Tened atención, hermanos. 
Que estos santos presunciosos. 



Militar. 385 

Han de venir á mii manos» 
Que en mil errores profanos 
Meto los escrupulosos. 

f^a el Diablo en forma invisible y y pónese al oido 
del Fraile, j el Fraile echa la disciplina de la ma- 
no ^ y levántase y anda hablando con mal sosiego^ y re- 
torciéndose las manos ^ y anda el Diablo mostrando 
un lazo para que se ahorque. 

Fraile. ¿Que me aprovecha, cuitado? 
Con esto no he de pagar, 
j O Dios que soy conturbado ! 
No fué carnal mi pecado» 
Ni por parné he de pagar. 
Aclare Dios mis sentidos. 
¿Qué haré, triste de mí ? 
Los pobres por mí escarnidos > 
Los dos de ellos van heridos, 
Sus vidas les destruí. 
Por mí hicieron reniegos. 
Mentiras con juramentos, 
Metilos en tales fuegos. 
Puse trompiezo i los ciegos, 
Yo causé sus perdimientos. 
También los treinta ducados 
Puestos á tan mal recado. 
Por mi descuido hurtados. 
Siéndome en limosna dados 
Dellos me quedo encargado. 
Al que de sí los quitó, 

49 



386 Farsa 

Pensando bien emplearlos, 

A aquel se los debo yo; 

También al qac los hurtó 

Díle ocasión á hurtallos. 

i Que aprovecha contrición 

Ni menos disciplinarse? 

Que á quien daña sin razón. 

Sin hacer satisfacion , 

Jamas puede perdonarse. 

Yo i con qué satisfaré ? 

Pues que, siendo religioso. 

No puedo tener con qué; 

Pues ya que otro me los dé 

Tomarlos es peligroso. 

Pues de lo danificado. 

Que quisieren perdonarme, 

Con Dios, que queda ofensado. 

Perjurado y blasfemado, 

¿Cómo puedo remediarme? 

Y á los pobres que cayeron. 

Que les hice yo caer 

En pecados que hicieron. 

Sus ánimas que perdieron 

I Puedo yo satisfacer? 

Pues que no soy Dios, no puedo. 

I Hay remedió para mí ? 

Aquí amaga el Ángel con una espada al Diablo, 
y bácelo buir, y puesto el Ángel al oido, torna ti 
Fraile á llamar á Dios, 



Militar. 387 

Ángel. Ta, Lucifer , está quedo. "" 

Fraile. Segura, Jesús, mi miedo $ 

Virgen, ayúdame aquí. 

¡ Cristo, tu sacra pasión.... I 

Ya paresce que sosiego. 

jSan Francisco, mi patrón....! 

Todo esto es tentación; 

De tí. Lucifer, reniego. 

Aquí se hinca de rodillas el Fraile, y dice : 

Fraile. Aunque son bien merecidas, 
Reserva, señor, mis penas ; 
Sáname de las heridas 
De mis culpas ascondidas ; 
Líbrame de las ajenas. 

Aquí se toma el Diablo á su compaña, rascán- 
dose y diciendo á voces. 

Diablo. ¡ Ó triste de mi corrido ! 

¿Por qué, infierno, no me tragas ? 

Mi poder todo escarnido. 

Fué á vencer, vengo vencido, 

Herido de nuevas llagas. 
Mundo. A todos nos tien ya ciegos, 

De que no presta ten tallo. 

Abrásanos con sus fuegos. 
Diablo. Son nuestros desasosiegos 

Para más perficionallo. 
Mundo. Con todo nuestro tentar 

Todos tres le habernos hecho • 



3*8 Patsa 

Mayores gracias ganar. 

Carne. En lugar de Id dañar 

Hémosld dado provecho. 

Diit BLO. ¡ Ó cuád poquito valemos 

Con el que cs' bueno y derecho ! 
Cuanto más le acometemos. 
En más llamas nos ardemos. 
Alumbrando en su provecho. 

CAkNir. Cuanto yo nunca te he vido 
Tan cobarde como agora. 

Mundo. Cierto, está muy encogido. 

Diablo. Ó que sé como ha vivido, 

Y vos lio mucho en mal hora. 
Desque este hombre conoscí, 
Siempre le vi recatado 
Dt vosotros y de mí; 
Jamás calé ni sentí 
Su propósito encerrado. 
Véolo vivir muy bien; 
Para entre nosotros cabe ; 
Sabe qüc no sabe alguien 
Lo que un hombre dentro tien. 
Que esto, sólo Dios lo sabe. 
Ningún entrada le siento. 
¡ Qué diremos de esta feri? ? 
Ora, con mi poco aliento. 
Quiero, como ciego á tiento. 
Tentarlo de la soberbia. 
Este es un gran enemigo : 
Es un lago de sapiencia. 



Mitiiar. 389 

Por esto pienso conmigo, 

Y aun San Pablo es gran testigo 

Que á muchos hincha la ciencia. 

Por aquí tengo de entrar 

£n este bravo torneo, 

Dondo él me pueda escuchar. 

Quiérolo inucho alabar 

Fingiendo que no lo veo. 

Después de echado este cebo 

Volveré, porque me vea 

A hablarle como de nuevo. 

A recia cosa me atrevo; 

Salga como quier que sea. 

Ora tened atención ; 

Tu, préstame acá esa capa. 

Toma el Diablo ¡a cafa del Mundo, j? cúbrese^ y 
vase á un lado del Fraile, y como que no lo ha visto^ 
dice á la gente: 

¿Vistes la predicación? 
Aquel Fraile, de razón 
Habia de 'ser el Papa. 
Yo tengo visto y notado 
Muy grandes predicadores; 
Pero nunca tal letrado, 
Tan elocuente y fundado. 
I Estáis conmigo, señores ? 
jQué devoto, que profundo! 
Sin duda tengo creido 
Que en la redondez del mundo 



390 Farsa 

No tiene par ni segundo. 
Ni es hoy tal hombre nascido. 
¡Oh! cuantos que no son tales. 
Ni llegan con veinte tanto, 
Están hechos cardenales, 
Y éste, por los hospitales. 
Que había de ser Padre santo! 
Sin duda que yo os le vendo 
Por hombre de extrema ciencia, 

yo muy poquito entiendo. 

1 Es el padre reverendo ? 
Paz á vuestra reverencia. 
Por cierto que no le vi a 
Cuando vine aquí después ; 
Hiciérale cortesía 

Aun que no cual merecía, 

Ni cual merecen sus pies. 

Hablábamos ora allí . 

De aquel sermón soberano. 

Yo quedé fuera de mí ; 

Nunca yo tal sermón vi 

Ni es aquello de hombre humano. 

No pienso otra cosa yo, 

Son que nuestro sumo Dios 

Desque nuestros males vio 

A enseñarnos os envió. 

Fraile, i A quién ? 

Diablo. A vos, padre, á vos. 

Téngolo ansí por mi fe; 
No es aquesto lisonjar , 



Militar, 



39 í 



Y siempre le seguiré ; 
Déme, señor, ese pié, 
Que se lo quiero besar. 

Fraile. Baste, baste, baste, hermano; 
Ora, ba»te, levanta. 

Diablo. ¡ Ó gran dotor parisiano ! 
Déme siquiera la mano, 
Ya pues que el pié no me da. 

Fraile. £1 doctor es solo Dios; 
Polvo es nuestra fantasía. 

Diablo. Pues sus hijos somos nos. 

Fraile, i Cómo entendéis eso vos { 
Ved, no toque en herejía. 
Entendeldo de este modo, 
Pesaldo con tal nivel. 
Que Dios es señor de todo, 

Y es todo un poco de todo 

Y aun todo nada sin él; 
Pero en forma sustancial 
Un solo hijo creed 
Con el padre coeternal 
En esencia divinal. 

Diablo. Bien sé : téngolo en merced. 
Aun que oí vuestro sermón. 
Algo sé yo predicar. 
Porque pienso no hay nación 
En toda la población 
Que haya dejado de andar. 
Las sectas y los lenguajes 
Que hay en todo lo poblado, 



39^ 



Fraile. 



Diablo. 



Frailé. 
Diablo. 



Farsa 

Los tribus y los linajes. 
Los usos, formas y trajes, 
Todo tengo decorado. 
He estudiado y aun leido 
En Bolonia y en París, 

Y en los concilios he sido 
Á las veces atrevido. 
Hermano, ¿ pues qué decís ? 
Si tanta ciencia tenéis. 

Vos podréis bien enseñarme. 
No, que mucho más sabéis; 
Pero tentad y veréis 
Que no estoy por alabarme. 
En las artes liberales 
Hablad, 6 en filosofía; 
Ó en derechos humanales, 
Comunes, municipales, 
Ó en la sacra theología, 
Aunque en todo cuanto sé 
No h'ay con vos comparación ; 
Pero yo os responderé. 
Decid, ^quién fué Bersabé? 
Fué madre de Salomón. 
Poco es eso; pero quiero 
Sacar de ahí una dotrina. 
Salomón fué el heredero. 
No siendo hijo primero 

Y hijo de adulterina.^ 
Bien sabéis que la tomó 
£1 David siendo casada. 



Militar. 393 

Y el mando le mató. 

Después con ella casó 

Una errada y otra errada. 
Mas Dios, que es Inescrutable, - 
Allende de dar perdón 

Al pecado abominable. 
Después le dio tan notable 
Rey como fué Salomón. 

Y era entonces riguroso. 
Aquesto habéis' de notar, 
Que es ya misericordioso; 
Harto es luego escrupuloso 
Quien se deja de gozar. 

Sí, que no quier Dios la muerte; 

Dígolo por vuestro ardid; 

Seguid, seguid, vuestra suerte. 

No queráis vos ser mas fuerte 

Que fué Sansón y David. 
Fraile. ¡Comol ¿á pecar me incitáis? 
Diablo. No digo en carnalidad. 

Son que os vais donde valgáis. 

Vos aquí ¿ en que os empleáis, 

Siendo de tal calidad? 

En mantenei" mil piojos 

Trabajando noche y dia ; 

Abrid, señor, esos ojos ; 

Dejad tantos descordojos. 

Que es ramo de hipocresía, 

Bien sabéis qué es el mandar 

Para quién tien el saber, 

50 



394 Farsa 

El regir y el gobernar. 
I Q^^ prestó tanto estudiar 
Para tan poco valer ? 
Yo que el mando tengo andado. 
Según vuestro sermón vi, 
En siendo en Roma llegado 
Sé que cobraréis estado. 
Con que os acordéis de mí. 
Buscad, señor, vuestro abrigo. 

Renegad de tanta pena 

Pienso que está ya conmigo. 
¡Ah! buenas noches, amigo. 
Fraile. Señor, andad norabuena. 

Fase el Diablo, y quita la capa^ y vuelve luego en 
forma invisibley y pórtese al lado izquierdo del Fraile, 
y el Ángel al derecho, y acudiendo á cada lado, dice 
el Fraile las sugestiones de cada espíritu en perple- 
jidad : ^ 

Fraile. ^ Soltaré la profesión? 

Si vien en tanto la muerte 

Pesada es la religión. 
¡Ó triste! jmi perdición! 
El diablo me pervierte. 
No me quiero escropular. 

Do al diablo esta carcoma 

Cumple para descansar, 
Para valer y mandar, 
Ir á baratar á Roma, 



Militar. 395 

Determinado el Fraile á la pe^r parte, vuélvese el 
Ángel de espaldas y y ansí se está basta que se Utrna 
á convertir: iba dando saltos de placer el Diablo , y 
diciendo <c échale un garabato 3, y él alza los hábitos 
para caminar. 

Diablo. ¡ Ha, ha, ha, ha, ha, letrado f 

Este ñora mala es lance. 

^éngovos engarrafado, 

Y el corazón á este lado; 

No hay quien mi saber alcance. 
Ángel. ¡ Ay dolor, dolor, dolor ! 
Mundo. Poco prestan sus capuchos. 
Diablo. Vén acá. Mundo traidor. 

Que por donde entró un error 

Tras aquel entran los muchos. 

Aqut se va el Mundo sin capa, como caminante es- 
coterOy y como que pasa adelante, dice al Fraile : 

Mundo. ¿Para donde es vuestra vía ? 

Decí, buen padre señor. 
Fraile. Para Roma. 
Mundo. ¡ O que buen dia. 

Que he hallado compañía 

Con que vaya sin temor! 
Fraile. ¿De qué teméis, compañero, 

De ladrones ó franceses ? 
Mundo. Padre, por diez verdadero. 

Llevo un poco de dinero. 
Fraile. Yo no llevo dos xaquesesr* 



39^ Farsa 

Mundo. Padre, vamonos los dos, 
Que ésta nos proveerá. 

Frailb. Pienso yo, si place á Dios, 
Que para mí y para vos 
La limosna bastará. 

Mundo, Está la tierra carilla. 

Fraile. No, que se bien demandalla. 

Mundo. Por más que sepáis pedilla. 
Os secaréis como astilla. 
Voto á diez, ¡ si no hay morralla! 
¡Ah, padre, que os encubrís! 
I No lleváis para el fretar ? 
Con gente segura is. 

Fraile. Vos, ¿qué diablo decís? 
¿Dinero he yo de tomar? 

Mundo. ¿Que vais, padre, para Roma, 
Y que no lleváis moneda ^^ 
Juro á diez que la carcoma. 
Hermano, te roya y coma. 
Que nadie valerte pueda. 
' Monta, que es un rapacete 
De linda disposición 
Para servir sin bonete, 
O de discreto alcahuete, 
O ya entendéis, de poltrón. 

Fraile. Pues mezquino, ¿qué haré? 
Luego- quiérome tornar. 

Mundo. No estorbéis, padre. 

F'raile. ¿Pues que? 

Mundo. A fe que te ayudaré. 



Militar. 397 

Si me quieres ayudar. 
Fraile. ¿Con qué queréis que os ayude? 
Mundo. Con un ñilso juramento» 

Y también con que me mude 
Este renglón que no pude. 

Fraile. Juraré y mudaré ciento. 
Mundo. Asentalda vos en tanto. 

Ve, no borres cata, cata. 

Fraile. Son letras del Padre santo. 
Mundo. Toma, padre, para un manto, 

Y azaga un año la data. 
Fraile. Yo os doy fe que va pintado, 

Pero no tenéis razón; 
Po(fo dinero me heis dado, 
Que es pecado reservado 
£n las bulas cuantas son. 
Mundo. Pues mira, hermano especial, 

Tien secreto, y no te asombres. 
Matemos un cardenal ; 
Verdad es que es harto mal, 
Pero allí seremos hombres. 
Escucha, malo traidor. 
Presto ha el papa de morirse, 

Y el cardenal mi señor 
Es el cardenal mayor 
Que se espera de elegirse. 
Otro cardenal discreto 
Ándame dando combate. 
Por .que espera ser eleto, 
Que á mi señor en secreto 



39^ Farsa 

Por sutil arte lo mate. 

Yo su criado, he recelo 

Que al matar habré mancilla ; 

Tu le ternas menos duelo ; 

Tememos cierto el capelo 

Si el otro cobra la silla. 

; Quieres qué hagamos esto ? 
Fraile. Nunca Dios tal cosa mande. 
Mundo, i O no sabes, necio cesto. 

Que nadie fué grande presto 

Son por mal ó dicha grande? 
Fraile. Eso es muy contra la fe : 

Parece ramo de cisma. 
Mundo. Toda te la entregaré. 
Fraile. Daca, yo te ayudaré. 
Mundo. A fe. 

Fraile. Empeñóte la crisma. 

Mundo. Llévalo, pues que lo ve$. 

Que sirve ya de hinojos. 
Diablo. Átamele aquesos pies. 
Mundo. Veslos aquí: ^'que más quies? 
Diablo. Atápale entrambos ojos. 
Mundo. Cátalos aquí embarrados. 

¿'Ora falta más aquí ? 
Diablo. El hará ya los mandados. 

Vengan carnales pecados. 
Carne. Espera: ¿llamaisme á mí? 

Mis señores, á la vuesa. 
Mundo. Juro á diez que es bien bonilla. 

i Do vais, hermosa, de priesa ? 



Militar. 



399 



' Como estás, hennana, gruesa. 

No te cabe esta manilla. 
Carne. Tira allá, que soy casada. 

Mira qué descortesía 

Estando entre gente honrada. 
Mundo. ¿Á ese os llegáis, malvada? 
Carne. No deso, por vida mía. 
Mundo. Ora sábete valer. 
Fraile. ¿ Adonde vais, compañero ? 
Mundo. A una fuente á beber. 

Luego tengo de volver, 

,Que está tras aquel otero. 
Carne. ¿Vid o como le pesaba 

Al bellaco malicioso ? 

Ojala fuera yo esclava 

Del señor que él sospechaba. 
Fraile. Llegóme á lo más hermoso. 

Señora, i do está el marido? 

¿Cómo venís sin compaña ? 
Carne. ¡Ay, señor, que es un perdido! 

Ya lo tengo aborrecido, 
(ue paso una vida extraña. 
*1 no tien envés ni faz ; 

£s un verdugo cruel; 

Nunca estábamos en paz, 

Déjelo para rapaz ; 

Pardiez, señor, voy me del. 

No soy yo tan desechada 

Que me falte á quien me arrime ; 

Bien sé que si soy tratada 



400 



Farsa 



Fraile. 
Carne. 
Fraile. 



Carne. 
Fraile. 
Carns. 



Fr.-Car. 

Carne. 

Fr.-Car. 



De cualquier persona honrada, 
Que cada vez más me estime. 
Hermana, dame esa mano. 
jAy! malo, sois religioso. 
No soy, por Dios soberano. 
Traigo, por ser omiciano. 
Este hábito piojoso; 
Pero en llegando al lugar. 
Ves aquí, hermana, dinero: 
Tu mesma irás á comprar 
Vestidos para quitar 
Este costal mendiguero. 
Esta mantilla por capa. 
Échala por so el sobaco. 
Daca, hermana, daca, daca; 
Estira allá, saca, saca. 
Al demonio aqueste saco. 
Mis ojos, agora así 
Parecéis ángel, mi espejo, 
Canta ora conmigo ansí: 
i^Por mi mal te conoscí, 
>Pesadon hábito viejo.» 
Por mi mal te conoscí, 
Pesadon hábito viejo. 
Ansí, ansí, ansí, ansí, 
Decí, mi señor, decí : 
Por mi mal te conoscí, 
Pesadon hábito viejo. 



^gm le tapan los ojos y oidos y narices. 



Militar. 401 

Carne. Tapa, Lucifer, aquí, 

Ansí, ansí, ansí, ansí. 

Decí, mi espejo, decí : 
Fr.-Car. Por mi mal te conosci, 

Pesadon hábito viejo. 

Jqut le tiran la mantilla y la bolsa^ y el breviario 
y disciplina. 

Diablo. Toma, Mundo, toma ahí. 

Ansí, ansí, ansí, ansí ansí. 

Decí, corazón, decí : 
Fr.-Car. Por mi mal te conosci, 

Pesadon hábito viejo. 

Aquí le embarran de pies á cabeza. 

Carne. Venga el barro y vos vení. 

Ansí, ansí, ansí, ansí ; 

Decí, mi alma, decí : 
Fr.-Car. Por mi mal te conosci, 

Pesadon hábito viejo. 

Aquí lo escupen. 

Carne. £a, todos po escopí. 

Ansí, ansí, ansí, ansí, 

Las mis entrañas decí t 
Fr.-Car. Por mi mal te conosci, 

Pesadon hábito viejo. 

Aquí se pone el Diablo á gatas, y cáele encima el 
Fraile ; y arrástranlo. 

Carne. Ponte de gatas ahí. 

51 



402 Farsa 

Ansí, ansí, ansí, ansí. 
Decí, letrado, decí : 
Fr.-Car. Por mi mal te conoscí, 
Pesadon hábito viejo. 

Jqui lo acocean todos con los piás. 

Carne. £a, pisar todos aquí. 

Ansí, ansí, ansí, ansí ; 

Decí, mi Fraile, decí : 
Fr.-Car. Por mi mal te conoscí, 

Pesadon hábito viejo. 

Aquí viene el Diablo aguzando un cuchillo , paní 
le cortar la cabeza. 

Carne. Vén ya, corta por aquí; 

Presto, presto; ansí, ansí; 

Decí, mi ángel, decí 

Ángel. Ta, Lucifer. 

Fraile. ¡Ay de mí! 

¿Donde estoy, triste cuitado ? 

¿Quien me quitó mis sentidos? 

Cativo ¡como esto atado! 

Mezquino, ¿'quién me ha enlodado? 

¿Quién me atapó mis oidos? 

i Ó triste ! cuan mal erré. 
Diablo. ¡ Ó perros, cuan mal camino ! 
Fraile. Contra mí confesaré. 

A tí solo, Dios, pequé. 

Eterno verbo divino. 

A tu majestad conviene 



Militar. 403 



La muy benina justicia ; 
Tu juicio no condene 
A la mi alma qae pene 
Conforme á la mi malicia. 
Pues es tu misericordia 
Sobre mis yerros mayor, 
¡ O Rey de toda vitoria^ 
V Mi fortaleza y mi gloría ! 
Perdóname tu. Señor, 
i Ó ,de cuan graves ofensas, 
Mi alma se halla llena! 
Mas por tus llagas inmensas 
Dispensa tu que dispensas. 
Como con la Magdalena. 
Aquel gran David erró, 

Y alcanzó de tí perdón ; 
También San Pedro negó ; 
No pido como estos yo, 
Mas pido como el ladrón. 
Por mí, mi alma enlodada, 
Tu, Señor, la desenloda. 
María, Virgen sagrada. 
De los tristes abogada. 

Diablo. ¡ Ó rabiosa tornaboda! 
Fraile. « En este suelo estaré 

Llorando mi perdimiento; 

Mis pecados pensaré, 

Y á confesarlos iré. 
Conforme á tu mandamiento. 

Diablo. Ya, ya, ya, ya, ya, ya, ya. 



404 Farsa 

Venid, infernales cortes ; 
Llevadme, llevadme, allá. 
Los hombres huelgúense ya; 
Tu, Mundo, no me soportes. 
Nuestra fuerza y conveniencia 
Dalda ya por destruida. 
Pues que la suma clemencia 
Con aquesta penitencia 
Nos ha cortado la vida. 
Aquí me revolcaré, 
Questa fué mi maldición ; 
Desta tierra comeré, 
Y para siempre arderé ; 
No hay para mí redención. 
Ya las mis fuerzas valientes 
Lígamelas Dios eterno; 
Vosotros, tristes dolientes, 
Quebrados son vuestros dientes, 
Rabiosos, vía al infierno. 

Vanse huyendo dando alaridos el Diablo, y eí 
Mundo, y la Carne ; y queda el Fraile vencedor^ 
y dice como llorando y tomando el hábito : 

Fraile. Lágrimas han de condir 
£1 mi criminal estado. 
Mí comer será plañir. 
Porque te pueda vestir. 
Buen hábito mal dejado. 

En tanto que se está vistiendo dice : 

Fraile. Tu que en nuestra conversión, 



Militar. 4.05 

Muestras tan gran maravilla. 
No deseche tu perdón 
Mi contrito corazón , 
Que de voluntad se humilla. 

Aquí le pone el Ángel con que se lave el lodo de 
la cara, y lavándose dice : 

Fraile. Tú, que alumbras con tu lumbre 
Las nuestras oscuridades, 
Alivia mi pesadumbre , 
Lavando la muchedumbre 
De todas las mis maldades. 
De cuanto representamos 
Ved la conclusión que sale 
Para cuantos lo notamos, 
Que penitencia hagamos. 
Pues que sabéis cuanto vale. 
Penitencia da vitoria, 
Seguro puerto y abrigo; 
Esta limpia nuestra escoria; 
Esta nos dará la gloria, 
A pesar del enemigo. 
Todo el mundo se revele 
Es aviso del muy alto. 
Porque lo que mas me duele 
Que la muerte siempre suele. 
Como veis, cazar de salto. 
Despierten nuestros sentidos, 
No se pase todo en risa ; 
Catad cómo son perdidos 



4o6 Farsa 

Los que dan sordos oidos 
Al bien que se les aviss. 

Entra un Sordo j un Pastor, asiéndole de la ro- 
pa ^ incitándole á que oya,y diciendo : 

Past. Entiende, entiende, perdido, 

(Dó al diablo tal sordera) 

Que es nuestro Señor nascido. 
Sordo. Bien vestido ó mal vestido, 

Anda el hombre como quiera. 
Past. Doy á huego el sordarron , 

Do tu pié, hé aquí mi oreja. 

Que nació la salvación. 
Sordo. Veldas, que no soy ladrón. 

Bien entiendo la conseja. 
Past. Madre, madre, madre mia. 

Maldita la cosa entiende. 

Lo siguiente dice el Pastor á voces , tirándole los 
cabellos de sobre las orejas. 

Que nació nuestra alegría 
De la Virgen é María. 
Sordo. Porque no tien hombre pende. 

Aquí se llega el Fraile á ellos y y dice al Pastor: 

Fraile. Hermano, sin fruto das 

Tus voces á orejas lacias. 
Sordo. Sean por siempre jamas. 
Past. jÓ cuerpo de Santiás 1 

Piensa que decís deogracias. 



Militar, 



407 



Fraile. 


Cuitado ¡que gran afán! 




£s muy sordo noramaza. 


Sordo. 


Dios ayude, que no hay pan; 




No hay torrezno por San Juan , 




Ni bota ni calabaza. 


Past. 


He, mira, no os digo yo 


Fraile. 


¿Qud le decías primero? 


Past. 


Que nuestro Señor nació. 


Sordo. 


Bulas tengo. 


Fraile. 


Otra le dio. 


Sordo. 


Ni fiadas ni á dinero. 


Fraile. 


Sane Dios. 


Sordo. 


No me conviene. 


Past. 


I Qué entender! 


Sordo. 


!S[o he de tomalla; 




Que cuando la paga viene , 




Garvaíían cuanto hombre tiene. 




Hasta dejar del agalla. 


Past. 


1 Si no es para reventar ? 




Mira cómo va á reculas. 


Sordo. 


Por demás es predicar. 


Past. 


j Sabéis que debe pensar? 



Que debéis quillotrar bulas. 
Fraile. Ya no le hablemos más, 

Que es dar voces á las peñas; 

Vamos ambos donde vas. 
Past. Espera, por Santiás, 

A ver si entiende por señas. 

Que vino Dios desde el cielo, 

A nacer en esta tierra. 



408 



Farsa 



Sordo. Mira si cayó gran yelo, 

Que esta vedriado el suelo; 

Blanqueando están las sierras. 
Fraile. No me maravillo ya 

De aqueste sordo cuitado ; 

Que más ciega y sorda va 

£1 ánima, cuando está 

Envejecida en pecado. 

Aquí tornan á entrar el Ciego , y el Cojo y el 
Manco, como que van de camino y y dueles el Fraile: 

Fraile. ¿A dó va la gente honrada ? 
Cojo. A ver cómo nació Dios; 

Andar, no curéis de nada. 
Fraile. También es nuestra jornada. 

Espera, iremos con vos. 

Ea, hijos, espéranos; 

Vamos todos con placer. 
Cojo. Que nos pUz; tocad las manos. 

Todos amigos y hermanos. 

Si perdonáis lo de ayer. 
Fraile. Perdono de corazón 

Toda injuria recibida. 

Que perdonar es razón 

Quien piensa pedir perdón 

A quien da perdón de vida. 
Past. Ora por contra y tenor. 

Cantemos por el camino. 
Manco. Comienza. 
Past. Empiece el señor. 



Militar. 



409 



Ciego. 


Di. 


Cojo. 


- Mas di. 


Fraile. 


Diga el Pastor. 


Past. 


Yo empiezo : tómame el tino 



FOLÍA. 



Past. 



Todos. 
Cojo. 



Y esta noche festejemos, 
Pues nació por quien nacemos. 

Dice el Pastor solo y bailando ^ y ansí los siguien- 
tesy las coplas que se siguen. 

Past. Y esta noche preluciente 
Aquillótrese la gente. 
Pues nació el pastor valiente 
Con que seguros pastemos. 

Y esta noche, &c. 
La potencia soberana, 
Lumbre de natura humana, 
¡La mi cojera ya sana! 
Ya estoy sano y respinguemos. 

Y esta noche, & c. 
En tí , Dios eterno, creo, 
Mi esperanza y mi deseo, 
O mis hermanos ¡que veo! 
¡Que veo, hern>anos! cantemos. 

Y esta noche festejemos, 
Que nació por quien nacemos. 
¡Ó misterio soberano, 
Que se hizo Dios humano! 

54 



Todos. 
Ciego. 



Todos. 



Manco. 



410 



Todos. 
Sordo. 



Todos. 
Fraile. 



Todos. 



Farsa 

¡Ó que me sana la mano! 
¡ La mano sana ! bailemos. 

Y esta noche^ &c. 

Yo bailo á lo que bailáis, 
Sáneme por quien sanáis , 
Ya oigo cuanto habíais. 
Mayores voces alcemos. ^ 

Y esta noche» ¿^c 

Alabo al Verbo encarnado. 
Que de mas me ha a mí sanado. 
Pues me libró del pecado 

Y de lazos tan estremos. 

Y esta noche festejemos. 
Pues nació por quien nacemos. 



Estas coplas infrascritas se fueden decir en lugar 
de las que dice el Sordo arriba. 

Past. Entiende, entiende, perdido, 

(Dó al diablo tal sordera) 

Que es ya el Lutero vencido. 
Sordo. Bien vestido ó mal vestido 

Anda el hombre como quiera, 
Past. Doy á huego el sordarron, 

Dó tu pié, hé aquí me oreja, 

Que es preso el duque Saxon. 
Sordo. Vcldas que no soy ladrón. 

Bien entiendo la conseja. 
Past. Madre, madre, madre mía. 

Maldita la cosa entiende. 



Militar, 



411 



Sordo. 
Frail-e. 

Sordo. > 
Past. 

Fraile. 

Sordo. 



Past. 

Fraile. 

Past. 

Sordo. 

Past. 

Sordo. 

Fraile. 

Sordo. 

Past. 

Sordo. 



Past. 

Sordo. 
Past. 



Que hacen gran alegría, 
Italia, Roma y Hungría. 
Por que no tien hombre pende. 
Hermano, sin fruto das 
Tus Voces á orejas lacias. 
Sean por siempre jamas. 
¡Ó cuerpo! verás, verás, 
Piensa que decís deogracias. 
Cuitado ; que gran afán ! 
£s muy sordo noramaza. 
Dios ayude que no hay pan; 
No hay tasajo por San Juan, 
Ni bota ni calabaza. 

Hé, mira, no os digo yo 

¿Qué le decias primero? 
Que el Emperador venció. 
Bulas tengo. 

Otra le dio. 
Ni nadas ni á dinero. 
Sane Dios. 

No me conviene. 
¡Que entender! 

No he de tomalla; 
Que cuando la paga viiene, 
Garbañan cuanto hombre tiene , 
Hasta dejar del agalla. 
j Si no es para reventar! 
Mira tomo va á reculas. 
Por demás es predicar. 
¿Sabéis que debe pensar? 



412 



Fraile. 



Past. 



Sordo. 

t 

Fraile. 
Sordo. 

Past. 

Sordo. 
Past. 

Sordo. 



Fraile. 
Sordo. 
Past. 
Sordo. 

Fraile. 

Past. 



. Farsa 

Que debéis quillotrar bulas. 
Ya no le hablemos más, 
Que es dar voces á las peñas. 
Vamos ambos donde vas. 
Espera, por Santiás, 
X ver si entiende por señas. 
Que ha mostrado Dios del cielo 
En la tierra maravillas; 
Lu teros van con del duelo. 
En la siesta cogen vuelo. 

Mas la taide en las gavillas. 
. Ora ¿qué querrá decir ? 

Han reinado tres agostos; 
* Quitan el pan y el vivir. 
¡ O si no es para reir ! 

Él dice por los langostos. 

Yelo, lagarta y pulgón. 

Que decimos de la guerra 

De Lanzgrave y del saxon. 

Es praga de maldición. 

En fin, destruyen la tierra. 

Si quemaran las simientes, 

No prevalecieran tanto. 

Por cierto en eso no mientes. 

Qqe hemos sido negligentes. 

Habla por Espritu Santo. 

¡Quién viese tal praga muerta! 

Mas entiende que parece. 

Mira el Sordo si despierta. 

No, son que por yerro acierta 



Militar. 



4>3 



Sordo. 

Past. 

Fraile. 

Sordo. 

Fraile. 

Past. 

Fraile. 

Past. 

Fraile. 

Past. 



Que á las veces acontece. 
Acontece cada rato. 
Diros he qué pasó ayer. 
Comiónos la olla el gato; 
Arrójele, y cuando cato. 
Descalabré á mi mujer. 
e:¡0 qué me heis descalabrado!» 
«Perdona que al gato eché; 
9 Mas el gato no es culpado 
]»Son poner vos mal recadoi»; 
£n fin> por yerro acerté. 

Y acontece el hombre estar 
Mucho tiempo hecho un perro, 
En pecado sin lo obrar, 

Y cobrándolo tornar 

Muy santo; acertó por yerro. 
Puercos no quieren comer : 
Todo el mundo se empalaga. 
Mira qué buen responder. 
I Qué heristes á tu mujer ? 
Dios queme tan mala praga. 
Espera, toma un poquito. 
I Si entendió lo que dijiste ? 
A lo menos dio en el hito. 
Quemado el sajón maldito. 
Dime: ¿cómo la heriste? 
Cuando el garrote arrojé. 
Yo al gato herir queria; 
Mas después que lo solté 
Fué el garrote á la fe 



Farsa Militar. 
A qiúen máa lo merecia. 
ül bien ó el mal doode v«, 
El que medn ó que padece, 
No digan acá ni allá ; 
De allá M guia y k da 
El pece á quien lo merece. 
No quiero aer mái prolijo. 
Que dar consejo de alcalde 
No queda en la cholla fijo. 
Si no, bien dijo, mal dijo..... 
En fin, pregonar en balde. 
Con Diot queden loe sefiorea. 
jQuereis ir, á que yo me vo? 
No curar de más primor»; 
Que en mondo, favor y amores 
Hoy tomos, mañana no. 



FARSA RACIONAL DEL LIBRE ALBEDRIO 
en que se représenla la batalla que hay entre el 
Espíritu ji ¡a Carne. Son interlocutores: 
el Libre AlbedrÍo, armada dé todas ar- 
mas : el Cuerpo, como pastor: el Anima, 
como .ángel, atada con él: la Sensualidad, 
como una mala mujer; el Descuido, como 
pastar: el Entendimiento, como doctor: la 
Razón, como reina. Entra ante todos un Pas- 
Toa, que se levanta de dormir, diciendo : 

Pa3t. i Si será ya el sol salido i 
Los ojos tengo pegadoa; 
Loi brazos, encalambrados; 
Bien debo de haber dormido. 
Veo como un gran lejido. 
Va es lul, ya son velloritas, 

Ya es bennejo, ya estrellitaa 

Va el na ojo tengo abrido. 
Estotro eomo castaña : 
HeisoB, pues, de despegar; 
Escopifia y refregar ; 



4i6 Farsa 

Ya se ablanda la legafia. 
Dó al diablo la tazaña. 
Pues habeisos de abrir vos. 
Ya, ya, ya, gracias i Dios, 
Supo el hombre dar la maña. 
Bien asinis debe ser 
Quien duerme ca pecados mucho; 
Que desque al mal está ducho. 
Es muy recio de volver. 
■ Deeíme: j hoy es hoy 6 ayer i 
Yo no sé, así Dios me guarde. 
Si era ayer 6 antiyer tarde ; 
Me empecé aquí adormecer. 
V os diré : estaba asentado 
Rezando de esu manera; 
Ayer, sí, miércoles era. 
Que carne habíamos cenado ; 
Con lo que hombre había colado 
Empezóme á dar el suefioi 
Yo, en fin, lo suyo á su duefio, 
Caíme de aqueste lado. 
Mil veces ha el hombre oido 
Que sabe bien el dormir; 
Yo jamas puedo sentir 
Nada cuando estoy dormido ¡ 
Bien, que si estay nel egído 
Nunca duermo reposado ; 
Mas si duermo so techado 
Duermo sin ningún sentido. 
Yo no puedo perlotrallo. 



M=-:;. M!m\ 



Racional. 4 ' 7 

Ni entiendo que cosa es esta; 
Dos dias antes de la ñesta 
Me eché aquí donde me hallo. 
Ora ¿es ya noche del gallo? 
jQué dormir Santa María, 
Noche y media y todo un dia! 
Sin duda agora me callo. 
¿Vistes vos tal perdimiento? 
Según esto, no es posible 
No haber hambre terrible 
Anque hombre esté soñoliento. 
Doy á rabia el dormimiento, 
Que duermo desde antier, 
Sin comer y sin beber; 
Sin duda estaré hambriento. 
Quiero guisar de comer, 
No se me acorte el estambre.. 
Que otros morirán de hambre 
Por no se saber valer; 
Si he de acertar á encender. 
Eslabón no quiero echar, 
ó que no es son la cuchar, 
Y no lo echaba de ver. 
Heis pues de salir afuera ; 
£a, veamos si sois vos ; 
Este es nombre de Dios, 
Ó que está mucho á la vera. 
Un poquito más afuera, 
j Ó como prendió sin asco ! 
Venga, venga, venga el tasco; 

53 



41 8 Farsa 

A soprar, no se me muera. 

Aquí ba de cantar hacipido la lumbre. 

Dame el camisón, Juanilla, 
Más dame ora, Juana, la camisa; 
Dame el camisón labrado. 
Más la camisa que me has tomado. 
DamCj ora, Juana, la camisa ; 
Dame el camisón, Juanilla, 
Más dame ora, Juana, la camisa. 

Aquí pone un caldero con agua y sebo sobre la 
lumbre. 

Es mientra que os calentáis 
Estará el hombre migando; 
El caldero está temblando; 
Miedo tengo que os cayais. 
Tente, ñora mala vais , 
Esta higa para Juan; 
Lumbre, y agua, y sebo, y pan. 
Juan, del agalla os quedáis. 
Reisos por que sabéis 
Que por buscar gollerías 
Quedo hambriento y enfrias , 
Sin nada, como me veis; 
Pues yo sé que hay más de seis 
Que se van al peladero. 
Perdido todo el carnero 
Por buscallc cinco pies. 
Dígolo por que se mida 



! 



Racional. 4<9 

Cada cual de buena mente, 
Y se huelgue y se contente 
Con su parte y su comida; 
De la ajena se despida. 
Que quien mira por lo ajeno 
Jamas veis su saco lleno. 
Pierde el alma y la vida. 
Tenga, tenga corazón 
Para sufrir cuanto viene; 
Quien libre albedrio tiene. 
Cáselo con la razón, 
Que ninguna tentación 
Tien fuerza ni poderío 
Que fuerce al Libre Albedrio. 
¿ Veislo bien? haya perdón. 

J^uí entra el Libre Albedrío con su espada y 
rodela. 

Albed. Yo soy el Libre Albedrío 
Que no tengo superior. 
Sólo Dios, mi criador, 
Tien sobre mí poderío ; 
Suyo soy, pero soy mió; 
Mi poder tien libertad , 
Que me dio su majestad 
Sobre todo señorío. 
Es tan fuerte y sublimado 
Este mi libre poder. 
Que no le puede vencer 
Todo cuanto está criado; 



420 Farsa 



El ciclo y tierra juntado 
Con cuanto en ellos se encierra 
Que quieran hacerme guerra. 
No me harán ser forzado. 
A querer lo que no quiero, 
O lo que quiero no quiera. 
No tJen fuerza ni manera 
Todo el mundo por entero. 
Yo solo soy de mi fuero, 
£n mi sí ó mi no querer. 
Mi bien ó mal merecer, 
Ha puesto Dios justiciero. 
Aquel sumo rey facundo 
Me dio en mi mano el nivel; 
Si quiero, subirme he á él ; 
Si quiero, me iré al profundo. 
De tan gran poder abundo, 
Que puedo por libre guerra 
Ser cativo so la tierra 
Ó mandar á todo el mundo. 
Cuando me paro á mirarme, 
Véome tan poderoso. 
Tan libre, rico y hermoso, 
Que nadie puede apreciarme. 
Yo deseo de casarme; 
Empero será razón. 
Pues tengo tal perfccion. 
Que sepa bien emplearme. 
Cúmpleme buscar mujer, 
Pues ya el hombre se sujeta ; 



Racional. 4-^ i 

La más hermosa y pcrfcta 
Que en el mundo pueda haber; 
Que conforme su querer 
A querer lo que yo quiero. 

Aqui entra el Cuerpo y el Anima atada á él, y 
tráela por fuerza tiranda de ella. 

Cuerpo. Vos habréis de ser mi nuero, 
•Y en ñn, habeislo de ser. 

Habla con el alma lo siguiente. 

Anda, si quieres andar, 
Heis dir, pues, por donde vengo. 
¡O que hija que te tengo 
Anque pese á quien pesar 1 
No hay tal moza en el lugar 
Tan linda, hermosa y bella, 
Que no te hartarás de ella 

Y aunque te hará sudar. 
Albed. Dime, hermano, i tú quién eres. 

Que vistes tan sucia enjalma? 
Cuerpo. Soy el Cuerpo, y ésta el Alma, 

Que me estorba los placeres. 
Anima. Yo huyo de lo que quieres, 

Por que, conforme á tu masa. 

Corres tras lo que se pasa. 
Cuerpo. Tú me matas y te mueres. 

Y en fin , hasme de seguir. 
Anima. Dios que me juntó contigo 

Sabe de mí, y es testigo 



422 



Farsa 



^ue lo deseo servir; 

A él deseo subir, 

Qae es la sama dulcedumhre; 

Tú, con tu gran pesadumbre. 

Me fuerzas á dccendir. 
Albed. i Qué es de vuestra perfecion? 

Que en el estado perfeto 

£1 cuerpo estaba sujeto 

Al alma y á la razón. 
Ánima. La gran prevaricación 

De Adán y su fantasía 

Puso aquesta rebeldía 

Camino de perdición. 
Albed. Sujétate, Cuerpo humano, 

Y servid á Dios eterno ; 
Escaparéis del infierno. 

Pues veis que es en vuestra mano. 
No se vaya el tiempo en vano ; 
Mira la cercana muerte ; 
Mira el gran juicio fuerte. 
Mira el premio soberano. 
Mira el mundo donde estás. 
Que se os vuelve en escoria ; 
Mira que es vuestra la gloria 
Si vivierdes por compás. 
Mita que tras lo q\ie vas 
Son placeres de un momento, 

Y llevan al perdimiento. 
Que es para siempre jamas. 

Cuerpo. ¡O cuerpo de San Herrando! 



Racional. 4^3 

Con tan bravas amenazas , 
Hanle de echar las tenazas 
Al hombre, luego en pecando. 
Si cas Dios no está acechando, 
Calladito y encubierto. 
Como las guardas del puerto 
Para rapar en llegando. 
Dios es misericordioso. 
Si entiendes bien la leyenda. 

Albed. Esloy pero con enmienda, 
Que lo feo haz hermoso. 

Anima. Vén acá, se animoso, 

Y con sabia diligencia 
Haz conmigo penitencia, 

Y saldrás muy vitorioso. 
Cuerpo. Penitencia, pestenencia, 

Veamos qué cosa es. 
Albed. £s un tornar al revés 

De lo que dio la dolencia ; 

La soberbia, en obediencia, 

La codicia, en caridad; 

La lujuria, en castidad, * 

Haciendo en tí violencia. 
Cuerpo. Violencia de vigüelas , 

Bailaremos las gambetas. 
Anima. Déjame desas burletas, 

Cuerpo, que me desconsuelas. 
Albed. Violencia es que te duelas 

Por cuantos yerros erraste, 

Y te pongas en contraste 



424 



Farsa 



Como con freno y espuelas. 
Freno para detener 
En cuanto la fuerza pueda, 
De seguir lo que Dios veda, 
En obrar y en el querer; 
y espuelas para correr 
Con hechos y pensamientos 
Por sus santos mandamientos. 

Cuerpo. Esos querría yo saber. 

Albed. Pues cumple que estés atento. 
Que del bueno el primer grado 
Es querer ser enseñado. 

Cuerpo. Y el segundo el buen aliento. 
Mandamiento, á mandamiento 
Los di como el sacristán. 
Como en las tablas están 
Del divino Testamento. 

Albed. Fundadas en caridad. 
Esas tablai fueron dos; 
Una del amor de Dios, 
Otra de nuestra hermandad ; 
y por la gran caridad 
Del amor que siempre dura. 
Escritas de piedra dura 
Nos las dio su Majestad. 
Y por que si niñease 
Nuestra dureza mayor , 
Permitió nuestro Señor 
Un hombre que las quebrase. 

Cuerpo. Ora, en fin, aqueso pase 



Racional. 



425 



Que él tornómoslas á dar. 

Ánima. Díólas por sinificar 

Que nadie desesperase. 

Albed. El breve y alto tenor 

De aquella tabla primera 
Manda de dentro y de fuera 
Tener á Dios por señor ; 
De corazón con hervor 
Amar á Dios soberano; 
No jurar su nombre en vano; 
En las fiestas darle honor. 

Cuerpo. Cuanto en eso, joro á nos , 
Poco cargo le echaremos. 

Anima. ^Cómo? 

Cuerpo. Por que lo debemos. 

Decí, yo, ni vos, ni vos, 
¿'Qué sois ni valéis sin Dios, 
ó el rey ó el papa 6 quien quiera > 

Albed. Pues aquesta es la primera 
De las dichas tablas dos. 
Luego en la tabla segunda. 
Con que nuestras obras rige, 
Al prójimo nos dirige 
El amor que en Dios se funda ^ 
Porque paz no se confunda. 
Nuestro pacífico Dios 
Quier que abunde, acá entre nos. 
El amor que en él abunda. 
A vuestros padres carnales. 
De quien os da Dios el' ser, 

54 



426 Farsa 

Debcislos obedecer, 
Ó sufrir sino son tales; 
No con obras comunales. 
Sino en su necesidad, 
Obrar á su voluntad 
En sus bienes y en sus males. 
Cuerpo. Dime, hermana muy sabida, 
¿Por qué por honrar al padre 

Y por honrar á la madre. 
Prometió Dios luenga vida? 

Albbd. Porque la vida es habida 
Por los padres, y merece 
£1 que los desobedece , 
Acortalle la medida 
En honra, vida y mujer, 

Y en los bienes del hermano. 
Jure divino y humano 

Se nos defiende ofender. 
Cuerpo. Pues háceme ora entender 

Quien tien conmigo hermandad. 
Albed. Cuantos tienen caridad 

Ó que la pueden tener. 
Cuerpo. Ser amigo de mi amigo. 

Bien que es cosa natural ; 

Pero quien me hace mal, 

I Qué hermandad tiene conmigo r 
Albed. Mira bien lo que te digo. 

Que no hay tan gran desamor 

Que amor no lo torne amor, 

Y en amigo al enemigo. 



Racional. 4^7 

Ves aquí diez mandamientos» 
Diez dedos de pies y manos 
Con que rijan los cristianos 
Sus obras y pensamientos. 
Cuerpo. Dios» que me ponen alientos 

La gloria que ha de ser nuestra, 

Y el amor que Dios nos muestra, 

Y el temor de los tormentos. 
Yo huelgo que á Dios sirvamos. 

Anima. Pues conviene que recemos. 
Cuerpo. Ora ya, basta, cantemos. 
Anima. Ayunemos. 
Cuerpo. Mas comamos. 

Anima. ¿ Quieres que á misa nos vamos? 
Cuerpo. Mas anda tu acá á jugar. 
Anima. Vamonos á trabajar. 
Cuerpo. Más quiero mis brazos sanos. 

Tu consejo no me abucha. 
Ánima. Quiérome ir á confesar. 
Cuerpo. No creo que me heis de arrancar. 

¡Cómo estira, hi de pucha, 

Dó la rabia y cómo lucha ! 
Albed. Menester es disciplina. 
Anima, Ayuda aquí, hija, ayna. 
Cuerpo. Espera acá, escucha, escucha. 
Albed. No cumple ser escuchado. 

jíqut azota el Albedrío al Cuerpo con su tnesma 
mano. 

Toma con tu mesma mano. 



4*8 Farsa 

Cuerpo. ¡ Ay, ay, noramala, hermano! 
¡ Ay de mi ! triste cuitado. 
Ya seré muy bien mandado; 
¡Ay, ay, ay, ay, ayl no más, 
¡O mi hija! ¿dónde estás? 
Hija, ¡cétno me has dejado! 
jó alma, cuan mal me acatas! 
Suéltame, Libre Albedrío; 
Acaba ya, señor mió. 
Acaba ya, que me matas; 
¡Oh hija, cuanto dilatas, 
No me acabes de matar ; 
¡O qué hija te he de dar! 
Cativarte ha si la tratas. 
¡Ó que hijita y que rosa. 
Llena de dos mil afeites 
Con que huelgues y deleites 
Esa presona graciosa I 
Si la quieres por esposa 
O por amiga galana, 
Ó si no por barragana, 
Que ella hará toda cosa. 

Albed. Dime por tu fe, ¿ quién es 
Esa de tal calidad r 

Cuerpo. Es la mi Sensualidad, 
Que rabiarás si la ves. 
Hija mia, vén si quíes; 
Vén, duélete de mi muerte; 
Amansarás a este fuerte ; 
Tórnamelo del revés. 



Racional. 429 

jíquí entra ia Sensualidad sola^ cantando con un 
pandero ó adufre algún cantar. 

Sensual. Dios re salve, mi señor. 
ALBfiD. Vengaisy hermana, en buen hora. 
Cuerpo. Aquí, mi hija traidora. 
Anima. Huyamos de aquí, traidor. 

f^anse fuera y y quedan solos Albedrío^ Sensua- 
lidad. 

Sensual. Mi príncipe, vuestro amor 
Me trae en llamas ardida ; 
Hame tenido escondida 
La vergüenza y el temor. 
Vergüenza de me aclarar, 
Por ser, como soy, mujer ; 
Temor de no merescer 
Que preciéis de me mirar ; 
Pero aquel fuego sin par 
Que abrasa mi corazón. 
No sufrió mas dilación ; 
Fue forzado reventar. 
No me faltan servidores. 
Aunque yo á servirte vengo ; 
Casi todo el mundo tengo 
Vencido con mis primores ; 
Príncipes y emperadores. 
Religiosos y profanos. 
Chicos, grandes y medianos, 
A todos mato de amores. 



4^0 Farsa 

Entre hermosas mujeres 
Soy absoluta princesa; 
Yo soy cama, yo soy mesa , 
Yo soy cuna de placeres ; 
Declárate si me quieres, 
<^ue el mundo muere por mí; 
Yo sola muero por tí. 
Porque conozco quien eres. 

Albed. Decime, señora buena, 

¿'Quién os mueve á me querer? 

Sensual. Muéveme tu gran poder, 

Que por todo el mundo suena. 

Albed. Por cierto que me da pena 
Que tengáis tan bajo padre. 

Sensual, j Ay, ay, qué gracia! mi madre; 
Mírame á mí, buen estrena. 

Albed. Bien veo que sois hermosa 

Y de mucha perfecion; 
Pero la generación 
Hallo muy dificultosa. 

Sensual. De espinos sale la rosa , 

Y la rosa tiene espinos; 
Buenos nacen de malinos, 

Y malos de buena cosa. 
¿Es ansí, mí padre viejo? 

Albed. Y si acuden sus respetos. 
Sensual. ¡Oh! el primor de los discretos 

Se encierra en este pellejo. 

i O mi alma y qué aparejo ! 

Muero por tí, no te esquivei>. 



Racional. 43 1 

jiquí habla el Entendimiento sin mostrarse, 

Entend. ¡ Oh libre ! no te catives. 
Albed. Señora, habré mi consejo. 
Sensual. jQue tiempo de aconsejar. 

Cuando reina la pasión ? 

No hay consejo, no hay razón. 

Heme de desvergonzar. 

Yo me quiero adelantar 

Y abrazarte, señor mió. 
Albed. No, no, no, que al Albedrío 

Nadie le puede forzar. 
Sensual. jAy, ay, ay, qué cobardía! 
¡Huir de una triste dama, 

Y blasonar de la fama 
Con muestras de fantasía 1 
Por cierto que parescia 
Algún varón animoso, 
Muy discreto y amoroso; 
Engañada me tenía. 
Como quedara burlada 

Si fuera el triste esforzado ; 
De buen lance me he escapado, 
Ciega mal aventurada. 
. Albed. ^Ya, señora, os is nojada? 
Sensual. Mira qué bruto salvaje ; 
Hablalde con su linaje, 
Que debe ser muy honrada. 
Ya os tengo yo conocido; 
No tengáis en pensamiento 



43^ 



Farsa 

Que de aqueste casamiento 
Os halléis arrepentido. 



Aquí se va 'la Sensualidad y queda el Albedrío 
diciendo : 

Albed. Por mi fe que estoy corrido 
De haberla ansí desdeñado : 
Siempre el hombre es más preciado. 
El manjar más defendido. 
Por que esta me requirió 
Hice poco caso de ella ; 

Y morirán por habella 
Otros á qaien no tentó. 
£1 amor que descubrió 
En hablar ella delante 
Ablandara un diamante, 

Y heme endurecido yo. 
Aunque ella fuera el varón 

Y yo fuera la mujer , 
Me hubiera de convencer 
Viendo su gran afición. 

i S*^^ gracias ! ¡ qué perficion ! 
¡Qué beldad! ; qué hermosura! 
Sin duda falta ventura 
Donde sobra presunción. 
Sólo me puso tibieza 
Ver que es baja, aunque hermosa. 
Porque sé que cualquier cosa 
Vuelve á su naturaleza^ 
Sujetar mi fortaleza 



Racional. 433 

A baja cautividad. 
De torpe Sensualidad , 
Cierto que es poca firmeza. 
Quien tiene á su mandamiento 
Todas las fuerzas humanas, 
é Por qué abajará sus canas 
A tan torpe casamiento? 
£n gran angustia me siento : 
Amo y recelo dañarme. 
Venga ahora á aconsejarme 
Mi hermano el Entendimiento. 

^quí entra el Ejíten oimiento vestido como doctor, 

Kntend. Dios te salve, gran señor. 
A1.BED. ¡Ó hermano! venme á alumbrar. 

Que amor me quiere cegar. 
Entend. El que ciega no es amor. 

Quien da fatiga y dolor, 

Quien da ceguera y dolencia. 

No es amor, son malquerencia. 
Albed. Amor se nombra el traidor. 
Entend. La verdad, no la opinión, 

Si la sabes distinguir. 

Se debe siempre seguir 

Desechando la pasión. 

Es tan grande perficion 

La que tienes mientra vives. 

Que cumple no te catives 

Sino sólo á la razón. 

A esta dama poderosa 

55 



434 Farsa 

Son sujetas y cativas 
Cuantas pcrfetas son vivas 
Por ser ella más hermosa ; 
Su- beldad es tan graciosa, 
Que jamas la ve persona 
Que luego no se añciona 
A reina tan valerosa. 
Por este su gran valer 

Y lo mucho que tú vales 
Sois los dos ambos iguales, 
Digo, para os merescer. 
Por esto con tu poder 
Debes buscalla y querella, 

Y al fin sujetarte á ella, 
Por señora y por mujer. 
¡ O qué gran generación 
Se engendrara, señor mió, 
Si cumpliese el Albedrío 
Lo que quiere la Razón! 
Hijos de tal perfecion 
Resultarán de los dos. 
Que serán hijos de Dios; 
Digo, hijos de adopción. 
Cuando la pasión te viene. 
Si lo que ella quiere haces, 
Luego' se quiebran las paces 
Que entre tí y Razón conviene", 
Porque el buen amor contiene 
Tan leal conformidad. 

Que siempre guarda lealtad 



Racional. 435 

Quien la quiere á quien la tiene. 
Albed. Bien conozco. Entendimiento, 
Por tu lumbre y relación, 
Que es gran reina la Ra2on, 

Y dejalla es perdimiento. 
Pero aqueste casamiento. 
Aunque, como dices, me arme, 
Agora quiero holgarmc. 

Entend. ¡Qué gran descomedimiento! 
¿Qué tomas tú por placer 
Cautivar tu libertad 
A torpe Sensualidad , 
Teniendo tan alto ser ; 

Y después de te perder 
Por una torpe añcion. 
Querrás buscar la Razón 
Sin poderla merescer? 

Albed. Déjame, que ya soy viejo 
Para que quieras doblarme; 
Si quieres, vén á ayudarme 
Pues que ora tengo aparejo. 

Entend. Que yerras. 

Albed. Ya me es anejo. 

Entend. Que te pierdes. 

Albed. Bien lo veo; 

He de cumplir mi deseo ; 
Vete allá con tu consejo. 
Déjeme, vaya en buen hora. 
Deshágase aqueste alarde. 
Que no he de quedar cobarde 



43^ Farsa 

Con aquella gran señora. 
Determino desde agora 
De morir 6 la buscar. 
^'Es esta que oigo cantar? 
j Ó mi dulce matadora ! 

Aquí entra la Sensualidad cantando un dúo, y 
con ella el Descuido como pastor. 



DÚO. 

Sujetado el Albedrío, 
Tórnase mal empleado 
En descuido el mal cuidado. 

Albed. ¡ O qué gozo es tan ufano 
Gozar de vuestra beldad! 
Yo entrego mi libertad 
Por cautiva en vuestra mano. 

Desc. Ya, ya. 

Albbd. ¿Quién es el villano 

Cargado de su melena? 

Sensual. Con este sufro mi pena, 

Que es el Descuido mi hermano. 

Albed. Hermano, siéntate allí. 

Desc. Eso queriá yo decir, 
Si será bueno dormir. 

Albed. Tú lo puedes ver en tí. 
Señora, tenéis en mí 
Un siervo tan vuestro esclavo. 

Desc. Ya no tengo aquí el ochavo : 
Aposta que lo perdí. 



Racional. 



437 



Albed. 


Ve, ve mi descortesía 




Fué tentaros para ver, 




Mas ya 


Dfisc. 


¿No querréis comer? 


Albed. 


Ya no sé que me decia. 


Desc. 


Los ajos que aquí tenía. 


Albed. 


Este rústico me ataja. 


Desc. 


¡Ah! perdillos en la paja. 


Albed. «^ 


Ora ya, señora mia , 




Tiremos este testigo 




Que ofusca mi libertad. 


Desc. 


No, que la Sensualidad 




Jamas anda son conmigo. 


Albed. 


Anda, vé. Descuido amigo. 


Desc. 


¡So! 


Albed. 


Mas arre. 


Desc. 


Que no quiero. 


X 


Que heis de ser mi prisionero. 




1 £ntendeisme lo que digo ? 


Albed. 


No me satisface nada. 




Este placer es pesar. 


Desc. 


No penséis de os escapar 




Sin la barba encenizada. 


Albed, 


¡ O vida desesperada ! 




¿Qué es de mi libre razón? 


Sensual. 


Tenlo, tenlo, bofetón. 




Mas ande la cotufada. 



jíquí lo encenizan á cotufadas , y bailándole en re- 
dedor y cantando este villancico : 



43^ ' Farsa 

A la barba desbarbada, 
Ande, ande la cotufada. 

COPLA. 

A la barba de flaqueza 

Que perdió su fortaleza, 

Y á la carne y su vileza 

Se quiso ser sujetada. 

Ande, ande la cotufada. 
Albed. i Esta es gloria ó perdimiento? 

I Estoy dormido ó beodo ? 
Sensual. Repelón. 
Desd. Poneos del lodo. 

Albed. ¡ Ay triste, que no me siento ! 

¡ O mi hermano Entendimiento ! 
¡ Ó mi señora Razón ! 
Socorred á mi pasión, 
Sacadme de este tormento. 

Aquí entra el Entendimiento con la Razón for 
la mano y un hacha en la otra , y ella viene apuesta 
como reina , con su corona en la cabexa y cetro en la 
mano» 

Razón. ¿'Qué es esto, Libre Albedrío? 

I Qué es de vuestra majestad ? 
Desc. Ora, fuera del abad. 
Sensual. Huy, huy allá, hermano mió. 
Razón. ¡ O qué inmenso desvarío ! 

¡Quien todas fuerzas mandaba. 

Ser esclavo de una esclava 



Racional. 



439 



Cativando el señorío! 
Albed. o que tiene gran poder 

La torpe Sensualidad. 
Razón. Tu dices muy gran verdad, 

Y ansí le convino ser, 
Que para el hombre vencer 

Y mostrarse su persona 
Con que ganase corona, 
Batalla fué menester. 
Pero también es sabido 

¡ue el regente sublimado 
nadie da ser tentado 
Para que salga vencido; 
Mas tiene bien proveído 
Antes de las tentaciones 
Las fuerzas y municiones 
Para quedar favorido. 

ALBEt). ¡ Ay de mí I que la pasión 
Me ha traido en tal estado. 
Del apetito engañado. 
Mi señora haya perdón. 

Entend. Poco mueve á compasión 
Quien sabiendo la verdad 
Sirve á la Sensualidad 
Ofendiendo á la Razón. 
¿No es conclusión perentoria 
£scrita en cada cuaderno. 
Que pasión lleva al infierno, 

Y razón lleva á la gloria? 
Pues teniendo esta memoria 



•pillea ?•- 



'^ fe > 



-T .^^zinu 31 i¡ 



j.crr t- 



rCU « TIC 



c-TTraHTt. 



>>.<.«ll! 



■Otr ^ ^Cü» :- ■ ■■ ' ' ' " 



«« - *»•» ; * ■« » 



^j-i T >' 



;r*£«! 



•iv 



- ' — í 



Racional. 



441 



Y por poder me mereces; 
Pero mira que te ofreces 
De quedar siempre por mió, 
Pues eres Libre Albedrío, 
Sé cierto lo que pareces. 

Albed. (i Qué dices, mi Entendimiento? 

Pues ves que ambos nos queremos, 
I Será bien que nos casemos ? 

Entend. Siempre tuve aquese intento. 
¡O que noble casamiento 
Para bien de los humanos ! 
Dad ambos acá las manos. 
¿Quies, tu? 

Razón. Sí. 

Albed. Pues yo consiento. 

Dbsc. Buena pro haga y rehaga 
La boda y el desposorio ; 
No cabo de pracentorio, 
Ni sé si baile ó qué haga ; 
Si la gente me lo paga 
Diros hé á que soy venido. 

Razón. Dilo, di. 

Desc. Que es Dios nascido. 

Este, este es gozo, Dios praga. 
Este es gozo Dios, Dios mió. 
Sobre toda perficicn. 
Entendimiento y Razón, 
Vos también. Libre Albedrío, 
Cantemos con fuerte brío 

Y vamos, de dos en dos, 

56 



44* Farsa Racional. 

Todos á servir á Dios, 
Pues que es suyo el señorío. 

CANaON. 

A los que siguen su vía 
Manda la gran Providencia 
£1 descuido en diligencia , 
La tristeza en alegría. 




ÍNDICE DEL TOMO I, 



Páginas. 

Dedicatoria v 

Preliminares de la edicwn gótica. — Privilegio Real- . xi 

Al Conde de Feria xv 

Fac-símil de la portada xix 

Montería espiritual i 

Matraca de Jugadores 12 

Romance de Nuestra Señora 41 

Romance de la Pasión 45 

Coplas de la Sarna 49 

Invitatorio para cantar los muchachos el dia del Corpus. 5 5 

Otro para cantar y bailar al tono del chapiron. ... 56 

Introito de Pe&cadores de tíerra de Badajoz 55 

Introito de los Siete pecados 64 < 

Introito de Herradores 70 

Coplas á San Juan Bautista 74 

Coplas á una Monja 76 

AUTOS y FARSyVS. 

Farsa Theologal 85 

— de la Natividad 137 

— de Santa Bárbara 205 

— de Salomón 215 

— Moral 247 

— del Colmenero 297 

— dé Tamar 319 

— Militar 353 

— Racional.. 415 




LISTA DE LOS SUSCRITORES 



S. M, el Rey D, Alfonso XIL 
Excmo, Sr. Z>. Juan Falera, 

Juan Eugenio Hartzenbusch, 

Marqués de la Fuensanta del Valle, 
Sr, D, -Pascual de Gayángos, 
limo, Sr, D, Cayetano Rosell, 
Excmo, Sr, D, Gregorio Cruzada Villaamii, 

José Marta Escudero de la Peña, 

Mariano Zabálburu. 
Excmo, Sr, D, José Luis Albareda, 

Sr. D, Francisco Asenjo Barbieri, 

Toribio del Campillo, 
Excmo, Sr, D, Manuel Silvela, 
Excmo, Sr. D, Antonio Cánovas del Castillo. 
Excmo, Sr, Marqués de Casa Loring, 

Emilio Bernar. 

Adelardo López de Ayala, 
Excmo, Sr. Marqués de Valmar, 



Lista 

Excmo, Sr. Múrquks de la Fega de Armijo. 

Eduardo Saavedra, 
Sr, D. Francisco de Paula Canalejas, 
Excmo, Sr, Marqués de Molins, 
limo. Sr, D. José Moreno Nieto. 
Sr, D, Luis Vidart, 

Pedro de Madrazo, 
Ángel Lasso de la Vega y Arguelles, 
Alonso Mesia de la Cerda, 
Pedro Nolasco Oseñalde, 
Andrés Domec, 
Vicente Vignau, 
Isidoro de Urzaiz y Garro, 
Manuel Ibo Alfar o. 
Juan Lasso de la Vega y Arguelles. 
Sr, Conde de Roche, 
Sr, D. Félix María de Urcullu y Zulueta, 
Excmo, Sr. D, José Fernandez y Jiménez, 
Sr. D. Bonifacio Montejo. 

José Antonio de Balenchana, 
F. M. Tubino. 

Juan de D. de la Rada y Delgado, 
Excmo, Sr. D. Ramón de Campoamor. 
Sr, D. Manuel Cerda. 
Carlos Haes. 
Excmo. Sr. D, Alejandro Llórente, 
limo, Sr. D. Manuel Cañete, 
limo. Sr, D, Antonio M. Fabié. 

J. M. Sbarbi, 
Excmo, Sr, Marqués de la Mesa de Asta, 

b 



•^m 



de los suscritores 

Bibiioteca Real, 

Biblioteca Nacional, 

Academia Española, 

Academia de la Historia, 

Academia de San Fernando, 

Universidad Central, 

Biblioteca del Senado, 

Congreso de los Diputados, 

Ministerio de Fomento, 

Biblioteca del Ministerio de Marina, 

Ateneo científico y literario. 

Biblioteca Colombina (Sevilla). 

Museo Británico (Londres). 

Biblioteca Nacional (París). 

Biblioteca Imperial (Viena). 

Biblioteca Imperial (Berlín). 

Biblioteca Imperial (San Petersburgo). 

Biblioteca Real (Roma). . 

Sr, D, Emilio Huelin, 

Nicolás Gato de Lema, 
Antonio Villalonga, 

limo, Sr, D, Dámaso de Acha, 
Sr, D. J, N, de Acha. 

Juan Facundo Riaño, 
Fermin Lasala, 
Vicente Barrantes, 
Eduardo Gasset y Matbeu, 
Enrique Suender y Rodriga ez, 
José de Fontagud y G argollo, 
José Coll y Veht, 



Lista 

Sr, D. Manuel del Palacio. 
Eduardo Bustillo, 
Excmo, Sr, Conde de Fillalobos. 
Excmo. Sr. Marqués de Alcañices, 

Juan José Bueno, 
Rafael R. de Carrera, 
José Carranza y Falle. 
Félix Diaz, 
Alejandro Dunffield. 
Luis Estrada. 
Cristóbal Ferriz, 
Sres, Hijos de Fé. 
Sr, D. Manuel Goirsecbeom 
Excmo, Sr. Marqués de Guadalest. 

Sr. D. Santiago Pérez Junquera. 
Juan Llordacbs. 
Excmo, Sr. Marqués de Muros. 
Sr. D. Guillermo Martínez. 
Francisco de Moya, 
Manuel Morillas. 
Luis Olleros. 
Escolástico de la Parra. 
Agustín Felipe Pero. 
Antonio Pineda y Ceballos Escalera, 
Eduardo Pérez de la Fañosa. 
Juan Manuel Ranero. 
Juan Rodríguez. 
Vicente Romero Girón. 
Excmo, Sr. D, Bonifacio Cortés Llanos, 
Excmo, Sr, Conde de las Almenas. 

d 



frT^ ' 



de los suscritores 

Sr, D, EmUio Santos. 

Eduardo Sánchez Rubio. 

Francisco Sánchez Molero, 

José Sol Torrenz. 

José María Santucho, 

Gonzalo Segovia y Ardizone, 

Fidel Sagarminaga. 

Sociedad Bilbaína. 

Luis Marta de Tro y Ortolano, 
Excmo. Sr. Marqués de Vallejo. 
Sr. D. Joaquín Valera. 

Mariano Vázquez. 
Excmo. Sr. Conde de Valencia de Don Juan. 

Sr. D. Cayetano Vidal. 
Excmo. Sr. Marqués de Yarayabo. 
Excmo. Sr. Marqués del Pazo de la Merced, 

Santos María Robledo. 

Mariano Catalina. 
Sr. D. Joaquin María Sanromá. 

José Arce y Luque. 

Emilio Ruiz de Salazar, 
Sres. Maisonneuve y Compañía. 
Sr. D. Domingo Pérez Gallego. 
MM. Dulau y Compañía. 
M. B. Quarich. 
Sr. D. Leocadio López. 

José de Carvajal'Hue. 

Luis G. Burgos. 

Joaquin García Icazbalceta. 

Salvador de Albacete. 

e 57 



Lista 

Sr. D, Manuel Arenas, 
Excmo, Sr, Marqués de Aranda, 

Sr. D, Pascual Aguilar. 
Excmo. Sr. Conde de Adanero. 

Sr. D. Saturnino Á/varez Bugalla! . 
Sra. Z).* Elisa Boidun. 
Excmo. Sr. Conde de San Bernardo. 
Sr. D. Francisco Javier Cañedo. 
Alvaro Campaner. 
Emilio Castelar. 
Sra. Viuda é hijos de Cuesta. 
Sr. D. Manuel Catalina. 
Sres. Cbarlainy Fernandez. 
Sr. D. Juan Francisco Camacho. 
Excmo. Sr. Marqués de las Dos Hermanas. 
Sr. Hijo mayor de la Viuda de Delm 
Sr. D. José Enrique Dart. 
José Jorge Daroqui. 
Excmo. Sr. Duque de Frías. 
Sr. D. Pablo Gil. 

Donato Guio. 

Julián García San Miguel. 
Fermin Hernández Iglesias. 
Excmo. Sr. D. Salvador López Guijarro. 
Excma. Sra. Condesa del Montijo. 
Sr. Martinez de Espinosa. 
Excmo. Sr. D. Tomás O^Ryasf. 

Sr. D. Manuel Príeto y Prieto.' 
Antonio Pirala. 
Dióscoro Puebla. 

f 



de los suscritores 

Sr. Pérez Seoane. 
Sr, D. Bernardo Rein, 

Miguel Vicente Roca. 

Santiago Rodríguez Alonso, 

Federico Real j Prado, 

Manuel Ramos Calleja, 

Antonio de Santiyan. 

Gabriel Sánchez. 

Paulino Ventura SabatelL 

Sebastian Soto. 

Rafael Tarascó, 
Excmo. Sr. Conde de Villanueva de Perales, 
Sr. D. José de Palacio y Vitery. 

Tomás Xtmenez Embun. 

Ateneo Barcelonés. 

M. A. A. Adée. 
Excmo, Sr. Marqués de Viluma. 

Conde de Santiago. 
Sr. D. Pedro C arrere y D^Embeye, 
Excmo. Sr. Conde de Donadio. 

Gaspar y Homdedeu, 
Sr. D. Cecilio Gasea. 
Instituto di 2.* enseñanza (Jaén). 

Sr. D. Mateo Tuñon y Lara, 

Ramón Mata. 

Emilio de Montluc. 

Juan Mariana y Sanz. 

Manuel Mariana. 
Excma. Sra, Duquesa de Malakoff. 
Excmo. Sr, Vizconde de Manzanera. 



Lista 

Sr, D. Francisco Navarro y Aznar, 
Excmo, Sr, D. Gaspar Nuñex de Arce, 
Sr. D, Eugenio Nava y Cave Ja, 
Excmo, Sr, D, Francisco Si/ve/a, 
Excmo. Sr. Marqués de la Torrecilla, 
Sr, Marqués de Florez Dávila, 
Sr, D. León Medina. 

Manuel Marañon. 
Mariano Murillo. 
Fictoriano Suarez. 
Rafael Serrano Alcázar, 
Camilo de Villavaso. 
Excmo. Sr. D. José Gutiérrez de la Vega. 
Sr. D. Francisco Aguilar. 

Carlos Bailly-Bailliére. 
Eduardo Corredor. 
Excmo, Sr, Marqués de Guadalcázar. 
limo. Sr. D, Joaquin Maldonado Macanaz. 

Sr. D. Augusto Pecoul, 
Excmo. Sr. D. Eduardo Fernandez de San Román» 
Excmo. Sr. Conde de Toreno. 

Sr. Avecilla, 
Biblioteca del Consejo de Estado. 
Sr. D. Francisco Bemis. 

Pedro Borrajo y Herrera. 
Sr. Conde de Benabavis. 
Sr, D, Francisco Comeleran. 
Sr. Conde de Casa-Falencia. 
Sr. D, Luis Carmena. 

Juan Clemente Caven. 

h 



de los suscritores 

Sr. D, Alejandro Chao, 

José Marta Canosa. 
Excmo, Sr, Marqués de Gaviria. 

Sr, Z). Laureano Garcta-Camison, 

Fernando Hclm, 

y. L, Lee aros, 

Marcelino Menendez y Pelayo. 
Excmo. Sr. D. José Nunez de Prado. 
Excmo. Sr. D. Mariano Pérez y Baerla. 
Sr. D. Carlos Marta Ponte. 

Pedro Pagan, 
Monsieur Denné, 

Sr. D. Emilio Sánchez Navarro. 
Sres. Asher y Compañía. 
Excmo. Sr. Vizconde de Bellver. 

Sr. D. José Bautista Chicheri. 

Carlos Calderón. 

Nazario de Calonje, 

Fernando de la Cierva. 
Sr. F. W. Cosens. 
Monsieur Calzado. 

Sr. D. Trijino Gamazo. 
Sres. Gerolt y Compañía. 
Sr. Marqués de Hoyos. 
Sr. D. Luis Huelin. 

Miguel Olamendi. 

Andrés Parladé. 

José del Per ojo, 
Sr. Marqués de Perijáa. 
Sr. Conde de la Quintería, 



Lista de los suscritores 

Sr. D. Manuel Quiroga. 

Joaquín Sánchez de Toca, 
Ezequiel de Belgas. 
Darío Travadillo, 
Wenceslao Ramírez Fillaurrutia, 
Sr, Marqués de Aguilar. 
Excmo, Sr. Duque de Almodbvar del Rio, 

Sr, Delgado Turnar. 
Exento, Sr. Conde de Egaña, 

Sr. D. Julio A. Gogorza, 
Excmo. Sr. Marques de Guirior, 
Sr. D. Femando Iharra. 
Sr. Jiménez y Comp,^ 
Sr. D. Bartolomé Montaner. 
Excmo. Sr. D. José de Posada Herrera. 

Sr. D, Eduardo Pineda. 
Exemo. Sr. D. N. Peralta, Ministro de Costa Rica, 
Sr. D. Miguel Roca. 

Juan Sala/ranea. 
Sr. Vizconde de Torrealmiranta. 
Excmo. Sr. Duque de la Union de Cuba, 



LIBROS DE ANTAÑO. 



OBRAS PUBLICADAS. 



(tirada de 400 EJEMPLARES.) 



I. II. Entremeses de Luis Quiñones de Benavente, — 
Edición dirigida y anotada por Z). Cayetano Ro- 
se//, 2 volúmenes (agotados). 

III. £/ Cortesano, de/ Conde Ba/tasar Casteí/on, 
traducido por B osean. — Edición dirigida y anota- 
da por Z>. Antonio María Fabié, i vol. (agotado). 

IV. Crónica de/ Rey Henrico Octavo de Inga/aterra. 
— Edición dirigida y anotada por el Excmo. señor 
Marqués de Mo/ins, i vol.. ... . (agotado). 

V. A/fonso de Pa/encia, Éata//a campa/ de /os Per- 
ros y Lobos, — Tratado de /a Perfección de/ Triunfo 
mi/itar, — Con un Estudio biográfico y un glosa- 
rio por D, Antonio Marta Fabié, . . . i vol. 

VI. Comentarios de /as cosas sucedida^ en /os Países 
Baxos de F/ andes, desde e/ año de 1594 basta e/ 
de 1549, compuesto por Z). Diego de Vi//a/obos y 



BenavideSf Capitán de Caballos lanzas Españo- 
las. — Con una introducción, notase ilustraciones 
por D, Alejandro Llórente i vol. 

VIL La Desordenada codicia de los bienes ajenos {^an- 
tigüedad y noblcT^a de los Ladrones), — Oposición y 
conjunción de los dos grandes luminares de la tierra 
(antipatía de los franceses y españoles)^ por el 
Dr. Carlos García i vol. 

VIII. Viajes por España^ de Jorge de Eingben, del 
Barón León de Rosmitbal de Blatna, de Francisco 
Guicciardini y de Andrés Navajero, — Traducidos, 
anotados y con una introducción , por D, Anto- 
nio María Fabié i vol. 

ÍX. La Propaladia de Bartolomé de Torres Nabarro. 
— Seguida de observaciones acerca de su impor- 
tancia en la historia del teatro espaiiol, acom- 
pañada de noticias bibliográficas é ilustrada, con 
sumaria explicación de los vocablos > por Don 
Manuel Cañete, — Tomo I i vol. 

X. La Propaladia de Bartolomé, de Torres N abarro, 
— Tomo II ^en prensa). 

XI. Recopilación en metro del Bacbiller Diego San- 
cbez de Badajoz, — Reimpresas del único ejem- 
plar por el Excmo, Sr, D, V. Barrantes, — 
Tomo I I vol. 



-r^^ 



DUEAPR'S? He 



M — -73H 



APR';4y2H 



e-.3 



ÍJPR 2 1 1977